viernes, 11 de diciembre de 2015

JORGE-ABESO NDONG NNEME [17.744] Poeta de Guinea Ecuatorial


Jorge-Abeso Ndong Nneme

Jorge-Abeso Ndong Nneme, nació en Guinea Ecuatorial, el 20 de diciembre de 1984. Es Profesor Diplomado Universitario, por la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado “Martin Luther King” Malabo. Dirige el Taller Cultura Literaria y Trabaja como Jefe de la Sección de Investigación y Estudio de Proyectos del Centro Cultural Ecuatoguineano. 

Colabora con varias revistas como “Atanga” del Centro Cultural Español en Malabo; “Ilusión” del Centro Cultural Ecuatoguineano y otras publicaciones como el Periódico Ébano… etc.

Mas ha sido galardonado varias veces, de 2007 a 2011, al Premio Literario de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo(AECID) y el Centro Cultural Español en Malabo.

Miembro del laboratorio de recursos orales, ha sido coautor del libro Cultura Oral, por CEIBA Ediciones



NUNCIO INFORTUNIO

I.

Cuál infortunio es tu sino,
tú, morador de Bilelipa,
qué afición te da la caza
que encela a la misma Aurora.

Afición consumada en vicio,
dónde en la exuberante selva
se esconderá el cervatillo.
Anda, ¡ve, acechador!
ve por caminos tenebrosos.


II

Surge el rocío, señora de la mañana,
cuando sonríe al sol amante
desde la noche de los tiempos,
y como acostumbra el temedor
toma su bastón centelleante.

Infortunio es el sino
de aquel que persigue al cervatillo,
que anda en sendas tenebrosas
y sucumbe bajo infame astucia.

Expectantes los arroyos hablan del temedor,
resuena en su curso el pariente mar
mientras pasa el cazador de fiera astucia.
Pues ven, bajo la sombra del palmiste,
yacer una blancura horrible.


III

Cuán terrible es la realidad,
que deja hablar hasta a los muertos.

De locura a cordura,
oí a este esqueleto parlante
de blanquecinos huesos.

- ¡Fuente de muerte es la boca!-
¡ay! cabeza vacía y sin seso
que clava su mirada y habla
escudriñando mi alma acobardada.


IV

Corre, corre, hombre, a Bilelipa,
corre pero sin contar lo visto.

Dónde hallar consuelo, matador aterrado,
dónde sino en la segura aldea de todos
junto al calor del grupo y del fuego.

No calló, pues cantó lo visto,
soltó resuelto y gritando,
conspirando delirante con la locura
lo que vieron y oyeron sus sentidos.

Fuente de muerte es la boca,
de donde brota el desengaño,
fuerte es el deseo por lo extraño
que atrae apurado al gentío,
adorador de lo misterioso.

Mas preso de insultos caerá
bajo la aprensiva chusma.
Hablar en falso sin carisma
en la gran Bilelipa
es tarea necia y tonta.

Más zurrarán los insultos
y el desprecio
al temedor de infame astucia,
que en el Topé se hundirá
por vergüenza maldita


NOTAS SOBRE MI POESÍA 

Por Jorge-Abeso Ndong Ndeme

Defino mi poesía como experimental. A veces compongo en fang para después transcribir y traducir la obra al castellano, o a la inversa. En líneas generales, mi poesía es una mera herramienta que utilizo para contar historias, y no solo una exaltación de sentimientos o anhelos (cuyo uso decantaron grandes poetas y paisanos como Illombe, Boneke, Bolekia Boleká o Nsue Angue). Busco formas alternativas de contar historias, verdaderas o fantásticas, aunque me inclino especialmente por esto último, como vía de escape de la angustiosa realidad. A través de las líneas rítmicas de la poesía me siento más libre a la hora de escribir prosa. En eso mis textos se asemejan a los cuentos o leyendas étnicas ecuatoguineanas, que, cargadas de narrativa, son cantadas y recitadas de tal modo que fijan un género híbrido en el que poesía y prosa van de la mano.

Me considero aprendiz de poeta y creo firmemente que es necesario derribar los muros de las nacionalidades en la literatura (poesía “guineana”, “española”, “argentina”...etc): la poesía ha de ser universal; el poeta ha de componer partiendo de lo particular para compartir los resultados de su búsqueda con el mundo.

No me considero heredero estilístico de la poesía de las anteriores generaciones, aunque de alguna forma sí lo soy en la enormidad de la labor de escribir teniendo como musa y como base a la cultura autóctona; en eso me siento especialmente cercano a Bolekia.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada