martes, 23 de febrero de 2016

LUCIO MUNIZ [18.151]


Lucio Muniz

Juan María Lucio Muniz (16 de mayo de 1939, Treinta y Tres) poeta, compositor, músico, cantante y artista plástico uruguayo.

Nació en la ciudad de Treinta y tres el 16 de mayo de 1939, fruto del matrimonio de Tomás Baldomero Muniz y María del Carmen Muniz, del cual es el sexto hijo. En enero de 1942 la familia se radicó en Montevideo.

Se casó con Ana María Mariño con quien tiene seis hijos: Gabriel, Leonardo, Trilce, Laura, Leonel y Fabián. Vuelve a radicarse en Treinta y Tres en 1969, aunque sus visitas a esta ciudad habían sido continuas. Tres de sus hijos le dieron dos nietos cada uno: Sofía, Lucas, Rafaela, Cecilia, Anahí y Ernesto. En 1972 dirigió un programa de radio llamado "Encuentro", posición de la cual fue retirado luego del primer allanamiento a su casa. En 1977 fue despedido de la empresa ONDA en la cual trabajaba desde 1955.1 En los años de dictadura cívico-militar (1973 - 1985), sufrió persecuciones, varios allanamientos más y encarcelamiento en el Batallón 10. Luego de su liberación pasó un tiempo recuperándose de los malos tratos recibidos en ese establecimiento.
En 1987 regresó a Montevideo, donde reside desde entonces.

Vida literaria

Su vocación artística tiene influencia de su padre -reconocido poeta, guitarrista y periodista - y de un ambiente vernáculo y universal en el cual convivió de niño. Hacia 1963 comienzaron a salir publicados sus poemas en las revistas literarias "Aquí, Poesía" y "Cuadernos de Mercedes". Al año siguiente, esta última editó su primera obra de poemas titulada "Piel y ceniza". En 1967 recibió un Premio del Ministerio de Instrucción Pública por su obra de poemas, titulada "Octubre" y el "Premio Aquí Poesía" por "Todo el otoño".

"Su poética es cotidianamente universal, en una dialéctica entre lo íntimo y lo trascendente, haciendo enclave en la trascendencia de eso íntimo, y construyendo un yo propio con el que lee, confesándose él mismo lector: Para apresar un poema ajeno /es necesario / aspirarlo en silencio muchas veces / y muchas en voz alta; / hay que buscar interiormente («Breve reflexión sobre la poesía», en Clave de sombra, Ediciones de la Crítica, 1996)".

En el período dictatorial solo editó el libro "Poemas para viaje", cuyo tema central es el exilio de algunos amigos y contiene sutilezas y alusiones muy comunes entre los artistas de la época que debieron enfrentar la censura. Otros poemas escritos en esta época fueron recogidos y editados en 1987 en la obra "Poemas del Testigo" , cuyo carácter es definido por el autor en su presentación:

Estos poemas fueron escritos durante los años de mordaza. En ellos he intentado reflejar silencios, barrotes, miserias.

Compositor y músico

Además de su faceta poética, ha desarrollado una intensa labor como músico, componiendo canciones o interpretando él mismo sus textos. Es co-autor de canciones de artistas uruguayos como Alfredo Zitarrosa, Santiago Chalar, Los Zucará, Carlos Benavides, Ruben Aldave y Braulio López entre muchos otros.

La primera canción de su autoría registrada en disco fue la milonga cruzada «De no olvidar» que, en 1966 formó parte del primer larga duración de Alfredo Zitarrosa (Canta Zitarrosa, Tonal cP 040), la cual se ha difundido en el siglo XXI por la interpretación de La Vela Puerca.»

Desde 1970 crece la integración de sus canciones en los repertorios de muchos intérpretes uruguayos. Ha editado más de diez álbumes producidos como solista o en colaboración con otros artistas. De estos últimos, cabe destacar el álbum de 1978 "Calles", realizado junto al dúo Los Zucará, los cuales popularizaron además, su canción "En tu imagen", considerada por los rochenses como un himno a su departamento.

Alrededor de doscientos de sus textos han sido grabados en distintos álbumes, y muchas de sus canciones han sido interpretadas por varios artistas.

La composición musical no se reduce a las canciones, sino que Muniz es autor de bellas páginas guitarrísticas, acrecentando el repertorio y la literatura para este instrumento. En 1965, compuso y gravó la música para el documental "En marcha", de Alberto Miller, proyectado en el Festival de Cine Nacional auspiciado por el SODRE. Más adelante Muniz realiza la composición instrumental en la obra temática "Manos para la guitarra" y "Obras instrumentales de Lucio Muniz" (Orion-fonam, 2005), donde participan los guitarristas Ana Inés Zeballos, Ramiro Agriel, Robert Ravera, Mario Payssé, Eduardo Larbanois, Leonel Muniz, Bruno Casciani y Heber Marco. Ese CD es una muestra de la integración de lo clásico con lo folclórico, cuya ejecución da cuenta de la concepción musical, el conocimiento y el buen gusto de Muniz a la hora de componer. Esta obra es difundida habitualmente por Radio Clásica 650 AM (SODRE) en el programa "Cuerdas y guitarras", dirigido por Juan José Aldado.

Intérprete

Muniz también es intérprete de sus temas para lo cual posee un timbre de voz que le da el matiz apropiado, con una voz modulada, de registro grave.

En 1976 grabó su primer disco simple con dos canciones: «Del que espera» y «A don Tomás», para el sello Orfeo y continúa su discografía (solista o colectiva) hasta sumar más de 70 canciones, con solos de guitarra, acompañamientos guitarrísticos, poemas dichos, o palabras e introducciones al canto de los distintos intérpretes.

Discografía

Simple (Orfeo. 1976)
Boliches viejos (Sondor. 1978)
Savia (Sondor. 1979)
Calles (con Los Zucará. 1980)
Cuando es dura la copla (Sondor. 1981)
Entretodos (Sondor, junto a artistas invitados. 1982)
Vertientes (R.C.A. VICTOR, junto a artistas invitados. 1983)
Guitarra libre nomás (1985)
Viento esteño (en coautoria con Walter Seruga y con la participación de Maruja Santullo, Washington Carrasco y Cristina Fernández, José Luis Guerra y Jorge Burgos. Sondor. 1993)
Propuestas (con Walter Seruga, 1995)
Primera antología personal (1978 – 1993) (Sondor. 1996)
Retrato (Sondor. 2008)

OBRAS COLECTIVAS

Folclore con Humor (Sondor. 1976)
Alborada (Sondor-Radio Sport. 1978)
Gurí (Sondor. 1978)
Uruguay (Sondor. 1980)
A los 17 (Sello Manchester, casete del programa radial "Americando". 1990)
Fogón oriental (Sondor. 1995)

Reediciones

Calles (con Los Zucará, 1998)

Obras literarias

Libros publicados

- "Piel y Ceniza", poesía, Editorial Cuadernos de Mercedes, 1964.
- "Octubre", poesía, Edición de "Aquí, Poesía", (Premio Ministerio de Instrucción Pública, 1967).
- "Todo el otoño", poesía, Editorial Signo, (Premio V Aniversario de "Aquí, Poesía", 1967).
- "Hombre", poesía, Editorial y Librería Ejido, 1971.
- "Poemas para viaje", Acali, 1980.
- "Octubre", con texto de Jorge Medina Vidal, reedición, Acali, 1980.
- "Los Rostros", carpeta de pintura y poesía, conjuntamente con el plástico Antonio Lista, Ediciones de la Crítica, prólogo de Juan Carlos Legido, 1986 .
- "Poemas del Testigo", Ediciones de la Crítica, presentado por Saúl Ibargoyen Islas, 1987.
- "Instantánea", Plaqueta de poesía, Ediciones de la Crítica, prólogo de Juan Carlos Legido, 1988.
- "15 perfiles rochenses", Entrevistas, edición de la Intendencia Municipal de Rocha, 1992.
- "Treinta y tres en quince nombres", Entrevistas, Ediciones de la Crítica, 1992.
- "Uruguayos de Raíz Vasca", entrevistas, Ed. del CENTRO EUSKARO-ESPAÑOL, Montevideo, 1994.
- "Clave de sombra", Ediciones de la Crítica, con prólogo de Gustavo Espinosa, 1996.
- "Andar en versos", poesía, prólogo de Mericy Caétano, Ediciones de la Crítica, 1997.
- "Antología mínima de poemas breves", Ediciones Piratas, Publicación artesanal, 1997.
- "Escalas de la noche", poesía, Ediciones de la Crítica, 1998.
- "Uruguayos de memoria", Entrevistas, con prólogo de Mario Delgado Aparaín, Editorial Fin de Siglo, 1998.
- "Versos en cuatro estaciones", separata de "De Aquí y De Allá" (Treinta y Tres) y separata de “Panorama de la Aguada”, 1999.
- “Escalas de la noche”, poesía, Edición bilingüe. Brescia, Italia, 1999.
- "ÚLTIMA ZONA", -Poemas desde la computadora-, Ediciones de la Crítica, con prólogo de Selva Casal, 1999.
- "Sin amor", poesía, Edición electrónica, Brescia, Italia, 2001.
- "PALABRA LLANA", poesía, prologado por el profesor Oscar Yañez, Edición electrónica, Brescia, Italia, 2002.
- "BREVES POEMAS CON LUNA y otros poemas", Ediciones de la Crítica, con prólogo de Roberto Genta Dorado, 2003.
- "Cambiar la voz", prologado por el poeta Salvador Bécquer Puig, Ediciones La Gotera, 2006.
- "Llave de sangre", con prólogo de Claudia Carneiro Viana, Ediciones La Gotera, 2006.
- "Antología Brevísima", Selección de Gustavo Espinosa, en separata de “El Mangangá amarillo” (Treinta y Tres), 2006.
- "Serafín J. García, poeta social", Ensayo, con palabras de Hugo Bervejillo y prólogo de Alfredo Gravina, Edición de "La Crítica" y "La Gotera", 2007.
- "Tras los lentes", poesía, Ediciones La Gotera, 2007.
- "Despoemar", poesía, Ediciones de La Gotera, Prólogo de la licenciada Marianela González, 2007.
- Prólogo a "Osiris Rodríguez Castillos, pionero del canto popular" (biografía) de Hamid Nazabay, Fonam, 2009.
- “Desde Sarandí del Yí”, poesía, edición de la Intendencia de Durazno, 2010.
- "Instantánea", reedición de la plaqueta, Intendencia Municipal de Montevideo, 2011.
- "El Juego del Tiempo", poesía, Edición de Revista de poesía LO QUE VENDRÁ / colección A FUEGO LENTO. 2011

Conferencias

Bases para un relevamiento cultural de Treinta y Tres (llevada a cabo en la Biblioteca Nacional el 1982, publicada por la revista "Hoy es historia", 1992)

Reconocimientos

En 2010 Muniz fue declarado ciudadano ilustre de Montevideo, además de haber recibido otras importantes distinciones:2
1987 -Plaqueta - en el Festival Derrochando Coplas
1995- Plaqueta- en el Country Club Lagomar
2003- La Guitarra Olimareña
2008- Socio de honor de SUDEI
2011- El Sol de Rocha
2012- El Morosoli de Plata



Las preguntas

  ¿Y si yo resultara necesario?
¿Si me necesitaran con esta misma cara
y estas manos
y fuera importante que estuviera 
a esta hora
en un lugar determinado del planeta?
¿Si resulta que yo que pienso que no sirvo
quizás me equivocara 
y pudiera ser útil?
Entonces sería injusto continuar
postergando
estos papeles
destinados a otros
y guardados en el cajón de un mueble,
y debo hacer que vuelen ya
y que lleguen
a los demás
gritando su mensaje
de paloma y de piedra.

poema del libro "Despoemar" 



Sin título

  Cielo azul
viento tibio
sol que “sale para todos”
basural y pobreza.

(“Ranchos de lata por dentro”
de lata también por fuera).

Campo en ciudad y junto a una cañada
que es un primario campo de batalla
donde cada mañana el que despierta
se pone la coraza
a las puteadas
y va a empujar el carro
de la vida
aprendiendo otro llanto
porque el carro se mueve
casi rengo
lento 
chirreando 
y hamacado
por la vejez de desparejas ruedas.

poema del libro "Despoemar" 



Paisaje de ciudad

  Montevideo con su arquitectura
naciendo del pincel y la poesía
de la paleta de Torres García
soltándose al color y la estructura.

Montevideo ayer en la aventura
pequeña, de correr sobre la vía
lejano y rumoroso ese tranvía
que es el centro vital de la pintura.

“Paisaje de ciudad”, mil novecientos
dieciocho, y congelado el tren se queda
con sueños de metal, de trole y rueda.

Hoy soplan otros cantos y otros vientos,
y el motorman, no impulsa con su mano
lo que antes fuera orgullo ciudadano.

25/2/97
De "Siete sonetos pictóricos y un asoneto"



Los habitantes del barranco

  Con el tema social como raíz,
con el ojo y el alma en su trabajo
de estética al servicio del de abajo
George Bellows retrata un mundo gris.

Él sabe que esa gente no es feliz;
en vez de cumbres, ha observado el bajo
asestando al sistema un hondo tajo
sin dar la espalda sino la nariz.

Me instalo en Nueva York: ropas colgadas
encima de la calle, turbio cielo,
paisaje humano apretujado y franco.

Hay pobres, me parece que lo huelo
por esas vigorosas pinceladas
que hay en “Los habitantes del barranco”.

27/2/97
De "Siete sonetos pictóricos y un asoneto"


 

La Gioconda

  Pocas obras lograron tanta fama
desmintiendo al olvido y a la prisa
como ésta, en que posando Mona Lisa
pasó a la Historia convertida en dama

que el Hombre reproduce y que reclama
paredes, donde luzca su sonrisa
con mucho de ironía que desliza
en la mudez paciente que algo exclama.

El rostro no es hermoso y es apuesto,
y sobre es todo la actitud, el gesto
que algo tiene de planta y algo de ave
y se adivina que su piel es suave.

Le llueve el pelo hasta mojar el hombro,
y es lisa, Lisa; lisa hasta el asombro.

25/2/97
De "Siete sonetos pictóricos y un asoneto"




María Margarita

M e lame el sol que lame la mañana
A marillando en su pincel la hora,
R emando por el aire que se dora
I mán de luz que es luz, y luz emana.

A briendo la visión –tras la ventana-
M ido la nube, (del espacio flora),
A ndadora en celestes, voladora,
R isueña en barcos de fingida lana.

G uitarra encuentra arpegios, pecho adentro,
A cordes nuevos para un nuevo encuentro
R imador de sonrisas y alegrías

I naugurando frutas y armonías.
T oro y plumón descúbrele a mi verso;
A leación de Misterio y Universo

De "Seis sonetos acrósticos"




Amparo Luraschi

A rde el sol en la tarde luminosa
M ientras azules vivos miente el cielo.
P asan aleando pájaros en vuelo,
A rriba, va la nube presurosa.

R osas cuelgan al aire, un ave posa
O ro de plumas en la rama, el suelo
L uce esplendores de jardín, yo velo
U nido a ese paisaje que reposa.

R iza el viento de pronto a la arboleda
A rdiente de aire denso que desata
S obre la sombra en hálito que siento.

C harla el pájaro y canta y luego queda
H aciendo raudos vuelos; brilla El Plata
I nmenso de ancho; salitral. Violento.

De "Seis sonetos acrósticos"



Llegando a Sarandí 

Desde Capilla, (último paraje 
con rumbo a Sarandí), señalizadas
hay veinte curvas, que son transitadas
como los riesgos últimos del viaje.

Es verde a los costados el ropaje
de las pasturas, ya dignificadas
por el vigor del agua, en continuadas
lluvias, que enaltecieron el paisaje.

Descubro un brazo de metal echado
sobre el temblor brillando en “Agua Sucia”.

Estamos ya más cerca algo hay de astucia
en quien controla el norte del rodado.

Ya se ve boulevard, casona y gente,
desde los hierros del segundo puente.

“Desde Sarandí del Yí”



Parque

Lamen las aguas arenada orilla
junto al alto verdor de la arboleda
donde despliega un pájaro la seda
de una garganta, que al cantor humilla.

El sol en el cenit tras nubes brilla
y las oscuridades desenreda.
El aire un tanto detenido queda.
La arena rubia, quema de amarilla.

Cercana al rudo monumento al mate,
con los brazos al cielo, quieta late 
una carreta, vieja y en desuso.

Vibrando al movimiento que la marque
quisiera revivir, estando en uso,
y no inactiva, decorando el parque.



Reencuentro

Buscaba una palabra
entre las hojas
de unos libros
escrito con los dolores,
la sombra,
y con la luz de otros.
(Fuera de mí, buscaba).
Hoja a hoja miraba,
leía y olfateaba al revés y al derecho.
(Fuera de mí).
Recorría las hojas laceradas,
repasaba también algunos poemas
que olían a manzanas.
Pero nada ni dónde; apenas nada.
Nada encontré porque está todo dentro.
(Fuera de mí, buscaba la palabra).



Palabra llana

Meditar en lo vivido.
Revivir a diario.
Hablar con palabras cotidianas.
Decir "alegría"
y sentir risas.
Dejar memorias en las hojas.
Asumir la sombra 
gesto a gesto
y perseguir la luz y la tenura
buscando claves
de panal y pájaro.





Para Juana Goday

P alabra por objeto es mi presente
A cariciando climas de sesenta,
R imando seis por diez está mi cuenta
A brazado a los versos tras la lente.

J uego es vivir y es juego diferente:
U n constante ejercicio que se inventa
A ndando zonas sin esperar renta
N i más premio que Ser, y andar de frente.

A cá te reconozco en repartida
G estación y tibieza te reclamo
O tra vez y brindándote a la vida,

D ando desde tu mesa compartida.
A cá en flor de tu risa espero el ramo,
Y la luz de tus ojos que proclamo.

De "Seis sonetos acrósticos"



Casona

Elías Regules ha dejado “huella”
que opone una Casona a “La Tapera”
en el costado de la carretera;
(supe estar una vez, dentro de ella).

La cuidan con orgullo, como estrella
recortando en el cielo su figura.
Sus ventanas, balcones, su estructura,
están firmes y el tiempo no los mella.

Pobló la soledad en esa zona
en que fue levantada junto al río.

Tiene algo de palacio la casona
que es memoria del poeta nativista.

La disfruto al mirarla y me sonrío
con mayor interés que el de un turista.



Uno

La voz perdida
asoma
a las aguas de la memoria.
Intento rescatarla en laberintos
donde busca la mano solitaria
y a tientas como un ciego.
(Había una ventana
filtrando nuevas luces,
y el aire penetraba-raro duende-
dorando los objetos.
Aparecían rostros incoloros
como migas de Tiempo).
¿Cuándo oprimí esa tecla traicionera
que oscureció los frutos y el paisaje?
¿Qué pantalla traidora trasegaba
el zumo, del pre-sueño?
(Adiós y para nunca a las palabras
que guardan el secreto).

(Poemas desde la computadora)





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada