jueves, 12 de mayo de 2016

MARTHA HOLLANDER [18.692]


Martha Hollander

Martha Hollander (24 de marzo 1959) es una poeta americana e historiadora de arte.
Es hija del poeta John Hollander y de la historiadora de la moda Anne Hollander. Hollander se graduó de la Universidad de Yale en 1980, con una licenciatura cum laude en arte. Más tarde estudió en la Universidad de California en Berkeley, donde recibió MA en 1985 y un doctorado en 1990, ambos en Historia del Arte. En 1989 ganó el Premio Walt Whitman de la Academia de Poetas Americanos. Es profesora de Historia del Arte en la Universidad de Hofstra, habiendo también enseñado en el Instituto Pratt, La Nueva Escuela Parsons de Diseño, Escuela de Artes Visuales, Universidad de Albany, SUNY, y UCLA. Vive en Jackson Heights, Nueva York con su marido, Jonathan Bumas, y sus dos hijos.

Sus poemas han aparecido en revistas, incluyendo Southampton Review The Minnesota Review, Poetry The Paris Review, Raritan Quarterly, y The Southwest Review.

Obras 

Poesía 

The Game of Statues. Atlantic Monthly Press. 1990. ISBN 978-0-87113-369-4.
Martha Hollander, Rick Horton (1985). Always History. Sea Cliff Press. (chapbook)

Arte Historia 

An Entrance for the Eyes. University of California Press. March 2002. ISBN 978-0-520-22135-2.


Presentamos un poema de Martha Hollander, ganadora del Walt Whitman Award 1989. El poema está basado en la Tempesta de Giorgione, pintor del Cinquecento italiano. A continuación presentamos el poema, seguido por la traducción de Roberto Amézquita.


La Tempestad de Giorgione: Otra historia

Ella ya sabe que él está  a punto
de permanecer contra el aire,
como la tempestad.

El impacto de un trueno lo ha
silenciado
conjunto al filamento de un rayo
para mirar en lo sombrío.
En su lugar lo calienta
un penetrante crujir que deja
sus últimas palabras tan inocuas
como la brisa.

Un otro día, en una vida diferente,
su cuerpo fue fuego en el bosque
Podrías suponer
por ese fino color,
sólo por el amarillo-y-rojo de las calzas
que él, por encima,
está vistiendo.
Qué bueno es el orgullo
de ella en ausencia de ropa
Cuando el clima cambia
y golpea?

Él mira hacia ella, ella se mira a sí misma.
Ellos toman sus poses usuales
pero con una exaltada precaución,
advierten la inquietud del paisaje,
como escuchando  sus propias entrañas,
en busca del signo de fiebre,  sus pechos
y las rayas calientes en sus muslos,
están irradiando en el amargo y espeso
oscureciente
aire. Develado y listo,
ellos
terminan la retumbante obertura
de un amor que ha resultado tan breve
y devastador, como una tormenta
del verano.



Giorgione’s Tempest: Another Story

She already knows what he was about
to stay as the tempest hit the air.
A clap of thunder has silenced him,
partnered by a filament of lightning
in the grim to look. Instead they heat it,
a good Sharp crack! that leaves his last
words as negligible as the breeze.

On another day, in a different life,
her body was fire in the forest.
You can guess at that fine color
only from the red-and-yellow hose
that he, over there, is wearing.
What good is her proud absence of clothes
When the weather turns and strikes?

He looks at her, she looks to herself.
They take up their usual poses,
but with a startled new caution:
they heed the disquiet of the ladscape
like listening to their own innards
for signs of fever. Her breasts
and the warm stripes on his thighs
are glowing in the thick and sourly
darkenin air. Revealed and ready,
they finish the rumbling overture
of a love that will prove as brief
and devastating as a summer strom.

http://circulodepoesia.com/2016/05/american-poetry-martha-hollander




.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada