jueves, 26 de noviembre de 2015

RENATO PACHAS [17.620] Poeta de Perú


Renato Pachas 

(Chincha, Perú 1976)

Estudió Lengua y Literatura en el Pedagógico Melchorita Saravia. Ha publicado su libro de poesía Noche alternativa de ogros (2013) y también es autor del libro de Razonamiento Verbal Vocabulario Básico.

Es ganador de los juegos florales Manuel Miguel de Priego Chacón(2003) y ocupó el segundo lugar en el concurso de poesía negra en Chincha ( 2009). Perteneció al círculo literario Horfandía y es fundador del también círculo literario “Poemios de Mila” con quien organiza recitales y festivales en la selva peruana. 

En la actualidad reside hermosa y calurosa ciudad en Pucallpa, donde ejerce la docencia en colegios y academias preuniversitarias. Allí, con la brisa del Ucayali refresca su mente, para sobrevivir a los monstruos que le aquejan.



NAERMI   LOPGUE  CLEO

Cuando era niño lamí el Sol y apague su núcleo en mi boca 
también ahogué el verano en un vaso con piedras raras 
el calor se fue 
y el verano murió como las hojas que se pierden en el vacío de la noche 
por eso siento mucho frío en los días solares 
y en los años solares 
y en los pensamientos solares… 
Antes de cumplir los 15 años mi vida era una hermosa melodía 
destinada a sumergirse en el Ganges junto a Guns N' Roses 
mi padre y mi madre eran dos constelaciones 
que se unieron en mi sangre para dar origen al Universo 
aquel Universo era un pequeño tren saliendo de la página B45 
del primer libro llamado “Las estaciones perdidas en la Red”
Al final del libro encontré mi casa en una habitación 
en un cuarto oscuro, muy oscuro 
todos dormíamos allí: Otaner, Ila, Ovat, Otimar
Era nuestra habitación una sola cama 
donde nuestros nombres se enredaban con los sueños de papá y mamá 
nuestro mundo se centraba en un colchón de paja 
donde aprendimos a masturbarnos y a nadar a la orilla de nuestros miedos 
En el segundo libro llamado: “Los días de un mouse” 
Mi casa era una manzana podrida hundiéndose en el silencio del bosque 
la manzana podrida hundiéndose en el silencio del bosque 
eran dos gatos que maullaban desde el fondo de mi Laptop 
los dos gatos que maullaban desde el fondo de mi Laptop 
eran las voces de los caídos en las guerras de las galaxias 
las voces de los caídos en las guerras de las galaxias 
eran 100 000 espermatozoides buscando un óvulo para vivir 
los 100 000 espermatozoides  buscando un óvulo para vivir 
eran los nombres de Dios en todas las religiones del mundo 
y todas las religiones del mundo 
se comprimían en un gusano asustado, que era yo 
A esa edad mis ojos eran dos puntos violentos 
que penetraban la piel de la tierra 
y mis palabras eran pequeñas historias
dentro de una caja de muñecas que solo abría los sábados 
para bañarme en su inocencia 
A esa edad yo no había ganado a nadie
por eso estoy aquí 



A M P U C H E

Amanece en Pucallpa 
y la noche arrastra las últimas letras de esta oscura cama 
Hay silencio en las sábanas 
solo se oye el ronquido de algún viejo televisor 
que se va perdiendo en lo inmenso del cuarto 
los ojos de la mañana se asoman por las ventanas 
para despertar a las aves 
ellas regresan desde alguna vieja lupuna que aun duerme en el denso bosque 
aun allí, permanece abrigada por las hojas 
sus sueños anuncian la llegada de algún visitante nocturno 
los primeros rayos del sol tocan su piel 
ahora es  difícil ser más frágil al calor 
Amanece en Pucallpa 
aquí amanece de verdad 
Pucallpa es un planeta verde 
yo lo descubrí 
Aquí sembré un poema 
y le salieron hojas 





Ciudad de los Niños

Ser un país en medio del desierto.
Ser una ciudad en un país extinto que rasga de a pocos
sus trapos en quechua, para pituquearse y metamorfosearse
en algo que no es país.
-Un lugar-
Lugar desconocido todos los desiertos
y los montes bravos asemejan.
Volcán que eructa y que escribe con la lengua
garganta que escupe cansada y vidrios que hablan tonterías.
País de sueños, que aún despiertos
despiertan a los noctámbulos de sus pesadillas.
Noche que arde y enfría recuerdos de la infancia.
Niño que nace a los 4 años,
niña de barro y otra de madera en Popol Vuh.
Ciudad que arde y no me he quemado
debajo desagües y ratas de piedra,
arriba mujeres y hombres que caminan
que huyen de los cerros y de los ríos
que huyen de sus nombres
que llevan medio día en sudor
y rompen el suelo con sus pies.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada