martes, 29 de diciembre de 2015

FRANCISCO RETAMOZO [17.833] Poeta de Perú


Francisco Retamozo

Nació en Lima, Perú. Ha publicado sus poemas en algunas revistas electrónicas como El Malhechor Exhausto, Remolinos y Casa Barbieri, y también en revistas como El bote y en la antología Poesía Siglo XXI de la Fundación Yacana. Ha sido premiado en el concurso de Poesía Taiwán 2011. Con TRAMONTO fue uno de los seis ganadores del concurso de poesía organizado por Hipocampo Editores en el 2010.



PLAZA SAN MARTÍN
                          (mil vueltas en patines)


En mi cuarto ha quedado mi alma echada
    perfecta en la tierra
         y los ojos vagos de mi abuela
estoy aquí dando vueltas
         los autos huyen
la gente ríe y danza
         se empaña de humo negro
la frente
         pegajosa (suda)
         brillosa
los dientes amarillentos trituran
la comida callejera
               el horizonte
               como una rama
               frágil
               de tronco fuerte

En mi cuarto ha quedado mi alma
    estoy aquí mirando las torres
las ventanas de la plaza me observan
               no huyo (no tengo miedo)
                               las ventanas de mi cuarto me acompañan
miro desde los altos   Una sombra de avión
         los barcos de noche    Una luz en alta mar
         la corona del cerro    Una senda iluminada
                                                                     una prostituta pasa    Traslúcida travestí
         las serpentinas golpean el día  enfriándolo

En mi cuarto ha quedado mi alma echada
estoy aquí
    ausente en la banca
         presente en mi cuarto

Dar mil vueltas en patines
         y volar hacia la orilla de un lago lejano
donde vaya sólo estará
         la gran ficha imponente    El sol
y una tarde majestuoso
         delirante
         enloquecedor

Mil vueltas en patines
y los muchachos envueltos en bolsas
azules    Ellos ríen
invaden las calles de la plaza
muchachos
entre las aguas turbias del verano
prolongadas miradas enloquecidas
                                  él mira
                                  una banca aparece
                                  tomo asiento
                                  hablamos

Mil patines alrededor y caminamos
                   Picasso mirábalos también los pintaba desnudos en azul
En el fondo de una taza de café las piedritas eternas    La playa
                   brisas humedecen     labios apretados    frente amplia
                                                                                              (en qué época estoy)

Mil vueltas en patines
         otras mil vueltas vueltas vueltas vueltas vueltas
caen serpentinas grises del cielo
         la plaza cambia de estación
                                                                                      (el murmullo de los carboncillos)
En el día memorable
caen los naipes    los párpados      las hojas
entra el mar a mi cuarto
         ellos miran
ninguno conserva mi paz
                   una madeja de  lana  naranja
                   la gata la hace  rodar al techo
                   perturba
                   voy sin zapatos
                   rodeado de árboles
                             troncos azules
                             caracolitos
y caigo en la arena de la plaza
domingo perdido oscuro

Mil vueltas en patines
                                “estrellado muere muchacho loco patinero”



Desde una ventana ancha
         los zapatos sucios sobre las rodillas
         el cuerpo desnudo
yo miraba la calle    Reflejo del tiempo
         la calle       
         ignora la soledad
         en sus horas de silencio
detalle
el carboncillo sostiene la línea final
arriesgado equilibrio
¿Las crayolas servirán para algo?
         ya mi cabello graso pesa
¿Cómo cambiar el color de piel?
         minimalista
desde la ventana siento entrar la calle angosta al cuarto
         las palabras calmas en los pies descalzos
Estas serpentinas naranjas entran            
a la hora milenaria
y te baña  la piel
incendiándola
te hace sudar
reflejando los zapatos negros
apenas los pies
                   He volteado
                             ya puede detenerse el mundo
                   ha venido a reclamar sus zapatos
                                                                                         (si no camina muere)



Estas serpentinas colgadas
         como  cáscaras de naranjas dejada secar
invaden las calles adyacentes a la plaza
         se impregnan en la piel cambiando de color
         nos domestica
descubriendo nuestra  intimidad
         sin pudor  se impone 
         elevadas las telas
Estas serpentinas te invaden el  paladar
         masticando la lúcuma
         tendido en las sábanas
         secándonos la piel
                   fiesta en los cielos
                   arden los cerros
         caprichoso a la hora del té
         serpentinas naranjas en el alma

Son estas serpentinas las que penetran la tierra
         quebrándola  en capas
         y descascaran la piel seca
                        los buitres hambrientos
                        olfatean a la moribunda 
                                  nadie recoge sus restos
Son estas serpentinas naranjas las que penden de un hilo
                                  (el mismo calor humano
                                   y la putrefacción social)


                                                                                            Y
Los sinchus sujetan los charangos
gritan apretaditos en la plaza escenario de movidas
muy lejos de ser una fiesta
las serpentinas caen del cielo
te cogen el cuello como manos asfixiadoras
El jirón en brazos alzados y la garganta irritada
huir cuesta abajo   correr  
van quedando sandalias  ponchos   los dientes   los huesos
         adónde recurrir
         qué procesión seguir
         al amparo de quién ponerse
Tercos caminamos bordeando la plaza
como marea alta    Refrescando el rostro con trapos
empapados de agua y vinagre
Mil vueltas en patines y no se puede avanzar
empujar
Son las serpentinas asfixiantes lanzadas de los techos
¡Cómo bombardeaban!
Tiran contra las rejas del gran teatro Colón
a quemarropa
Quilka sostiene la estampida
         llora el poeta de cenizas de Altamira
              bebe un sorbo de esta agua ardiente
         impaciente
              sin muertos seria mejor
El ay de una mujer increpando a los hombres de dios
todos poderosos encima de los techos
un helicóptero aparece
ella se estremece
temiendo al castigo
se esconde detrás de las piernas de un señor
arrodillada sigue balbuceando las palabras
puño en alto alentada por los gritos de los charangos
Ella en la mira del ojo de dios
golpeándose el pecho
corre desalentada
no aguanta más el ahogo
se siente pecadora
sucia
Pierde los tacos   la cartera   el sostén 
desnuda la plaza
golpeada en nombre de dios
Del cráneo emana un hilo de sangre
y la vereda ensucia
un charco navegable que los periódicos cubren
¡Dios castiga  a los descarriados aprenda señora!

Diez    Once    Doce
-Ustedes tienen la culpa yo no
Así debe ser en nombre de dios todo se puede
luego no importan las palabras en las exequias
letra muerta que se lleva el viento
como mis cenizas-

En cadena los charangos de cuerdas irrompibles
las voces regresan a la plaza
         (…ni un paso atrás)
Del inocente modo de ser del fulano
versus la soberbia del mengano
chacchando coca en sandalias empolvadas
y mujeres con sus hijos   Hijas con sus padres
de taco alto y manos en la cintura
El viejo italiano con bastón y su nieto


Un grupo de ancianas muy juntas para que no las tumbe
la avalancha humana
La poeta preocupada por los chicos atropellados  cuidando
su integridad    sus cámaras fotográficas   sus mochilas
El roquero flaco alto de melena larga y su enamorada
una enfermera atendiendo a los desmayados
Otras parejas sin tiempo para amarse corren también
Se quema el edificio nacional
cae el muro ¡Qué vergüenza!
Los valiosos cuadros se achicharran
Hay muertos   Así lo prefieren   Vuélvelos héroes
Apalear la tristeza colectiva
Hasta que se vuelve el firmamento   Manto violeta ensangrentado
         (...una larga noche)
La plaza bajo la luna plateada
Llena ¿Era llena?
De aquí de allá  se mata a los perros 
muerta la rabia
Quedan las cicatrices de los galgos
como esta plaza testigo
del horror el corre corre
murmullo del tiempo en las esquinas
como  libros abiertos que la gente no lee



Y
un nuevo solsticio de verano en la Plaza
Mil vueltas en patines     Ellos moran
         me siento a contemplarlos
Estas serpentinas naranjas entrantes chocan las paredes
incendiando las calles adyacentes
                                                         Una nueva  tarde
                   como dar unos pasos
                   y de pronto la plaza y sus piletas
                   salpicándote algunas gotas al rostro
Miro la llama del horizonte     
                                                 El tramonto
                                       donde danzan los dioses
                                                   del viento
                                           al final del día ebrios
                                                                   (te atraen inevitablemente)
                             Y se ha marcado tu cuello
                                     enredando los bolsillos
                             La mar reflejada en  rostros bronceados
                                     bellos muchachos desnudos
                                             Damos  un par de vueltas
                                                 bajo estos árboles copiosos
                                                           haciendo hora




Y EL CUARTO TRAMONTA 

a Julio Polar

Él puede ver a través de tus ojos
puede meterse sin permiso
ni acto de contrición
Él puede conquistar el corazón nocivo
nadie entiende al hombre
A cien caballos de fuerza los sentimientos

En las calles de su cuarto podemos ser

Seaned le guiña el ojo izquierdo
Él sonríe y dan una vuelta
mirando los tiempos vividos
cuando sus ojos oscurecieron
golpearon
prefirió callar
él pensaba en sus calles
Un punto en el firmamento
Una equis en el mapa

No existe un reloj en la cabecera
el sol aclara sus pestañas
una ligera tos despeja la somnolencia

Seaned vuelve a guiñarle el ojo izquierdo
un sorbo de café Él tose
sus manos crujen
los ojos tiemblan
no puede pasear
Ella se aleja Avanza
Él no puede continuar
el arma debe acabar este dolor
Alguien toca la puerta
espera afuera
Hoy el sol despeja la duda
un día más

Parados frente al escenario
Un Puerto sin idioma original
donde el viento expresa una danza
El umbral se pinta
de alargadas manchas
concierto original de oboes
y el cuarto tramonta
El aroma natural recorre sus calles
sentados
Seaned y él ven alejarse bruñidos
trasatlánticos
atrás estallan las gaviotas en gritos ensordecedores

Frente al escenario
Él no sabe hundirse
¿Respetarían el tráfico en su propio terreno?
Seaned se atreve Ella puede
La sigue y dan vueltas en medio de la pista
los libros yacen abiertos

Pronto
ven acercarse otros individuos
sin respetar la luz
en pistas y veredas
llenos de calor humano
no cabe otra persona en su cuarto
Rompen vasos El trago derraman
Alguien dispara al aire
Comienza la retirada
El sofá está vacío

Pero él

Vuélvesele payaso la vida
juego en círculos
deshaciéndose los cuerpos
minimizándose
Los faros de la calle mitigan
a la hora más larga del día
Él puede oscilar entre la sonrisa fuera
el mirar dentro
La vida en una cinta cassette
(aprieten el play por favor)

Seaned vuelve
Oxígeno para el pez en la tierra

Los árboles crecen
en las calles de su cuarto
donde los ríos surcaron
farfullaron las ideas
soñó cantó bailó
hizo sexo

Donde los rayos solares
cruzaron la puerta de madera vieja
sin permiso
ni acto de contrición
oblicuos
brillantes
golpeando el pecho.

( de, LA NOTA DE DOS y otras notas breves )




Ella bosteza
coge un lápiz y escribe
como toda amante de Safo
murmura ríe corre protesta cae
vuelve a pararse
Bajo la sombra del trigémino
procura adelantarse

Ella tararea a Chico Buarque
coge una guitarra y canta “ Te doy una canción “
de Silvio a su amiga
Ellas van juntas al teatro
ven los perfiles de la Darmet
Cogen las historias como suyas propias
rompiendo las muñecas

Para ellos no quiere ser ella una mentira

En la playa
bajo la sombrilla lee
mientras el resto no la entiende
bajo el sol del medio día
Ella muere en su soledad sosegada



Como un poema
manos juntas Rodillas enlazadas
nombres escritos en la pared
adrián y adrián
Dedos en la taza de café Un oboe
Una ventana donde entra el viento
la melodía sale
los cuerpos febriles enfría
despeina los cabellos

Observando un cuadro en Rojos
la arena tibia
rojo vida pasión
muerte resurrección
cada tarde

Cigarrillos muchos (humito azul)
ceniceros vacíos
El humo dañino rosa la garganta
Clavel rojo
clavel blanco
Las amarillas dan suerte
Un jarrón negro lleno de ellas

una silla El abanico sumergido en el cuadro
El mozo vuelve a limpiar los ceniceros
muchacho de labios gruesos Curvos
de mermelada roja (otra vez rojo)
Una frente como una ventana
de cabellos largos tercos lacios

Dos varones extendidos
“en el lecho perfecto “
Efervescente




LIMA

En el mes de abril Otoñal
el sol pareciera intenso
Los vientos soplan fuerte
de alguna parte del sur
entra el polvo al salón de clase
las ventanas sin vidrio
techo de calamina
como ardían los ojos
cabellos empolvados
oídos sucios
Salón: Primero eñe
chicos adultos
de tajos en la cara
Yo de dieciséis
odiando la mierda
que me dejo ahí




TRAMONTO (Sol negro, 2015) de Francisco Retamozo, por Paul Guillén

Tramonto (Lima: Sol negro, 2015) es el primer libro de Francisco Retamozo, pero no es su único libro puesto que se conoce el título de otro conjunto titulado Muerte de Venecia en mi cuarto que fue premiado en el concurso de poesía de Taiwán en el 2011, dicho sea de paso, Tramonto fue uno de los ganadores del concurso de poesía organizado por Hipocampo Editores en el 2010, donde resultaron ganadores poetas como Roger Santiváñez, Rosina Valcárcel, Alejandro Susti, entre otros; es por eso que no es ilógico pensar que Francisco Retamozo tiene varios conjuntos más que ha guardado celosamente por tantos años. Esta noche nos convoca Tramonto y de entrada me quedo pensando en la figura que habita el primer y el penúltimo poema, se trata de Guillermo, no es raro ver esta dualidad entre el poeta y el amigo que se expresa en que “Mirábamos / el ocaso / desde / el faro y el ancla”, como todos saben Tramonto se refiere al ocaso, lo que creo es que el libro es un informe sobre el paso del tiempo: “Firme y rápido / el tiempo pasó”, este paso del tiempo se da con metáforas de estirpe natural y no tiene una carga trágica, por ejemplo, el segundo poema funciona con la dualidad del otoño y el verano, ciclo de regeneraciones y alumbramientos. Para retomar el tema del amigo citaré la estrofa inicial del primer poema, el poema se titula “Guillermo”: “La mirada caída en el asfalto / los jardines pintados / de círculos amarillos / ¿Qué fue del calor? / Son nubes oscuras / pronto el frío / el silencio / pronto”, de lo que se desprende es que funcionan oposiciones como alegría / tristeza, naturaleza / urbe, calor / frío. El decir que la mirada está caída en el asfalto connota que el poeta y principalmente Guillermo se encuentran con la mirada cabizbaja, pero la naturaleza dentro de la urbe es de “jardines pintados / de círculos amarillos”, este aserto pictórico se va a repetir a lo largo del libro, por momentos parece que asistimos a una exposición en una galería. La figura de Guillermo también parece ser rastreable en el tercer, cuarto y quinto poema, el poeta se transforma en árbol y dice que “Has topado lascivamente / mis ramas / has querido alcanzar / al viento / Lo he sentido” o “¡Amigo! / Puedes venir a secar / mi cabello / mi rostro / mis pies”, de lo que nos queda dos cosas el poeta es un árbol y también una casa hecha de barro, abandonada, y también el que poeta se piensa en esa relación con el amigo casi como un Cristo al que le lavan los pies. Además la relación que se instaura entre los amigos es que la lluvia cae sobre el cuerpo de uno de ellos o la cercanía del hálito tibio sobre los hombros.
“Galería” es el título del poema que abre la segunda sección del libro, que tiene como motivo un cuadro japonés colectiva en el MALI, 1991, lo cual también podemos ligarlo con la cita de Salvatore Quasimodo que abre el libro: “Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra / traspasado por un rayo de sol: / y enseguida anochece”. Lo que nos queda de la lectura del poema es que es una mujer con la “mirada quieta muda / manos tiernas frías”, se trata de una mujer muerta. Anochece para todos que es la muerte de Tramonto, así como también es la muerte física de los seres. Si en este poema se trata de una pintura, en el segundo poema se refiere a una fotografía, como en el tercero, el motivo lo impone un cuadro de Ramiro Llona. El cuarto poema está basado en la película Azul profundo, hasta aquí puedo detectar a nivel pictórico una gama de rojos, violetas, azules, que funciona con más presencia en esta segunda sección. Como se podrán dar cuenta muchos de los poemas se dirigen a tú, que conjeturo junto al poeta: “Serán dos varones / como dos hembras / amándose”.
La tercera sección del conjunto es un único poema titulado “Autorretrato” y es dedicado a la abuela. Aquí son notorios algunos otros temas: la abuela es indígena, analfabeta, también la idea de que el poeta parece que está posando para un retrato, y por último la idea del cuarto como una extensión del cuerpo.
La cuarta sección puede leerse como un afrenta contra un dios del cuerpo, pero también como que el cuerpo ha entrado en estado de putrefacción, puesto que se propone que “¿Ya no miraré el rostro compungido / ni los ojos llenos / de larvas?”, al leer este apartado noto una preponderancia de marrones y a lo que se está refiriendo es a una experiencia mística del cuerpo ligada a lo sexual y a la muerte, de nuevo vemos como las dualidades funcionan, en este caso entre eros y thanatos.
La quinta sección, y última, intenta recuperar la infancia pero también el cuerpo infantil de Guillermo. Tramonto no es solo el ocaso sino la muerte, el sexo, las artes plásticas, el misticismo, los viajes, una especie de fuga musical que propone en el último texto y acaba con que “el alba de pinceladas / translúcidas / la tierra / gira… / y yo estoy aquí”.
Ojalá que el próximo libro de Francisco Retamozo no demore tanto en salir y que así pueda regalarnos nuevas sonoridades, nuevas esperanzas y nuevas alegrías.              

(Palabras leídas el día 3 de diciembre de 2015 en la presentación del libro en Espacio Fábula – Barranco, Perú)


POÉTICA

Será agua dulce
          salada
               campos verdes
                    secos
Piedra sobre piedra
          Aves
Un árbol de otoño
Los girasoles de Van Gogh
Una mujer de Humareda
El poema será
     una silla
     cajón vacío
     guitarra muda
                                        Amor odio
Un niño jugando a ser feliz
     como Betty Blue
          una niña desgreñada
               Violentados
¿Qué será la poesía?
Serán los tiempos perdidos
     en arrugadas manos
                                         religión contra religión
Serán dos varones
como dos hembras
              amándose



HABITACIÓN EN ROJO

A un cuadro de Ramiro Llona


Elige una parte del cuarto
sin darme cuenta ha derramado
pigmento rojo
habla en inglés
       Can you help me!
Repito
Ensucia una parte de mi cuarto
desordenado
Ahora quién limpiará la mancha
extendiéndose
                                  Raíces de costumbres
                                  la rueda de carreta
                                  pintado a colores
                                  época de John Wayne
                                  Macetas en la ventana
                                  geranios colgantes
El departamento decorado en rojo
queda una parte celeste
Una ventana donde miran
nuestra siesta
cuerpos desordenados






PRIMERO EÑE (SOL NEGRO) DE FRANCISCO RETAMOZO POR MIGUEL ILDEFONSO


Primero Ñ, segundo poemario de Francisco Retamozo, como Tramonto, reúne poemas breves, muy liricos; en su propuesta la voz es sumamente concisa, suave y sutil, para abordar principalmente el tema amoroso. Empero, hay un par de diferencias sustanciales respecto a su primer libro. Ahora hay una carga más denotativa del erotismo, más cerca a la temática homoerótica; se puede decir que este nuevo libro es abiertamente erótico. Y la segunda característica es que se percibe un relato de fondo; bajo estos versos se configura a veces tímidamente, y no pocas veces arrebatadamente, un sujeto que trata de liberar sus deseos. Entonces, lo que se ve aquí es la historia de esos deseos contenidos, pero que, a diferencia de todo sujeto poético que estamos acostumbrados a leer en la poesía erótica, Primero Ñ nos lleva a las lindes de lo individual, en donde se cuenta el aspecto social del deseo.

Hacia el final del libro se señala claramente lo que quiere decir el título del libro, en el poema que lleva justamente el título del libro. Empieza el poema Primero Ñ: “jueves/ Hora de  Religión/ -Amaos los unos a los otros/ Como yo les he amado”. Se describe aquí la clase de religión en el aula Ñ de un colegio de Lima, se supone colegio nacional (sabemos cómo son esas clases, sobre todo de religión, bajo esa carga hormonal y adolescente de los estudiantes). El poema se puede leer como un cruel relato de lo sexual. Palomino es el excluido, es a quien el aula habrá de maltratar, bullying como se dice hoy. Dicen unos versos más abajo: “Palomino fue violado una vez más/ en el baño/ en la calle/ en su casa”. Al leer estas líneas no se  puede dejar de pensar en César Moro dictando clase en el Leoncio Prado o a Allen Ginsberg en Cuba. Nuestras sociedades machistas e hipócritas harán con Palomino lo que hacen con todo aquel que desafía o cuestiona sus parámetros y dogmas. Dice el poema hacia el final: “Palomino fue expulsado del colegio después que todos pasaron por él”.

El apellido del protagonista del poema, sea intencional o casual, así como todo el poema y todo el libro, conlleva una ironía que delata las contradicciones a las que está envuelto el deseo. El arte es liberador, desde que libera, en primera instancia, el inconsciente del creador. El poema se convierte en un ser vivo que interpela al lector, a su consciente como a su inconsciente. Por eso todo poema no tiene un solo plano, no es una idea que estampa una sola impresión en el lector. El poema es un complejo aparato de significados que el lector tiene que desentrañar cuando se sumerge en sus palabras. 

Es por eso que tenemos a Francisco Retamozo más desafiante que en su primer libro; situando el principio de esta historia en una época cuando “En estos lares se desarrolló la guerra” (“cuentan mis amigos/ haciendo las zanjas/ para estructurar sus viviendas/ han encontrado osamentas/ de noche han visto/ soldados/ pasar frente a sus puertas”). Efectivamente, le tocó al poeta crecer en la violencia armada de la década de los ochentas. Aquello le marcó para siempre las fibras, las tensó de tal forma que la voz no puede estar alejada del drama histórico de nuestro país. Es el contexto de la violencia, entonces, lo que enmarca los poemas de Primero Ñ. Cito: “tú/ un precio/ morir/ deseo”, nos dice en estos versos que, como en Tramonto, son como pinceladas lacerantes. O como en: “duro/ Artesano/ fálico”. O más adelante: “Te obliga a gritar/ jadear/ soltar una risa/ lagrimear”.
Picture
Casi todo el poemario es la música del deseo liberado, pero que por ratos toma consciencia de su insularidad. Cito: “Qué difícil se te ha hecho/ regresar a casa/ dejar de pensar”. Insularidad porque la voz siempre está en contacto con otros, pero vuelve a sí mismo, como escuchando siempre su propia voz. Los cuerpos, a su vez, no pueden dejar de ser deseos que actúan, que tienen que actuar para poder persistir: “reconoce/ tu cuerpo/ teatral”. Porque en ese movimiento es que pueden enfrentar la realidad; en esa actuación o simulacro: “manitas formando monstruos alados/ ‘… tu voz tu voz existe’”, dice parafraseando a Juan Gonzalo Rose.

Una cita final: “en los ochentas hacíamos las tareas en apagones había que comprar velas diariamente o decorar con lamparín a kerosene”. Eros y thanatos están moviendo los hilos de esta historia, son los que en el contacto producen la chispa que hace posible la luz que decora la oscuridad, y sin decoro porque el sexo no es una religión, sino una comunión con el otro, sea quien sea el otro.

Aquí dos poemas:



ULISES / MARCOS

hombros / pechos
en el cuarto oscuro
sin escudos
ni pectorales

Las seis antes meridiano
las llaves del auto
la ruta construida
seguir
cada rincón en su lugar
armado / desarmado
como un rompecabezas
de mil piezas
entre el claro oscuro
las sabanas tibias
quedan

Metal bruñido
escudo / pectoral
en la arena tibia
quedan



POÉTICA

Como un poema
manos juntas    Rodillas enlazadas
nombres escritos en la pared
dedos en la taza de café      Un oboe
Una ventana donde entra el viento
la melodía sale
los cuerpos febriles enfrían
despeinan los cabellos
Observando un cuadro en Rojos
arena tibia
rojo vida pasión
muerte resurrección
cada tarde
Muchos cigarrillos  “humito azul”
ceniceros vacíos
El humo dañino rosa la garganta
           Clavel rojo
clavel blanco
           Los amarillos dan suerte
   Un jarrón negro lleno de ellos
una silla    El abanico sumergido en el cuadro
El mozo vuelve a limpiar los ceniceros
muchacho de labios gruesos     Curvos
mermelada roja         (otra vez rojo)
Una frente como una ventana
de cabellos largos tercos lacios
Dos varones extendidos
         “en el lecho perfecto “
                    Efervescente


[Por Miguel Ildefonso]


.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada