viernes, 10 de junio de 2016

GEORGE DILLON [18.856]


George Hill Dillon

Noviembre 12, 1906 – Mayo 9, 1968)
Poeta estadounidense, nacido en Jacksonville (Florida) en 1906 y muerto en 1968. Fue editor de la revista Poesía entre los años 1937 y 1949. Tradujo al inglés, junto con Edna Millay, las obras de Baudelaire, entre las que destacó la edición de 1935 de Las flores del mal.

PREMIOS:

1932 Guggenheim Fellowship
1932 Pulitzer Prize for Poetry, for The Flowering Stone.

OBRA:

Boy in the Wind, The Viking Press, 1927
The Flowering Stone, The Viking press, 1931
Flowers of Evil Charles Baudelaire, Translator George Dillon, Edna St. Vincent Millay, Harper & Brothers, 1936
Three plays of Racine. University of Chicago Press, 1961



Presentamos, como parte de nuestro dossier de Poetas Pulitzer, presentamos a George Dillon (1906-1968). Hoy en día un poeta recordado más por su amorío con Edna St. Vincent Millay, Dillon fue editor de la Poetry Magazine mientras prestó servicio durante la Segunda Guerra Mundial, eventualmente anunciando la libertad de París desde lo alto de la Torre Eiffel. Aunque se retiró de la poesía después de su segundo libro, el resto de sus días habría de dedicarlos a la crítica académica y a la traducción, produciendo una celebrada versión al inglés de Les Fleurs du Mal. Traducciones de Esteban López Arciga (1994)

http://circulodepoesia.com/2016/06/100-pulitzer-poets-george-dillon-1932/


Salutación al alba

Cautiva consciencia ven ya:
Hambrienta a esta hora
Quien dio al fruto terrenal
Altas y bajas regiones.

Mortal y soberbio pasto
Retina cruel al rayo de sol,
Cualquier milagro pasado
Hoy habrás de repetirlo.

No aún, deseo (breve copa)
Pensar en tener el todo
Tus cinco sentidos he puesto
Como tamiz en mi alma.

Belleza que en cuerpo y alma
El sol inmortal ha sido,
Que en la muerte encontró
Ojo para el paso de luz,

¡Atiéndeme! Se tangible
Quién nunca dejó el sueño,
En el cielo, en el infierno,
En el sueño profundo de alba.



Belleza intolerable

Al ver su cuerpo tejido
Como de llama y nieve,
Pensé en que tan frecuente
Mis pulsos cesan de seguir,
Azotados por dolor vario
Edad o cita enferma
No volveré otra vez
Con los tendones tiesos
Mudo, idiota y tenso
Y ya sin ningún aliento,
Con la beldad en garganta
Más fuerte que la muerte.


Salutation at Dawn

Dungeoned consciousness, come forth:
For you are famished at this hour
Who fed upon the fruits of earth,
The upper region, and the lower.

Mortality, egregious grass,
Mean retina to the morning ray,
Whatever marvel come to pass
You shall mirror it today.

Desire (shallow cup!) not yet
Think to have contained the whole.
Your five senses I have set
Like a sieve upon my soul.

Beauty, that in body and mind
The undying sun have been,
That on the face of death could find
An eye through which the light may lean,

Attend me now! Be tangible,
Who never were from dreams withdrawn,
Even in heaven, even in hell,
Even the deep sleep of dawn.


Beauty Intolerable

Finding her body woven
As if of flame and snow,
I thought, however often
My pulses cease to go,
Whipped by whatever pain
Age or disease appoint,
I shall not be again
So jarred in every joint,
So mute, amazed, and taut,
And winded of my breath,
Beauty being at my throat
More savagely than death.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada