miércoles, 17 de febrero de 2016

JAVIER HUAPAYA [18.125]



Javier Huapaya

Poeta y Bibliotecólogo;  2º  Premio de Poesía José Gálvez Barrenechea (1977), otorgado por La Gran Logia Masónica del Perú; ha publicado dos libros de poesía: Meditaciones y Osamenta, está por publicar su tercer libro de poesía: Ataraxia. Trabaja en la Universidad Ricardo Palma en la Biblioteca Central.


Javier Huapaya: el hombre que recitaba ataraxia, ataraxia…

Por Fernando Jesús Pebe


Jorge Ojeda y poetas Javier Huapaya y Benito Gutti i Catalán

Cuando lo conocí ya era un poeta consagrado, pues su afición por versar le venía desde su infancia,  el pequeño Javier gustaba de  juguetear en la chacra de su  padre, rodeado de naturaleza sabia y silvestre.

Javier creció entre clorofilas y polen, bebió del néctar de las flores, disfruto del rocío matinal; toda esa vivencia infantil se refleja en su lirica poética.  El periódico mural del colegio José María Eguren de Barranco fue mudo testigo de sus primeras escaramuzas poéticas; las aulas de la Facultad de Letras de la Universidad Federico Villarreal reciben a un juvenil poeta en ciernes, ya más consciente de su talento literario.
Esta seguridad  le permitió escribir su nombre en la lista de los poetas jóvenes del Perú. Era 1970. La más fructífera generación  literaria de nuestra historia. Javier es un iluminado.

Estando en la Escuela Nacional de Bibliotecarios Javier vive zambullido en el hondo mar de la poesía, de pelo largo y versos cortos ya es evidente su calidad poética, y, su empleo de novedosos recursos que maneja con solidez.
Toda esa generación creció, maduro y envejeció dejando regada su producción poética a lo largo y ancho del mundo redondo y ajeno.

Tiempo después… Javier Huapaya asombra a sus contemporáneos ya no por su poesía ni la bibliotecología sino por algo que todo el mundo lo desea, lo persigue, lo busca, ofrecen el oro por  y el moro por conseguirlo, hasta venden su alma al diablo por tenerlo. Javier Huapaya  descubrió el secreto del retrato de  Dorian Grey, pues su figura de poeta permanece inalterable aunque pasen los años.
Algunos dicen que Javier esta macerado en vino, la bebida preferida de los dioses, otros dicen que Javier en su peregrinación poética por lugares remotos de la tierra,  descubrió la fuente de la eterna juventud. Para Javier Huapaya Huapaya la alquimia  de su eterna juventud está en su poesía, pues el nació y creció poeta, la poesía  es el verdadero elixir para alcanzar la inmortalidad…

A la izquierda David Yépez, poetas Jorge Espinoza, Gustavo Armijos,  Javier Huapaya, prof. Lucero y Augusto Yslas


Del poemario: Ataraxia

A   T   A   R   A   X   I   A

Siempre te veo en todas partes
Igual al grano que fecunda en los ovarios
De la arcilla. En todos los lugares
                                      del Ser y no Ser.

Equilibrada en el más allá de la existencia
Porque tienes la misma extensión de mi sonrisa
Porque tienes la misma forma oscura de mi cuerpo
Y la dentadura de mis huesos.

 Estás en mi como Aníbal asediando la naciente
De los mares. Y como Penélope tejes y destejes
Sin acabar el anhelante atavío. Qué ágape
                                          tienes de mis huesos.  

Si me repites tu frase preferida (Cogito ergo sum)
Si piensas que soy el comienzo y final
Tú serás el comienzo de todos los finales.
              Ataraxia     Ataraxia

Para mis páncreas y duodeno.
               Ataraxia     Ataraxia
Para mi perro muerto.

 Apareciste cuando el dolor invadía a mi madre
Cuando aparecieron mis cartílagos
Y mi vitrina llena de vísceras.
Y desaparecerás al final de mis vértebras
Junto a la sonrisa que se desespera en el silencio.

 Siempre pensativa estás en mis neuronas
No te dejo ni me dejarás tampoco. Rastrillera
De mis pasos. Figura inanimada animada
                                        por un lejano espectro.
Yo te di el origen fehaciente de mis orígenes.
Y hoy:  -te sonríes después de la catarsis.

 Oh imagen perdida en los espejos mediatos inmediatos
Sácame ese gesto negro metido en mis párpados.
Y no te precipites que a medida que me vaya
Te acercarás al claro espejismo de la nada.
Naturalmente la naturaleza te ha dado 

                                       vida inmediata de mi grito

 Ataraxia… Ataraxia. Hasta cuando estaré cargando
El peso negro que le han robado a la noche.




 NADA  ES  MAS  BELLO  QUE  NOSOTROS MISMOS

          Nada:  es más bello:
                                    -que nosotros mismos: -¡Nada!        
          ¿Qué sería si no tuviéramos espíritu?
          Si el Cerebro: -El último milagro de Dios.
          No encajara perfectamente en el Cráneo
          Y no se alojara en la parte superior
                                                                   del Cuerpo.

          Qué sería: si de nuestras cuerdas vocales
                                                   -no brotara el sonido.
          Si las neuronas: no elaboraran Conocimiento.
                                    Conocimiento.
          Y no se dieran un baño de Luz con la Lectura.
          Si al interior de nuestro Ser: ¡La voz!
          No llegara a los tímpanos del Alma. –Y
          Si no pudiéramos cuajar con la mirada –Una
          Visión panorámica o un punto fijo: - El  maravilloso
           Atardecer que nos da el ocaso. O el asombro                 
           Ante lo bello: la orquídea que hipnotiza
                                                          la mirada del hombre.
          ¿Qué sería  -Si no tuviéramos olfato?
          Si no sintiéramos –el aroma que emanan los santos
         O el olor que despiden los cadáveres.
          Ignoraríamos: las vertientes entre el Ser y no Ser.
          Pensamos que estamos en olor de santidad
          Cuando en realidad
                                           -la pudre nos gobierna.

          ¿Qué sería si no tuviéramos olfato?
         
                                          

SOBRE  LAS   TELAS   LILAS  
DE   LAS  ÁRIDAS   ROCAS

          Sobre las hierbas dormidas
                                              -se aparea el olvido.
          Oscuros enigmas esconde la Noche.
          Los bordes perfectos. Las huellas intactas
          De petrificados helechos –desfloran la roca.

          Bajo los sedimentos de las Eras dormidas
          Al interior de una piedra. –Atrapadas
          Dentro de ámbar: duermen dorados insectos
                                                 con el ceño fruncido.    
          Bajo la Luna naciente –la Noche sonríe.
          Aves extinguidas con alas de luces –Eternizan
          Su vuelo sobre la piel de la roca. Orquídeas
          Envueltas en pétreas corolas:
          Polinizan la mirada de las Eras. -Animales
          De elevadas cimas –dejan sus huellas. -Sus enormes
          Pisadas –impresas en la luz de la roca.

          Bajo la Luna redonda –polinizando la Vida.
          Sacaremos esquirlas.  Esquirlas candentes
          De los ojos famélicos del Sol. Y hurtaremos
          El fuego: la llama.   La chispa
          Y encenderemos la Noche del Tiempo.

          Sobre las telas lilas de las áridas rocas
          En el  útero más íntimo de la Tierra.  Hurgaremos
          El polvo de las alas de las mariposas
          Y bajo un manto de hebras dormidas:
                                                      -Despertaremos.



                                                              
E  S  E     P  E  L O

Ese pelo: Negro intenso. –Descansa sobre la cama
Se tuerce y retuerce a lo largo de la sábana
Como resto de garúa. Ese pelo: largo  -largo
                                        como fina estela de humo.
Me preocupa. Me fatiga. Me harta de miedo
Y de solo verlo: me eriza la piel del alma.

Ese pelo: busca sin cansancio sus raíces
Sus almácigos de pelos. Su lugar de origen.
Ese pelo: se enrosca y desenrosca
                                             igual que una sierpe.
Se mueve y remueve como si tuviera vida
                                            como si tuviera alma.

Qué metamorfosis más confusa y continua.
Muda raras imágenes en la cama. Surge y resurge
Un lenguaje oscuro desde su pálido lecho
Que dice y desdice en dibujos diferentes
En fibras reducidas a lejanos alfabetos.

Ese pelo: qué -a simple vista
No tiene sombra –me escruta la mirada.
Parece una vena oscura en una piel blanca
O una arteria negra salida de la sábana.



                QUIEN   CONOCE   EL   PAPEL   
SECANTE   DE   MI  ROSTRO

             ¿Quién conoce mis lágrimas?
             La porosidad sedienta de mis poros.
             ¿Quién conoce el papel secante
                                                    de mi rostro?
             Para qué se expresen de ese modo.

            ¿Quién  no ha sido zarandeado
            Por el peso amargo de la baba.
            O la mirada ojerosa de la envidia
            Y ésta: mortificada: -asediando mis pasos.

             ¿Qué sentencia es ésta?
             Para que me señalen con el dedo torvo.
             Si las murmuraciones estallan. -Estallan
             En mi ser: como esquirlas.
             Y solo al tocarme –apenas tocarme.
             Adquieren vida: -estallan:
             Y me hieren mortalmente.

             ¿Qué sentencia es ésta?
             Quién conoce el papel secante
                                                    de mi rostro
             Para que se expresen de ese modo.
            



Poetas Jorge Espinoza Sánchez, Gustavo Armijos y Javier Huapaya, 1975



ENSUEÑO EN EL BOSQUE

      Sobre la cresta del vaho silencioso
      El mirlo exhala su perfume.  En la zaga
      De los páramos: Se escucha el canto
      Del bosque
                      y el sol lleno de música
      Se desgrana suavemente sobre las hojas
      Del cerezo.  En el verde manantial
      Las burbujas se aproximan a la superficie
      Redondas pulidas de encanto.
      He contemplado el gramado de la aurora
      Convertirse polvo y polen en el oro
      De la tarde.  Hacia el fondo el agua
      Parpadea en llamas y devora aves plateadas
      Y el sol cae en la alcancía azul de la tarde.
      Inesperadamente: el lago se mancha de finas
      Pinceladas.  El viento sopla y se acantona
      En las mejillas de las amapolas
      Y se vuelven sonrosadas como el agua.
      Se ha desatado el inocente perfume
      De las rosas
                      y ha tocado
              Los resecos racimos del viento.











.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada