jueves, 26 de noviembre de 2015

JORGE AMPUERO [17.621] Poeta de Perú


Jorge Ampuero

Satipo, Perú. 1977. Realizó estudios de periodismo en una universidad limeña, carrera que más tarde abandonó para seguir un derrotero autodidacta. Cuenta además con otros estudios en el espacio de la teología, escatología, homilética y apologética. En 1991 obtuvó el primer premio en el '1”Concurso Nacional de Poesía César Vallejo”. -Actualmente sobrevive en Lima. 



Epistolario

Nunca dirás
que son apócrifas
mis cartas
la oscura tinta
derramada
y todas
las lágrimas
que te he escrito
y firmado
desgarrando
los papeles
con la sangre
en la mano.




Del ayer y otras muertes

Nunca pensé
que tu voz se apagaría
para empezar a escucharte
escarbada en otros vientos
encendida entre las grietas
disonantes del dolor
reconociendo mi mortal necesidad
de tu existencia
tampoco presentí el extravío
tramado por el desierto
las amputaciones
el espasmo
ni la urgencia de alguna lluvia
que borre las pisadas
y deshaga el silencio
que enturbia la página
de los ruidos que no escribo
mientras salgo yo a buscarte
a resucitarte en otros cuerpos
en todos los fantasmas
del ayer
inútilmente
siempre creí que la muerte
era algo que solo le pasa
a los demás
sin embargo ahora
empiezo a morir contigo
tantas veces.



EXORDIO DEL CAMINANTE

No basta
con iniciar
el viaje
y la búsqueda
porque
es posible
andar
y perderte
por cualquier
camino
si realmente
no sabes
adónde
vas.



ADÁN

Sólo soy un hombre
mi mujer fue a recoger frutos del huerto
y no regresa
entre el impasible musgo
de las piedras y los helechos
hasta las sombras del inolvidable olvido
descubro los albores
de la primitiva aurora
todo esto que es demasiado nuevo para mí
que transcurre como una lenta
e inexplicable ceremonia
mientras ella demora y tengo hambre
y hoy no quiero comer hongos
tú sabes que aún no termino
de ponerle un nombre a todas las cosas.



MADRIGUERA

Todas partes es aquí
precipicio profanado por el grito
donde hondo muerde nadie
erosionando mi pétreo lodo y los destiempos
donde ahora sólo hay tigres en medio de pájaros que huyen.



VIVERO

Creces como lluvia interna
que se pierde en mi cuerpo
inundas con tu interminable nombre
la bestia extraña de mi corazón
los muros y los túneles
porque te haces lodo en mi pecho
y te pudres en mi cráneo
clamando entre mis pensamientos
y ya no puedo espantar las moscas
tu sombra busca mi sangre
mutila mis sueños
como un cuchillo que me abre
y escupe sus alas de murciélago
en los vacíos insanos
entre lo agrio y salobre
donde me enturbias y me escarbo
hasta las médulas
y entras en mí en la llaga y el óxido
en la carne viva del tiempo.



INTIMIDAD 

Te abres en mí
como una lenta profecía
y entre mis manos
la flor salvaje
de tu cuerpo
es una fruta
iluminada.


LEJANÍAS

Tu recuerdo cuece todavía
los huesos y raíces donde llueves
y tocarte
es apretar el gatillo
y empezar a dispararle al tiempo.

     

CAVERNAS

Guardaría bajo mis sábanas
lo que me queda de tus frágiles vértebras
el remanente de tu voz esparcida entre mis restos
echando lava o espuma por mis cráteres
como una intensa marea pétrea
que calcina las murallas
hasta romper en mí la suficiente orilla
donde suelo creer que tú despertarás.



TACTO

Puedes abrir o cerrar 
las etéreas alas de tus ojos 
y sumergirte en el rumbo 
que va quizá a ninguna parte 
y pueda sentir tu fauna traficar 
la espiral de mis venas 
hiriendo conmigo la discontinua aridez 
del inédito vacío 
el oscuro resplandor de esta página 
por cuyos muslos accedes 
deletreando pedazos hacia dentro 
alborotando mariposas 
iniciando la barbarie 
humedecida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada