sábado, 14 de noviembre de 2015

ANNE BRADSTREET [17.494]


Anne Bradstreet

Anne Bradstreet (ca. 1612 – 16 de septiembre de 1672) fue la primera escritora y poeta estadounidense en publicar un libro.

Bradstreet nació con el nombre de Anne Dudley en Northampton, Inglaterra. Era hija de Thomas Dudley y Dorothy (Yorke) Dudley. Su padre era la mano derecha del Conde de Lincoln, y creció en un ambiente cultural. A los dieciséis años contrajo matrimonio con Simon Bradstreet. Ambos, el padre de Anne y su marido, fueron posteriormente gobernadores de la Compañía de la Bahía de Massachusetts. Anne y Simon, junto a los padres de ésta, emigraron a América a bordo del "Arbella" durante la "Gran Migración" de 1630. El descendiente de Anne es el poeta, físico y ensayista estadounidense Oliver Wendell Holmes.

Bradstreet fue inusualmente una mujer muy bien educada para su tiempo. Esto le permitió expresarse a través de la poesía. Escribió sobre política, historia, medicina y teología. Su biblioteca personal se estima que habría alcanzado los 800 libros, mucho de los cuales fueron destruidos cuando su casa se incendió el 10 de julio de 1666. Este evento en sí mismo inspiró un poema titulado "Here Follows Some Verses upon the Burning of Our House July 10th, 1666" (Aquí Siguen Algunos Versos sobre el Incendio de Nuestra Casa, 10 de julio de 1666") donde Bradstreet intenta reconciliar su fe en un Dios todopoderoso frente a la tragedia que le atañe.

La mayor parte de la poesía de Bradstreet está basada en la observación del mundo a su alrededor, centrándose fundamentalmente en temas domésticos y religiosos. Por mucho tiempo considerada primordialmente de interés histórico, ganó aceptación crítica en el siglo XX como escritora de verso largo, sobre todo por su secuencia de poemas religiosos. Contemplaciones, escrito para su familia, no fue publicado hasta mediados del siglo XIX. El trabajo de Bradstreet fue influenciado por el poeta Guillaume du Bartas, quien era aclamado por los lectores del siglo XVII.

En 1647, su cuñado, el Reverendo John Woodbridge, zarpó a Inglaterra, llevando consigo su manuscrito de poesía (posiblemente sin su consentimiento). El primer trabajo de Anne fue publicado en Londres como '"The Tenth Muse Lately Sprung Up in America"(La Décima Musa Nacida Tardíamente en América). La propuesta de la publicación parece un intento de los Puritanos devotos (ej: Thomas Dudley, Simon Bradstreet, John Woodbridge) en mostrar que una divina y educada mujer podía elevar la posición sostenida como madre y esposa, sin la necesidad de competir con los hombres.

Mucho de los poemas de la primera edición son largos y bastante imitativos, basados en las convenciones poéticas de la época; más las dos últimas piezas, "Of the Vanity of All Worldly Creatures" y "David's Lamentation for Saul and Jonathan", son más individuales y genuinas en la recopilación de sus propios sentimientos y preocupaciones.

Sus últimos poemas, dirigidos a su familia, demuestran un crecimiento espiritual al tiempo que terminó por aceptar la voluntad puritana. También compuso una serie de poemas de índole más personal y considerable belleza: sus pensamientos antes de dar a luz y su respuesta a la muerte de algunos de sus nietos. Estos poemas más breves se benefician de su ausencia de imitación y didacticismo. Sus trabajos en prosa incluyen Meditations y una colección de aforismos.

En 1678, su versión revisada de "Several Poems Compiled with Great Variety of Wit and Learning" fue póstumamente publicada en Estados Unidos.

The Author to Her Book

En este poema, Bradstreet se dirige irónicamente hacia su obra literaria asumiendo el papel de una madre que ha dado a luz a su pequeño sin la ayuda de ninguna fuerza masculina. Adopta un tono humilde y a la vez un tanto sarcástico, haciendo entender al público lector que no ha descuidado sus quehaceres domésticos por atender a la publicación de una pieza de la que ella misma aclara no haber dado su consentimiento. Febril e inconsciente, arropa a su libro con un montón de retazos y le acuna, siempre portando ese retrato maternal.

Muerte

Bradstreet murió en 1672, en Andover, Massachusetts. Mientras que la localización precisa de su tumba se desconoce, pudo haber sido sepultada próxima a su marido en el Old Burying Point de Salem, Massachusetts, o en el Old Burying Ground on Academy Road en North Andover.




Primera edición de los poemas de Bradstreet (1678).



LA AUTORA A SU LIBRO

Fruto deforme de mi mente débil
que quedaste al nacer aquí a mi lado
y amigos inconscientes te raptaron
y a un público extranjero te expusieron;
corriste a trompicones a la imprenta
y a fe que allí aumentaron tus errores.
No fue escaso, a tu vuelta, mi sonrojo
cuando en letras de molde, descarriado,
oí que madre tuya me llamabas;
indigno de la luz te deseché,
tan molesto veía tu semblante;
mas siendo mío, acaso con cariño
pudiera corregir tus deficiencias:
te lavé el rostro y vi nuevos defectos,
y frotando un lunar hice una mancha.
Por ver de igualar tus pies, te estiré,
pero aún cojeas más de lo oportuno;
di en arreglarte con mejores galas
mas no hallé en casa sino basta estopa.
Así, andrajoso, corre donde el vulgo
y no caigas en manos de los críticos;
huye adonde no seas conocido.
Di que no tienes padre si preguntan,
y que tu madre, ay, es pobre, y que por eso
te tuvo que dejar solo en la calle.

(De Poe y otros cuervos. Primeros poetas norteamericanos, Mono Azul, Sevilla)


The Author to her Book

Thou ill-form'd offspring of my feeble brain,
Who after birth did'st by my side remain,
Till snatcht from thence by friends, less wise than true,
Who thee abroad expos'd to public view,
Made thee in rags, halting to th' press to trudge,
Where errors were not lessened (all may judge).
At thy return my blushing was not small,
My rambling brat (in print) should mother call.
I cast thee by as one unfit for light,
Thy Visage was so irksome in my sight,
Yet being mine own, at length affection would
Thy blemishes amend, if so I could.
I wash'd thy face, but more defects I saw,
And rubbing off a spot, still made a flaw.
I stretcht thy joints to make thee even feet,
Yet still thou run'st more hobbling than is meet.
In better dress to trim thee was my mind,
But nought save home-spun Cloth, i' th' house I find.
In this array, 'mongst Vulgars mayst thou roam.
In Critics' hands, beware thou dost not come,
And take thy way where yet thou art not known.
If for thy Father askt, say, thou hadst none;
And for thy Mother, she alas is poor,
Which caus'd her thus to send thee out of door.



A MI QUERIDO Y AMADO ESPOSO.

Anne Bradstreet.

El poema de Bradstreet es una declaración de la felicidad conyugal en la tierra y en el más allá en el puritano siglo XXVII, ella fue la primera mujer en publicar un libro de poemas en Inglaterra.


Si alguna vez dos fueron uno, seguramente lo seremos.
Si el hombre alguna vez fue amado por la esposa, entonces tu lo seras.
Si la mujer nunca fue feliz en un hombre,
Comparate conmigo, vosotras mujeres, si les es posible.

Premiare tu amor con más que una mina de oro entera,
O con todas las riquezas del tesoro de Oriente.
Mi amor es tal que los ríos no podrán saciarte,
Ni deberían, sino el amor que tu me das me recompensa.

Tu amor es tal que no puedo pagarlo de ninguna manera;
Los cielos te recompensaran de diversas formas , te lo ruego.
Entonces, mientras vivamos, en el amor así este nos permitirá perseverar,
En lo que vivamos no más, podremos vivir siempre.


ANNE BRADSTREET: ESPOSA Y MUJER PURITANA

Los puritanos han sido criticados injustamente. Tal vez usted ha visto las caricaturas de los puritanos como una gente amargada, torpes, nunca sonrientes, los que odian la diversión y la felicidad. Esta imagen distorsionada del puritanismo viene del siglo 19, y no refleja la vida vibrante que tenían la mayoría de los puritanos. Podemos tomar como ejemplo Anne Bradstreet - una mujer puritana modelo cuyo espíritu vigoroso, su amor de la vida, su amor intenso por su esposo e hijos y su poesía hermosa - todo ello refuta el estereotipo del puritanismo.

A la edad de dieciocho años Anne estaba entre los cientos de puritanos ingleses que partieron para América bajo el liderazgo de John Winthrop en el año 1630. Entre estos peregrinos estaban también Thomas y Dorothy Dudley, sus padres, y su esposo Simon Bradstreet. En Inglaterra, Thomas Dudley había sido mayordomo para el Earl de Lincoln, y Anne y su familia habían gozado de las ventajas de riquezas. A Anne le gustaba aprender, y cuando tenía siete años varios tutores fueron contratados para enseñarle danza, música e idiomas, entre otras materias. Cuando tenía dieciséis años Anne se casó con Simon Bradstreet, hijo de pastor puritano, y también miembro de la casa del Earl de Lincoln. Aunque esta pareja joven pudiera haber esperado una vida confortable en términos materiales, escogieron dejar mucho de sus riquezas en
Inglaterra para irse a América donde podían servir a su Dios.

Tanto el padre de Anne, Thomas Dudley, como su esposo Simon, estaban muy activos en los asuntos del gobierno de la colonia de Massachusetts Bay, y ambos sirvieron varias veces como gobernador de la colonia. El hogar de Anne sería un hogar de influencia en esta nueva tierra.

Ricos en amor

En medio de sus tareas del hogar, Anne encontraba tiempo para escribir poesía. Varias de sus poemas fueron dirigidas a su esposo, contándole cuánto le hacía falta cuando tenía que viajar para asuntos del gobierno (un vez su esposo fue a Inglaterra por varios meses como representante al nuevo rey, Carlos II). El poema más sencilla relata de manera hermosa su amor:

Si alguna vez dos eran uno, así nosotros
Si alguna vez hombre amado por su esposa, así tú
Si alguna vez mujer contenta con su hombre, 
compárense mujeres conmigo si pueden
Te aprecio más que todas las minas de oro
O todas las riquezas que contiene el Este


Diez años después de llegar a Massachusetts Anne publicó un libros de poemas en Boston. Muchos de los poemas eran largos, tratados poéticos de temas profundos, tales como las edades de los hombres, los cuatro reinados de Daniel y las sazones del año. Son poemas de erudición, escritos en un estilo formal tal
como se esperaría de un poeta de una corte europea, más que de una mujer de la América primitiva. Su libro fue bien recibido tanto en América como en Inglaterra; John Newton, autor del himno “Amazing Grace” (Sublime Gracia), reconoció los grandes méritos de esta obra de Anne.

Aunque Anne estaba triste al principio de su matrimonio por la falta de hijos, el Señor escuchó sus oraciones y eventualmente Simon y ella tuvieron ¡ocho hijos! Muchos de sus poemas fueron escritos como oraciones en medio de los eventos de la vida de su familia. Así era el poema “Sobre mi hija Hannah - su recuperación de una fiebre peligrosa”


Bendito sea tu nombre, Quien has restaurado
la salud a mi hija querida
Cuando la muerte parecía acercarse
y la vida pronto a desaparecer
Permite que ella recuerde lo que has hecho
y pueda celebrar tus alabanzas
Permite que su conversación sea
que te ame todos sus días


Naturaleza y Crianza

Con ocho hijos, Anne reconocía que cada niño tiene su propia personalidad, y que los padres deben saber cómo tratar a cada uno:

Cada niño tiene su propia naturaleza; algunos son como la carne que sólo la sal guardará de la pudrición.
Otros son como frutas tiernas que son preservadas mejor con azúcar. Los padres sabios asegurarán que la crianza de cada uno se ajuste a su naturaleza.

La poesía y el dolor

Muchos de los poemas de Anne fueron escritos en medio de los tiempos difíciles o las tragedias. Su poesía era una forma para que ella enfocara de nuevo en Dios y su plan y amor por ella. Esto se puede ver en su poema “Estrofas sobre el incendio de nuestra casa, 10 de Julio, 1666":


Tu tienes una casa en las alturas - en pie,
Construida por el Gran Arquitecto
Con gloria amueblada
Y firme, aunque de esta huimos
Es comprada y pagada toda,
 por Aquel que tiene mucho que hacer
Un precio tan grande que no comprendemos,
 pero como regalo es ofrecido a ti
Hay riquezas abundantes, yo no quiero más
¡Adiós a mi ser! ¡Adiós a los tesoros aquí!
No permitas que yo ame más a este mundo,
mi esperanza y tesoro están arriba
Superando las luchas y dudas


La decisión de ir a vivir en el bosque inhabitado americano era una aventura llena de luchas. Anne sufrió enfermedades en repetidas veces durante sus cuarenta años de vida en América. Sin embargo, ella reconoció que la vida traía pruebas, y que las luchas producían mayor confianza en el Señor. Ella le daba gracias a Dios por acercarla más por medio de sus enfermedades. Y en una edad llena de controversia y guerras religiosas, Anne estaba confrontada con dudas e incertidumbres acerca del Cristianismo. Pero ella perseveró hasta llegar a una fe segura. Unos días antes de su muerte ella terminó el relato de su peregrinaje espiritual - escrito para sus hijos:

“Sobre esta Roca Jesucristo edificaré mi fe, y si perezco, perezco. Pero sé que ninguno de los poderes del infierno prevalecerán contra él. Yo se en quien he confiado, y en quien he creído, y que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.”

Traducido con permiso de Glimpses, #23, publicado por Christian History Institute.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada