martes, 27 de septiembre de 2016

ELIES BARBERÁ [19.171]


Elies Barberà Bolinches

Elies Barberà Bolinches (Xàtiva, 1 de mayo de 1970) es un poeta y actor valenciano.

Licenciado en Filosofía, después de trabajar en Valderrobles y Alcoi como profesor, abandonó la enseñanza y marchó a Barcelona donde estudió y se licenció en Arte Dramático, por el Instituto del Teatro de Barcelona.

Obras

Elies ha trabajado tanto la poesía como la narrativa, aunque las publicaciones en este último género han sido mucho menos numerosas, así tenemos que como narrador ha publicado Quaranta contes breus i un llarguíssim poema d'amor (2000) y la novela humorísticoeròticofallera In Faculis (2013), que fue galardonada con el premio Jaume Maspons.

Como poeta ha publicado Mata-rates (i altres vicis) (2003), Equilibrista (2004), Zoo (2006), Aixàtiva, Aixàtiva (2008), Allà on les grues nien (2009) y el libro-cd "Ulls, budells, cor" (2013). Y como dramaturgo, En la Primavera perpètua i 99%.

Carrera como actor

Como actor, entre otras obras ha participado, en Phöebon y El Grande Paulo de Tadeus Calinca; Cuentos estigis o el cabaret de los muertos de Albert Maestros y dirección de Iban Beltran (2004); La vuelve de la vuelve (2005) dirección de Albert Boadella; varias producciones del colectivo ÀreaTangent; Otro Wittgenstein, por favor, texto y dirección de Albert Maestras (2009); Músicas del Holocausto, con Brossa Cuarteto de cuerda; El casamiento de en Terregada de Juli Vallmitjana y dirección de Joan Castells (2009). Forma parte de las compañías La Soga y Teatro del Enjòlit. En las dos ha participado como actor en todos sus montajes. destacan: Corrüptia, de Josep Lluís Fitó; Si no nos pagan, no pagamos!, de Dario Fo; El séptimo cielo, de Caryl Churchill; y 99%, coescrita con el autor luxemburgués Ian De Toffoli.

Premios

La obra poética de Barberà ha sido reconocida cosa que queda clara por los premios que ha  obteniendo a lo largo de su carrera como escritor. Podemos destacar los siguientes premios:

Premio Ibn Hafadja, 2006 por la obra "Zoo"
Pulse Señorío de Ausiàs March, 2002 por la obra "Mata-rates (i altres vicis)"
Premio Las Talúries, 2004 por la obra "Equilibrista"
Premio Ciutat de Xàtiva, 2007 por la obra "Aixàtiva, Aixàtiva"
Premio Ausiàs March de poesía de Gandia, 2009 por la obra "Allà on les grues nien"
Premio Jaume Maspons, 2013 por la obra satírica con el título provisional d"'In faculis".



Elies Barberà 

Elies Barberà (born Xativa, 1970) is an actor and a poet. His written works include Quaranta contes breus i un llarguíssim poema d'amor (Forty Short Stories and a Long Love Poem, 2000), and the poetry collections, Mata-rates (i altres vicis) (Rotgut (and other vices), 2003), Equilibrista (2004), Zoo (2007), Aixativa, Aixativa (Ah, Xativa, Xativa, 2008) and Alla on les grues nien (Where the Cranes Nest, 2009). His most recent publication is entitled En la Primavera perpetua (In Perpetual Spring, 2010), a play made up of poetic texts. In 2008 he participated in the 'Parallel Voices' exchange program, as a result of which the Institute of Catalan Literature published the anthology De l'Atles a Formentor (From the Atlas Mountains to Formentor), and in 2011 he participated in the twentieth Seminar in Poetic Translation, held in Farrera de Pallars and Marseilles, also organized by the Institute of Catalan Literature. Other collaborations towards which he has contributed include: 100 son 100 (100 is 100, 2007), For Sale o 50 veus de la terra (For Sale or 50 Voices of the Earth, 2010), and the anthology Tibar l'arc (Drawing the Bow, 2012) published by Tria Llibres.




PÒNTING

Va a produir-se el salt des del pont gòtic:
ple de cavalls el cor,
els peus a la barana...
 s’obri l’escletxa de la por,
de res, de fi,
de mort de joc.
I t’imagines si...?
Instant d’un àngel,
com si unes ales...
i el buit, el crit.
La tibantor
de la corda. Jugar-s’hi
la vida. El risc
a tocar de les aigües
amb la punta dels dits.
Salvació.
Balandreig, balancí,
xipolleig xiscladís.
Només se senten ja
aplaudiments i clams,
l’ovació
dels que han quedat a dalt.

No per passar, el pont;
no per salvar el pas, el pont,
sinó per tot el contrari, cada diumenge.

Diversions,
perversions
del nostre segle.



Puenting

Va a producirse el salto desde el puente gótico: 
corazón lleno de caballos,
pies en barandilla...
se abre la grieta del miedo,
de nada, de fin,
de muerte de juego.
¿Tú te imaginas si...?
Instante de un ángel,
como si unas alas...
y el vacío, el grito.
La tirantez
de la cuerda. Jugarse
la vida. El riesgo
acariciando las aguas
con la punta de los dedos.
Salvación.
Balanceo que mece,
chapoteo cantarín.
Sólo se oyen ya
los aplausos y el clamor,
la ovación
de los que arriba quedaron.

No para cruzar, el puente; 
no para salvar el paso, el puente, 
sino para justo lo contrario, cada domingo. 

Diversiones,
perversiones
de nuestro siglo.



LEUCÈMIA

Amàvem la perícia, l’inconegut:
«La vida per davant. Juguem-nos-la. Tot és possible», dèiem.
El riu fluent de brau cabal,
la sang bullent dels somnis, vèiem.
Volíem ser com Strogoff, correus del Tsar:
creuar l’estepa, amb una missió al sarró.
¡5.200 verstes per davant!
Els faldons de l’abric de pell batent a gropa,
el vent pegant, l’anhel en l’horitzó.

Crèiem en l’aventura i el viatge,
en les grans serralades que conqueriríem,
en els boscos d’avets de la terra dels huskies
on viuen els trampers de barret de mapatxe

Ens prometérem tots els èxits, sí.
¡Malaguanyada aquella sang de vida!
¿On és la vidriola encesa de desitjos?
¿En quins valors l’hem invertida?

«¡Ei, taxi!» Amb l’ai al cor i l’informe a la mà
maldem per arribar a l’hora. Al fons, la meta:
la sala del Consell. No ser els últims. 
―No ser els últims, ¡mala niciesa!―
La taula oval. Llucar seient.
Nadant amb els taurons, sense cotilla,
amb un punyal entre les dents
i un bell posat de missió complida. 


Leucemia

Amábamos la pericia, lo desconocido: 
“La vida por delante. ¡Nos la jugamos! Todo es posible”, decíamos. 
El río de bravo caudal fluyendo,
la sangre ardiente de los sueños, veíamos.
Queríamos ser como Strogoff, correos del Zar: 
cruzar la estepa, con la misiva en el zurrón.
¡5.200 verstas por delante!
Los faldones del gabán batiendo en la grupa,
el viento dando, los anhelos en el horizonte.

Creíamos en la aventura y el viaje,
en las cordilleras aún por conquistar,
en los abetales de la tierra de los huskies
donde viven tramperos de gorro de mapache.

Nos prometimos todos los triunfos, sí.
¡Malograda aquella sangre de vida!
¿Qué fue de la hucha encendida de deseos?
¿En qué valores los invertimos?

“¡Taxi!” Con el alma en vilo y el informe en mano
procuramos llegar a la hora. Al fondo, la meta:
la sala del Consejo. No ser los últimos.
—No ser los últimos, ¡qué necedad!—
La mesa oval. Pillar asiento.
Nadando con tiburones, sin chaleco,
con un puñal entre los dientes
y el ademán de misión cumplida.





LLIMACS

I mira que és fotudament desesperant
ser ciutadà del XXI,
t’he sentit dir de tant en tant.
¡Mira que és avorrit!, dius de retruc.
I t’has girat a una banda i a l’altra
cercant la pedra, la ferralla
amb què rebentaries
el vidre de seguretat
de la peixera on som.
I no hi ha hagut manera,
car tot segueix el ritme
de les broques dels mecanismes:
va la peça en la peça,
la cançó en la cançó.
I també el vent entre les branques
xiula que xiula unes tonades
conegudes, em dius.
Res no ens sorprèn avui.
¿D’on prové la desídia
del mollet de l’ànima dels dies?,
preguntes.
La desídia, el cansament,
incúries,
rastres de bava de llimacs mutants,
afirmes.

Amic, et dic, no es tracta d’aquest segle,
no es tracta d’aquests dies. ¡Ni molt menys!
Ni que hagueres viscut a Atenes
el segle d’or de Pèricles sencer.
Ni que hagueres viscut amb Miquel Àngel
els cicles de Roma i Florència.
Ni que hagueres lluitat amb l’Encobert
a braç i a pit fins entrar a València;
ni enrolat pel Carib
en la goleta fantasma de Juan Lafitte,
ni passejant-te l’Àfrica amb Arthur Rimbaud
traginant armes, buscant compradors
evitaries la desídia,
l’avorriment que et fa la guitza,
perquè la pesantor t’és al mollet de l’ànima
i per on passes deixes, com bé dius,
dels teus llimacs mutants, rastres de bava.



Babosas

Y mira qué es jodido y desesperante 
ser ciudadano del XXI,
te he oído decir algunas veces.
¡Mira que es aburrido!, insistes.
Y te has vuelto de un lado a otro
buscando la piedra, la chatarra
con que reventarías
el cristal blindado
de la pecera en que vivimos.
Y no ha habido manera,
pues todo sigue el ritmo
de las brocas de los mecanismos:
va la pieza en la pieza,
la canción en la canción.
Y también el viento entre las ramas
silba que silba melodías
conocidas, me dices.
Ya nada nos sorprende.
¿De dónde nace la desidia
del tuétano del alma de los días?,
preguntas. 
La desidia, el cansancio, 
incurias,
rastros de baba de babosas mutantes, 
afirmas.

Amigo, te digo, no se trata de este siglo,
no se trata de estos días. ¡Ni mucho menos!
Aunque hubieras vivido en Atenas
el siglo de oro de Pericles.
Aunque hubieras vivido con Miguel Ángel
los ciclos de Roma y Florencia. 
Aunque hubieras luchado con el Encubierto
a brazo y pecho hasta entrar en Valencia; 
o por aguas del Caribe 
en la goleta fantasma de Juan Lafitte, 
o paseándote por África con Arthur Rimbaud 
trajinando armas, buscando compradores,
aun así no evitarías
la desidia que te carcome, 
pues ese hastío radica en tu alma
y por donde pasas dejas, como bien dices, 
de tus babosas mutantes, rastros de baba.


Todas las traducciones de Elies Barberà a cargo de Tadeus Calinca y del autor.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada