sábado, 7 de noviembre de 2015

ANTHONY DAVID MOODY [17.410]

                                                Foto de Walter Baumann 


Anthony David Moody

Poeta, académico y crítico literario inglés, A. David Moody es autor de dos volúmenes de poesía At the Antipodes: Homage to Paul Valéry (1982) y News Odes: The El Salvador Sequence (1984). Sus estudios de la obra de T.S. Eliot y Ezra Pound, así como su biografía literaria en tres volúmenes de este último, constituyen una referencia obligada en el campo de la literatura norteamericana del siglo XX.

Este poema constituye su recuerdo de Olga Rudge, la compañera de Ezra Pound, madre de su única hija, a la que David Moody acompañó en 1985 desde el Festival de Poesía de Cambridge al Congreso dedicado a la obra del poeta celebrado en Orono, Maine. Famosa violinista y musicóloga, Olga Rudge rescató numerosas partituras olvidadas de Vivaldi en la biblioteca de Turín y promovió su música. A su entusiasmo e investigación debemos el resurgimiento de la música del compositor italiano. Su amor por Pound sostuvo al poeta y a su familia a lo largo de los años en sus momentos más difíciles, sobre todo durante su detención en Pisa en 1945 y en los trece años en St. Elizabeths Hospital en Washington, así como en los años posteriores a su liberación, en los que el poeta dejó de hablar.


A la Memoria de OLGA RUDGE

I

Tenía 90
Y yo había de 'cuidarla', a ella,
            la más ligera de los viajeros,
durante todo aquel viaje
su conversación nos hacía disfrutar
            e instruía

Durante nueve incansables horas
Extrajo de la fuente clara de la memoria –
Anécdotas sobre Pound y los Cantos,
            Y un viaje de infancia
                        hacia el Monte Chocorua
                        'Por la pureza del aire'.

Podían haber sido los Papeles de Aspern[1]
Con los roles cambiados – ella me contó todo
            Tal como quería que se contara.


II

Unos años más tarde, en casa de su hija,
Su mente perdida
            Hacia atrás en la memoria
Y todavía con la gentileza de modales
De los tiempos de París y los salones,
No como una pátina
            Sino como el hueso
            O la piedra esculpida
                        Portadora de una civilización antigua


III

Y años después
Ella escuchaba música
En su habitación grande llena de luz,
Y su mirada resplandeciente se centraba
            En algo lejano;


Intactos sus modales –
Y '¿quién era ese?' preguntó
            Cuando cerré la puerta



IV         Sus cartas

Fue tan fiel
Durante todas las vicisitudes de él
            al dios que discernió en EP
Y esto no quería decir que creyera que él era un dios
                        le aseguró

Su centro era un hombre cuyo centro era su genio
Los espíritus de ambos hacían buena pareja

Sólo después de diez años y la niña
Llegó a él

Sus mejores años un confinamiento solitario
Impuesto por su respeto por la respetabilidad

Después, separada por su detención y sus olvidos 
Durante otros quince

Lo que es importante, convinieron, no es
Lo que sucede, sino cómo se lo toma uno

J'AYME DONC JE SUIS

Cincuenta años juntos y no juntos
Hasta la última década silente

Amor secreto, compagne no reconocida,
menajère à trois, o à quatre con el cachorro de león,

Pero al final él tuvo que regresar a su casa
Como a la marquesina de Perséfone

Y arrepentido pensar en ella
'como en un espíritu del paradiso'.

(El poema fue publicado en la revista Paideuma, 1985.
Traducción Natalia Carbajosa y Viorica Patea)





OLGA RUDGE : TO HER MEMORY

I

She was 90
and I was to 'look after her', she
the lightest of travellers,
and for all of that journey
her conversation gave pleasure
and instruction

For nine untiring hours
she drew from the clear well of memory –
anecdotes about Pound and The Cantos,
and a childhood ride
out to Mt Chocorua
'For the purity ofthe air'.

It could have been The Aspern Papers
with the tables tumed– she telling me all
just as she wanted it told.



II

A few years on, in her daughter's house,
her mind gone
far back into memory
and the gracious manners still all there         
as of Paris and the salons,
not as patina
but like bone,
or sculptured stone
bearing an old civilization



III

Again some years
and she had been listening to music
in her large, light-filled room,
and her bright gaze was centred
upon something very far off;

Her courtesy was unfaltering–
And 'who was that?' she queried
as I closed the door


IV     Their Letters

How constant she was
through all his vicissitudes
to the god she discerned in EP
And that did not mean she thought him a god
she reassured him

Her centre a man whose centre was his genius
Her spirit a match for his

Only after ten years and the child
did she get to him

Her best years a solitary confinement
imposed by his respect for respectability

then cut off by his confinement, and his blackouts
for another fifteen

What is important, they had agreed, is not
what happens, but how one takes it

J'AYME DONC JE SUIS

Fifty years together and not together
until the last silent decade

Secret  amour,  unacknowledged compagne,
menagère à trois, or à quatre with the lion cub

But to end he must come to her house
as to Persephone's bower

and repenting think of her
''among the emparadysed spirits'.






http://traducciones.lagallaciencia.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada