martes, 17 de noviembre de 2015

ESTRATÓN DE SARDES [17.542] Poeta de Grecia


Estratón de Sardes

Estratón de Sardes fue un poeta epigramista, según Constantino Céfalas, originario de Sardes, capital de Lidia. Céfalas no da más datos, pero Diógenes Laercio habla de un Estratón; a partir de estos escasos datos se han datado sus poemas en el siglo II de nuestra era, en la época del emperador Adriano. La atribución de sus obras y el tiempo en que vivió, no obstante, carecen de argumentos sólidos y están discutidas.

Fue Estratón quien compiló el libro XII de la célebre Antología Palatina, dedicado por entero a la pederastia y con sólo unos pocos poemas heterosexuales.

Temática

Su obra se caracteriza por la gran cantidad de manierismos formales, posteriores al primer helenismo y de tendencia cercana a la escuela fenicia. Si bien cultivó diversos temas, destacan por su absoluta preeminencia los poemas homoeróticos. Sus poemas nos han llegado gracias a su copia en los manuscritos Palatinus Heidelbergensis y Parisinus, fundamentalmente; una minoría han aparecido en los documentos Venetianus Marcianus, Parisinus Graecus y Barbericus.

Otras piezas del poeta, las menos, hablan con sensualidad de la belleza femenina a través de escenas cotidianas ligeras.

Estratón, cuando trata la pederastia, lo hace de manera descarnada y únicamente física. Esto ha hecho que su obra se ponga como ejemplo de un vacío ideológico de la misma y de su pérdida de importancia en la sociedad de la antigua Grecia.

Antologías

Estratón escribió el poemario Pueril musa.




"Si te he ofendido con un beso, págame
Con la misma moneda: bésame también tú"., Estratón de Sardes




¡Dichoso el que te pintó, y dichosa la cera
que sabe someterse a tu belleza!
¡Ojalá tuviese la ondulación de la carcoma y la larva
para lanzarme sobre la madera y devorarla!

Traducción de Manuel González Rincón.



Estratón de Sardes (siglo II d. C.) cultivó el epigrama homoerótico, bajo la advocación de Zeus, raptor de Ganímedes. Defendió la modernidad de sus epigramas, frente al carácter anticuado de la poesía heroica y grave.



COMENCEMOS POR ZEUS…

Comencemos por Zeus, como dijo Arato.
Y a vosotras, Musas, hoy no quiero molestaros.
Pues si me gustan los muchachos y con muchachos trato,
¿qué importa esto a las Musas Heliconiadas?

Epigramas. Traducción de Manuel González Rincón.





NO BUSQUES EN MIS ESCRITOS…

No busques en mis escritos a Príamo junto a los altares,
ni los pesares de Medea ni de Níobe,
ni a Itis en su tálamo ni ruiseñores entre las hojas,
porque de todas estas cosas escribieron los antiguos ampliamente;
sino al dulce Amor mezclado con las alegres Gracias
y a Bromio. No eran propias de ellos las gravedades.

Epigramas. Traducción de Manuel González Rincón.





AFORTUNADO LIBRITO, NO TE ENVIDIO…

Afortunado librito, no te envidio; en verdad, mientras te lee,
un muchacho te aprieta apoyándote contra su mentón,
o te estrechará contra tus tiernos labios o te enrollará
entre sus húmedos muslos, ¡oh, el más bienaventurado!
A menudo irás con él bajo su pecho o dejado en los asientos
osarás tocar sus íntimas partes sin miedo.
Mucho charlarás con él a solas; pero, en mi provecho,
librito, háblale una y otra vez, te lo ruego.

Epigramas. Traducción de Manuel González Rincón.

http://poeticas.es/?p=3753#more-3753








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada