lunes, 30 de noviembre de 2015

JOSÉ DIEZ SALAZAR (Atawallpac) [17.646] Poeta de Perú


JOSÉ DIEZ SALAZAR (Atawallpac)

José Miguel Diez Salazar con el seudónimo de «Atawallpac» nació en Chiclayo, Perú, el 16 de marzo de 1948.

Estudió bellas artes en su ciudad natal; y en los juegos florales de poesía obtuvo una mención honrosa en 1968, con su poemario: Extranjera mía. En el 70 participó en el movimiento Hora Zero de Lima al lado de Feliciano Mejía, J Pimentel, J Ramírez Ruiz, E Verástegui, Isaac Rupay, etc. Dio recitales en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, La Católica, Educación y en la biblioteca Nacional. Su poesía estuvo ambientada en los primeros años dentro de la temática social-humanista. Al salir hacia Europa encontró nuevas fuentes lingüísticas y temas para su creacionísmo; elaborando gamas diferentes de lenguaje y movimiento. Tiene escritos unos pequeños libros de poesía, como: Los Jardines de Iradios, La Máscara de tus Dioses, Brújula del Tiempo, Palabras en el Fuego, etc. Aparte de su trabajo literario, también es conocido como pintor y dibujante bajo el seudónimo de: Atawallpac, habiendo expuesto en diferentes galerías europeas; en Cefral-París, Instituto hispano Catalán-Barcelona, en Hilversum; Amsterdam, en la sala del Volkskrant, Holanda. Se le dio el primer premio y reconocimiento en Europa a su afiche sobre los derechos humanos del Perú y América latina.

Trayectoria literaria

1968 Juegos Florales en Lambayeque-mención honrosa con Extranjera Mía, jurado M. Florian, P. Guevara etc.
1970 Recitales: Universidad La Católica Lima Universidad La Cantuta y biblioteca nacional Universidad Pedro Ruiz Gallo Lima
1970-73 Miembro del movimiento HORA ZERO
1985 Paris: premio al mejor poster sobre los derechos humanos publicado en diarios Europeos.
1990 Libro de poesía: Homenaje 1990
1991 Participante en el concurso Loewe: Melodías del Éxodo; integrado por Octavio Paz- Madrid, España
1995 Poemas: Palabras en el Fuego
1998 Poemario: Los Jardines de Iradios,
2003 La Máscara de tus Dioses
2004 Las Musas de los Horrores.
2007 Iradios y los infiernos de la Humanidad.



LA VOZ PRESENTE

Ya sin golpes ya sin penas
el camino fue muy duro
olvidando por apuro
los dolores y condenas.

a Julio Carmona
a Martin Fierro


Estos versos que escuchas
es sobre una conquista
y las historias son muchas
y es muy poca la escrita.
Al norte de nuestra tierra
les hicieron reservados,
los postraron como fieras
quedando crucificados.
Rompieron toda su historia
forma de ser castigado,
pero nunca la memoria
se olvidará del pasado.
Tiene su débil mirada
infinitos horizontes.
Águila triste, callada
que vuela solo en el monte.
La tierra ya no resiste
la forma que es explotada,
pero el colono persiste
hasta que no quede nada.
Con esos ojos azules
que brillan como luceros
más parecen abedules
en la boca del infierno.
Solo sé que nada sé
y de esto nada saben
como usted bien lo ve
sólo maldad es la que traen.
La Luna fue conquistada
por naves tan poderosas
y con antenas llenadas
la inspiración luminosa.
Todo el mundo es importante
con un móvil en la mano,
es la histeria la causante
la tragedia del engaño.
El vivir tan agitado
sólo piensan con rapidez,
por eso van angustiados
mirando todo al revés.
Yo te alerto amigo mío
de cuidarse en lo mejor
las aguas que trae el rio
no es seguro ni el peor.
El amor es una mezcla
por la gran pigmentación.
Recuérdate de éstas letras
que escribo de corazón.


HADA AMOROSA

Déjame beber tus visiones
¡Oh hada maravilla!
Mis aventuras fueron vertiginosas,
abiertas para los templos de locura
y los templos de la dicha.
Estirado en las tardes
sobre la hierba seca,
el Sol del verano achicharraba
la piel, las comarcas ausentes.
Parecía un felino sediento
de mirada seductora,
las jóvenes morían
en la espesura
del tiempo.
No pude arrancar de ti
la imaginación extrema.
Se agolpaban los hombres.
La calle era un cordón de acero
en cuya lápida
estuvo escrita mi condena.
A donde iría sin ti
¡Oh hada maravilla!
Desconocido y triste
en un andar lejano.
La eternidad se evapora
en esta vida de nadie.
Sólo abundan los pozos
de la desolación.
No quiero ser poeta
soñando estrellas muertas,
ni quiero ser en tu alma
la última canción.

Fuente: El diario de un cabo




FIESTA, SABOR Y LOCURA

La fiesta capitalista se ha llenado de burbujas.
De orquestas populosas en las calles y en los puertos,
con el ruido metálico de sus portaaviones enterprise
de última generación.

Los parques están ausentes de pájaros cantores.
La flores ya no huelen con fragancia desde que tienen
muerto los perfume naturales.
 
Desde lejos todo se ve maravilloso.
Las casas, los edificios, la ciudad, la alegría, las luces.
Las muchachas se adormecen como un poderoso
barbitúrico, cuando les depositan el deseo solamente
salvaje.

¡Estalla! Y su felicidad es un longines tres estrellas.

O se arrebata y se arroja desde la fortaleza más alta
precipitándose a las profundidades del olvido.
Ante ese infinito de perturbación enloquece.

La fiesta capitalista se ha llenado de sorpresas
en el largo camino de la industria existencial.

Las ofertas son numerosas, la carnicería innumerable
y el canibalismo profesional en su historia.
Ellos son un misterio en las cuentas públicas
o en las finanzas de sus mercados, sobre todo,
cuando se infectan los presupuesto de las compañías
y se pudren.

Entonces, el rock suena toda la noche, el blue se convierte
en melodía infecto contagiosa languideciendo
entre escalofríos y estertores.
La fiesta sube de temperatura y las calles amanecen
machacadas de ron y coca cola.

Entonces, las vaginas son peculiares y carnívoras
que solicitan asilo humanitario a su desolación,
porque carecen de afectos sentimentales
y es carnada pública para el placer y el jolgorio,
sí señor.

En esas pomposas fiestas, los neutrones, esos bichos
microscópicos cómo pueden ser tan destructores.
En estado latente son inofensivos mientras
no sean manipulados.
Si los despiertan son temibles y peligrosos.

Por eso nació el pacifismo en el siglo pasado.
Pero las fiestas capitalistas se han llenado de protones
y ciclotrones, con helio 4 y nitrógeno 14.

Desde su uso en el '45, ha dado la vuelta al mundo
cargando su cruz electrónica en las cruzadas anglo-
sajonas contra los ejes del mal.

De esa primera caída, el intenso calor deforma
los cuerpos y las radiaciones perfeccionan
la inteligencia y la crueldad del conocimiento,
en las aventuras de la industria y la competición.
Cuando explotó el hongo nuclear se veía los rostros
dulces y emocionados de la guardia tocando
la radioactividad.

Por eso son macabros, por eso son enfermos.
Del coco lógicamente.
Tienen sentenciada a la justicia. A la razón amordazada.
Los valores divididos. La libertad martirizada. La utopía
en silla de ruedas y la democracia corrupta todos los días.

Hasta que todos no estén sometidos a las tiranías
de la voluntad industrial y al chip hedonista
de sus computadoras, no habrá paz.

Entonces nuestras vidas serán de plástico y el robot
nuestro jefe y consejero espiritual.

El corazón será una fiera domesticada durmiendo
en el hostal de las galaxias de mala muerte.
Será el amor capitalista controlando los salarios injustos
que nos corresponda.
Y ya no pensarás en la muerte, en la llegada del último
otoño ni en la caída misma de los propios salvajes.

 

ORGÍA CELESTIAL

El Mundo y siete mil millones de cerebros en estampida.

Los refugios atómicos resplandecen ante la salvación
divina y creadora, en los condados de york y nueva
Inglaterra.
 
Se disfruta por la supuesta victoria química de los átomos
contra los ángeles cibernéticos más allá de la ionosfera.
La basura comercial es el paradigma de lo eficaz
y macabro del asunto.

Dispone el infierno espacial de modernos ingredientes
con sus industrias electrotóxicas y te maquilla las neuronas
en los salones de belleza con toda la destreza artificial.
 
Las técnicas del negocio contaminan, estrangulan
y destrozan los sentimientos humanos, desde que este
infierno se hizo espiritualmente inhumano.

Los valores fueron procesados por la radio, los libros
y la televisión, y por los genios del habla con el discurso
de los homeros comerciales, predicando que ...las leyes
de la vida son las leyes del consumo.

Los pacientes del capitalismo esperan en la sala
de los psiquiátricos un salvo conducto para huir de los
paraísos oscuros de la esquizofrenia, y no me sorprende.
 
Reyes y reinas del colonialismo todavía piensan en una
salud de hierro, con una vida interminable de rentas
y de robos mundiales.
 
Querían condenar mi voluntad a la terrible guillotina
de la automatización.
Querían lograrlo cada año y cada año fracasaron.

La muerte del planeta será precisamente el refugio
que idealizaron los hidrópicos treponemas del pensamiento
ideológico.
 
Desde el Canadá hasta Australia el nuevo caos capitalista
es locura industrial ilimitada.
Estamos procesados en esta maquinaria estomacal
que los volcanes del crimen saltan por los aires.

Siete mil millones de cerebros y muchos más sobre
la inmensa parrilla de las ciudades bancarias, asando
las esperanzas de la humanidad bajo el nombre
alucinatorio de...los sueños del siglo XXI, el sueño
predominante de la actualidad.



EL AMOR

El amor sin garantía
camina sobre pantanos
donde se hunden las manos
y también la poesía.
Esa es la forma fría
cuando el alma se congela.
La mente turbia desvela
la crueldad de los sentidos
malsanos y pervertidos
en escritos de novela.

Son bestiales criaturas
para mostrar la carnada
y la maldad coronada
por beatos y por curas
donde expresan las locuras
de sus santas represiones.
Con la fuerza de leones
la lujuria es desatada
por la perversa manada
de sus alucinaciones.

El destino coherente
no es modelo de vida.
En este tiempo suicida
todo cruza de repente.
El acto impunemente
es la que marca la hora,
en el alma sólo aflora
esas turbias pesadillas
donde cae de rodillas
el que sufre y el que llora.


HOMENAJE A LOS SEDUCTORES 

Échame tu fanfarria compañero. 
También me quiero divertir con este siglo 
que lleva mil máscaras de acero. 

Quiero arder de hermosura y ver a dónde 
llega, cuál estancia de placer me corresponde. 

Necesito el talento de una diva silenciosa 
cuyos ojos vuelen como un pájaro 
divino, tocando el arcoiris de mis ansias. 



JOSÉ DIEZ, EL POETA ILUMINADO 
Por ALBERTO COLÁN

¨ LOS POETAS SUFRIMOS ARRESTOS/ DOMICILIARIOS/ POR TRABAJOS FORZADOS CON LA POESÍA.¨ (Detonador orbital).


¨Y entre un poeta imbécil y un indiferente/ Yo elijo al maldito. / No porque se corte las venas para que brote poesía sino para que fluya/ la rebeldía de todo lenguaje.¨ (El español en la práctica). 

El poeta y artista José Diez (Chiclayo, 1948), veterano miembro del movimiento Hora Zero, estuvo entre nosotros. Pasó algunos días intensos, en compañía de sus pares y amigos: los Poetas, Jorge Pimentel, Enrique Verástegui, Bernardo Álvarez, Armando Arteaga, y quien escribe estas líneas; con quienes, no se veía en mucho tiempo; desde su ya lejana partida a Europa, a mediados de los 70´s. De igual modo, departió con los miembros del GEP: Los escritores, Jorge Luis Roncal y José Zumayta.

Mucha agua y vida, intensa y febril, ha corrido bajo los puentes. Tanto, allá, en España, Francia, u Holanda, donde ha vivido y sufrido. Casi, tanto como nosotros, acá en nuestra atormentada patria. Nos quedó chico el tiempo, para resumir tanta vida en unas cuantas, demasiadas anécdotas, que serían motivo de una serie de libros; que llevarían el epígrafe: continuará. Pero, ¨ ¡Lo vivido y lo bailado, no nos lo quita nadie!¨.
Es bueno saber, que el poeta y dibujante ¨Pepe Diez¨, entre sus íntimos; es un reconocido chamán: Atawallpac, es su nombre de combate en las lides espirituales. Este chamán de la palabra, vino acompañado de su esposa. Una bruja blanca, que lo sacó de ¨la mala vida¨ de poeta y artista sudamericano. Es ella misma, quien parece inspirar, el motivo de estos versos.
¨Sobre la extrema felicidad de tus ojos/ saltan sobre el reino de las musas/ la chispa nuclear y ardiente de tus besos. // Eres el extremo feliz. / La piel donde se estremecen mis latidos y/ erosionan su sensualidad.// Toda la redondez simétrica que llevas/ cincelada por los autores de tu estirpe/ es el conocimiento visto/ en las ninfas de Sandro Botticelli.¨ (Amor nuclear).

Ya, desde los lejanos días (ayer nomás), de los 70´s; Pepe Diez, junto a Juan Ramírez, mostraba sus dotes de nigromante, hacedor de milagros, para poder sobrevivir. Por aquel entonces, vivíamos en una comuna del Jr. Huancavelica; alimentándonos del sol y el aire; como las plantas. Devorábamos libros y digeríamos poesía. Éramos, unos bichos ¨felices e indocumentados¨ (G. Márquez); porque, éramos jóvenes; bellos a nuestro modo. Y las chicas, nos amaban.

Pepe Diez: el chamán Atawallpac. Hace, todavía, verdaderos milagros: Vive en Amsterdam, hace ¡40 años!; que ya es decir mucho. Sin saber holandés (¡Que increíble!) Más, aun, es uno de los pocos latinoamericanos que pertenece al Sindicato de Artistas Holandeses. Y, por si fuera poco, recibe una pensión del Estado holandés, por el sólo hecho de ser poeta y artista (!!)

Algo inconcebible, en nuestro mezquino medio; considerado una herejía, por nuestras máximas autoridades; para quienes la lógica, es que el artista, primero, se muera de hambre; o baile con su pañuelo. Aquí, las principales autoridades, sólo acuden para la foto; cuando el artista hace noticia por haber recibido un galardón importante, o cuando estira la pata.
José Diez, ha invertido todo su capital en Europa: 40 años de lucha; que no es poca cosa. Le ha costado, mil y un sacrificios; luchando a puño limpio, para ser reconocido. Aguantando de pie los golpes de la vida; como los guapos; para ganar por cansancio.

Su regreso a Amsterdam, nos entristece; pero, sabemos que contamos con él. Y, auguramos que muy pronto contaremos con un Centro Cultural Peruano- Holandés y una revista, bajo su conducción. Nos deja a cambio, aparte de muchas anécdotas, recuerdos, nostalgias, y un par de libros de su reciente cosecha. El imperio del mundo, y Los jardines de iradios; prosa y poesía, respectivamente. Libros filudos, cortantes; como cuchillos.

En Los jardines de Iradios, ¨el verbo se hizo carne…¨ y las visiones apocalípticas, se suceden una a una; dejando poco espacio a la ternura amorosa.

¨No huirás de éstas palabras vertiginosas / impactadas de locura sobre una generación / enloquecida e indiferente.// No seré condenado por los autores de la / decadencia y de la destrucción que impusieron / en los hombres una vida improvisada / y sin fundamentos. / Los pueblos fueron arrojados a las fosas / de la desesperación y de la muerte para / satisfacer los caprichosos instintos / de la guerra. // Los cielos se van transformando en alas / gigantescas de guerreros nucleares / y devastadores que predicen el futuro camino / de la humanidad y del universo.¨ (Elegía póstuma).

¨Tú, me viste y no me viste. Tocaste mis manos / y los llenaste de olvido alucinando a bajas / temperaturas mis visiones predilectas. / Ahora te digo que soy el poeta que se amamanta / con el fuego del Apocalipsis…¨.

Para, más adelante, aclararnos acerca del extraño nombre que acompaña a uno de sus libros, y a la misión que compete al poeta, como demiurgo.
¨IRADIOS sabe que soy una receta mágica. / Él es la IRA DE DIOS / y yo soy el dios de Iradios¨ (Serenata del ermitaño).

En ambos libros, la épica campea. Se despacha a sus anchas, contra todos los males del mundo. Uniendo prosa y poesía. Ilustrándola con sus propios dibujos; diseña y retrata la realidad, en toda su angustiante crudeza. Vivimos en un mundo de locura y pesadilla; nos dice. Expresando su angustia, rabia y dolor, por todos los males del mundo causado por las trasnacionales del capitalismo salvaje que nos sojuzgan. Prosa alucinada, rebelde; poesía, de denuncia social. Subversiva, al modelo que no han impuesto.

¨ERES LA PERFECCIÓN INFECCIOSA / DE NUESTRO SIGLO. // Tu maquiavelismo está creando nidos militares / en el espacio contaminando / de escudos antimisiles la pureza del oxígeno / e hidrógeno, chip neurótico (…) Tienes la mala costumbre de inducir / naciones hacia el desarrollo / luego llevarlos a la trampa (…) Los designaste para ser los esclavos / del planeta y condenarlos a / los secuestros de explotación y miseria / por las transnacionales; que a su vez están / subordinadas a las monarquías imperialistas y autárquicas.¨ (Chip neurótico).

Poesía cruda, visceral; idónea para remecer la conciencia, de los nuevos tiempos.

Haciendo uso de una prosa libre, libre de retórica; de modos y trucos literarios; que por momentos nos trae reminiscencias de lecturas afines: el Aullido de Ginsberg; o, del Nova Express, de Borrougs. También de los Salmos, de Cardenal; y de Tromba de Agosto, de Jorge Pimentel. Con esas armas, que no son pocas; José Diez, Atawallpac, se lanza al ruedo; como los toreros: ¡A matar o morir!

¨Porque simbolizas a un águila desorbitada / y enferma mostrando los filudos misiles / de precisión que escondes en tus garras, Ok. / Porque son tus préstamos el manjar para endeudar / hasta la demencia PAÍSES que se queman / en el horno de tus grilles comerciales, Ok (…) Que eres autopista, ascensor, navío / cazabombardero Rambo del orden y marica / transformado de Edipo heterosexual en las lejanas / tierras de Indianápolis, Arkansas,/ Massachusetts o Nebraska // Te persigues. Hay destellos en tu mirada / -rayitos infrarrojos al estilo Superman-/ Porque tu estilo de vida se caerá igual que la / manzana de Newton y te harás trizas / con un vulgar Neutrón, Ok.¨ (Detonador orbital).

Haciendo uso de una técnica expresionista, hiperrealista por momentos. Y, una prosa exacerbada, adecuada para denunciar la impotencia de saberse víctima de un plan siniestro. Un plan de exterminio, dictado por las potencias imperialistas (los EE.UU., y el Reino Unido), para eliminarnos a los países pobres; y adueñarse del mundo, con todas sus riquezas naturales. El poeta, pregunta.

¨Hasta cuándo terminarán las ofertas / de tus crímenes, chip neurótico. / Tus sabotajes planificados en América Latina / inoculando esterilidad entre las razas / abandonadas de la AMAZONÍA.// Arpía devastadora, bicéfala y asesina. / Nos has condenado a tu repugnante estilo / Mc Donald. A las artes de educar traidores / en tus programas / Mc Namara del divisionismo. / A las nuevas enfermedades basadas en la alta / tecnología de rendimiento y exterminio como el Sida, Ébola, Hepatitis C y todas / las que vendrán en camino.¨
Y, él mismo se responde, a continuación.

¨Basta que un día los representantes de las / Naciones sepan darte la espalda / y tus oraciones maléficas / caerán una por una.¨ (Chip neurótico).

´Pero ya está llegando el tiempo para curar tus / pesadillas y romperte la cabeza / por Knock out, Ok.¨ (Detonador orbital).

Tal, es el mensaje de Los jardines de Iradios. Un mensaje optimista, a pesar de su aparente pesimismo. Libro que, es líbelo, panfleto y propaganda evangélico-político; que reúne himnos, cantos y plegarias místico-políticas. Visión apocalíptica, donde el poeta iluminado, José Diez ¨Atawallpac¨, nos anuncia el fin del mundo. El fin del mundo, de la violencia y la explotación, del más fuerte y poderoso. ¡Todo, es poesía!

ACG. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada