lunes, 5 de septiembre de 2016

DIEGO FERNÁNDEZ MAGDALENO [19.117]


Diego Fernández Magdaleno

Es un músico, profesor y escritor español, nacido en Medina de Rioseco (Valladoliod), en 1971. 

En el año 2010 le fue concedido el Premio Nacional de Música.

Sin duda, la esencia de su poesía hay que buscarla en el sentido de la pérdida, del paso del tiempo, de los paisajes desolados que se interiorizan y en la presencia insostenible de la muerte. 

También la reflexión sobre el hecho creativo –del poema, de la pintura o de la música– conforma su poética.  

Es una poesía que insinúa –pocas veces muestra– algo acechante o nos traslada, de soslayo, a los territorios, ya deshilachados, de la infancia.  

La depuración estilística de los versos convierte al lector en un espectador privilegiado del miedo que habita en cada uno de los poemas. 

Su trayectoria puramente literaria abarca tres títulos:

-El tiempo incinerado; lf ediciones, colección El Árbol Espiral, Béjar, 2005 (diario).
-Libro del miedo; Editorial Comunicatemas, Valladolid, 2006 (poesía).
-Razón y desencanto; lf ediciones, colección El Árbol Espiral, Béjar, 2008 (diario).

Reseña y selección de textos: Luis Ángel Lobato Valdés






(Los poemas aquí seleccionados pertenecen a la obra Libro del miedo).

II

Rechazas
el ritmo de los surcos,

la cera consumiéndose
en su mástil de hielo.

Para qué las plegarias
de bocas inconscientes,

asustadas 

por tu anhelo de ser
una palabra más
contra su nombre.



IV

La luz no te persigue:

son las grietas 
del pasillo alargado
que cruzaba tu infancia,

con las puertas cerradas 
y el dolor aturdido
de tu padre muriéndose.



XII

Si traspasas el cerco,
no sentirás
el temor que has dejado
durmiendo en su guarida.

Y serás un silencio sin soledad,
como los blancos de un poema.



I
    A Francisco García Álvarez

Esta luz
                  su materia
mi olvido
                  náufrago
abismos sin sangre
                                    para ti
colores
               abrigos
                              suturas
en el tiempo
                        ¿qué diciembre?



III
        A Jesús Capa

Para arrancar el plano
las ficciones
                        profundidad y engaño de la línea
razones no
                     ultramar
arena
            y tránsito
color y tú
                  ¿qué miradas?



VII

No te hablaba la muerte
sin que te acurrucases
en la esquina del miedo.

Entonces te arrojaba
el temor, la arrogancia
de su oscura victoria.



XI
      A Fiona P. Gough

En los días más dulces de septiembre
querías contemplar aquellos campos

como un cuerpo extendido
que la pasión no toca.




XIV

El canal 
era la encrucijada,

los niños y la sed,
otras piedras
para sumar
al difícil recuento de los años,

las linternas, su asombro:

una marca de tiza corta el cielo

y ya nadie,
amor,
a recordarlo.





XV

Algodones que vuelven
cuando el verano asoma:

tu porvenir es blanco.



  



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada