martes, 10 de noviembre de 2015

CRHISTIAN BAFOMEC [17.436] Poeta de Perú


Crhistian Bafomec  

(Lima, 1993) Poeta, pintor, escultor, dibujante, fotógrafo, coquero, marihuanero, alcohólico, mitómano, desempleado. Ha publicado en la antología Ese Puerco Existe (C.A.C.A Editores, 2012), Enero en la Palabra 2014 y en las revistas y blogs Mutantres, Poesía Sub 25, Tenían 20 años y estaban locos, entre otros.
Es editor -junto a Roberto Valdivia– de la revista de literatura Poesía Sub 25. Ha escrito una serie de 200 libros que nunca publicará porque no le parecen arte y porque cada vez está preparando algo nuevo. Conociéndolo sobre todo por sus publicaciones en internet y por los recitales a los que va y donde muestra poemas extrañísimos y geniales que todos deberíamos leer.

Actualmente vive buscando trabajo, quisiera tener un celular nuevo, prepara el libro que revolucionará la literatura universal y siente hambre y frío y luego solo frío y luego 250 gigas lo despiertan. Estudia en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes, en Mejorando.la y en es.what-character-are-you.com



///De cuando era un niño y me traumé con la poesía

Mi niñez fue áspera y conocí la poesía cuando me quemaron con agua hervida en las nalgas. En realidad dios me quemó mientras fingía ser un superhéroe. Y así con ampollas en mi potito y sin poder sentarme, boca abajo, miraba a las enfermeras cómo lamían las heridas de los infectados para desinfectarlos, y chupaban los penecitos de los recién nacidos para darles su luz, porque ellas eran la luz del nuevo mundo, porque ellas eran la tecnología del nuevo mundo, y el amor del nuevo mundo, y besaban a los asmáticos para devolverles el aliento, y se reían con los fracturados tomando café con leche y conversando del clima para suturar sus huesos, y se dejaban acariciar el sexo por los cancerosos porque en sus vellos púbicos estaba la gloria del Señor, y se dejaban penetrar por los sidosos para que sus fluidos les limpien hasta el alma. Pero a nosotros los quemados nos leían libros de poesía que te arañaban la piel como un serrucho romántico.
poesía que eran gusanos que ponían huevos en tu oreja y construían ciudades en tu cerebro,
poesía que eran hermosos dildos bailando en el agujero del culo,
poesía que era una máquina de cosquillas utilizada en los campos de concentración nazi,
poesía que era más caliente que el agua que nace en los volcanes y termina en tu piel de cebolla.
Poesía con clavos,
poesía rocoto,
poesía cuchillos,
poesía enfermedad mortal,
poesía humedad de la cosa,
poesía que te cogía del cogote y te quitaba toda tu plata,
poesía que te secuestraba por las noches y bebía contigo hasta el vómito,
poesía que era tu madre botándote de la casa por violador, por flojo, por ratero,
poesía que no se apiadaba de nadie y nunca daba limosnas,
poesía que te atropellaba sin Soat y se daba a la fuga,
poesía que lloraba como tu padre al no encontrar su casa,
poesía que era tu novia que te sacaba la vuelta,
poesía que creías que era tu novia descalza teniendo sexo con todos los poetas de Lima, pero que en realidad era tu novia mamándosela a su compañero de universidad,
poesía que era tu amigo diciéndote que a su novia no le vino la regla,
poesía que camina por una ciudad desierta con los ojos rojos y buscando un lugar dónde pasar la noche,
poesía que son tus abuelos hablando del ser, del estar, del morir, de la nada cosmopolita, de Kierkegaard, del chapulín colorado, del amor,
poesía que era la contaminación ambiental y el sida y la cárcel y las inundaciones,
poesía que era el fin de este planeta vulgarmente llamado Tierra,
poesía que es el big-bang de la nueva era tecnológica,
poesía que es el capitalismo,
poesía que es la quinta bomba atómica, la novena internacional y la enésima sinfonía de Beethoven,
poesía que me quitó la niñez de un susto, y yo lloraba porque el doctor me miraba con su jeringa, y las enfermeras que eran extraterrestres me regalaron un chupetín al terminar de leerme a Verástegui, para que no siga llorando.



///De cuando era un niño y me traumé con la belleza

La belleza es una mosca bailando en ascesis al sol, como el humo de la yerba en mis pulmones que me hacen ver anos verdes parpadeando como estrellas y cambiando de colores y sonando como Morrissey mientras menea un arbusto de constelaciones con su rabito. La belleza es alegría, como alegría es la belleza de un parque de alambres que se incrustan en tu pelo de cemento, estás sentada bajo las luces amarillas de los postes mientras los niños que son ángeles raquíticos, abrazan sus huesos que se les caen por los codos, se acercan y nos venden mazamorra. Qué es belleza, puedo ver temblar de frío a los perros carcomidos por la caracha y la desesperación, mientras me hablas de que tus perros dejaron sus vidas en el jardín y ni tú ni yo estamos como para vanagloriarnos de la vida. Qué es belleza, una luz destroza todas las bacterias de los niños haciendo explotar sus estómagos y su corazón, acabando con el llanto de su hambre sobre-volando los límites de nuestro estremecimiento. Qué es belleza, miramos el cielo y encontramos planetas parpadeando mientras soñamos con extraterrestres. Qué es belleza, bailar como resfriados en un campo de guerra que se tiñe de amarillo mientras una manada de moscas sueltan palabras como flechas en un campo verde, en el frío un par de gusanos se abrazan un poco borrachos, qué es belleza, qué es angustia, qué es esta noche que sonríe con su aliento rancio y sus dientes picados y nos lame la cara mientras nos tiene apretado del cuello, mientras nuestras palabras suenan como columpios oxidados, mientras nuestros cuerpos se arrugan y se pudren, mientras el sol nos penetra como ciegos por un túnel de luz, qué es belleza, por qué gimen los perros en un parque lleno de niños que comen tierra, qué es belleza, por qué cuando grito en una calle donde los árboles explotan, nadie más que tú me oyes, por qué vivimos en un lugar donde la gente es una mierda, por qué nacimos en un planeta en que la gente es una mierda, por qué no podemos asesinar si es que la gente es una mierda, qué es eso que llamamos tristeza filuda acariciándonos el cuello como un viejo borracho, qué es belleza, pensar en ti como en el sol, qué es belleza, por un momento dejé de pensar en el sexo y estuve un laaargo tiempo a tu lado preguntándote si está bien todo o si te duele la muela o si ya fuiste al doctor y qué tal va ese pulmón lleno de huecos, qué es ese pellizco en la piel que florece en mis manos como la UTA o como el cáncer o el amor, estoy a punto de callar y de enfriarme. Y ya no pregunto más porque las palabras se me pegan en la boca como un chicle y tú no estás con ánimos para ver globos bubbaloo explotando como la risa de los niños en el parque, y ya ni puedo despedirme de mí mismo y voy desapareciendo, lentamente, el parque tiene minas que le arrancan los pies a los muchachos, y los perros se penetran las costras y gimen como drogos borrachos, testarudos, amargados, la belleza es dios y dios soy yo cuando me miras y me encuentras.



///De cuando era pequeño y creía ser una hojita de mariguana saltando en el jardín

Cuando era niño yo era muy gordo y caminaba en el jardín buscando caracoles para jugar a con ellos y ver cómo les crecían dos penes de su cabeza. Mi madre sembraba mariguana en su huertito y se enojaba cuando las pisaba así que caminar en el jardín me parecía una aventura. Jugaba a llevar un espejo en el bolsillo para ahuyentar a los duendes. Caminaba por una jungla de ganya con lucecitas como estrellas que vibraban como un rocío sobre las hojas y tallitos y me parecía un concierto donde Morrissey movía el culito y una rama se movía con él y entonces me senté a soplar el rocío y ver cómo caía a tierra- de hecho la tierra olía muy bien. Caminaba despacio y vi un extraterrestre que bajó a través de una luz y me preguntó por si conocía algún río cerca y le señalé con el dedo en dirección a Lurín. Tenía caracoles en mi bolsillo y se los regalé. Me miró con cariño y me besó el cuello. Mi mamá escuchaba música. Yo era una plantita que le daba amor a los extraterrestres que sonreían conmigo mientras bailábamos con los pies dando vueltas entre la maleza. Uno de ellos se comió un floripondio. Pensé que moriría porque empezó a botar un líquido verde por los ojos. Uno de ellos se comió un caracol y me enojé. Otro de ellos se limpió la boca y armó un rorrito bien chancho. Y yo le dije que había soñado que era una plantita y surcaba los cielos como una paloma. Y otro de ellos tosió un rato y luego lloró.
mariguana para niños

Yo lloraba como una mariposa que soñaba que se le caían los dientes porque robaba mucha miel en los supermercados. Tracé una línea de tiempo en la tierra y los extraterrestres me preguntaron si sabía conducir un avión, y yo les dije que sí porque sonaba a drogas y parecía divertido. Y me tomaron del brazo y me llevaron a correr desnudos por un campo en donde las mariposas usaban anteojos que disparaban rayos ultra violeta y podían ver desnudos a los demás animales del jardín así que no había necesidad de usar ropa. Corrí como una culebra meneando la colita hacia un lugar del que sólo sabía que había papas fritas y rockanrol. Caminaba con la convicción de un fan de Robin hut, y con los dientes bien blancos. Caminaba por entre las ramas como un mono que era asechado por libélulas en busca de mi plátano. Los extraterrestres me dijeron que la palabra amor era utilizada como un arma de guerra en el planeta desde donde venían. Yo les dije que acá el amor era utilizado como un arma de persecución a los erizos. Y también les dije que tenía un pene y ellos no me creyeron. Querían que lo enseñase y entonces les dije que eran unos maricones. Ellos no sabían cuál era el significado de la palabra maricón y entonces me metí el dedo en el ano y les dije que los maricones hacían eso y lo vieron divertido. Me preguntaron por qué ellos no tienen un ano y me los imaginé sin ano y me pareció divertido. Le pregunté por dónde les penetraban al momento de tener relaciones sexuales y ellos se sonrojaron y comieron más floripondios.
A veces desearía ser una especie de dinosaurio bebé para que me acaricien las dientes y me besen la colita.



La anunciación del on maestre pericote de la gran orden de rodentia y la familia muridae, protector del palacio de cachete:

ratas

//Este poema anuncia el dolor que sentirán todos aquellos buitres que intenten escribir versos como con plumas y no como con espadas.
//El poema dejará de llamarse poema cuando empecemos a llamarlo bomba de pólipos dimetílicos que besan despacio mientras un bus casi nos atropella.
//El poema rescatará a todos los perros de la basura y los llevará a escribir música para los vagabundos.
// De este poema nacen los idiomas que construirán parques que inmortalizarán el Día de andar bañándose en el desagüe sin nada más que hacer que escribir hermosos versos sobre las cucarachas.
//Este poema anuncia su incomodidad ante todas las cárceles y las destruye con sus párpados que disparan el láser del amor.
//El poema nace en una calle en donde mueren ancianas cinéfilas que filman su autodestrucción mientras leen el splendor de verástegui.
//El poema muere cuando niños, niñas y murciélagos nacen del vientre de un pericote leyendo los poemas de Yaxkin.
//Le poema se desoderna porque teimbla en esta blibia escrita con la sangre de los cuarto pericotes hermosos del apocalipsis.
//El poema tendrá caries por comer muchos chocolates y no cepillarse los dientes.
//El poema únicamente tendrá padres si es que los niños y las niñas de todo el mundo, se atreven a coger teclados y a escribir sus sueños en las alfombras.
//El poema sólo tendrá sentido cuando deje de servir como culta cultura y empiece a gobernar los planetas habidos y por haber vencidos, musicalizados, descubiertos y dibujados en los libros eternos de los jardines.
//El poema es la primera cruzada que enfrentarán los cristianos, es la primera médica contra los Godos, la primera primavera del César, la primera sacada de mierda del rey Juan Carlos, la primera eyaculación de Tyrion Lannister, el primer coqueteo de una niña de trece años en un colegio de villa el salvador, el primer amor de mi gato que ha muerto, el primer nacimiento de un dios en la tierra de los cholos, el primer grito de esparta en mi cuarto cuando cabalgo sobre la grupa de mi pericota de Phinanzas, el primer orgasmo de los toboganes, el primer subibaja de los aviones desesperados por penetrar otros cielos, de otros planetas, de otros incendios del año quinientos ochenta y cuarenta mil setecientos noventa mil setecientos setenta mil setecientos doscientos cuatrocientos nueve mil puercos que bailan en esta atmósfera.
//Este poema quiere irse a vivir a un lugar en donde para alimentarse haya que escribir, para jugar en un columpio haya que escribir, para decirle no a la muerte haya que escribir, para decirle no a las combis en mi corazón jugando a que son cátodos eléctricos haya que escribir, para respirar en una mañana tranquila sin mucho sol haya que escribir, para responder al teléfono haya que escribir, para reaccionar ante un accidente haya que escribir, para hacer que los niños escriban libros de ochenta tomos que anuncien el futuro de los chocolates y el futuro de la muerte haya que escribir, para aprender de la vida haya que escribir, para fumarse un porrito… no, para fumarse un porrito únicamente hay que inflar el pecho con hidalguía y mirar las flores como cuando el sol se oculta, mirar las flores que tiran con las abejas mientras una mosca se masturba, mirar las flores como escribiendo rotaciones solares en un jardín sin árboles. Mirar cómo amanecí con sueño y la espalda destrozada luego de escribir la vida y el futuro y el pasado de mi familia y de las demás ratas de los arcoíris y sobre el futuro y el pasado de la jamás-literatura.
//El pericote ha profetizado.



ELEMENTOS SAGRADOS DE LA MATERIA

Elemento_1

La noche: florecen fetos en las pistas

En las noches de mi país las ancianas desfilan uniformadas con el símbolo del clítoris en sus banderas/ un pelucón predica la construcción de nuevas drogas y de cómo sembrar árboles en los autobuses /en la misma calle pericotes con banderas negras anunciaban el fin de la democracia /en la misma calle unos niños con pipas jugaban a destruir sus escuelas mientras se derriten en la música que emergen las vaginas de sus madres /en la misma calle los animales fornican anunciando la nueva era de los placeres patafísicos /las ancianas besan sus banderas negras/ los perros se lamen entre sí para prodigar nuevos equinoccios y nuevas rotaciones solares /las madres se masturban hasta perder el aliento /los niños destruyen las comisarías y siembran cactus en los hospitales /los pericotes levantan el puño y liberan a las ratas del desagüe /las madres se lamen entre sí para prodigar nuevas constelaciones y nuevas formas de amamantar a los recién nacidos /los niños se cortan los penes y los lanzan al fuego donde arden los libros de literatura /las niñas se cortan el cabello y construyen nuevas máscaras de guerra /los pericotes gritan por el nuevo nacimiento del anticristo /los policías se quitan la ropa y se queman todas las herramientas de trabajo /en las pistas no crecen más autobuses, sino sembríos hartos de mariguana /en los hospitales los enfermos se quitan la vida y renacen en mariposas que transportan el semen de los niños de corazón en corazón /no hay más movilidad que no sea para provocar estampidas de cariño /las madres se cortan los pechos y destruyen las fronteras que dividen el cuerpo del cuerpo /la geometría dejó su centímetro en la raíz del orgasmo. /En las calles, el semen es el quinto elemento sagrado de la materia, después de la noche, el fuego, la vulva y la música / etc .




Elemento_2

El fuego: arden fetos en la ciudad

En los nuevos nacimientos del nuevo orden de la nueva galaxia de la nueva manifestación de la religión del clítoris, un cuerpo va floreciendo bajo del trópico de cáncer /y bajo el trópico del sida, una mujer grita porque soldados, tanques, aviones y metralletas salen de su vagina pidiendo tetas a gritos / bajo el trópico del ébola una anciana guarda su bandera negra y enciende una bandera militar, busca hierbas, pisco y coca mientras su corazón parcha / bajo el trópico de la epilepsia, los perros gritan consignas de amor en las avenidas Abancay, Wilson, Arequipa y Tacna / bajo el trópico de la diarrea, cincuenta travestis abortan en la plaza San Martín y de los fetos brotan capitanes, coroneles y cabos de infantería parasexual / y bajo el trópico de la neurosis, explota el primer cochebomba, los fetos dejaron ya su placenta y desfilan en la parada de Julio alrededor de gentes chupando pichulas, el presidente se inyecta heroína y no puede dejar de tocarse el pene, el fuego inunda la ciudad como un aluvión de papas fritas, segundo cochebomba, del Ministerio de la Mujer salen puros hombres con sus correas en las manos y a las sirvientas les sangra el uniforme, tercer cochebomba, se destroza el jirón Quilca, los borrachos explotan y de sus órganos brotan canchita pop-corn, los vendedores de pulseras, pipas y ganya se derriten en el fuego, aunque la mariguana les haga ver ángeles calientes abrazándoles la espalda, cuarto cochebomba, los militares vienen corriendo desde la Colmena, desde el Jirón de la Unión, desde Nicolás de Piérola, vestidos de verde como los dinosaurios, los policías usan minifalda y andan borrachos jugando con los locos en el jirón Quilca, Quilca, oh Quilca valle de luz, apertura del cielo, descienden fetos de las estrellas y tienen pistolas en lugar de sexo, personas decentes somos, personas coquetas que le dicen sí a la puta guerra, sí a la puta noche, misiles vengan a mí, florézcanme orgasmos, tus manos blancas, tus manos grandes, armonía, pelotón, destino, quinto cochebomba tu pene, sexto cochebomba tu cuerpo flaco y drogado bailando bajo la lluvia, séptimo cochebomba, no hay más guerra que la de los hombres hermosos conquistando a hombres hermosos, octavo cochebomba, la misma anciana ha abandonado las banderas por los dildos, la misma anciana muestra su concha como un tótem de música pagana, la misma anciana seduce a los militares de la plaza san Martín y de ellos sólo hay escalofríos y rosas. Noveno y décimo cochebomba, no hay más banderas ni territorios, el fuego consume a los roedores y a los militares, la religión del clítoris ha desaparecido junto al futuro incendiándose. No hay más religión. No hay más militares, no hay más asfixias en tu corazón. Sólo las drogas aliviarán nuestros ataques de los nervios, el asma, el pánico, los nervios, las alergias a los bosques, la oscuridad, la desesperación, hipocondría, psicosoma, tu mamá está lejos. Si no hay drogas, la ciudad no existe.




Elemento_3

La vulva: oh, tengo el pene bien en alto.

Pene, pene, pene, pene. El amor es un pene de cuatro barrigas, envuelto en periódicos mañaneros que cuentan que en las inmediaciones del palacio de gobierno un ferrocarril marrón se salió de una pantalla y le destrozó la espalda de una marioneta que bailaba. Yo bailo porque en mi niñez las madres de todas las madres escribían poesía barroca mientras parían fetos en un concierto de Marilyn Manson (oh, satanás, mi amor es un cristo superstar), mi cuerpo epiléptico nació  de madrugada, en Pampamarca, cholo, demente, veinte y 9 de la noche, la música sale de mis zapatos, el vecino del frente está tirándose a su hija y yo le llamo a Jesús, rezando, para que traiga la cámara y por fin hacer nuestro cortometraje, que será la copia de la copia de Emilio,  y la vecina  pirata me toca la puerta gritando que en la casa huele a Mariguana, y grita: Manoolo, que la casa huele a drogas, y manolo que coge un bate de béisbol y golpea la puerta, y yo que no quiero salir, que mi corazón está agitado, que en la computadora estoy tecleando sin saber qué escribir y manolo golpea aún más la puerta, pero mi mente sólo ve una pantalla blanca de Word, blanca sin ninguna coma ni letras ni símbolos o imágenes con las que pueda empezar, porque empezar nomás es lo que falta, y manolo grita que qué carajos pasa, que si en la casa alguien se droga, tiene que compartirlo, y la vecina en la ventana mirándome con su cara de culo de siempre, y yo les digo, como a mis amigos, que sólo tengo 3 soles de yerba, y les convido un poco, sólo un poco, porque el ahorro es la fuente del progreso, dijo mi madre besándome la frente, dándome la mitad de su sueldo para mis borracheras. Y es que nací de su concha marina, entre su yuyo, abriendo su papita, convirtiéndolo en papaya, le cagué la panza, le saqué estrías y várices, doce kilos encima, un llorón de nacimiento, drogo y triste-triste, drogo y triste. De su flor salí, como una abeja-feto en la plaza san Martín mientras los helicópteros movían la colita y una manada de niños y niñas cantaban: we don`t need, no, education. we don´t need, no, thought control. Y de su vulva nací, con penes en la espalda, penes en los ojos, penes en los dientes, penes en mi sangre penetrando leucocitos, eyaculando glóbulos blancos, glóbulos rosas, glóbulos cadmio, pene ano, pene garbo, pene Diógenes, pene suburbios, pene clítoris, pene una torre cayendo en setiembre como el crepúsculo, pene eme i, pene eme a, pene gato, pene cabro, pene práxis, pene dios adicto a mis penas, pene dios penando en un callejón, pene dios penetrando ancianas terroristas, ancianas fumando crack, ancianas escribiendo libros en masa para instruir filósofos sanmarquinos, ancianas robando para mí libros de Crisol porque el papel higiénico cuesta setenta céntimos la unidad y además prefiero leer mientras me masturbo, la anciana anarquista me fotografía el cuerpo desnudo y a mi pene disfrazado de conejo, me abraza desnuda, me da su teta, me da sus piernas, nací de su vulva y ella nació de la revolución. 




Elemento_4

Música: mientras los cerros bailan, chacalón llora violado.

Estoy cantando despacito esa música que te gusta, y una mosca me da vueltas como un gallinazo /hace rato me pareció ver que era perseguido por un camión de basura /yo corría pensando  en algo tonto que dije: “oh, ¿está lloviendo, o es que hay miles de palomas llorando en el cielo?” y sentí vergüenza porque lo que realmente quise decir era que miles de palomas hacen caca y no lo dije. /Yo corría sin ninguna razón más que el sonido metálico del basurero romántico /estoy cantando ese pedacito de sonido que te gusta y la estoy empezando a odiar /la música es la nueva matemática de la basura que busca el placer en su barriga /el basurero es el máximo compositor de lo barroco /su música es el viento que no tiene madre y ha sido secuestrado por las moscas /el Perú es un país donde las melodías son niños revolcándose de llanto (violado) /el país es una lata de cerveza, una cáscara de plátano, una frontera de bolsa, y mi nación es la caca /su música hace que los árboles bailen en los semáforos y pidan dinero a los carros /hace que los gatos tengan tantos hijos que llamen República Socialista de China a su manada /la música rompe el sonido y destruye las estrellas / la música crea agujeros negros y secuestra planetas /la música camina por las noches en Villa el Salvador y se fuma un cigarrillo pensando en la muerte / la música va a la cárcel y lee a Bakunin, la música duerme como un mendigo esperando un balazo / la música es chacalón después de una pelea en un concierto chicha donde el clan La Gran Familia y los sicarios del Callao  se disputan el culo de la Gringasha / En mi país Mozart se suicidó al no soportar la violación de los violinistas ni el golpe de los pianos piando y comiendo maíz en una granja / en mi país Tchaikovski se fue al infierno, como su pájaro de fuego, que era su pene de fuego cantando en las polladas de Lurín / en mi país Bach fue a un colegio estatal y murió de bullying/ en mi país Beethoven se quedó ciego por las aguas locas, que es ron mezclado con coca, frugos, vodka, chicharrón, chicha morada, chicha de jora, chelas heladas, una cerveza negra, un cerveza rubia, una chata, una petaca, un wislak, un vino pintalengua, alista broster, chilcano, uvas rojas, té, café, anís, mate de llantén, uña de gato, palo alto, noni de caita, sal y limón al gusto, agitar, mover, servir /¿alguien quiere bailar conmigo?




Elemento_5

Semen: he vivido y florecido

Un expediente definirá mi futuro y mis libros aún no publicados, dos días me quedan para lavarme la cara, levantarme de la cama y empezar a darme de cabezazos contra el televisor, dos días desde que nací hasta que muera en todas partes, la policía ya está cansada de recoger mi cuerpo en cada basural, en cada microtumba, abanico de tumba, pesado avión que florece en las aerotumbas cerca al mar y no supe cómo carajos he nacido y vivido y florecido con mis pétalos de muerte, el macetero que fue mi vida se quebró cuando jugaba a agitar mi pene como escamas y crear un nuevo océano llamado Mujeres de Semento, en el Jordán Jesucristo se tragó mi lechita, de mi pene nació la lluvia láctea y el cosmos mayor de Antígona, de Antípeta, de gorda, fumona, delincuente quitamaridos, gonorrea, quitamaridos dulce flor, tú que todo lo compartes y das vida como se da amor o como si las piedras hablaran y nos abrazasen con ternura, maldita ternura, maldita poesía, deja de entregarme tu culo flechado como un corazón, tu culo como un estómago vacío que yo lleno con mi semen rosa, mi semen verde, amarillis, púrpuris, margaritas gigantes brotan de mi semen, árboles palurdos que dicen sí mi amor, sí mi pecado, sí mi dios Saturno comiéndose la cabecita de mi pene, brotan margaritas que tienen clavos en lugar de pétalos y tractores en torno a su barriga bailando pululando dando vueltas como una abejita ciega…

No hay más semillas que las que se siembran en el útero de las bestias /no hay más semillas que las que se inoculan en los párpados in vitro /para  poder ver nuevas estrellas y dragones /un bicho gigante siempre quise ser / un canario caminando por los cables del tren que no me llevan a ninguna parte / quise ser un planeta chocando contra la luna para visitar extraterrestritos yendo al colegio y jugando con sus computadoras /ser una pelota de béisbol y hacer un jonrón contra la net /quise hablar inglés para comunicarme con la NASA por si los aliens llegaran a comunicarse con mi abuelo /quise tener el poder del tiempo  y besar  a las mujeres y a los hombres en su espaldas /quise nunca dejar de tener diecisiete años, porque ya no era un bebé, pero tampoco un señor con bigotes, era una señora miedosa que no sale de su casa por temor a encontrarse penes queriendo besarla /quise jamás poder decir malas palabras, ni robar, ni ensuciarme, ni drogarme, ni vomitar todo el alcohol de mi pecho huesudo, pero la rotación de este planeta me obligaba /siempre quise ser un gato, decía, para no hacer nada más que lamerme las bolas, y a pesar de todo lo he sido y más aún que vivo solo, sin cámaras ni dioses que me ve señalen con el dedo y me acusen con mi madre, y por último y finalmente lo confieso: yo también he disfrutado con tragarme mi propio semen. 







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada