sábado, 28 de mayo de 2016

MICHAEL HAMBURGER [18.788]

Image by Caroline Forbes

Michael Hamburger

Michael Hamburger. (22 marzo 1924 - 7 junio 2007) fue un destacado traductor, poeta, crítico, escritor de memorias y académico británico. Conocido en particular por sus traducciones de Friedrich Hölderlin, Paul Celan, Gottfried Benn y WG Sebald del alemán, y su trabajo en la crítica literaria. El editor Paul Hamlyn (1926-2001) era su hermano menor.

Nació en Berlín en una familia judía que emigró al Reino Unido en 1933, y se estableció en Londres. Fue educado en la escuela de Westminster y la Iglesia de Cristo, Oxford y sirvió en el ejército británico desde 1943 hasta 1947 en Italia y Austria.

Traducciones 

Charles Baudelaire , Twenty Prose Poems (translator), London, Poetry London, 1946 (revised ed. San Francisco, City Light Books 1988)
Flowering Cactus: poems 1942–1949 , Aldington, Hand and Flower Press, 1950 – out of print
Poems of Hölderlin (translator), Poetry London 1943, (revised ed. as Holderlin: His Poems , Harvill Press, 1952) – out of print
Ludwig van Beethoven , Letters, Journals and Conversations. London, Thames & Hudson, 1951 – out of print.
Trakl , Decline (translator), St. Ives, Guido Morris/Latin Press, 1952 – out of print
A. Goes, The Burnt Offering (translator), London, Gollancz, 1956 – out of print
Bertolt Brecht , Tales from the Calendar (translator), London, Methuen, 1961 (reissued London, Lion & Unicorn Press 1980) – out of print
Hugo von Hofmannsthal , Poems and Verse Plays (translator with others), Routledge & K. Paul, and New York, Bollingen Foundation, 1961 – out of print
Modern German Poetry 1910–1960 (translator with C Middleton), Routledge, and New York, McGibbon & Kee, 1962 – out of print
JCF Hölderlin, Selected Verse (translator), Harmondsworth, Middlesex, Penguin, 1961 (latest ed. London, Anvil, 1986)
Nelly Sachs , Selected Poems (translator), Jonathan Cape and New York, Farrar Straus and Giroux, 1968 – out of print
Hans Magnus Enzensberger , The Poems of Hans Magnus Enzensberger (translator with J Rothenberg and the author), London, Secker & Warburg, 1968 – out of print
HM Enzensberger, Poems for People Who Don't Read Poems (translator), Secker & Warburg, 1968 – out of print
An Unofficial Rilke (translator), London, Anvil Press, 1981 – out of print
Paul Celan , Poems (translator), Manchester, Carcanet, 1972 (new enlarged ed. as Poems of Paul Celan , New York, Persea, 1988 and 2002, and Anvil Press, 2007)
Friedrich Hölderlin , Selected poems and Fragments (translator), Penguin Classics, 1998 (new ed. 2007)
WG Sebald , After Nature (translator), London, Hamish Hamilton, 2002
WG Sebald, Unrecounted (translator), Hamish Hamilton, 2004

Prosa

Reason and Energy , London, Routledge & K. Paul, 1957 – out of print
From Prophecy to Exorcism: the Premisses of Modern German Literature , Longmans, 1965 – out of print
The Truth of Poetry , London, Weidenfeld & Nicholson, First published in 1969, (latest ed. Anvil, 1996)
A Mug's Game (memoir), Carcanet, 1973, (revised ed. as String of Beginnings ) – out of print
String of Beginnings (memoir), Skoob Seriph, 1991
Philip Larkin: A Retrospect , London, Enitharmon Press, 2002 — edition limited to 90 copies plus 20 hors commerce

Poesía 

Poems 1950–1951 , Hand and Flower Press, 1952 – out of print
Weather and Season: New Poems , London, Longmans, 1963 – out of print
Collected Poems 1941–1994 , Anvil Press, 1995, (new ed. 1999)
Circling the Square , Anvil Press, 2007
Taccuino di un vagabondo europeo (Poesie 1941–1999) Cura e traduzione di di Maura Del Serra, Roma, Fondazione Piazzolla, 1999

Otros

Hamburger, Michael. "TS Eliot." In TS Eliot: A Symposium , edited by Richard March and Tambimuttu, 178. London: Editions Poetry, 1948.


UNA INSPIRACIÓN          

Esta mañana pensé que quizá
sólo el poema no publicado preserva su valor,
que publicarlo es arrojarlo
a un tiradero de basura a que se corrompa
junto con los asesinatos de la semana anterior y los resultados del futbol,
los precios de la bolsa, celebraciones sociales y declaraciones políticas.
La argucia me convenció. Velozmente lo mecanografié
y a un semanario muy conocido despaché estas líneas.



VIDA Y ARTE II

Debido a que estaba escribiendo mi poema sobre los espinos—
un día sí, otro no, una y otra vez
hasta que lo dejé, y rompí todos los borradores—
se me olvidó alimentarlos. Simples bebecitos, engulleron
cada criatura inerme, desdentada y sin espigón
que dejaron con vida en el estanque—
a pesar de la cría de peces potencialmente cuatro veces su tamaño—
compitieron por el espacio vital hasta el último grano de comida
después se debilitaron y murieron.

Los quería, por supuesto,
(Inhumani nihil, etc. —mientras sea naturaleza:
los sapos se estrellan con las ranas en mi descuidado jardín)
sus aletas siempre vibrando ,
su brillo de macarela moteada,
cómo disparaban, torpedos en busca de barcos–
y estaba lleno de remordimiento.
Había estado esperando a ver a los machos
volverse carmín, magnesio azul en la estación de la crianza,
con valor defienden sus nidos.

Sin embargo, mi conciencia se sintió tranquila, también, al pensar:
un poema de amor menos.


PALABRAS

“¿Te llamas escritor? ¿Y te sientas allí con la lengua atada
mientras los otros hablan de libros?
Sorprendido, respondes con monosílabos, sin comprometerte.
¿Eres pues tímido o astuto? ¿Superior o simplemente tarado?
¿Te aburrimos o no estás atento?”

“Un poco de todo esto. Pero las palabras son la raíz del problema.
Ya que no puedo hablar —lo que no puedo hablar— lo escribo.
¿Palabras? Sí, palabras, no puedo actuar sin ellas.
Pero las odio como los amantes las odian
cuando llega el momento de que los cuerpos hablen;
como lo haría un acróbata                                             
si le preguntaran cuando está saltando cómo salta, por qué salta.
Extraño oficio, lo admito:
convertir algo en palabras para que las palabras traduzcan esas
cosas; poniendo en movimiento las palabras para que las palabras traduzcan el movimiento
¿Pero palabras sobre palabras sobre cosas? Puedo actuar sin ellas.
Mira: el juego del arbotante con las ramas movidas por el viento.
Escucha: un búho. Y aquellas voces —es la hora en que todo se cierra.
Y huele: el café hirvió hace dos minutos”.   

De Antología (El Tucán de Virginia, 1988)
Traducción de Aurelio Major, Miguel Ángel Flores y Verónica Volkow



Canción silenciada

Oscuros días del año
antes del solsticio, el Adviento
en el detrito de la rasgada arboleda
el cruel viento de los Urales.
El último farolillo de malva
valiente, en silencio se desflora,
pétalos flama, africanos, ahí persisten.
Debajo del manzano pelado
de fruta sin recoger, el amarillo,
el rojo o carmesí, yacen
subsidian el canto de las aves, ciervo.

Su anochecer sólo permite
una medio recuerdo de luz
Es tordillo cielo nube emplomado
La estrella en parpadeo que se oculta
Chifla el frío entre las fibras que el techo levanta
Para dar brote y sostenerse
y danza sus miembros entumecidos
que los ritmos de la ausencia baten.
Un hombre sordo canta cerca,
viene, la alabanza de los que esperan,
Servil, a la expectativa
del eterno aún no.


Nieva dentro

1

Árboles pelados,
arbustos pelados en flor,
lejos, en el prado del agua.
el aire también se vuelve blanquecino
cisnes camuflados al punto
de la perfección, invisibles,
mientras que el hambre obliga
a los pocos oscuros ciervos muntjac
a violar céspedes cercados,
-expuestos- sus ojos deslumbrados
cuando los rayos del sol irrumpen
destellando tanto blanco que
se torna pelusa.


2

Pero para el lechero, el lavandero
quienes desafiaron al cortado riel
el aguanieve y hielo en la quietud
no inmiscuyen menos blanco.
Los periódicos, el correo suspendido.
Lo que se mueve es el viento,
nube de masa ahora espesa, ahora rota,
los pájaros pequeños en movimiento tiemblan
hojuelas escamas cargan, es forraje;
Y, más allá del dominio de la nieve,
las lenguas elocuentes como siempre, menean
su necesidad de la así llamada guerra.


3

La habitación y el alimento
sienten, sufren esta necesidad:
un bien del petróleo ansía el del otro,
Luego más y más, y después todo.
Cubiertos de nieve, los esquimales
tuvieron suficiente con su era de hielo,
en nieve caliente como el oso polar,
La humanidad en su mayoría podía reír.
La paz blanca, la blanca poesía.
Floreció la luz cruel
hasta ser también ellos mimados,
y tirpular las máquinas de la codicia.


4

Aleros, ramas que ahora gotean
han llevado a la casa el periódico,
pizca de frío que adormece,
nuestra normalidad en descongelación.

Traducción: Marcela Chacón Ruiz



Epitafio para un jinete

Que nadie se lamente por cabalgadura, hueso guarnecido
que cruelmente montaba tras piedra, tras pantano,
leño, cerca y zanja, sea el tiempo que sea;
ni siquiera insinuar que dos se hundieron juntos:
un caballo cayó muerto y a su amo abatió,
mas con esa caída la unión fue terminada.
Y un rocín roto hallamos y muerto su jinete sin dejar
otra huella que limpios atavíos,
freno, riendas y látigo para que los recojan sus amigos.
Apenas los restos de una bestia yacen aquí.

Incluido en Poesía inglesa contemporánea (Barral Editores, Barcelona, 1975, versión de Antonio Cisneros).



   Knowing less and less, knowing
   That to walk is enough
   On the one, the various earth,
   To see is enough,
   The less lumbered with names,
   The more filled with the sight,
   With the light that’s nobody’s yet,
   New, after all it has fallen on,
   New, wherever it falls;

                                       (‘Travelling’)



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada