jueves, 4 de febrero de 2016

IOANA TRICA [18.061] Poeta de Rumanía


Ioana Trica 

Ioana Trica (1956, junio) nacida en Grindu, provincia de Ialomita en Rumanía. Licenciada en filología (lengua rumana y francesa), Universidad de Bucarest. Poeta y traductora, tiene poemas en idioma original y traducciones (del francés y del reto-romanche) en periódicos rumanos de Canadá, Francia, España, Argentina, Albania, Suiza, etc. Le gustan mucho las lenguas románicas o neo-Latinas  y busca sus raíces en común. 

Fueron publicados varios poemarios : Altcineva/ Alguien otro, 2005. Continente suspendate / Continentes suspendidos, 2008. El tiempo con rostro extraño (Obsidiana Press 2008, traducido al español por François Szabo. Timpul poeziei / Time of poetry (antología bilingüe )2009. Cruciadele somnului / Cruzados del sueño 2011. Noaptea sarpelui / La noche de la serpiente 2013, O insula in Nord / Una isla en el norte, 2015 etc. Premio Naji Naaman en 2009 para el manuscrito Des hommes seuls / Hombres solos y premio de excellencia SIMFEST 2005 para la traduccion Luisa Famos -Poesias- Poezii. 

Miembro del PEN club frances y de World Poetry Movement.





Poemas de Ioana Trica, traducidos por José Alejandro Peña:


I-am vorbit

I-am vorbit despre golurile care rămân 
după moartea stelelor  

Urmăresc cu degetul o linie pe cer

Harta stelelor pe chipul lui alb 
se roteşte şi ea    
odata cu casa  cu strada 
şi cu cercurile desenate pe geam

Chipul lui se luminează a singurătate.    



Yo hablé con él

Yo hablé con él
sobre las lagunas que quedan
después de la muerte de las estrellas.

Sigo una línea en el cielo con el dedo.

El mapa hecho de estrellas en su blanco rostro
también gira
con la calle y la casa
y los círculos
dibujados sobre vidrios

Su cara se ilumina 
de la soledad.




Dimineți

Dimineți dezgolite 
de apele lacului
De pe pragul durerii
Ofelii ale timpului 
se-neacă.



Mañanas

Mañanas descubiertas
por las aguas de los ríos
En el umbral del dolor
Ofelias de tiempo
ahogándose.



Ca o furtună uşoară

Dragostea e ca un gol 
în care se întorc apele 
şi ploile suspendate în nori

Lasă-ţi sufletul să calc peste el să te doară
apoi voi veni să te vindec
cu ploile mele curate
ca cerceii sunând în urechi
Simt îmbrăţişarea ta de departe
dorinţa ta aspră şi vie
Aşteaptă răsăritul de lună 
să crească în trupul tău lumina
Abia atunci
să mă chemi alunecos ca o trestie
tăcut şi singur. 
Să mă rotesc în jurul tău 
ca o furtună uşoară 
ca o floare ce se deschide încet.



Como una ligera tormenta

El amor es como un espacio en blanco 
donde las aguas
y la lluvia suspendidas en las nubes
regresan.
Deja tu alma
para que yo pasa por encima y la lastime
Entonces voy a venir a sanarte
con mis lluvias limpias
Como aretes sonando en los oídos
Siento tu abrazo desde lejos
tu bronco y vívido deseo.
Espera que la luna salga con su luz 
creciendo en tu cuerpo
sólo entonces
llámame resbaladiza como la caña
silenciosa y solitaria.
Voy a girar alrededor tuyo 
como una ligera tormenta
como una flor que se abre lentamente.



Pe uşa aceea nu intră nimeni

Ziua aceea ce semăna 
atât  de mult cu limpezirea
a devenit floarea rezemată
de clanţa uşii
Prietenii mei 
şi-au lăsat spadele în teacă
şi au plecat în ţara zăpezilor

Pe uşa aceea nu intră nimeni
timp de o viaţă.



Nadie entre por esa puerta

Ese día que re-ensambló
tanto su claror
Se convirtió en flor inclinada
por la manija de la puerta
Mis amigos
dejaron las espadas en sus vainas
y se fueron a la tierra de la nieve.

Nadie entre por esa puerta
mientras dure la vida. 


*





Poemas de Ioana Trica, traducidos por François Szabo:

Alguien ajeno

Alguien ajeno hechiza
mi tiempo
alguien ajeno humea mis miradas

me deslizo por las noches calientes
hasta el olvido
hasta que olvide que existo

miro tras las ventanas del tiempo
alguien ajeno mira por mi

salgo la cabeza bajo el canal de la noche
a buscar mi estrella

es una estrella blanca
en una nebulosa forastera

de otro cielo
de otro universo

alguien ajeno escribe ese poema
alguien ajeno borra mis recuerdos
que debía tener

en otro cielo
en otro universo.


Mi patria feliz

Mi patria feliz
y su imagen celebrada
esos últimos tiempos
yéndose
hacia una meta indefinida

La imagen cantada
largamente vacilante de mi patria
se desmorona sola
en miles de astillas
y cada uno de nosotros
lleva una en su alma.



Hombres solos

Hombres solos
de madera de fresno, de madera de morera
vuelven a la lengua materna del mundo

bajo el primero y el ultimo cielo
con miradas llenas de la luz del sol poniente
y de la luz  de la alba seca

hombres de mayo
hombres de junio

luminosos / transparentes / solitarios
bajan en silencio hacia
las fuentes primitivas.



Como un dolor rechazado

Esa mujer, si está,
como un dolor rechazado

era la música
el sueño el silencio 

ella dormía
en sus sueños como
el serpiente de la casa

envuelta en el amor, incomprendida
como la muerte.


Las islas de la noche

Las islas de la noche
dibujan contornos blancos
a la desesperanza
hasta muy tarde
hasta ese punto en donde
las aguas se secan
y el alejamiento se enciende
como arenas amargas
en el viento.



La belleza vencida del poema la noche

La belleza vencida del poema la noche
como una estatua al centro del mar
centelleando ligeramente bajo la lluvia de los rayos

me recuerda
esa noche extraña calma y nevada
sin límites y sin hora cortadas
de un tiempo blanco

ningún hombre
solo un pájaro dibujando su perfil de noche…

estaba en un golfo calmo y lleno de luz
de donde el negro se levantaba

y una otra manera de mirar mientras
los blancos y los altos alveolos del cielo
como por enormes y profundas conchas.



El rey de los pájaros

A Attar, poeta persa del siglo XIII


Rodeado de su propia luz
Duerme Simurg
Rey de tres mundos :
Del fuego del aire y de los pájaros

Rey del sol de mediodía
del sol de medianoche
del reino de ninguna parte
y de cualquier parte

Sus alas gigantes
a través mis cielos

me dejan un único lugar
para mirar
la danza redonda del tiempo
y de mi estación

Cubierto de su ala de luz
duerme Simurg
rey y pájaro de tres mundos  :
del fuego del aire y de la gente

Así duerme
Simurg – Señor
del último cielo.



Crepúsculos

Sobre los jardines salvajes se caen
gigantes crepúsculos

Sabor a ceniza en hierbas
del oro y del brasero –

Un mar de sombras se va al
archipiélago de las grandes ciudades

Un mar movedizo de sombras y de espadas
espera en la oscuridad
una señal del Dios 
quien viene cabalgando una montaña.



La ilusión que seamos reales

Estado de relato otoñal
y ninguna imagen ninguna señal

que bajaremos en un amarillo 
luminiscente de cobre
en un cielo soterrano
con constelaciones decepcionantes

estado de relato otoñal y
la ilusión que seamos reales.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada