miércoles, 3 de agosto de 2016

LAUREN GARCÍA [19.027]


Lauren García 

Nacido el 20 del 11 de 1977 en Oviedo. Ha publicado los libros de poesía “Versos como sangre hirviendo” (Verbum, 2005) y “El castigo de los ángeles” (Quaderna Via, 2014). Figura en diversos libros y proyectos culturales.

Ha colaborado en numerosos medios de comunicación abordando temas culturales y literarios, sobre todo. Actualmente colabora, entre otros periódicos en el suplemento Cultura de La Nueva España, medio donde coordina el blog de creación “Poesía Desbocada”. 



LITERATURA Y VIDA

Tengo momentos
en los que dono mis versos al por mayor
a una muchacha
que aguarda que el día finalice
con un inesperado desenlace,
o a ese anciano que vaga
con una botella en la mano
cuando la madrugada tiene sinsabores
de recargado aguardiente.
Si un verso no sirve para curar epidemias cotidianas,
¿dónde poner nuestras inservibles palabras?
Pasto de lombrices
son tumbas de escritores vanagloriados.
Yo me debato entre la literatura y la vida.
 apeándome sin equipaje  
siempre de los vaivenes de los trenes en marcha



CANCIÓN DE OVIEDO

Oviedo, lágrima de alcohol
que incordia en las mejillas del asfalto
de la mudez que vacía catedrales.
Ciudad del silencio enemigo,
conquista del tiempo perdido
del verso que aguarda a que anochezca
en sus vértices.
Vetusta es un parque
que conoce la delicadeza del sol,
las cumbres a las que sólo accede la nieve,
las sombras aletargadas entristeciendo los portales
cuando en la tarde desposeída
un grito vence al tormento.
El enigma de la lluvia de piedra.



HABITACIÓN 111

Tu pelo se reía y se elevaba
por encima de los espejos de los hoteles
mientras yo asesinaba a la luna
en cada copa.


LA CHICA DE ARGÜELLES

Me imbuye el recuerdo atronador de adolescencia,
el trago pacificador,
tu sonrisa desasistida
tu vestido negro dilatando la noche
y aquella copa tuya
que siempre estaba llena. 



CERNUDIANA

Mientras duro el néctar de los dioses
tu cuerpo fue ola derramada en el vacío,
palabra rescatada de las miradas del silencio.
Canción del amanecer taciturno
que ofrece sol y luna.



NEGACIÓN DE LA REALIDAD

En la negación de la realidad
o haciendo recuento de libros desordenados
mientras observo la desobediencia de las palomas
envidio tu visión preclara de la vida
sostenida en tu sonrisa cinematográfica
mientras el cigarrillo duda en tu mano
y tus palabras avanzan sobre este torpe día.
A mí me corresponde el atrevimiento
de hurgar en las tinieblas.



PLAZA DE SANTA ANA

El secreto de estos bares
es tu vientre despoblado,
la nostalgia de la ginebra
limpiando las barras,
García Lorca resucitando las palomas,
una cerveza acrisolando tu mirada
poblando esta tarde
que nunca desfallece.



LAS DISPENSAS DE LA SOLEDAD

Te desnudé en penumbra
mientras enfriaba la comida de los barrios
y los ancianos recogían colillas.
 Luego fui soledad,
sueño de estatua intacta al viento
corazón de rabia insaciable
expuesto a la lluvia obligada.



CANTO A BLAS DE OTERO

Perseguí en Madrid
el olor a cerilla gastada de algunas muchachas.
Entonces los ángeles desplegaban sus alas
con todo el canto de la ceniza.
Dios reconoce mi corazón de semilla espigada.


  
SEVILLA

Mi corazón promete volver a pisar estas calles,
asomarse con osadía a estas verjas,
tener pensamiento de yedra
y sollozar sin derramar una lágrima
en estas fuentes.
Antes de que la vida estreche mi camino
mi corazón promete volver a pisar estas calles
y al doblar cada esquina
sostener esa luz tenue concedida por el silencio.
La misma luz que va marcando mis pasos.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada