jueves, 4 de febrero de 2016

ÁNGEL FERNÁNDEZ DE MARCO -Álibe- [18.060]


Ángel Fernández de Marco (Álibe)

Ángel Fdez. (Madrid, 1971) Poeta, escritor y divulgador cultural. Conocido en el ámbito literario con el pseudónimo de Álibe.

Se crió en el seno de la vega del Tajo a su paso por Aranjuez. Con la publicación de su primer libro poético Las cenizas del edén en el año 1997, inicia su periplo de colaboraciones y trabajos en medios de comunicación escrita de la ciudad ribereña. Rotativos como El Espejo,Cuatro esquinas, El Heraldo de Aranjuez le ofrecen una oportunidad de creación e intervención en temáticas sociales. Asiduo y entusiasta de los movimientos culturales ha sido miembro de grupos y asociaciones culturales como: CLEA (Circulo Literario de Escritores de Aranjuez) y Grupo Aranjuez, facción derivada del movimiento transcendentalista creado por el autor costarricense Laureano Albán. A finales de los 90 se enrola en las filas de publicaciones poéticas de rango heterodoxo y conceptual: Alba (Revista Internacional de Poesía), Plática y Macondo. En el año 2000 realiza una adaptación teatral de una pieza narrativa de Óscar Wilde junto al escritor Alberto Lominchar. En diciembre, de ese mismo año, es representada en el Centro Cultural Isabel de Farnesio del Real Sitio, con notable aceptación crítica. Sus viajes a Oriente en la primera década del milenio son recurrentes como vía de conocimiento imprescindible para su afianzamiento y madurez discursiva. Sus aportaciones en el medio radiofónico son cada vez frecuentes en espacios librepensadores como Radio Fuga en labores de colaborador, tertuliano. A partir del 2011 crea el canal sonoro Onda Cristal: dial que ofrece pinceladas creativas del autor. A finales del año de 2013 funda la entidad El Clan de la Medusa, plataforma privada cuyo objetivo es la gestión, el fomento y el compromiso con las manifestaciones artísticas ligadas a la literatura y a la palabra.

Compromiso estético

Partidario desde sus orígenes poéticos de una concepción experimentadora del lenguaje, su escritura merodea inexorablemente por las lindes metafísicas, por las regiones del conocimiento a través tanto de la métrica clásica como de la rupturista. Acuña el término “Logos alibense” para referirse a la corriente creativa multidisciplinar que aboga por el cultivo de la consciencia, por la imbricación onírica en la exploración profunda de la sensorialidad, y el retoricismo expresivo.

Obra

Poesía

Las cenizas del edén (Alba- Revista Internacional de Poesía, 1997).
Vigoré.
Alisedas marinas.
El oráculo prohibido .
El legado del fuego.
Rictus Mortis (Vision Libros, 2009).
Mis venas son murmullos de ámbar (Bubok, 2011).

Antologías

La boheme (Alba- Revista Internacional de Poesía, 1998).
Alba cubana (Alba-Revista Internacional de Poesía, 1998).
Ecos de Aurora (Foro Literario Alejandría. Gráficas Arminio,2000)
Tic-Tac. Cuentos y Poemas contra el tiempo (Ediciones Atlantis,2007). Intervención con autores como Luis Eduardo Aute, Ouka Lee, Espido Freire, entre otros.

Narrativa

Proezas de la infamia. Novela inédita.

Otros géneros

Pasaje a la eternidad. Inédito.

Articulario. Inédito



Conspiración

Año del Señor 1943. Lazio.
Las cruces soliviantadas por las baterías antiaéreas
respiran para mí.
Las botas de acero retumban encima de los circos del averno.
Sumideros ocultos cierran las catacumbas desleales
por los precipicios del mal.
Los tejados de carbón se solidarizan con el padre de una víctima,
castigada a la evaporación eterna.
Santísima Trinidad, apiádate de las frágiles rodillas de aquel enfermo
que convalece el luto de la trinchera.
Sacristías, velad por la tensión de un pueblo que sufre las convulsiones
de un gigante homicida de llamaradas irreductibles.
Retórica italiana, te convertirás en el peor augurio
de los patriotas de la miseria.

De:  Las cenizas del Edén



Isla de la Juventud

A la memoria del conde de
Lautreamont

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Un,
                          un pez cigüeña narcotiza el alma de un son.

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Dos,
                          dos moluscos te secan el quiste y el jubón.

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Tres,
                          tres coros yorubas tararean sonatina a Septentrión.

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Cuatro,
                          cuatro corderos de Pascua son hostigados
                          por decisión del Señor.

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Cinco,
                          cinco arándanos en la madrugada bastarda
                          perdieron el corazón. La culpa, del brote pimentón.

                          ¡Carabalé, carabaló!
                          Seis,
                          seis reverencias hago a la cabal perdición,
                          a la bahía catecumenada,
                            al ovario de la mariposa concubina,
                               a la cariátide fría de Bramante
                          volviendo hacia el cajón.

                          ¡Carabalé, carabaló!

De:  Vigoré





Ovillos rutilantes

XLV

(Pin-Ups)

                          Paupérrima la pasarela fue hurgada por la taxidermia nocturna
                          Figurines humean en la lejanía cardinal
                          Esas pequeñísimas melodías son demasiado vulgares
                          para reprimirlas
                          de      c a r n e            l  u  m  i  n  o  s  a
                          Por la grada plutócrata lloverán monedas de barro
                          Peor que nunca
                          el uniforme violáceo hundirá el bálsamo de Rodas
                          para lograr la talla
                          más decididamente cosmopolita

De:  Vigoré


                          ¿Dónde estará
                          el chal de las delicias?
                          ¿Dónde?... sí, ¿dónde?

....

                          Te marcharás
                          como las gargantillas
                          de los abetos.

....


                          A tres minutos
                          de la muerte cabalgo.
                          Luego anochece.

De:  Alisedas marinas.



Artillería del corazón y el deseo

                          Cuando la tormenta salpique
                          hacia los mórbidos labios de la ingenuidad

                          Cuando nuestra cápsula de cristal
                          decida resurgir en un nuevo vía crucis
                       
                          Cuando escuchemos la voz del verdugo
                          pronunciar el estadillo de la honestidad
                          y su afiladísimo corte
                          convierta en sacramento imprescindible
                          el encenizamiento de los cuerpos

                          Donde el delirio y la agonía
                          a golpe de mortero
                          se metaforicen con el consuelo perdido

                          Donde el cóndor y el toro
                          aprendan a coronar los testimonios del cielo

                          Cuando los granaderos
                          marchen a un incendio de Termópilas
                          sucumbiendo ante la adversidad del tiempo

                          Cuando el ángelus huela a polvo
                          y a tregua renegada después de la lluvia 

                          Entonces, sólo entonces,
                          nuestra consigna resonará allá a lo lejos
                          sobre el equinoccio del corazón esmeralda.

De:  El oráculo prohibido



El néctar del olvido

                          ¿Qué queda
                          después de la lluvia?

                          ¿Silencio?
                          ¿Dolor muerto?
                          Disolución en las vocales
                          del alma cuando la noche
                          me unta con su gris aliento.

                          Qué aparece
                          en el débil voladizo de la niebla.

                          Tal vez
                          un aria, 
                          un colador de estrellas,
                          una diadema de espinas
                          o un retruécano de lágrimas
                          bañado sobre una falsa creencia.

                          ¿Qué queda
                          del corazón descarnado?

                          Pavesas,
                          promesas,
                          el leve murmullo
                          que evacua su néctar
                          con el torso desnudo,
                          frío, somnoliento.

De:  El legado del fuego. 



España es un mordisco en la manzana pocha de Occidente.

Aquí Dios eligió cambiar de sexo sin pasar por cirugía. Aquí la gente es dónde únicamente sabe escupir whisky con botella incluida. Aquí es donde se gesta la meca de la parodia de la más absurda y delirante opera bufa. Aquí es donde se mece la cuna del títere enmascarando sueños de mariposa, neblinas inocentes.

España es un mordisco en la manzana pocha de Occidente. Ya no hay sustos de muerte, tampoco tendidos eléctricos que guillotinan capiteles. Me siento como en un bestiario que leí en mi infancia cuando el blanco y negro era algo más que mis vísceras y mi mente.

Para muchos cabe la tibia esperanza, para mí toneladas mercuriales que acaso perdieron su vergüenza, su vergüenza, su vergüenza militante, residente.

España es un mordisco en la manzana pocha de Occidente. Querría pensar que esta tierra, nuestra tierra creció con abono suficiente, que las orillas de la memoria husmean cada metro de río, de senda, de sangre curtida en manos de viejos oradores.
         
España es un mordisco que mana de mi frente. Por ella, la vida tostando la arena de mis ojos... suspiros, desvelos coloreando tiempos ausentes.

De: Rictus Mortis



Contra el tiempo

                          Contra el tiempo,
                          contra el tiempo,
                          contra el tiempo la memoria inocua del aire,
                          la hoja mártir que desciende el peldaño del otoño.

                          Contra el tiempo
                          el hedor que expide banalidades
                          en el túnel de la ignominia.

                          Contra el tiempo
                          tantos ocasos irreverentes que claman libertad,
                          sombras que dispersan miríadas de colores fatigados, vacíos.

                          Contra el tiempo
                          el eco de la piedra al contacto con la luz,
                          las voces dormidas bajo el umbral de la verdad,
                          el suelo que nos alza en vilo,
                          cada mito encumbrado sobre el altar de las tormentas,
                          el lodo que nos enfanga y cubre el camino.

                          Contra el tiempo
                          los tañidos de la tierra,
                          los nombres encadenados al destino,
                          los sentidos despojados de vanas impurezas...,
                          la sospecha humana.

                          Contra el tiempo
                          el fuego: instigador de cruzadas conspiraciones,
                          sueños en vía de perdición,
                          la brújula cuya aguja es extravío dolorido,
                          sinfonía de agua-nieve sobre tus oídos inquietos.

                          Contra el tiempo
                          el tupido velo de la conciencia,
                          el sepulcro y el armisticio de los vientos,
                          honor de honores fundidos al sol.

                          Contra el tiempo, 
                          contra el tiempo,
                          contra el tiempo
                          un nuevo pulso al futuro,
                          un pálpito furtivo desde el lado oculto; 
                          el misterio turbador del silencio.

De:  Mis venas son murmullos de ámbar.



Fuga de sombra marchita

Desgarro elegíaco por la Yemaya que un día poseyó el destello de mis pensamientos.(M.C.)                                                                                                                                                        

                          Dijeron que tus alas ya quebraron
                          sin el incienso leve de tu aroma
                          y, yo, lo entendí, más no mi garganta.
                          Dijeron que el suelo te devoró
                          y las voces del mundo
                          se ausentaron ante tu litoral,
                          ahora, fango desorientado
                          en los foscos canales de la tierra.
                          Dijiste, una vez, que te dolió el alma
                          como a todos nos dolió no encender
                          una lumbre en la pulpa del sueño.
                      
                          Y partiste sin los enseres
                          hacia el continente de azufre
                          que nació para la eterna confusión
                          de los mitos  roídos por la lluvia.                                 

                          Al tanto,  aguardo, sin premura,
                          que tu brisa tahína se rebele
                          contra la sangre de la injusticia
                          y su voz desmembrada. 

De:  Apátridas.



                          Mi casa es un nido de poemas
                          donde germinan ideas e insectos.
                          Desde el zaguán de la memoria
                          y su reincidente humedad,
                          de su olor desmenuzado
                          fertiliza la poesía
                          tras la tinta de los ecos dormidos.

                          Mi casa aún padece
                          la crónica epidemia de la palabra:
                          acción parasitaria sin fin
                          que late como arteria de humo,
                          como niebla doméstica
                          que sueña con desvirgar
                          la juventud de un alma noble.

                          Todavía eres ágora de emoción,
                          floral anarquía de libros,
                          ese conjunto cautivo
                          por el alcanfor y el sándalo
                          que la mano de Álibe,
                          con rasguño, pudo ofrecerte.
                           
                          Hoy es el futuro.
                          Hoy el tiempo es el todo.
                          Hoy el calendario quedó anticuado
                          como las agujas de un reloj
                          que navega en husos imaginarios.

                          Habitas en mi médula:
                          caja abierta,
                          luz cerrada,
                          aire abierto,
                          fuego cerrado
                          sobre un simple lecho
                          que abriga la extenuación de la llama.

De:  Apátridas.






.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada