jueves, 1 de septiembre de 2016

SILENZA LIES [19.099]


SILENZA LIES 


Poeta de Perú.




NIÑA INMORTAL

Recostaba la cabeza entre sueños
y me sabia inmortal.
Mis brazos  eran tenazas que abrazan el infierno
En mi cuerpo de niña
mis senos fértiles florecían escondidos
entre mis piernas peregrinas y  mi vagina pudorosa.
Brazos desarmados
tiempos de almohada tibia
niña inmortal
recostaba la cabeza entre sueños
que al crecer descubrí que no eran míos
nunca más míos

no lo serán




HERIDA INVISIBLE

Soy feliz cuando la sangre corre libre
presurosa, sinuosa, serpenteante
-desde una herida invisible-

Puedo verla recorrer entre los letreros fosforescentes
y los avisos luminosos de la noche
en calles de cuerpos anónimos y salvajes
que se prodigan en trozos desmembrados de las horas y los calendarios

Entonces apresuro el paso 
y miro  las calles, los cuerpos y los letreros
pienso que lo único real
ha muerto…
y entonces soy un globo sin mano de niño que lo ate a la Tierra
y me elevo sobre la noche
para siempre
para nunca
para nada
porque la herida invisible sigue siendo herida
aunque la noche haya dejado de ser noche
y los cuerpos se hayan vestido al amanecer
con nombres y retazos de conciencia que recogieron entre los restos de comida
y continúe siendo la misma de la noche anterior
en otra calle...
Y no haya aprendido la lección impartida por el tiempo.




AMOR ENFERMO

Si tal vez comprendieras que el universo arde en mis botones
y que la teoría del bing bang se comprueba cada segundo en mis ojos
solo tal vez comprendieras este amor enfermo
que se relame las heridas
que se lesiona genital y orgánico
que  se explaya en mis dedos y se bifurca en alguna calle desconocida
si comprendieras a las moscas  que giran sobre mi cuerpo esperando el momento ansiado de su muerte
solo tal vez comprenderías este amor enfermo
que se duele de ser silla, se de ser polvo, de ser mierda, de ser nada, de ser inútil en tus costillas
donde no  le aguarda la nada
si comprendieras cada uno de los pelos de mi gata gris
si escucharas cada uno de sus maullidos fálicos
solo tal vez comprendieras este amor enfermo que se relame el estiércol aderezado en  sus poros
donde tu cara es el póster que cuelga de la única pared decente de esta habitación
donde la luz solo llega para insultar las heridas de las tazas rotas  y  los restos de comida en mis senos.
si comprendieras al ser humano que yace en mí
mi locura entraría en razón
y desprendería de mi cuerpo como pétalos estás oscuras horas que transcurren sin ti
si comprendieras las hojas, el viento, el silencio, las heces fecales, las vaginas vorágines, los ebrios en las cantinas, las risas con dientes podridos, los estómagos vacíos, los llantos contenidos, las palomas en los parques, los penes ateridos, las sombras sin dueño, las manos desasidas
solo tal vez comprenderías este amor enfermo
que se relame las heridas.
Aquí estoy
siendo un sueño de carne y estiércol.

Me amas…me amas?




SEÑORITA MISERIA

Llega la noche
llega la noche
de otro viernes noctámbulo
de otro viernes noctámbulo
recorreré calles
hiriendo al deseo en su trompa
hiriendo al deseo en su trompa
desnudaré mi cuerpo debajo de manos desconocidas
desnudaré mi cuerpo debajo de manos desconocidas
despertaré en camas alquiladas
despertaré en camas alquiladas
envolviéndome en el excitante humo
negaré mi nombre dos tres cuatro…mil veces antes del amanecer
volveré a casa y dormiré
soñaré que todo fue un sueño
y el lunes me veré al espejo
dentro de  mi  rutina
pintaré mi cara de vida
y saldré a cumplir las horas establecidas
creeré que no he muerto
dejaré transcurrir las horas y los días sobre mi cuerpo
señorita miseria
Prenderé otro cigarrillo
Y pintaré mi cara de vida




VENGAN POR MIS HUESOS

Vengan por mis huesos
estoy descansando deliciosamente
como polvo sumergido
en las olas

Vengan por mí
dejé de amarme hace tiempo
no me declaren intrusa ni terrorista
solo estoy desamándome
y acomodando mis huesos
en el ataúd de la vida

Vengan por mí
mis caderas se mueven al son
del silencio
y soy solo un sueño amarillo
entre los dientes de un anciano
sentado a la mesa de una carretilla
vengan por mí
solo los estoy esperando no sé hacer otra cosa




ESTILO FÚNEBRE

Estilo fúnebre
¿Dónde estás?
Tibio e inerte
Dócil y apagado
Fuerza extraña
Mar abismo brutal
Piedras esferas de luz
Solísima, más cerca de lo que no soy
Las rodillas tiemblan
Sentada de perfil
En un sueño de niña me encuentro
Las paredes son de hielo
Y no puedo escapar porque no hay cárcel
Porque no hay puertas
Porque soy yo…
Todas las voces que pronunciaron mi nombre
Ahora están muertas.
A menudo me nacen laberintos  verdes
Estados catalépticos
No sé adónde se escondió la brújula
Encontrar mi centro azul
En este nido de avispas

(Señalo mi corazón)



FOREVER YOUNG

A orillas de tu impenetrable carne de zafiro
Existo…
Soy la carne  pútrea, soy la hiel terrestre
Soy el átomo efímero
Y tú la imperecedera forma habitable de todas la eras
Tú, fuego de sazón que relame la piel simétrica del vientre universo
y sacia su sed, sin apuro, sin nostalgia, sin dolor
Sin necesidad…
Y mi cuerpo escorpión va declinando en las horas, mientras el tuyo se regodea de  la formas en tu piel escarlata
En tu sonrisa carmesí
En tu callada palabra
En tus embriagadores ojos de primavera

Y mis huesos de otoño no resisten tu mirar y caen, van rodando por las calles en una danza bruja, fértil y bendita




VOLÁTIL DESEO

Estampados de lirios
Nuestros cuerpos
Profetizaban un sueño
Entre nuestras costillas de ébano el volátil deseo hechizaba la razón
En el castillo de tropeles
Mordía su lengua el viento
Y mis canaceres regurgitaban el incesto
Dormir…
Dormir…
Dormir…
-el cuerpo es solo un breve aletear-
Un eterno espasmo
…Y las vaginas orientales
En las risas de nuestro propio infierno
Hecho hueso
Hecho carne

Hecho voz




Extraña digestión

Me recuesto en la rutina /de las 24 horas
la cuchara penetra en mis cuencas y se sirve de mis ojos                                     
se marcha hacia la cocina… 

-me ofrezco en la mesa de la Nochebuena- 
dejo mi vientre abierto evaporándose en las certidumbres de mi nombre
de mi edad, de mi olfato, del color de mi piel, de reconocer mi izquierda y mi derecha sin titubeos

Mi cuerpo y la mesa
la mesa y mi cuerpo
las cucharas y mi cuerpo
mi cuerpo y las cucharas
los platos y mi cuerpo 
mi cuerpo y los platos
los invitados y mi cuerpo 
mi cuerpo y los invitados
-extraña digestión entre mesas, platos y cucharas- 
entre dientes, molares, bolo alimenticio, incisivos, salivación, esófago, intestino delgado serpenteante e intestino grueso voraz, un duodeno lastimado y un ano falaz.  

Se sirven de mi cuerpo los invitados de la Nochebuena, entre cordiales y prolongados saludos devoran cabizbajos los dedos, las rodillas,  las alegrías, los temblores y las primeras emociones; se sacan con los dedos los restos de carne de sus dientes, eructan, se desean feliz Nochebuena y luego, se marchan. 

Los ojos retornan a mis cuencas y me escondo para renovarme cada noche en la cena de mi cuerpo.    




Una mujer recostada en la cama mira 
a su amante y dice:

Una mujer recostada en la cama mira a su amante y dice:
Solo son manos
     Solo son pies
          Solo es una boca
               Solo es un beso
                       Y por qué muero

Solo es tu abdomen pérfido
Solo es tu columna cimbreante
Y mis innobles ganas las que nos empujan a este encuentro

Solo somos dos  cuerpos y por qué te extraño
Pienso en tus intestinos
En tu hígado
En tus venas y articulaciones
Tus pulmones inflamándose una y otra vez, cada vez más rápido
Pienso en tus uñas, en tus cabellos, en tus pestañas
En tu iris, en tus párpados,
Pienso en tus púpilas dilatándose
Hasta ser agujeros negros en mis deseos
Pienso en tu digestión
En tus molares destruyendo mis  palabras cuando  entran en tu boca
Pienso en tu sudor evaporándose en la habitación junto a mis sueños

Pienso en tus zapatos que se llevarán tus pasos
 En tus pasadores abrazándose como amantes
Y quiero unirme a ellos para no sentir  frío
Pienso en tu ropa, pero, más en tu cuerpo aunque entre ambos no exista ya diferencia
Eres solo el cuerpo que se irá cuando termine de vestirse
Y me pregunto por qué muero

Por qué te extraño





.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada