domingo, 22 de noviembre de 2015

ANTONIO GOICOCHEA CRUZADO [17.576] Poeta de Perú


Antonio Goicochea Cruzado 

(San Miguel de Pallaques - Cajamarca, Perú 1946)

Tiene publicados los libros: Paideia (poesía y narrativa, sobre niños y para niños) Quisiera hacer de ti (poesía), Cantata a San Miguel (poesía y narrativa dedicada a su pueblo natal), Elegía a un poeta, (poesía), Teluria y ensueños (poesía y narrativa).

Forma parte de la APECAJ (Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca) y de CADELPO (Casa del Poeta de Cajamarca). Es secretario ejecutivo de APLIJ-CAJAMARCA, preside APESAM (Asociación Provincial de Escritores de San Miguel de Cajamarca). Ha recibido reconocimientos del INC, del Gobierno Regional, de los Municipios de Hualgayoc, Cajamarca, Shirac y San de Cajamarca.

Ha participado en certámenes de poesía en Perú y en Ecuador. Ha presidido la comisión organizadora de los Encuentros de Poetas y Escritores de San Miguel (I, II y III, 2913, 2014 y 2015).


UNA SEÑA

Si una seña
me dieras,
yo volviera

y mis noches
dejarían
la soledad
y el silencio
de alma en orfandad,


ya no vagaría
mi mente
por senderos prohibidos
ni estrujarían
mis manos
deseos contenidos,

si me dieras una seña
y yo volviera...
a tus oídos,
qué de susurros
no llenaría...
y qué mullido
tálamo
albergaría nuestros quereres;
enraizado a ti
en un tiempo
sin omega
¡que pasiones
escondidas
en él atizaríamos
ahogando gemidos
en fogaradas,
en vaivenes,
en clímax a borbotones,
en quietudes...!

¡Ah, si una seña tú me dieras...!


QUISIERA

Quisiera
hacer de ti
la almohada
en que descansen
mis pasiones.

Quisiera,
con eterna monotonía
de susurros,
tus oídos acariciar.

Quisiera, libidinoso,
con fálica turgencia,
dolorosa,
tus húmedas entrañas
hurgar.

Quisiera,
antropófago,
en el sumun del placer,
boca a boca,
tus felínicos gemidos
ahogar.

Quisiera,
olvidándonos del tiempo
-virtual eternidad-
en la cima
de orgásmico estertor,
jadeantes
sublime paroxismo,
al unísono alcanzar.

Quisiera,
galopa, galopando,
galopar...
hasta que
no subyazga en los dos
infinitesimal
partícula de deseo.

¿Cuándo,
juntos en el fuego
de nuestras pasiones,

arderemos?


NO VENDERÁN MI ESCUELA

Mi escuelita fue fundada
en tiempo de mis abuelos;
por el pueblo celebrada
con palmas y con pañuelos.

Mis abuelos y mis padres
y mucha gente del pueblo
levantaron desde el suelo
sus cimientos y paredes.

Mi escuelita pertenece
a todos los que lucharon
y su mano encallecieron
para no embrutecerse.

Los que quisieron venderla
por lucro al mejor postor
son gente de mente rala
que adulan al dictador.

En mi escuela yo aprendí
a defender mis derechos
y defenderla escogí
desde su planta a sus techos.

No venderán mi escuela,
¡No! y ¡No! podrán venderla,
porque no puede venderse
lo que al pueblo pertenece.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada