miércoles, 11 de noviembre de 2015

MARCO VALERIO REYES [17.449] Poeta de Guatemala


MARCO VALERIO REYES

Marco Valerio Reyes Cifuentes. Guatemala, 11 de febrero de  1978
Comparte su tiempo entre su vivienda de Atitlán y Cobán. 
Actualmente está trabajando en la tesis para graduarse de Licenciado en Letras de la Universidad San Carlos
Es coordinador de la Editorial artesanal Alambique, que funciona desde julio del 2009. Esta editorial publica a autores nacionales no muy reconocidos y las portadas de los libros están hechas de cartón

Libros publicados

-Claustrofilia, 2010 (Editorial Cultura, Guatemala)  Poesia
-Ajenjo, 2014 (Sin Tecomates Ediciones,Guatemala)  Poesia






Mis accesos de ingravidez
son cada vez más desnudos y abiertos de manos 
pero cada vez más infinitos

voy dando tumbos
contra el cielo y las orillas
de las puertas cerradas

mis palmas tapan mis oídos
para que las voces que me griten no entren
o si están adentro
no me abandonen

(Tomado de: Ajenjo)




Los días de lluvia
esos días como hordas de ratas mordiendo las manos 
salgo a la ventana
a ver pasar gente
como pasa y se pierde dios entre los dedos
orino hacia la calle
y saludo con amor sin esperar respuesta a mi sonrisa 
seguro piensan que soy loco
o sagrado

(Tomado de: Ajenjo)




Que seás un abanico de puertas 
volubles,
giratorio,
que una lleve muy dentro
y luego lejos
una, a otra y luego a todo lo que no sea yo ni me persiga en secreto 
otra, a donde se vaya
para poder poner en palabras
estos monstruos del tamaño de la incompletez

(Tomado de: Ajenjo)




Sin más opción
que ser humano
desde que supe que moriré 
y he sentido
el deseo agudo
de asesinar a alguien.

(Tomado de: Claustrofilia)




Camino
con la boca
llena de luciérnagas
y un planeta en el bolsillo 
por este sendero yuxtapuesto
donde existimos
porque discrepamos

(Tomado de: Claustrofilia)





EN TE PROMETO ANARQUÍA

Mis orgías
y mi tambor
para convertirte
en el animal que quiero ser
a cambio
de tus heces
y todos tus fluídos
para desnacer y talvez
convertirme en una cavidad
que se muerde la cola


*

Sólo a veces
sospechamos
el vértigo que se multiplica
debajo de nuestra sombra
por eso
no te prometo
más huesos
ni más verdades
de las que querrás aceptar
sino
una embriaguez
más grande que la inmortalidad



*

De otro agujero salgo siempre
a untar tus trucos en mi frente
a ya no saber
porque saber
me separa en partes desiguales
o casi desiguales
a esparcir mis órganos
por el camino

Otro sol sale siempre
y siempre lo miramos
hasta memorizarlo




____________



Cruzar antorchas
ella las tiene en el tiempo
corro buscando
siempre
hacemos por huir y ocultarnos
masturbarnos con furia
acumularnos contra vos
como si algo más que morir a tiempo
pudiera salvar



*

Las palabras chocan
contra la eternidad pequeña de la boca y sus fornicaciones
y se convierten en otras

la mano escribe esto
y jura que es mía
pero estoy seguro que miente y me odia
y que sólo logrará revolver la confusión hipocondríaca de mi ira



*

Deambulo
de un extremo al otro

vuelvo la mirada
para verme deambular de un extremo al otro



*

Volver a ser glándula
volver a ser gruta
como cuando cabíamos en alaridos
como cuando con vacío y apetitos
estábamos preñados



*

La espera es una legumbre
que se cree escalera y sombra
que se cree legumbre
que se cree escalera de brevedad alada
que se cree legumbre dada al diablo
que se cree escalera con pene y homicida de sí misma
que se cree legumbre levitante
y en el medio
vos y yo
estirándonos para alcanzar
el aire suficiente para seguir respirando
nosotros
anidando bien adentro de tu cuerpo
que nos creemos no muertos



*

¿Sentís
cuando el mundo muere un poco?
olvida perseguirse
y las cosas casi se salen de sí
y con ellas pierde el paso
este flautista que flota frente a mi pecho
y aunque ahora rehúsa mirarme a los ojos
en su momento saldrá de la habitación
tocará
y yo avanzaré hasta la puerta
en un trayecto de siglos
cargado de retornos eternos y antiespermas
y sabré bien reconocerlo
porque tiene una tríada humaniode en la mirada
y las manos inmunes

sin mover un dedo
nos besaremos desde el fondo de nuestro vaso de cerveza
y lo pondré al tanto de lo que ha pasado
desde la última vez que vino
le contaré que la serenidad
es una megalómana desmemoriada la muy mierda
que nunca estudia sus líneas
y nunca está donde debe
que el tiempo se queda atorado
no sé dónde
y al llegar aquí
me encuentra
haciendo planes para anoche
o memorizando lo que leí mañana

él me contará cómo va la vida
/quién mejor para saberlo/
me dirá que es más fácil
inventar una verdad que una mentira
lo sé
con sonrisa
y que… esperá
ya vuelvo
alguien salió
y ahora toca la puerta








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada