martes, 7 de junio de 2016

WILSON GONZÁLEZ ALFONZO [18.836]


Wilson González Alfonzo

Maestro Inspector, Profesor de Ciencias de la Educación y Director de Formación Docente, poeta y escritor, nacido en Trinidad, capital del departamento de Flores, República Oriental del Uruguay, el 10 de abril de
1945.

Como docente ocupó en Educación Primaria una amplia escala de cargos hasta llegar a las más altas jerarquías; Maestro de clase, Maestro Director de Escuela Rurales y Urbanas de distintas categorías, Inspector de Zona, Inspector Departamental, Inspector General e Inspector Nacional. 
En Formación Docente, fue Director de Institutos y Profesor de Ciencias de la Educación por veinte años. 
Comenzó a escribir poesía desde muy joven y es el poeta de mayor trascendencia del departamento de Flores, reconocido además a nivel internacional.
          
Por su labor literaria ha recibido más de cien premios, la mayoría de carácter internacional, en Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Brasil, Colombia, Estados Unidos y España.
  
En 1985 fue proclamado “Poeta del Centenario”, al conmemorarse los cien años de la creación del departamento de Flores; en 2001 fue homenajeado por el Consejo Deliberante y la Municipalidad de Santiago del Estero, Argentina; en 2003 fue reconocido por su “trayectoria cultural” por la Municipalidad de Laspiur, provincia de Córdoba, Argentina; en 2004 la Biblioteca Nacional del Uruguay lo distingue “por su aporte literario a la comunidad”; en 2007 es premiado “por su trayectoria en las letras” en San Francisco, provincia de Córdoba, Argentina; también en 2007 es homenajeado como “Poeta Destacado”, en Villa Dolores, Capital de la Poesía, provincia de Córdoba, Argentina; en 2013 recibió en San José, Uruguay, la “Pluma de Plata”, máximo galardón para los poetas uruguayos; en 2016 el Gobierno de Flores y la Junta Departamental le otorgaron el “Premio Chamangá” “por su invalorable aporte a la cultura de nuestro departamento”.

OBRAS PUBLICADAS

Hasta el momento (2016) ha publicado, entre otros, los siguientes libros:
- Los Templos Azules
- Poemas Floresinos
- El Numen de los Días.- Gran Premio Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, 1986.
- Latitud (prosa).- Premio Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, 1987.
- Tiempo y Espejos
- Estigmas de Sentimientos y Palabras
- Huéspedes de Ceniza
- Memorias del Alfarero, etc.

Integra además unas cincuenta antologías internacionales y sus poemas son publicados también en Internet.

          
¿ P O R   Q U É? 

¿Por qué no puede haber un mundo
donde los hombres se agiganten
dando la mano a otros hombres
sobre las tierras y los mares?

Donde las lenguas que se hablen
se vuelvan miel en cada voz,
se vuelvan pan en las alforjas,
vuelo con rumbo a la ilusión,

entonen cantos de alabanzas,
alegres loas al amor,
himnos de paz y de concordia
para sembrar la comprensión.

¿Por qué no puede haber un mundo
donde la pena y el dolor
hayan trocado su estandarte
por una gran exultación?

Un nuevo mundo, solidario,
donde no existan marginados,
donde los niños rían siempre,
donde no vivan condenados.

Donde no existan las fronteras
y donde reine la hermandad,
donde  haya siempre una esperanza
y cada uno tenga pan.

Donde una mano sea el emblema
de la nación universal.



GOLONDRINAS

¿En qué lugar se esconden                                              
las golondrinas
cuando llega el otoño
y el sol declina?

Cuando el aire comienza
como a agitarse
y las ramas y hojas
a balancearse,

¿dónde esconden sus nidos
las golondrinas?
¿bajo el palio aromado
de las glicinas?

¿en las pestañas pardas
 de los aleros
o en los huecos musgosos
de los maderos?

¡Quién fuera primavera
que se avecina
para vivir un sueño
de golondrina!



GOTA A GOTA 

Gota a gota se forma la lluvia
y la lluvia se filtra y se pierde
por secretos y oscuros caminos
o resbala y genera corrientes.

Gota a gota se forma la idea
y la idea se vuelca en acciones,
las acciones producen efectos
que transforman o dan nuevo orden.

Unas veces la idea subyace
como el agua profunda que espera,
luego aflora y genera su impulso
nuevos logros y nuevas ideas.

Otras veces avanza a la vista
-agua clara, tranquila o violenta-
pero siempre buscando el efecto
de incidir de manera directa.

Gota a gota el agua y la idea
acrecientan su fuerza latente,
vigorizan su pródigo avance
y la vida de pleno florece.



PALOMA  DE  NIEBLA

Paloma de niebla, gris,
como gris es la distancia:
tu vuelo fácil, ligero
hacia el horizonte avanza
sin un rumbo definido
pero seguro y sin pausa,
columbrando soledades
en tu corazón de escarcha.

Vas más allá de la duda
y aún la duda te asalta.
¿Cuál es tu ignoto destino?
¿Cuál tu enigmática cábala?
¿Cuál la fuerza misteriosa
que le da impulso a tus alas?

Eres emblema y escudo,
símbolo, pasión, nostalgia,
eres, paloma de niebla,
sorpresa y desesperanza,
el final de una sonrisa
y el comienzo de una lágrima.



LA  LUMBRE  DESVELADA

Todo estará en la lumbre desvelada
que disipa las sombras,
en el rojo pendón de la alta noche
que sacude al insomnio
como el ojo avizor que todo alcanza
y logra traspasar al horizonte
con destellos sutiles
para llegar al fondo de la vida.

Todo estará sin prisa y a la espera
de la emoción que surja desde adentro
para explicar misterios intrincados,
para crear la majestad del vuelo,
para sentirse libre como el aire
e ingrávido ascender hasta los cielos.

Cuando llegue la aurora
se han de conjugar las emociones
y el hombre en triunfo llegará a la vida
para empezar de nuevo
a pensar en la lumbre desvelada.

                 
CENDALES  DE  SETIEMBRE

No en vano la esperanza
libera sus cendales en setiembre
cuando sopla la brisa
sobre el trigal profético
y la armonía se adentra en el paisaje
mientras crece el asombro en primavera.

Las lunas diamantinas
destellan al ocaso
y surgen por miríadas más tarde
las estrellas repletas de misterio.

El hombre se proyecta en pensamiento
mientras arde la hoguera en occidente
y un vendaval de trinos
se agolpa en la garganta de la noche.

El corazón  palpita apresurado,
el ser es un destello hacia  el futuro
y se hace luz su alma en primavera.

No en vano la esperanza
libera sus cendales en setiembre.



AMIGOS

Son estos líquenes verdosos
a viejas ramas adheridos
amigos íntimos del tiempo
y del amor un claro símbolo.

Exiguos péndulos agrestes,
espesos nódulos torcidos,
junto al misterio de la vida
son de los años los testigos.

Conviven junto a la nostalgia
en hermandad, incomprendidos
por todos quienes no perciben
su fiel mensaje definido.

Como estos líquenes agrestes
han de ser siempre los amigos;
nobles y firmes cual si fueran
de toda unión un claro símbolo.



CUAL  MERCURIO 

¿Qué llevas en tu mente, transeúnte,
que vas por los caminos de la vida
con manos cerealeras y frutales
y la mirada azul de golondrinas?

Tienes, como Mercurio, pies alados
y como él, alado tu sombrero,
por lo que puedes avanzar de prisa
y conquistar el mundo de los sueños.

¿Qué vivencias, qué ideas, qué esperanzas
pueblan tu mente mientras el camino
a veces recto, a veces zigzagueante,
se muestra ante tus ojos infinito?

Eres consciente de lo cotidiano
pero a lo que trasciende lo inmediato
no consigues captar tan claramente
y te asaltan las dudas y el espanto.

Es tan hondo el misterio de la vida,
las emociones son tan intrincadas,
somos tan ignorantes los humanos
y vulnerables como gota de agua,
que es difícil pensar que manejamos
nuestra existencia en forma meridiana.

Marionetas de un tiempo y un espacio
con vanidad de seres superiores,
briznas apenas que a merced del viento
giran y marchan sin saber a dónde.

Poniendo voluntad, fervor, empeño,
puedes modificar el recorrido
y ese dios erudito que te habita
ha de guiar tus pasos, peregrino.

Tus manos cerealeras y frutales
y tu mirada azul de golondrinas
te ofrecen perspectivas victoriosas  
y logras enfrentar así la vida
y seguir cual Mercurio conquistando
todos los sueños que en tu mente habitan.


        
COMO  UNA  LLUVIA  GRIS  DE  PRIMAVERA

Como una lluvia gris de primavera
habrás de ser dentro de poco tiempo
cuando el vasto horizonte despiadado
borre tu imagen
y quede tu figura recortada
sobre el cielo distante.

Irás con rumbo al  norte
-esa es la zona cardinal que marca
la brújula insensible de la vida-,
vuelta tu espalda al sur a donde un día
retornarás, sin duda,
para volverte vino en tus lagares.

Como una lluvia gris de primavera
ha de ser la nostalgia
y nubes de alabastro
recorrerán el cielo,
solemnes y distantes
como viejos navíos
cargados de leyendas.

¡Cuántas horas pasadas
mutilarán silencios con los gritos
del corazón doliente!
¡Cuánto temblor de pájaro aterido
sobre la tibia manta del recuerdo!

Mientras tanto
¡cuánta melancolía y cuánta angustia
poblarán los minutos de tu ausencia
como una lluvia gris de primavera!


   
NOSTALGIA EN EL PUERTO

De nuevo el mar y la bahía extensa,
de nuevo la canción ronca del viento,
el olor a este puerto y las gaviotas
enhebrando distancias con sus vuelos.

De nuevo la cadencia de las olas,
las grúas y los barcos soñolientos,
la niebla que se esfuma en lejanías,
la nostalgiosa voz de los recuerdos.

Los cabos y las anclas herrumbrosas
abandonados en la orilla, inertes
como viejos testigos silenciosos,
nos hablan de otro tiempo y de otra gente.

De nuevo el gris de barcos y depósitos,
el del agua, el del cielo y la distancia
y el otro gris, imperceptible y hondo,
que pretende aflorar por la mirada.

¡Qué profunda nostalgia dan los puertos!
Siempre quedarse es la acción más vana.
O llegar o partir: todo está en tránsito;
solo quedan las huellas de las lágrimas.

De nuevo el mar, el puerto y las gaviotas,
de nuevo la nostalgia.



ESTRELLA  ERRANTE 

Cuando se apague el ruido en las esquinas
y el eco en la distancia se detenga,
cuando la luna en su corcel de plata
galope libremente en la pradera,
impúdica y sublime como diosa
que no oculta sus íntimas preseas,
saldré a vagar al borde de la noche
libre de pensamientos y de ideas.

Seré como una hoja desprendida
de un árbol, una hoja aventurera,
que al impulso del viento gira y gira
sin que nada ni nadie la detenga.

Una hoja que anda a la deriva
libre en su ensoñación, sin la condena
que le impone el trajín de los instantes
cuando pende del árbol su existencia.

Iré ascendiendo hacia la alta noche,
-a lo que denominan noche plena-
y a medida que avance, lentamente
comulgaré con todas las estrellas.

Recorriendo la rosa de los vientos
cual oxidado gallo de veleta
me detendré en un punto para luego
integrarme a la magia de la esfera.

Y al fundirme con todo el universo
seré una estrella errante que destella.


         
TIEMPO   AUSENTE 

Alguna vez el tiempo se habrá ido
en absoluta y total ausencia
hacia una eternidad que desvirtúa
lo básico y profundo de su esencia.

Entonces no habrá hoy ni habrá mañana,
no habrá espera, ni pulso ni latido;
un eterno presente sin fronteras
se extenderá en la base del abismo,
allí donde la nada prevalece,
allí donde reposan los caídos,
allí donde la vida sin la vida
ha perdido el más mínimo sentido.

No habrá memoria ni mastín  que guarde
la entrada a la conciencia o la inconsciencia,
no habrá una llama en el altar sagrado
porque no habrá ni altar ni diferencia
entre lo que es sagrado y lo profano;
no habrá una roja flor en la pradera,
Eros habrá doblado sus rodillas,
Júpiter, cancelado sus audiencias
y las musas –extrañamente ausentes-
dormirán para siempre en la leyenda.

Será, sin dudas, el final de todo,
el reinado absoluto de la nada,
la confusión del polvo con el polvo,
la clausura total de la jornada.





.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada