martes, 2 de febrero de 2016

ROBERT LAURENCE BINYON [18.055]


ROBERT LAURENCE BINYON

Poeta, dramaturgo y Académico. 
Robert Laurence Binyon nació en 1869 a un clérigo, Frederick Binyon y su esposa Mary Dockray. De acuerdo con los registros del censo, la Binyons trasladó de parroquia en parroquia durante la vida temprana de Binyon. Cuando era joven, asistió el Trinity College, Oxford, donde leyó Classics. Su talento como poeta también fue reconocida; en 1891 ganó el Premio Newdigate para la poesía.

A pesar de su talento literario, Binyon tomó un trabajo con el Departamento de Artes y Pinturas del Museo Británico y construyó una considerable experiencia en el área de arte oriental. Binyon no produjo simplemente poesía durante este tiempo, pero los catálogos y libros sobre arte oriental. Realiza una gira por América dando conferencias en 1912 y 1914, y de nuevo después de la guerra.

Binyon era cuáquero, y así podría haber evitado la guerra por acredite ser un objetor de conciencia. Además, en el momento de la guerra que estaba en sus cuarenta y tantos años, sin embargo, no obstante, fue a Francia como voluntario y trabajó como cuidar ordenada hospital para bajas francesas.

Después de la guerra él continuó trabajando en el Museo Británico. Publicó varias obras de teatro, así como seguir escribiendo poesía. Después de su retiro del Museo en 1933 fue nombrado Norton profesor de poesía en Harvard y luego tomó una posición en la Universidad de Atenas, antes de regresar a Gran Bretaña en 1941. Murió en 1943 y se conmemora en la esquina del poeta en la Abadía de Westminster el el monumento a los grandes poetas de la guerra.

Poeta e historiador del arte que consagró toda su carrera al Museo Británico, donde redactó estudios sobre arte holandés, británico y asiático. Publicó su primer poema a los 16 años y continuó escribiendo poesía el resto de su vida. El 21 de septiembre de 1914, poco después del estallido de la Primera Guerra Mundial, Binyon publicó en The Times, de Londres, lo que más tarde sería su poema más famoso, la elegía «Por los caídos». El poema, profético respecto de las inmensas pérdidas que sufriría Gran Bretaña en los siguientes cuatro años de guerra, luego fue musicalizado por sir Edward Elgar en su obra coral El espíritu de Inglaterra (1916-1917). Después de la guerra, en numerosas lápidas y cenotafios, se tallaron pasajes de «Por los caídos», que se recitaba con frecuencia en los servicios de Día del Recuerdo, en conmemoración a las bajas de Gran Bretaña durante la guerra: una práctica que continúa hasta la actualidad. Aquí se presenta Por los caídos, y otros poemas, un pequeño volumen publicado en 1917 que contiene tres de los poemas de Binyon en tiempos de guerra, «Por los caídos», «El cuarto de agosto» y «A las mujeres», acompañados de láminas. El libro es un destacado ejemplo de una colección de poesía de la Primera Guerra Mundial. Los tres poemas ya habían aparecido antes en una obra más larga, El bieldo: poemas sobre la Gran Guerra, que se publicó a finales de 1914.



Por los caídos, y otros poemas




POR LOS CAÍDOS

Con orgulloso agradecimiento, una madre por sus hijos
Llora a los muertos por Inglaterra más allá del mar
Carne de su carne fueron ellos, espíritu de su espíritu
Caídos a causa de la libertad
Solemnes, los tambores emocionan; Muerte augusta y regia.
Canta elevando el dolor hacia la eternidad
Hay música en medio de la desolación
Y una gloria que brilla sobre nuestras lágrimas.
Ellos fueron cantando hacia la batalla, y eran jóvenes,
Miembros erguidos, mirada clara, firme y radiante.
Eran leales hacia una meta con pocas posibilidades
Cayeron con sus caras hacia el enemigo
No envejecerán como nosotros que nos han dejado llegar a viejos
La edad no les pesará, ni los años les molestarán
En la puesta del sol y por la mañana les recordaremos
No se mezclarán con las risas de sus camaradas de nuevo
No se sentarán de nuevo a la mesa familiar
No tendrán un lugar en nuestra vida de cada día
Dormirán más allá de la espuma de Inglaterra
Pero donde están nuestros deseos y esperanzas profundas,
Frágiles como un manantial bajo tierra, escondidos de la vista;
Son conocidos en lo más profundo del corazón de su propia tierra
Como las estrellas son conocidas de la Noche
Las que brillarán cuando nos convirtamos en polvo
Desinflando hacia la llanura celestial
Como las estrellas que iluminan la hora de nuestra oscuridad
Hasta el fin, hasta el final, ellos permanecen

Traducción Ignacio Pemán Gavín




For The Fallen

With proud thanksgiving, a mother for her children,
England mourns for her dead across the sea.
Flesh of her flesh they were, spirit of her spirit,
Fallen in the cause of the free.
Solemn the drums thrill; Death august and royal
Sings sorrow up into immortal spheres,
There is music in the midst of desolation
And a glory that shines upon our tears.
They went with songs to the battle, they were young,
Straight of limb, true of eye, steady and aglow.
They were staunch to the end against odds uncounted;
They fell with their faces to the foe.
They shall grow not old, as we that are left grow old:
Age shall not weary them, nor the years contemn.
At the going down of the sun and in the morning
We will remember them.
They mingle not with their laughing comrades again;
They sit no more at familiar tables of home;
They have no lot in our labour of the day-time;
They sleep beyond England’s foam.
But where our desires are and our hopes profound,
Felt as a well-spring that is hidden from sight,
To the innermost heart of their own land they are known
As the stars are known to the Night;
The stars that shall be bright when we are dust,
Moving in marches upon the heavenly plain;
As the stars that are starry in the time of our darkness,
To the end, to the end, they remain.



PRISIONEROS

Camaradas en el riesgo y en el esfuerzo durante  tanto tiempo
Quienes han luchado en nombre del honor,
Esperaban (vivos o muertos) la gloria por recompensa
Y  flirteaban con el brillante Peligro por un beso excitante,
Reid, oh reíd a gusto, que nosotros hemos alcanzado todo esto!
Reid, oh reíd alto,   vosotros que hace tiempo
Encontrasteis la aventura con tan galante compañía!
Seguros en Stagnation, reíd, reíd  con amargura,
Mientras que sobre la más sucia  de las cloacas el Tiempo
transcurre
Deambulamos y nos podrimos, hasta que algo nos libere!
Reid como hombres viejos con atrofiados sentidos,
Inconscientes del presente, y de la futura muerte,
Asintiendo de forma tonta, junto a la cálida chimenea
Y sin ver  llama alguna,  sino solo en las incandescentes
Y parpadeantes (temblorosas) brasas, imágenes del pasado:
Como  ceniza finalmente ennegrecida

Traducción I. Pemán



PRISONERS

COMRADES of risk and rigour long ago
Who have done battle under honour’s name,
Hoped (living or shot down) some meed of fame,
And wooed bright Danger for a thrilling kiss, –
Laugh, oh laugh well, that we have come to this!
Laugh, oh laugh loud, all ye who long ago
Adventure found in gallant company!
Safe in Stagnation, laugh, laugh bitterly,
While on this filthiest backwater of Time’s flow
Drift we and rot, till something set us free!
Laugh like old men with senses atrophied,
Heeding no present, to the Future dead,
Nodding quite foolish by the warm fireside
And seeing no flame, but only in the red
And flickering embers, pictures of the past: –
Like a cinder fading black at last.






























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada