miércoles, 2 de diciembre de 2015

ANTONIO DOMÍNGUEZ HIDALGO [17.662]


Antonio Domínguez Hidalgo

Antonio Domínguez Hidalgo es un educador mexicano, profesor de educación primaria, maestro en lengua y literatura españolas, doctor en pedagogía. Diplomado en lenguaje y literatura, especializado en lingüística y semiótica, poeta, cuentista, actor, dramaturgo, ensayista y cantor.

Nacido en la ciudad de México (Calle Brasil 29 esquina con Luis González Obregón, Centro Histórico) el 13 de junio de 1944. Sus estudios los hizo en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros y en la Escuela Normal Superior de México y en el extrajero, gracias a becas obtenidas por Instituciones internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), el Ministerio de Educación de Chile o el Instituto Hispánico de Madrid.

Desde niño Antonio Domínguez Hidalgo dio muestras de su creatividad al realizar con sus compañeros de escuela funciones de teatro guiñol donde él les enseñaba las cosas que sabía por medio de relatos y canciones. Su gusto por la investigación surgió ante la presencia de librerías alrededor de la casa donde vivía y al ver que los estudiantes y maestros de las escuelas universitarias del rumbo, Facultad de Medicina, Facultad de Derecho y otras instituciones, como la propia Secretaría de Educación Pública, se paseaban o estudiaban en la plaza de Santo Domingo. La presencia de los escribanos de los portales de la misma le causaban inquietud por lo que veía y escuchaba que escribían. Así, no fue raro verlo a tan breve edad, curiosear por la librería Porrúa, la librería Robledo, las librerías de libros usados y aún más allá, la librería Zaplana. Así fue formando de manera intuitiva su gusto por el estudio y el saber. A los 12 años fue premiado con el primer lugar en su escuela primaria por haber escrito una pequeña Gramática y un folleto de Aritmética y Geometría que resolvían los temarios escolares de la época. El azar lo hizo inscribirse en la Secundaria Anexa a la Escuela Normal Superior de México, designada como escuela de experimentación pedagógica, donde conoció a tan temprana edad, trece años, al escritor estridentista Arqueles Vela, director de la misma, quien leyó sus abundantes poemas y cuentos de infancia y de adolescencia; desde entonces fue su mentor y él un discípulo que buscaba aprender el oficio literario de su maestro. En la escuela secundaria también conoció a tres maestros que lo motivaron y equilibraron la influencia arqueliana: Ermilo Abreu Gómez, José Vizcaíno Pérez y Moisés Jiménez Alarcón. Abreu Gómez, aclarando su estilo; Vizcaíno Pérez, guiándolo a nuevas concepciones de conducir la clase de español basado en la práctica social de la comunicación; Jiménez Alarcón impulsándolo más a leer.

Juventud

La continua influencia de Arqueles Vela se nota en sus primeros libros de cuentos que escribió entre los dieciocho y veinte años: Cuentos Promiscuos y Volanterías. Hacia 1960 Domínguez Hidalgo había ingresado a la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, donde el impacto de maestros como Antonio Ballesteros y Usano, Emilia Elías de Ballesteros, Emilia Teja Andrade, Jesús Sotelo Inclán y Alfonso Sierra Partida, le abrieron panoramas en la pedagogía, en la filosofía y en el teatro.

En 1962 dirigió con sus compañeros la obra trágica Fausto de Goethe por encargo de su maestro Sotelo Inclán y principió sus búsquedas en la canción poética desde sus ángulos de declamador del folclor ingenuo. Comenzó a trabajar como maestro de primaria a los 17 años aún antes de terminar la carrera de Profesor de Educación Primaria en la cual se tituló con su tesis "La globalización de la enseñanza en el primer grado de la escuela primaria en 1965", luego de cuatro años de investigación, con la dirección de los maestros Ballesteros, quienes lo hicieron entrar al mundo de Ovidio Decroly, del cual habían sido alumnos, y de Jean Piaget, compañero de ellos en la Universidad de Lovaina.

Esta tesis le mereció doble mención honorífica; una por el examen teórico y otra por el examen práctico que deslumbró a los miembros del jurado: El centro de interés: Una rana y su proyecto: Construyamos un ranario.Ya revelaba entonces algunas tendencias creativas y holísticas en su práctica docente. Entre 1963 y 1973, estudió la maestría en Lengua y Literatura Españolas en la Escuela Normal Superior de México y se tituló con su tesis La clase de Español y su proyección educativa, dirigida por Arqueles Vela, que le mereció Mención Honorífica y Felicitación especial por los miembros del jurado: Rosario María Gutiérrez Eskildsen, Esther Puhyol, Emma Godoy, José Vizcaíno Pérez y Moisés Jiménez Alarcón. También hizo estudios en esa misma institución de Psicología Educativa y concluyó el Doctorado en Pedagogía (1973) en la subrama de Materiales Didácticos y para su graduación elaboró la tesis Semiótica y Educación donde hace su aportación de la teoría y práctica de los objetos-lenguaje. Luego ganó becas para estudiar en el extranjero y conoció a muchos grandes teóricos de la lingüística, la semiótica, la literatura y la psicopedagogía que nutrieron su personalidad creativa.

Domínguez Hidalgo "El maestro de los maestros"

Hacia 1967, con tan solo 23 años, ganó una cátedra en la institución que lo formócomo Maestro en Lengua y Literatura Españolas. Hacia 1973 era considerado el más importante exponente mexicano de las corrientes estructuralistas de la época con una avanzada hacia la lingüística generativa transformacional que se fue convirtiendo en cognitivo socio cultural y descriptivo pragmática. Sus obras Iniciación a las estructuras lingüísticas (Porrúa 1973) e Iniciación a las estructuras literarias (Porrúa 1974) son consideradas desde entonces como dos pequeñas joyas de la divulgación de la Lingüística y de la Semiótica Literaria. En esa misma apreciación, hoy se considera su Dígalo correctamente y escríbalo mejor, monumental obra en 24 tomos publicada por primera vez en 1986 y su Métodos globalizadores, obra primigenia de 1966, derivada de su tesis mencionada para la educación primaria.

Desde 1967, pues, trabaja en la Escuela Normal Superior de México, donde hoy es catedrático, investigador y decano de la especialidad de Español y ha sido considerado Maestro Emérito de la Educación Mexicana por la Asociación Mexicana de Educación. También ha sido candidato al premio nacional de lingüística y literatura en 1979. La Delegación Gustavo A. Madero, donde vive, lo nombró Vecino Distinguido de la Delegación G.A.M. en 1984. Ha recibido la Medalla Rafael Ramírez por parte de la SEP. Se le ha distinguido también como miembro del Consejo Consultivo Interinstitucional de Español de la SEP. Como tal ha sido invitado a la revisión de los libros de texto gratuitos de español que criticó fuertemente y ha contribuido a los libros de lectura de la RIEB para 2011-2012. Paralelamente ha sido maestro de primaria, de secundaria y de bachillerato, pues como él dice, jamás sería un pedagogo de escritorio. Por toda su práctica docente y su obra didáctica es considerado un innovador en la pedagogía del lenguaje y la literatura por medio de sus cuantiosos y originales libros escolares de Español, Lectura y Redacción y Literatura que abarcan desde preescolar hasta enseñanza superior. Se le reconoce como creador de la teoría y práctica de los objetos-lenguaje como detonadores didácticos en la construcción social de competencias comunicativas.

No toda la gente sabe de su obra, sin embargo, hay quienes lo identifican por sus innovadoras obras de texto para la clase de español, las cuales abarcan desde los estudios básicos hasta la educación superior. Español Manipulado fue un libro que enseñó a redactar a miles de estudiantes con una metodología integral apoyada en las investigaciones de la lingüística aplicada. Esto derivó a extender tales estrategias a libros de jardín de niños (Mi escuela y Yo 1, 2 y 3), primaria (Amigos 1-6), secundaria (Comenzando, Generando, Transformando) y bachillerato (Juventud creativa). En todos sus libros escolares pasean genialmente anticipos de las propuestas que apenas hoy en día se intenta aplicar: el enfoque comunicativo, las prácticas sociales del lenguaje, los centros de interés, los proyectos, la enseñanza situada y colaborativa, las fotonovelas, los cómics, las diagramaciones, las más diversas dinámicas y estrategias creativas, la búsqueda de hacer al educando un ser competente en el manejo de sus recursos comunicativos y en aprender a aprender.

Discípulos del maestro

Antonio Rojas Tapia
Carlos Laguna
Irma Campos
Juan Manuel Cabrera Rodríguez
Gabriela Ynclán
José Luis Uberetagoyena
Julio César Gómez Torres
Marizela Ríos Toledo

La Música de Dominguez Hidalgo

Pero sus obras musicales quizá sean pocos o contados los que tenemos el privilegio de conocerlas. De perenne vitalidad y enormes alcances expresivos, el Dr. Domínguez Hidalgo es una persona con gran fuerza creativa y persistencia asombrosa. Artista y hombre de conocimiento; con pasión se prodiga en la ciencia y en el arte. La Pedagogía, la Semiótica, la Lingüística y la Literatura son sus ramas de trabajo y creación. Y aunque nunca estudió profesionalmente música y teatro, es uno de los exponentes de la canción narrativa en México o Cronicantos, de grandes logros poéticos y su capacidad actoral y de voz estremece al público estudiantil y magisterial cuando se presenta en sus espectáculos unipersonales que él ha denominado Cancionales y que son hechos exclusivamente para ellos. Alguien ha dicho que su voz tiene el color del paisaje y del tiempo de la gente al igual que sus libros de poemas o de cuentos que él denomina cronicuentos. Ha escrito más de doscientos libros y ha grabado más de setenta discos; muchos de ellos se pueden bajar de internet de manera gratuita

Obras

Sus libros han sido publicados por casas editoras conocidas por su rigor como Porrúa Hermanos; CECSA; Trillas, Publicaciones Cultural, Pearson Educación (Prentice Hall), Editorial Progreso, Oxford, Larousse, Alfa Omega, Santillana etc., dentro de los que destacan:

La Globalización de la Enseñanza en el primer grado de la escuela primaria. (1965)Reed. CECSA. 1982. México
Métodos Globalizadores (1966)Reed. Editorial Progreso. 2004 México
La Clase de Español y su proyección educativa (1968)Reed. Alfa Omega. 2009
Iniciación a las estructuras lingüísticas y su variación. (1973)Reed. Edit. Progreso. 2006
Iniciación a las estructuras literarias y su apreciación textual (1974)Reed. Edit. Progreso. 2005
Iniciación a la Semiótica (1975)
Estrategias de Creatividad para la clase de Español(1979)Teatrino Ediciones. Reed. Alfa Omega 2010 como La construcción de objetos lenguaje.
Sistematización de la enseñanza lingüística. 11 tomos. CECSA (1981) Reed. Ediciones Cultural 1990.
Semiótica y educación. Teatrino edic. 1983
Dígalo correctamente y escríbalo mejor. 24 tomos. 1986 CECSA
Cómo darle al enfoque comunicativo y funcional un giro creativo y neohumanístico. Pearson educación. 2001
Estrategias para el estudio y la comunicación. 2003 Editorial Progreso. México.
Pedagogía actual del lenguaje. Reed. Teatrino. México. 2010
Textos escolares publicados que abarcan desde preescolar a enseñanza superior en Español, Lectura y Redacción y Literatura:
Mis amiguitos. ENM. 1965
Mi escuela y yo. 1, 2, 3. ENM. 1967 Reed. Ediciones Cultural 1990.
Español Manipulado 1,2 y 3. Porrúa. 1973-1977
Comenzando. Primer curso de español. Sec. CECSA 1975. Reed. 1988
Comenzando nuevos caminos. Cuaderno de actividades conductoras. CECSA. 1975
Generando. Segundo curso de español. Sec. CECSA 1976. Reed. 1988
Generando. Actividades conductoras. CECSA 1976
Transformando. Tercer curso de español. Sec. CECSA 1977. Reed.1988
Transformando. Actividades conductoras. CECSA. 1977
Iniciación literaria 1, 2, 3 y 4. CECSA. 1975-1980
Taller de lectura y redacción. Información lingüística y
morfosintaxis. Edicol. 1975. Reed. Trillas. 1976

Lingüística en movimiento 1, 2 y 3. CECSA 1977-1978
Amigos. Actividades integradoras para español de educación primaria. 1,2,3,4,5 y 6. CECSA 1981.
Seis capítulos de lingüística. Edic. Mucar. 1982
Práctica global y creativa del Español. 1 y 2. Edic. del Teatrino.1995-1996
Mi cuaderno para hablar y escribir 1,2 y 3. Pearson educación. 2001
Voces de infancia. Español para la educación primaria. De 1.º a 6.º. Editorial Progreso. México. 2005
Guías didácticas para el uso de Voces de Infancia. De 1.º a 6.º. Editorial Progreso. México. 2005
Práctica social y creativa del español. 1 y 2. Larousse. 2006-2007
Juventud creativa. Taller integral de lectura y redacción 1 y 2. Oxford. 2005-2006.
Competencias comunicativas. Español 2. Santillana, México. 2010
Competencias comunicativas. Español 3. Santillana, México. 2010

Como narrador ha escrito:

Cuentos Promiscuos. (1964)
Volanterías (Cronicuentos) (1965)
Cuentos Estrambóticos (1966)
Lo ineludible y otros cruentos (1967)
Los Telones de la noche (1968)
Entre la bruma (1969)
La Cien y otras cosmogonías. (1970)
Por ver qué grande es el mundo del amor.(1971)
Fabiana y las demás... (1973)
Anticuentos. (1974)
Los tristes tienen sueño y otras imaginerías. (1978)
Cronicuentos ejemplares (1980)
Mitos, fábulas y leyendas del antiguo México. (1987)
Relatos legendarios de antigüedades míticas. (1988)
Los testigos mudos. (1990)
La biblioteca de las maravillas. Cuentos de ficción lingüística. (1993)
Cronicuentos disparatados. (2006)
Cuatro rutas experienciales de una comunidad de aprendizaje: la ENSM. Crónicas. Teatrino edic. (2007)
Los guiños del pasado (2009)

Como traductor ha hecho la versión de:

Gilgamesh. (1975)
Enuma elish. Cuando en lo alto del cielo... (1976)

Dentro de sus libros de poemas destacan:

Hexaedro (1964)
Las alas en el agua (1966)
Amánticas (1967)
La senda sideral (1968)
Nueve llantos en la historia de un dolor. (1969)
Poemario del amor insólito. (1970)
Gramatario. (1971)
Si asesinan árboles (1972)
Otros temas. (1973)
Y otras melancolías. (1974)
Poemas entresacados de los sueños consuetudinarios... (1976)
Poemas Pétreos. (1978)
Entre la soledad y el silencio. (1979)
De microbios y otras pestes. (1981)
Testamento. (1982)
Requiem. (1983)
Poemas mecánicos. (1985)
Último amor. (1988)
Re-cursi-vidades. (1990)
Cancionalerías. (1992)
Los señores del poder. (1994)
Cuando niño. (2000)
Nómina florida. (2001)
Compact-poems. (2002)
Dicción de vicios y viceversa. (2004)

Ha publicado infinidad de ensayos y artículos periodísticos en Excélsior, El Nacional, Educación 2001. Muchos de ellos han sido recopilados en sus libros:

Pre-textos. 1975. Reed. Edic. del Teatrino.
Deshojando las florecitas. (Diseminaciones) 1983
Semiótica literaria del mundo náhuatl. 1985
Amar... sin importar el sexo. Teatrino 1987
Las hojas de un maestro. Teatrino ediciones. 1997
Desde mi banquillo. Teatrino ediciones. 2007

También ha incursionado en el teatro escolar con su concepción de teatro danza, teatralerías y cancionales. Dentro de sus obras para teatro danza se encuentran:

Fantasía en 17. (1969)
Juan México. (1972)
Pentágono. (1975)

Como cantor ha grabado 75 discos con canciones personales y como intérprete. Ha hecho traducciones y versiones de Georges Brassens, Boris Vian, Edith Piaf, Bertolt Brecht, Jacques Brel, canciones poéticas italianas y fue precursor en México,(1964), del denominado movimiento de la nueva canción. Su canto siempre ha sido dedicado a su alumnado y a los maestros en espectáculos anuales que unipersonalmente realiza, denominados Cancionales, donde les presenta su trabajo musical y teatral. Desde 1967 hasta la fecha sigue en actividad artística y de investigación en su especialidad. Ha hecho cancionales homenaje a Violeta Parra, a Boris Vian, a Georges Brassens, a Horacio Guarany, a Tita Merello, a María Elena Walsh, a Nacha Guevara, a Mercedes Sosa y a otros cantores donde promueve la obra de ellos para contrarrestar el comercialismo de los medios. Sus discos más conocidos son Mi escuela y yo, 1, 2 y 3, canciones formativas para preescolar; poemas musicalizados y canciones propias en Voces y aventuras de infancia para la escuela primaria (1.º a 6.º), Literaturidad, Fabuloso, Arte poética para la escuela secundaria y bachillerato y como declamador, ha hecho los discos Amor, oh, luz eterna, Alado amor santificado, Adorados amores de siglos dorados, Romántico amor etéreo, Modernista amor no tan moderno, Aires de mi antiguo pueblo, Coplero, que contienen célebres poemas de la literatura hispanoamericana agrupados por épocas literarias; también son conocidos sus discos personales A'i les van las otras, Si yo supiera música..., Teatralerías, Hotel de paso, Historias de todos los días, Corazón mecánico, Cronicantos, Video vitae, Canción ligera, El hombre del Teatrino, Cine, Gracias siglo XX, a pesar de todo, Rojete, El tropezón, Ligerísimo, El botiquín, Electrofolk y otros más. Tiene 20 antologías, denominadas Antoniologías, donde se presenta una compilación de todos sus discos grabados hasta ahora:Sigo aquí, Desde hace tiempo, A mí me gusta vivir a lo grande, Así las canté yo, El cóndor pasa, De mi amada Violeta Parra, A pesar de todo, Mi encanto escolar, Niños y niñas: naturalezas vivas, El tiempo de trabajar, Si supieras tú..., Cantor olvidado, Magisterio, La vida, etc.También existen dos Megantoniologías donde reúne sus éxitos más ovacionados durante sus cancionales; Megantoniología 1: Lo que queda y Megantoniología 2: Superterráneo. Gran parte de su obra puede conseguirse en la librería del Teatrino de los Indios Verdes. Moctezuma 6, esquina con Insurgentes norte, Santa Isabel Tola. GAM, DF. México. También puede leerse en Wikisource.



DE HEXAEDRO
POEMARIO

EN UN PRELUDIO SEIS MISTERIOS

OBRA POEMÁTICA COMPLETA.
TOMO 1


PRELUDIO

En mi proyecto de sembrar caminos
labios fragmentados en sus besos
me tatuaron la oquedad de sus entrañas
hasta hundir en mis fuegos sus hastíos
y evitar con la red de sus palabras
los intentos de mis pasos campesinos.
Y mis brazos que apenas se extendían
hacia sueños de florestas en cultivo
apagaron las llamas de sus vuelos
y la espiga se perdió en los voceríos
que gritaban al asombro de mi rostro:
¡No florezcas en inviernos
ni en otoños
ni en estíos!
¡Nada habrá de cosechar tu primavera!
Ni universos
ni galaxias
ni cometas escondidos
ni crepúsculos
ni albas.

Y manos seculares me tiñeron
los ultrajes de sus ansias humilladas
en su afán de ser trigales
rasgándome su afrenta la mirada
que se ahogaba ante el hallazgo inesperado:
La bondad es un ruido en el silencio
que los ecos transforman fantasías.
La justicia es naufragio de balanzas
navegantes en océanos concluidos.
Y el amor... lazarillo de contacto
para ver la conveniencia de agonías,
sólo es carne de estatuas en cavernas
y perpetuo sollozar de estalactitas.

En abiertos panoramas los espectros
fatigados de esperar promesas
continuaron derruyéndome senderos,
desgajando caminatas jóvenes,
agrietando con sus odios las vehemencias
por forjar en mis oscuras las proezas,
derrumbándome las alas con presencias
espirales de vocablos laberintos:
La vida es vorágine de máscaras
donde todos sucumben en sus hilos
diluidos entre imágenes de lágrimas.
¡Nada existe!
El mundo es esfinge sin respuesta
y espejismos sin oasis los recuerdos.
¡Nada es bueno!
Y bocas de ladridos imprecisos
negaron a mis sueños sus intentos labrantíos
opacándome de brumas los fulgores
hechos de eclosión solar;
acumulándome escarnios,
oprimiendo mis audacias,
enclaustrando mis cadencias
y agotando mi silueta en marcha.

El corazón se consumió en enigmas…

Mi pensamiento acrecentó su angustia de zozobra
y mi tristeza de terruño abandonado
se revistió de confusiones
y se hundió en su soledad de germen
sin esperanza de retornos...

Y mi figura de ave,
naufragio sin memoria,
diluyóse en la cárcel fatigada de mi cuerpo
para aflorar de nostalgias
el impulso andante de sus melodías,
porque nada germinó:
Ni sus cantos visionarios
ni sus vuelos labradores
ni su andanza de bullicio
ni sus giros de volátil.

Consumida en hojarascas promisorias,
frustrada en las grandezas de sus selvas
sucumbió ante las miserias del encuentro
y ocluyó,


dispersa entre los vientos de la rosa…



MISTERIO
PRIMERO

Campesino espantapájaros,
las aves te alejaron de sus nidos
y envuelto en tus tristezas de carnaval falsío,
quedaste esperando que…
algún día…
en diez, en cien, en mil llamadas épocas
descubran tu indefensa pose de estatua primitiva.

Campesino espantapájaros,
vivir en soledad es tu agonía,
sin sentir el canto primavera
de pájaros posados en tus brazos de trapo,
mustios de abrirse al infinito,
porque al ver tu silueta de rechazo,
después de sus ojos en azoro,
manantiales,
volarán entre pánicos.

Pusilánime espantajo que soñaste
florecer en amistades con los trinos
que en fragmentos te cercaron
y al palpar tus oquedades de hojarasca
te dejaron el letargo de sus giros
en el centro de tu mundo sin confín
y sin inicios…

Campesino espantapájaros,
te sentiste poseído de grandezas
y sólo descubriste la miseria
de tu mundo hecho de ramas y despojos.

Espantajo que anhelaste consumar una esperanza
nacida en tu cuerpo de astillajes
y en tu corazón de guía...
vivirás solitario tus milenios de condena inmemorial,
sin nadie que acuda a pergeñar siquiera
el esbozo sonrisa de una brisa
o el intento encanecido de promesas.

Verás solo en la distancia…
desparramarse las aves
y aunque tu melancolía las llame
para darles el trigo derramado en los huertales
de tu estío,
no tendrás esperanza de mirarlas en dominio,
porque estás hecho de llantos
y de escombros soñolientos.

Pobre espantajo cautivo de tus propias ufanías,
anhelo de marmórea estatua
frustrada por manos invernales
en simple amontonar de pajas...

Me desangra el paisaje de mi hallazgo
y en impulsos de volcán que se insinúa
sin brotar a las orgías del fuego,
presiento surgir de mis abismos
la trémula canción de los misterios.

Asciende del profundo solitario
rehaciendo su refugio en mis desechos
y extiende en mis yermos agobiados
de augurios detenidos,
intervalos de calvario.

La adivino venir en laberintos
como gota en las arenas,
como gritos en los silencios,
como euforia en las inercias.
Insólito ascender de ríos
ahogados en sus propias soledades.
Espiral de sombras húmedas.

Terminal de espinas navegantes.

Hiroshima del dolor.

La tormenta se vuelca en cercanías.

Los bosques me agitan sus desvelos.

Los montes protegen sus audacias.

El pavor me devora las campiñas.

Sucumbo ante las cumbres que me afrentan
y humillan sus acústicas de ecos
la voz de mis huertos arrasados
en sus sinfonías recónditas.
El cielo se desangra.

Mi silueta se dibuja de relámpagos…
La furia de los vientos me naufraga
y ultraja en mis cabellos sus cenizas.

Nada puede contener su desaliento
y tiende por la tierra los gemidos
de su muerte en flor.

Plañideras en desgarre.

Panoramas desgajados.

Universos en disturbios.

Convulsión sin fin…

Luces que mueren en mis labios.
Florestas que se esfuman a mi paso.

Búsqueda callada de lo eterno
vislumbrado en lejanías impenetrables,
perdida en la distancia de mis sueños…
aventura solar.

La tierra me transforma de senderos,
erosión sin lozanías,
y convierte mi avance caminero
en oasis que no existe
ante el giro arenal de los desiertos
que me inundan de mares los adentros.

Me circundan fatigas iracundas
que acrecientan los enigmas
de figuras imprevistas
y me funden entre sí.
La tierra se estremece
en lamentos que me pierden
de infinitos arrasados
entre nubes que me agitan su ciclones
y agonizan mi zozobra…
¡Lluevo!
Lluevo siglos por mis ojos.
Gotas antiguas de mi intento,
cansadas de aguardar germinaciones
regresan otra vez a sus dominios.
Perladas agonías por un encuentro
oculto en un mundo enmascarado,
mundo sin florestas y sin soles,
mundo que se ahiena y se aserpienta,
mundo que grita sus afrentas
y no busca los oídos a sus quejas.
Mundo que llaga sus oprobios
y sucumbe en su lucha de abandonos.
Mundo distante que no llega
ni se entrega avizorante
al hallazgo de la espiga que no siembra.
Mundo que acepta sus prisiones
y humilla la potencia de los vuelos
que lo impregnen de esplendores.
Mundo que no sueña en los albores
de otro mundo que se acerca
y persiste en destruir hogueras
que lo enciendan…

¡Lluevo!

Lluevo diluvios.

Me llueven los labios.
Me llueven las manos.
Me llueven los pasos.
Se me llueve el cuerpo y se me inunda el alma
por lo visto en el octubre de los puños calendarios;
lo escuchado a las espaldas que no oyen
y no saben las injurias que corroen
su caminata de sol tras el antifaz de amores.
Lluevo por bondades confundidas
en las nieblas del hastío.

Lluevo por los sueños enredados de silencios,
por ayeres y mañanas no encontrados,
por un ser que no es ser sin ser la nada,
por falsos presagios vislumbrados,
por la flor que no se aroma,
por el cielo que se nubla,
por el viento que se asfixia,
por el fuego que no alumbra.

Lluevo por un tiempo sin esencias,
ausente de cadencias y de luces,
por antaños imprevistos y venires ignorados.

Lluevo…

lluevo por semillas que no fructificaron,
por atisbos que nunca florecieron,
por anhelos que callaron sus veredas
para no sucumbir en laberintos
y por mí…
...por mí.

Eclipses de lumbres y de sombras.

Por mí…

Grietas seculares del inicio.

Por mí…

Ecos de cumbres que descienden.

Por mí…
que nací con la esperanza de quien busca
palpar la realidad de sus ensueños,
aunque en sus fantasías
tan sólo perpetúe doliente
la eterna soledad de sus orígenes.

Por mí…

por mí que nací como quien aguarda
la llegada de una risa
y se consume en las tristezas arenarias
de sus páramos.

Por mí…
que nací como quien agoniza
y no muere nunca,
ensimismado en insaciable espera…



Las alas en el agua


LAS

        ALAS

                    EN

                             EL

                                       AGUA…

(Poemario en 5 actos)


OBRA POEMÁTICA COMPLETA.
TOMO 2


PRIMER ACTO

Estoy sintiendo estallarme la tristeza
por un odio sin fin,
antes amores,
que va naciendo mezclado de temblores
parturientos de rencores
y de duelos
en el centro
de mis sueños
derrotados,
frustrados en sus hilos deshilados
por la estatua interior sin osamentas
que me sostuvo
de la nada.

Estoy mirándome las horas muertas
en vigilias inútiles al cielo
que me calla cada día
de cada nuestro
y los puños estrellados que me sangran
de tantas caricias desangradas
se oprimen su furia de horizontes
agotados de huracanes.

Estoy empezando a odiar hasta lo incierto
de mis fantasías desnudas
y una guerra en mi universo de chatarra en órbita
me despoja de ternuras huecas.

¡Odio por sincera vez
hasta el vocablo mustio de insolación!

Odio al árbol que me da su sombra,
a la flor que me cantó su aroma
y a la paloma...

Odio el sueño que me sueña,
la fatiga que no cansa,
la mañana que me salva
y los días que se me agrandan...

Las nostalgias...
las entregas...
las volanzas...
las cadenas...

¡Odio todo...!

Odio todo lo que hice en el insomnio...

Reniego de mi ser antiguo.

Detesto a quien se acerque a mis confianzas
para ver si las vuelve sus ganancias.

Odio como nunca mi locura de galaxias...
y mi sed de noche inmensa.
Odio a todos los que me marcaron su odio
a media hoz.

Y me odio a mí
por este odio disfrazado de amor
en tantos brazos;
por este odio vencido de odio
en tantas lágrimas;
por este odio murmurado entre la lluvia de unos
(besos
que me amaban las ventajas de un encuentro...

Odio el tiempo que no vivo
y el que vivo.

Odio el tiempo donde muero
y no me muero.
Odio el amor que se cayó al silencio
y tuvo miedo de levantar su voz
por no ser ruego.

Odio los ojos que me cegaron los sentimientos
y que me hundieron sus mares de utilería.

Odio mi ruta de pensada llama
que no fundió la soledad sonora
que la acompañaba.

Odio los cauces prostituidos,
los vientos enajenados,
la tierra comprometida
y el agua...


Estoy cayendo en mí,
despedazado en odios,
mas del derrumbe...
erguido ascenderé desde mi abismo
sin que manos intrusas me levanten a mi cumbre,
sólo yo mismo,
solo yo,
porque el odio me ha de dar la fuerza
que el amor nunca me dio.

Reviviendo en ti
me voy muriendo como tú
y sin ser yo,
me siento herido como el ala que sucumbe al vuelo
de una garra y la sofoca en su buscar de cielos.

Muriendo en ti me revivo al paño
que me vuelve llanto por tu rostro
escarnecido en dentelladas de hombres
ausentes de grandezas de ave
y esplendores.

Me desangra tu sangre derramada,
tú... ametrallado...
que si vivieras nuevamente...
crucificado...
morirías...
presidente...
como yo
comandante...
ahora muero
y sin embargo vivo
para vivir mi muerte.

Y a mitad de los gritos contenidos
en mis ojos
descubrí que mi añoranza de ave...
eran alas de cera
desgajándose.

Y sentí que mis vuelos se callaban su aventura
de plumajes
y quedaban suspensos al vacío
que los colmaba,
sin nadie para amar,
sin algo en quien creer,
sin nada que esperar,
sin alguien para ser...

La soledad me poseyó sin lucha
ni resistencia violentada.
Fluyó su carne entre mi carne rota
y sin dolores ni placeres nuevos
me deshizo su nostalgia de oro
en los despojos de mi arcón baldío.

Y en el residuo de mi sed cansada
acurruqué el silencio de mis manos
y me puse a deshojar verdades
magulladas de falacias maquilladas
hasta dejar en esqueleto insólito
sus cadáveres...

Y sorprendí los arenales sin oasis
aclamando verdores drogadictos
entre lagos consumidos de agua inmóvil
en su mundo desvestido en oblaciones.

Y penetré en la bambalina oculta de los escenarios
donde distinguí las máscaras
de sus muecas verdaderas
grabando las tomas arenarias
que después repetirían
en su carnaval de lágrimas.

El tiempo se detuvo pálido
y en el recuento de sus horas
fui contemplando mi ceguera antigua
en la mirada que se hacía de amores...

Y comprendiendo los acechos mustios
de risotadas que se callaban ante mis ojos
me desnudé los vuelos de emigrante
para estrellarme en la hojarasca muerta
de realidad.
…Y no escuché más la risa que me fecundaba orgullos
ni miré los ojos que me prometían audacias,
solo...
sólo vi movimientos imprecisos de manos extendidas,
de cuerpos en receso
de pasos en cadena...

No sentí más los brazos derramándome alegrías
ni la sinfonía de alondras que escalaban
mis pautas infinitas...

Solo.

Sólo contemplé mi estatua en el desierto
que lloraba por su carne vuelta roca
a fuerza de cinceles escondidos
en voces disfrazadas por su miedo
a ser constructores de planetas.
Y cansado de soñares muertos
regresé con mi silencio de cristales
al mismo césped donde siempre consumía
mis noches
a la espera prometida
de otras mañanas...

Y adormecido de sirenas prófugas
no acerté a sembrarme de palabras
como en las chispas de la flama hoy cierzo
y la mirada que de rostros me anegaba
de pronto cesó las fantasías,
porque un espejo que mis alas reflejaba
me florecía en espinas...

ahí...

ahí donde el recuerdo mucho más las desangraba...
Y sin poder murmurarse de sorpresas,
callando su encuentro desnudado,
se apaciguaron los presagios de la ira,
puños aferrando su odio,
boca envenenando mieles,
ante la imagen altiva que burlante me tajaba
los vocablos...

¡Cómo florecer trigales
si tu semilla es de ortiga!
¡Cómo acrecentar promesas
si se carece de enigmas!

Si eres tú...
sueño engañado,
mentira enmascarada de mentiras,
miedosa carcajada de tus ansias,
intento de una dádiva egoísta.
Si eres tú...
alas ridículas,
quien se muere de su vida confundida
en la arrogancia de sus llamas opacadas;
quien se engaña sin creer en el engaño
que lo engaña;
quien se calla su rencor tras de la mueca
que lo encanta.

Si eres tú...
herida herida,
islote abandonado,
abortado entre el océano que te impide
tu ansiedad de continente,
Adán lanzado,
errante al paraíso,
prisionero de su sombra,
desnudo en tus enigmas de misterio resguardado,
hierático velado,
jeroglífico
en discretas risotadas revelado,
descubierto,
muerto.
Dios desprestigiado,
deshabitado,
hambriento de ternuras regresivas,
pretexto de alas,
apócrifas,
fingidas.

Si eres tú,
esclavo solazado en sus cadenas,
mártir de un calvario imaginado.

Si eres tú lo que te hiere,
un abrazo sin brazos que lo estrechen,
un beso sin labios que lo besen
y una caricia...
una caricia sin cuerpo que acaricie su infinito
de ave.

Y ante aquel duplicado de mi esfinge abofeteada
nada dije.

Nada dijo mi sollozo ahogado
ni mi labio que temblaba llantos...

Sólo el corazón velero
se agitaba por salvar su nave
del arrecife oculto...


Soy culpable...

yo soy culpable de transformar caminos,
mi culpa es.
Lo reconozco.

Sí...

duermo días;
desvelo noches...

Soy culpable de nacer en albas
y caer en sombras.

Soy culpable de buscar estrellas
y forjar oscuras.

Soy culpable de cantar arrullos
despertando afrentas.
Soy culpable de mis propias manos
que se siembran marchitando siembras
y de mis pasos tristes
que regresan...

Soy culpable de todo lo que digo en el silencio,
de todo lo que hago en el fastidio,
de todo lo que callo en griterío,
de todo lo marchito en mis inciensos.

Y soy causante de mis propias penas
y de mis tristezas
y mis soledades.

Yo he provocado toda mi alegría
y mis liviandades
y mis armonías.
Soy culpable de abrasar fogatas
y congelar sus fríos;
de ilusionar montañas con celajes prometidos
y en mi mundo adormecidos.

Soy culpable de mi sed marina,
de mi oleaje muerto que revive,
de la playa ausente que me habita
y del fuego llama que me llama ardiente
rumbo al sol que me ama...
y amo.
AMO.
¡AMO!

Soy culpable de cada sufrimiento germinado,
de cada asesino perdonado,
de cada perdón asesinado.

Soy culpable del hambre que no siento,
de las bocas desgarradas en su aliento
de labios murmurados por un beso desangrado.

Soy culpable del aire y de la tierra,
del agua y de la lumbre,
de cada molécula perversa
que da vida a la muerte de la vida,
a la vida de la muerte que revive
en cada vida
y a cada vida que muere en cada muerte.

¡Soy culpable de todo!
Mi culpa es.

Y ni así me crucifico

ni me incinero,

porque algún día...

algún día...

algún día el amor ha de salvarme de los odios
y rehaciéndome en su llamas llamarada
acaso el horizonte comprenda por fin mis osadías
y mi culpa se mire liberada
con el perdón de un llanto
suspendido en una cruz amortajada
por mentes solares en parvada
de naciente canto consumada.


Escucha tú...
tú que sigues el sendero que yo sigo,
tú que has visto descubrir mi llanto:
ya no vuelvas a mirar mis manos.
No siembran.
Falsifican sembradíos.
Ni regreses a mirar mis ojos.
Ya no sueñan.
No persistas en seguir mi mundo.
Está roto de infinitos.
Ya no creas en lo que digo,
sólo miento para ahorrarme las verdades
que me existen.

Escucha...
tú que conociste la presencia de otro cuerpo
que me orlaba.
Ya no vive.
Concluyó su rehilvanar de hilos,
dispersó su agitación de fuegos
en inciensos
y se destruyó.

Escucha...
busca diferentes panoramas a mi oleaje
de sol que se va ahogando en las sombras
de su playa abandonada...
donde encuentres palabras que no mientan,
donde nazcan caricias que no hieran
y miradas que no ofendan
por sinceras.

Escucha tú...

tú que forjaste en ufanías
monumentos de tinieblas merecidos.
Tú que defendiste mi arrogancia
en inocencias de engañado.

Tú que afrontaste la miseria opaca
de voces que me descubrían...
no busques nunca más mis compañías:

Sólo soy un actor en el exilio
y a cada rostro,
a cada paso,
mi vestuario se adapta al escenario
donde vivo.

Escucha...
tú.

No persistas en buscarme lozanías,
porque en todo finjo,
hasta en el hastío.



COMPACT
POEMS


2001

OBRA POEMÁTICA COMPLETA
TOMO 25
BREVIS•

Como todo se compactará
en este siglo,
para estar al día
de los que se creen,
he escrito este poemario
tamaño
infantil.

MINIMIALMAS

Los humanos extraviaron
sus sueños de grandezas...
Mínimos,
hoy se acurrucan
en minicielos
donde minidioses
los entusiasman
con digitalizaciones
de luminosos electrones fatuos
y los enredan en la ventanería
de un universo minimalista
subliminalizado
por microchipes sonrientes.
CMPT

Autos compactos
discos compactos
casas compactas
envases compactos
mentes compactas
oh, yo también me haré
compacto...
en esta tumba
TUMBA

Mega infiernos
paraísos mega
millones de baites
en un disco duro de soñar
magnanimidades.
LITTLES PRODUCTS

En minicoitos
se hacen mininiños
para que no estorben:
Familias en probeta
viven mejor.
SÍ, CLONES.

Pulgarcitos de hoy
nacidos en miniclones
no consumirán las fortunas
de los maxiclones.
Para sobrevivir
sólo les bastará un botón
donde hospedarán
sus cenizas.
RASCACIELOS

En los rascacielos
del próximo mercado
cabrán millones de mininenes
con sus minimadres
y sus minipadres
orgullosos de sus miniorgasmos
que fecundaron con
miniesperma
a los minióvulos.
Y los rascacielos
se harán tan altos...
que cuando caigan,
se caerán para siempre.
EX STAR

El ser humano ha perdido altura
-me repito-
Hoy se conforma
con las promesas
de la pequeñez.
Todo cabrá en tu carrito
sabiéndotelo acomodar.
Y lo que queda del ser humano,
se vuelve feliz entre las ofertas,
como si no hubiera un antes...
cuando era.
IMPOSICIONES

Para que alcance el gasto,
el presupuesto,
el derecho a circular
sin apreturas
y ganen la gloria
de un minuto diminuto,
anuncien ideotas
en la televisión ardiente.
TEMPUS FUGIT

Los minimulticlones
de la minipantalla
en el minisegundo que les toca
gozan la partícula de felicidad
que les da una minifama.
-Instante de plenitud...
nostalgia de imposible héroe-
En un corte se perderá
para siempre
la oportunidad de ser
-aunque sea-
minisobra...
CHICLE

Masqué los sentimientos.
Los mastiqué,
pero ya no pude encontrarles
el sabor:

Te había olvidado.
ESCENA

Despavorida por las calles
de Nueva York
corría la moda;
No quería contaminarse
de anorexia.
PLAGIO

Y cuando desperté,
allí seguía
la burocracia.
CUITLÁHUAC

Era estrella
y era azteca,
pero nadie lo escuchó
entre la inundación de canales,
mientras se contagiaba
de viruela:
-No metas en tu casa
a quien te secará la mente-
porque aún no había televisión.
INJUSTICIA

Era de la estirpe
de los grandes hombres.
Triunfó en la vida,
cuando murió.
PROTESTA

Ya no quieren los héroes
tener nombres de calles:
¡Que se las dejen
a los demócratas
de la globaldea!
Claman desde los infiernos
de un libro de texto.




Entre la soledad y el silencio

ENTRE
LA SOLEDAD
Y EL
SILENCIO...



OBRA POEMÁTICA COMPLETA.
TOMO 13


NO…

No escribo para los poetas...
ellos tienen la palabra a flor de mano
y los ensueños les nacen nacarados
tras el beso de unos puños agrios
o la sed de sus caricias soñolientas
asiladas en la esquina de una calle abandonada
por la siesta.

No…

No escribo para los cantores
de plumajes y añoranzas...
porque ellos dominan atabales de esperanzas,
flautas,
chirimías
y altivas antiguallas.
No…
No escribo para ellos.

Yo voy tejiendo escrituras para otros...
para aquellos que callan sus ausencias
impidiendo que sus labios las florezcan;
para aquellos que tiemblan su furia desgajada
en apariencias
y derrumban su fatiga de herramienta
sobre mesas de balanzas ebrias.

Para estos es el mundo...
mi mundo,
su mundo interpretado;
para esos que asemejan a los vientos
arropados tras el árbol,
tras la nube,
tras la sombra
y de pronto en mis vocablos
se dan forma.

Obrero de palabras tras su orquesta
que ejecute nuestra alianza manifiesta
yo
escribo para aquellos que han perdido la voz
en el mutismo de mecánicos castillos
de soberbias.

Para estos sólo escribo…

Albañil de metáforas,
soy…
Carpintero de sinécdoques,
voy…
Pintor de metonimias,
doy…
Tejedor de alegorías…,
hoy…

Campesino de la imagen,
gambusino de los símbolos,
minero del enigma,
pescador de la visión.
soñador de mitos...

Humildemente existo a ratos,
artesano del arpegio que murmura
el silencio equivalente de una vida,
otra vida,
cada vida,
que parece ser la vida que revive
a cada muerte
en los poliédricos espejos de mi vida.

Y de ser un más Morfeo,
a veces me resulto un más Proteo,
o tal vez un Prometeo...
¿Quién sabrá lo que yo veo?

Y si acaso me estremezco en la ficción de ser poeta,
mas no de esos que se creen
que solo ellos...
es por saber si alguien solloza
o ríe entre los odres
que durmieron con vinos sus amores
y vive realidades que no se atan a la treta
de un purista
o de un esteta.
No…
No escribo para aquel presumido de laureles
que mece su genio
poniendo cascabeles
y se deja pagar con altos premios,
alaridos de flores negociadas por mecenas
egocéntricos
que de tanto requisito
exquisito
hasta al rey hacen burócrata.

Ni soy para el creído de su altura
y sus cristales,
loco,
mustio,
envanecido,
que se pasa la existencia entre colgajos
de señales
y carteles,
mordiendo polvos,
masticando venenos
y muerto en su sed...
ensartado de hambres,
termina de político amoroso,
gañán de diccionarios
con que engaña a los ciegos
con su ojo.

Yo soy el paréntesis,
(lo que queda de la vida en verso)
para los pocos que me lean,
pero tan muchos,
que navegan tras preguntas
que no tienen su respuesta,
mas que a veces dan a luz
en mi poema.

Los demás…
magnos poetas,
o que se creen,
no me interesan,
ya son los personajes de la encuesta
donde dictan los modos de escribir
al día
y los decálogos narcisos
de su alter mismo
generando títeres epígonos
de un libro.

No…
Definitivo.
Yo no escribo para los poetas…

Acaso para ti
desconstruyo con palabras
lo que sueñas


¡ AH !

¡Ah, mi conciencia tan cabra...!
¡Cabrona!
Sin temer a la palabra
ni a las mentes pordioseras
que se espantan
al oír que alguno dice
lo que muy por dentro callan
pero gritarlo quisieran.

¡Ah, mi conciencia clavada
en las torpes dignidades,
en las cursis gratitudes,
en los ateísmos bestias
y en la honestidad inútil!

¡Ah, mi conciencia tirana
que no me deja ser falso,
que no me suelta sonrisas
ante las pestes del mando,
que no me arrebata besos
devoradores de callos
todopoderosos y altos

¡Ah, mi conciencia que grita
ante el negocio del hambre,
ante rebaños de partos,
ante blancuras panzonas
que luego de hoteles caros
van al mundo persignando!

¡Ah, mi conciencia maldita
que me atormenta la dicha
de estar gozando futboles
y jaiboles boxeadores
o beisbolistas de cobre!

¡Ah, mi conciencia tan loca
que no se ahoga en el vaso
que le proponen las fiestas
de calendarios comprados
ni se impresiona con cantos
de músicas atoradas
en sus sonsonetes de asco!

¡Ah, mi conciencia tan bruta
que no acepta ser de trapo,
ni de cinismos pagados
ni de eclesiastas banderas
ni de tricolores santos
ni de burócratas cubos,
ni de maquinarias ventas
ni de mostradores anchos!

¡Ah, mi conciencia tan terca
que se rehusa a ser pasto
y sufre ante ancianos cuerpos,
y llora por los soberbios,
y muere por los silencios
e implora por tiempos muertos!

¡Ah, mi conciencia jodona
que no me deja acostarme
en la placidez del sueño
irresponsable
y siempre está martillando
mi derecho a ser esclavo!

LETRAS

Si mi palabra no se hiciera letra,
se me asfixiaría en los labios
y ahogada en su silencio altivo
se desgarraría por el precipicio
de mi corazón sarcástico.

Y si callara mi garganta abierta
bajo los desprecios de una soga inmóvil,
turbia pasaría la noche
sin la luz de cantos viejos
donde viven desnudando hiedras
las desolaciones de mis sentimientos.

Y si doblegara las voces arácnidas
que me van tejiendo torturas en verso,
las ansias de amar resurrecciones
tras vocablos encubiertos,
estrellarían los candiles
donde las proyecto.

Si mi palabra no encontrara texto
su cadáver vagaría en los ruidos
sin itinerario
que a diario se pierden
despojados de universos.

De nada serviría la hazaña
epopeya de las letras…
errantes los pensamientos
con sus costales de signos
se irían vagando invisibles
sin darle a nadie su cuerpo.

RITMO

Traspasando los escombros de la rima
libero los vocablos que la cierran
y doy alas a su risa
carcelera
para que bailen al ritmo
de su sola
prisa,
sin atenerse a conteos
de marmóreos mausoleos
ni a pedantes
represores
ni a retóricos
censores,
de los cachondeos
músico-poéticos.
Volcán de sueños
y de las hormonas,
clara química cognitiva,
el pensamiento nace,
luego de nadar en magmas,
sentimientos,
un poco lava,
un algo fuego,
y al pacto sereno
del sentido,
fonemas iluminados,
embudos de tormentos,
baila sus tanteos
como quien tramita el goce
de una muerte
danzarina
y epiléptica.
El pulso mueve conmociones tersas
y al balance de sus sílabas
tónicas de sangre,
átonas de nieve,
se resquebraja el silencio
con su propuesta de música.

Y al quedarse palimpsesto
entre su ataúd de letras,
el quieto velatorio del poema,
se vuelve domador de voces,
de timbres comprimidos,
de registros apresados
de alegretos o de andantes,
de prestos majestuosos
o juguetes,
bagatelas que subyacen
al esfuerzo ronronero
del poeta,
silente fajador que nos anuncia
la palabra florecida,
flor y canto
floreciente,
hecha de todos
hecha por todos
hecha con todos.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada