martes, 23 de junio de 2015

MARTIN LANGFORD [16.354] Poeta de Australia


Martin Langford

Nació en Plymouth, Devon, ‪Inglaterra‬, en 1952. 
Emigró a ‪‎Australia‬ a los 8 años. Es poeta, escritor para niños y gestor cultural. Ha publicado seis libros de poesía, entre ellos: Fallas geológicas, 1991; La gran muralla del instinto, 1993; Sé sincero conmigo, 2000; Isla, 2000; El proyecto humano: Poemas nuevos y selectos, 2009. Publicó también Microtextos, 2005 (Colección de aforismos sobre la poesía y las poéticas). En varias ocasiones ha dirigido el Festival de Poesía de Australia.

“Su obra, influenciada por los paisajes de Sydney, explora las formas en que podríamos imaginarnos a nosotros mismos más allá de nuestra herencia biológica y la evolución de nuestros espacios sociales e imaginativos”. Al decir de Judith Beveridge, la poesía de Martin Langford es “a la vez dura y musical… su mente puede pensar hasta el punto de la revelación dentro de sus figuras o imágenes elegidas". Y según Susan Wicks: “Sus poemas presentan lo equivalente a una cosmovisión poética con compromiso total a nivel moral, intelectual, emocional y lingüístico. Y el resultado es innegable autoridad”.



PESO

Miles y miles de años –
practicando, aprendiendo,
el peso de estas colinas:
rutas de peces, senderos de abejas
y estanques de sombras;
ciclos de pasos y encarnaciones
tensionados y apaciguados…

Ahora hay una nueva muchedumbre:

a menos que
nosotros, también,
pongamos el peso de este lugar
en nuestros cuerpos-mente: trabajar danzando
y musitar danzando sus texturas y ritmos –
se desvanecerá ante nuestra mirada
como la gruesa cola de la zorra.
Somos chapuceros, como los camaradas recientes.
Y estorbados por la parafernalia:
la razón – con la que no es fácil bailar;
un hábito de panoramas panópticos;
cuentos adolescentes de avances,
y progresos; profundos aislamientos
como casas, y carreras elegidas.
Sin embargo, si alguna vez bailáramos con –
no posarnos, cual cotorras, sobre
estas encrespadas colinas brillantes –
mejor retirarnos hábilmente:
para que los arroyuelos vuelvan a correr limpios;
para que regresen los reyezuelos y los pájaros cola-de-fuego;
para que florezca nuestro propio entendimiento –
específico, suelto.

(Traducción de Omar Pérez)





LA LENTA LLUVIA

La lenta lluvia 
descendiendo con su crepúsculo
puede ser tan desnuda
como cualquier antigua pregunta.

¿Qué es este cello de suspiros que no nos necesita
del cual estamos hechos
que vive como la sangre?

Los árboles tiemblan y tosen como bestias mudas.

Las cortinas de la oscuridad perseguida de nieblas
barren las curvas de la tierra.

Así como los astros se vuelven temporales, transparentes,
los suaves globos entran deslizándose:
íntimos, distantes,
despectivos de todo lo que un ser es –

esta dulzura que rezuma a través de nuestro polvo
como si nosotros fuéramos la sequía.


25° FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESIA DE MEDELLÍN
http://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada