jueves, 2 de junio de 2016

Mª JOSÉ FERNÁNDEZ SÁNCHEZ [18.823]



Mª  José Fernández Sánchez 

(1961, Navalvillar de Pela, Badajoz), poeta, escritora, columnista extremeña. Pertenece a la Asociación de Escritores Extremeños,  al Club de Lectores en el Ateneo de Badajoz, la Asociación Cultural “Gallos Quiebran Albores”(Mérida), miembro del Ateneo (Badajoz) y de la Unión de Bibliófilos Extremeños (UBEx. Articulista en el SEMANARIO VEGAS ALTAS Y LA SERENA desde el 2012, desde el 2015, colaboradora en EXTREMADURA 7 DÍAS, en revistas culturales y antologías  desde el año 1999.  

Ha logrado reconocimientos como el primer premio poesía "Mario Roso de Luna" (Logrosán), primer premio  "cartas  de amor" (Don Benito),  finalista del premio "Porticvs" de poesía (Villanueva de la Serena), los tres en 2001, primer premio “cartas de amor” (Cabeza del Buey), en 2003,... en el último, finalista en dos  “nanosolerías” en EL SOL SALE POR EL OESTE-CANAL EXTREMADURA RADIO, en 2013. Ha publicado en 2004  Retazos de infancia, en 2005 el poemario El descuido de la rosa, en 2007 la antología poética La Gruta de las palabras, en 2009 el cuento infantil La bella golondrina y el viento, ilustrado por Juan Calderón Moreno, en 2010 metapoesía La creación, en 2012  Retazos de infancia II, en 2014 Dualidad, también en 2014  La cochinilla maravillosa, ilustrado por Petri Fernández Sánchez. 


PASIÓN 
                                           
    
I

A MI CELOSO CORAZÓN

¿Adónde acudo, amor de mi secreto,
mortal trampa que aturdes el sentido?
Como la soledad quiere al olvido,
Me aferro con mi cuerpo a ti esqueleto.

Adónde acudo a ti, tan dolorida, 
Dolor que reconforto yo contigo?
A tus besos, mi amor, que los mendigo; 
Alma en pena que siente desvalida.

¿Adónde acudo? A ti, que estoy herida
de ese férreo ardor que me encadena; 
acógeme dolor, que estoy rendida.

Recojamos la pasión del poema;
como ofrenda una flor enardecida, 
vencida al sol, en el soneto quema.            

II

TRASPLANTE DE MÉDULA ÓSEA

A mi querido esposo, en su lucha
a muerte para vivir la vida.
                                       (MªJ.F.S)


Acaso el gesto triste te domina, 
o manso es el dolor que te encadena; 
allí donde la muerte estuvo ajena, 
la médula en tu cuerpo fue la espina.

¡Fatal indignación¡, que se avecina 
un trasplante de dolorosa pena: 
Lugar donde revisa y se condena
a ver <<niveles de creatinina>>.

Un cáncer fue la causa; y, yo creo,
que luchando a la par de la quimera, 
lograrás al final... lo que en ti anida: 

Alcanzar la salud es tu deseo; 
combatir la enfermedad, sin que muera
la gana de aferrarse a la vida.      



Llanto de teléfono
         anudan la distancia:
   un tiempo que se enreda
         con soledad de agua.
Laguna de silencio
       frente a mi almohada.  
 (MªJ.F.S)


III

MEDITACIONES 
(reflexión 2007)

Pienso amor, que te vas; que he vivido
el declive de un soplo en agonía;
–tu vida trasplantada a otra vía–  
de perpetua oscuridad, y en el olvido.  

¿Te imaginas el dolor que sentiría...?
¿La impotencia de mi pecho dolorido,
cuando deje el hogar... enaltecido,
sembrado de cariño y armonía?

Y aquí sigues esposo ¡Amor mío!
Mirándome a los ojos: Pasó el día 
teñido de amargura y sin sentido.

Contémplate a mi vera: ¡Se fue el frío!
–¡Pletórica está el alma de alegría!– 
Llegó la primavera... ¡y no te has ido!  



IV

CUANDO LLEGUEN LAS LLUVIAS 

Bodas de plata.

Cuando llegue la aurora al horizonte nuevo
y descubra implacable tu frenético aliento,
hallaré en el soplo de una luz decadente
el eterno dorado declive del sueño.

Grabaré tu suspiro en la voz del albatros;
buscaré cicatrices en tu cuerpo guerrero;
rociaré –con cicuta– tu pecho azulado:
sentiré su fulgor llameante de fuego. 

Cuando flote en el aire el ardor que estimamos,  
y en el cóncavo éxtasis quedemos completos,
pasará mi quebranto en el último instante:
en el brocal de la vida colguemos los besos.  

Si nos pilla la noche, en su umbral de silencio, 
contemplándote –exacto– con las luces del miedo,       
me hallarán en tu tumba herida de gozo:
cuando lleguen las lluvias en un Dios de aguacero.

   

                  1ª parte
        
 CAEN  LAS  ESTRELLAS


Cómo ca
              en       las estrellitas del cielo,

se  d e s p l a z a n 
                         con tristeza contenida.
Cómo ca
               en,       y      se           alejan;
cómo ca
              en,        y      se                                     olvidan.

Y se van 
                 sin saber porqué se han ido:

con adiós efímero, lastimero; 

cómo ca
               en deprimidas, sin consuelo:           
                   
              -Como caen  en la vida-            
                                                          
¡Cómo caen las  estrellitas del cielo!
                                             


                      2ª parte

 CAEN    LAS    ESTRELLAS

A la tristeza de mi hija por su padre.

Cómo ca
              en       las estrellitas del cielo;

se  d e s p l a z a n 
                         con tristeza contenida.
Cómo ca
               en,       y      se           alejan;
cómo ca
              en,        y      se                                     olvidan;

y se van 
                 sin saber porqué se han ido:

con adiós efímero lastimero; 

cómo ca
               en deprimidas...             
                   l
-Cuando caen en la vida, sin consuelo-            elo
                                                                               ielo
Cuando ca      se levantan, las  estrellitas del cielo!
                    en                                                           

           

             LOS HIJOS DEL PARAÍSO                  
                        
                                                                        Homenaje a Khalil Gibrán


Los hijos son avecillas de latidos fieros,
                             bocanadas de melancólicas alondras
inundadas de llanto aéreo: Doloroso clamor
                                                                    de cristalina esperanza.

Llevan cuenta las veces que no los miramos, 
                            restando siempre nuestro desvelo. Los hijos nos 
pinchan como alfileres eternos en el alma; nos llagan, 
nos electrizan con tristeza sideral; 
                                        tras de ellos flotamos
                                                                       con sonrisa hipnótica. 

Nos nacen –casi todos–, creyéndolos siemprevivas; 
      con clamor de viento huracanado, los hijos nos alborotan el ser; 
nos instan en sus atardeceres ingratos,
                  para saber cuándo fue la última vez que no los velamos.

Tan sólo el aire que nos aspiran, nos sabe a nardos
                      doloridos: Los pudrimos a besos y a caprichos; 
                en nosotros se instalan como un pellizco de alma transida. 

Con ellos nos adornamos: prendedor experimental 
                                                                      de mariposa delirante;                                                                 
los lanzamos –al vuelo– con orgullo infinito:  
en un anhelo irrefrenable que perfuma el ocaso de nuestros sueños.                           

Lo mejor de todo es que son frutos  
                         que casi siempre, cuando maduran,  se nos mueren
                                             después de habernos ido;
lo peor, que cuando nos vayamos, 
                                       los quedaremos huérfanos de anocheceres; 
  tal vez, porque los hijos son el arco iris
                                      que iluminan el firmamento
                                                           de nuestra cósmica existencia.                            


        CONJUNCIÓN   DE   LOS  AMANTES

                                         I                 
   
         Tengo las manos vacías 
                                    necesitan...      Amor
                                 
        con  ese gesto    sagrado 
                         la dicha     será certera

         Y el cuerpo con otro cuerpo  
               se fundió
                                formaron uno 
              
                           Tú
                              hombre 
                    fuiste mi  aliento
                    alimento        necesario
          para el nuevo ser creado y compartido
            


                                       II

                            N o s o t r o s
          que  comprometimos el amor 
              ahora  es un  grabado eterno
  arca ineludible del deseo  perecedero 
                            
                           A m b o s      
conscientes        lo reconocimos   
           como la más grandiosa obra         
             en      mente certera
            
                      <<Nuestra hija>> 



                            III

        Canto   al más bello himno glorioso
                     que enerva y resucita un
                 gesto eternamente enamorado 

                                           Ella   
       ave canora                     efervescente
       que resurges de la nada     imperiosa
                 
                           sonriéndonos... 

         devorándonos  con sus cariños

          mi carne legítima tan prendida
                   aferrada   a su teta madre           
 
 Y cómo nos sentimos    dopados    tan felices    
    
         Más embriagados que nunca  emborrados  en la dicha


                                        IV
                           

                            Hija                  
                            
                      amor  creado   
                      en autentica comunión
                sentimiento                    sublime    
                        hombre   vida
              
Disfrutemos     al máximo    siendo inocentes   

que donde crece el amor    va  aterida la loca
                                                            dependencia 

el sufrimiento       eterno conflicto

Sin amor...     el mundo se nos  muere    
             
  Con amor   vives
                             ya ves  cómo         
                                                también              mu
                                                                                     ri
                                                                                         en
                                                                                              d
                                                                                                 o




VENUS DORMIDA     

                   (a las  Venus y sus tiránicos amantes)

        Lánguida y soñadora descansa la tarde en su lecho inerme,
de suaves de colinas de auroras. 
                        Su piel resplandece ante mis ojos:
                                                     hermosa, doliente y cansada.    

            De vez en cuando, la efigie, abre sus ojos “azúreos”
                                                               que cerró el medio día. 
Cabellos ensortijado cubren el rostro y ovillan su espalda. 
La adolescente, después de tocar largas horas,
              dedica su siesta a recordar las notas melodiosas  
                               del   “Clair de Lune”  by  Claude Debussy
y ¡ha quedado exhausta!
                                 Su lecho soporta el peso del cuerpo 
                    derrotado por las teclas de un negro piano de cola. 

              La músico levita, 
        mientras anhela tocar una inalcanzable y sublime melodía. 
   Dormida resuelve notas en silencio: En su mundo de auroras 
y de sueños, pretende elevar al viento los acordes;
   por encima de las nubes; que sus manos resuelvan la melodía,
vuelen a mayor velocidad que el pensamiento, 
                                               al ritmo de la luz si fuera preciso...             

Su madre, abnegada, la observa desde la cama, 
                                      como diosa del etéreo sacrificio: 
“Está derrotada la niña, –suspira en silencio–. 
                                                         Que nada empañe su visión:  
                             parece una flor ovillada en un lecho.                      

Si supiera lo bonita que está, quizás se levantase
                                                       a mirarse, coqueta, al espejo:
               Hija mía, ¡despierta...!” 

    Se arruga la tarde, 
                            se entristece el ocaso al abrir sus ojos celestes
 y contemplar que le espera...                                 
                                      el instrumento de castigo: ¡Ah, el piano!
            “ Mamá,  voy a dormir, de nuevo: ¡estoy agotada!”. 

  Reposa la dulce belleza y cierra sus puertas la tarde.    
 La madrugada trae destellos de luz a la alcoba:

La joven se levanta descolorida,  
                                           pinta el cuadro de “El beso” de klimt;
con el fin de precisar en su mente 
            qué hay de color en los acordes de Debussy,  
                                                          y lograr descansar de nuevo. 

A la mañana siguiente, alguien la llama a su puerta:
“¡Despierta!, muchacha, soy... Claude Debussy”.
Es el oscuro y tiránico amante; 
                                           desea ser acariciado 
por su Venus dormida en un  “Clair de Lune;”              le espera impaciente, a que despierte, a la sombra.  


HIMNO POSTRERO

  Los amantes yacen en el lecho, inmóviles; 
se miran ante los ojos del cada día, 
                                       para ver como surge la aurora
                                                                  o se derrumban sueños.
El alba persigue el curso indolente de sus vidas; 
                       atrás, van dejado, un rastro de mirada melancólica. 
                
Apenas les restan anhelos que se regalen
                                      ni juventud latente que ellos no estrenen;
quizás, el transito de las horas, 
                          les devuelva el eco de lo que, un tiempo, fueron: 
recuerdos de ocasos “amanecidos”.


   Los amantes yacen contritos, 
                                     mirándose a los ojos con denuedo: 
no hay sombra ni luz por donde 
                                             no hayan transitado sus cuerpos;
en el reverso de las horas sucumbe un trémulo suspiro: 
                             se les escapa la esencia de su juventud antigua, 
  para quedar como peces dormidos, 
                                                       en un mar de días improbables. 

En ese declinar de la existencia,   
                                         el corazón se hace eco,  arruga el deseo; 
donde todo acontece,  se desgrana,  
            con palpito que hiere al olvido o enmudece al sentimiento.


Los amantes yacen en el lecho,
                                        se miran a los ojos como pájaros heridos; 
regalan caricias al crepúsculo,
                                   por el poco tiempo que les queda de sombra; 
ya los perros ladran preludiando la aurora.
                                                      
Entonces las tinieblas se diluyen, 
                           se esconden en los abismos de los oscuros afanes. 
Ahora, la semilla cohabita, junto a la mujer,    
                       el sembrador de hijos, se recobra del nutrido sudario
que surcaron sus  ansias:  
                                             un canto supremo del placer dividido...  

Mientras se recobran, los amantes, del ensueño, 
                       van dejando su estela de ejemplo vital, al nuevo día: 
        
                        Como himno postrero, después del amor.


                   
                                                                            El himno hiriente  
                 
ME  DERRUMBA  EL  TANTO QUERERTE 
                Tanta herrumbre me hastía y me derrumba. 
y merezco, a ratos, remover la terca espina, 
                       que parece una daga que se clava en mi suerte; 
después de tantos años, de un amor dolorido que
a veces me abruma, el anhelo se torna o vuelve obsesivo:
                                             después de tanto y tanto quererte.


He de decir que, a ratos, se torna en olvido, mis dudas,  
                                             desiste la  fe  que convoca al dolor. 
No pretendo ahondar en heridas de hospitales
que un día se abrieron
                                 y soltaron el látigo de escozor y amargura; 
pues, no hay más llanto empeñado
                                            que el que se engendra o se merece, 
                          ni más flores que perfuman tu estampa abatida,
ni hay soles ni lunas que ofrezcan desvelos: 
                                       eres cruz de mi alma, siempre dolorida. 

  
Me derrumba el dolor de tanto quererte;
                                        en un acervo infinito aparece mi duda. 
Y no tengo más lágrimas que las que he derramado,
                                      el hospicio abnegado de mis amarguras. 

Fuiste cruz de mi alma y un volcán de delirios, 
                     en un día que quise convocar al amor, 
                           y esa vez, en mis labios, se eclipso tu alborada 
descompuesta, enferma, que condujo al dolor. 


Y no espero más que aquello, lo que siempre adoramos, 
                                            librando batallas con afán e ilusión; 
pero un día de agua, hiriente pesadumbre, convocamos al himno 
                                  y quedamos perplejos, con nuestra canción:

Tanta  herrumbre me hastía y me derrumba. 
y merezco, a ratos, purgar la terca inquina 
                        que parece una daga que se clava en mi suerte; 
después de los años, de un amor compartido que
    a veces  me abruma, ese anhelo se torna o vuelve obsesivo...

                                        Me derrumba el tanto y tanto quererte.



          Cada día florece la Virgen 
                                           al hacerse más bondadosa. 
              
                               
LA ROSA ERES TÚ
(Soledad Coronada)
                    
He de olerte, mi “en-rosada”, sin apenas mancillarte; 
exhalar tu dulce aroma; besar con la mirada
tus pétalos fragantes. Voy al centro, rubor azul,       
de prisionera pureza, la efímera y temblorosa  
                                                                                  
minúscula primavera en el seno de su cruz.       
Con delicia extenuada te me escondes, venusina,         
tan doliente y diamantina, que musitas al albor de   
una promesa, pues mi rosa enamorada eres Tú.
                      
            Elevarte con mimo y embeleso; hallar en tus 
pétalos divinos el cultivo de unos versos, y obtener
tu presencia peregrina, sorteando mis espinas. 

           Y embarcar, “Vrg.” Soledad, en cada nota, al auxilio  
de Tu Luz, para hallarme en el Edén, con cada verso,      
en éxtasis y embeleso, pues mi Rosa Coronada eres Tú. 
                                                                   
                


    (al profesor Allan del King's,    
    que ha recibido el Premio Esto-es el-colmo 
                                                  del agua)


ODA AL CREADOR DEL AGUA

Quien creó el agua hubo de amar la vida de los peces;
          tuvo tiempo de soñar con los corales y embellecer 
el color del fondo marino; acaso, bien pudo convocar 
a los dioses del Olimpo 
                          para atraer la obra de los cielos estelares. 

Quien creó el agua engendró los mitos del Edén; 
se enterneció a la sombra y propuso amores originarios 
a la caída del ocaso, en un día de azogue solar
                                                              y de medusas aéreas.

Quien creó el agua azotó los siglos con sus inviernos; con 
sus fuentes apagó la sed y forjó el abismo de los sueños;
            en los días de agua regó a los amantes; con fluidos 
                                         apasionados, se adentró la unión.

Quien creo el agua forjó la erosión salada de los deseos, 
                     dulcificó el  sueño; limpió la herida y apaciguó 
la árida sequía: 
   ¡Ah!, nuestra sociedad socorrida siempre por el Agua...; 
y en este punto agrario, 
               llegamos a  Allan del King's, 
                                            el creador de la lluvia virtual: 
               experto líder en los recursos hídricos mundiales...

 Y en ello andamos: 
               Oda, pues, al hombre,  creador virtual de la lluvia.         
   
       _________________
        Día Mundial del Agua 2014 
                  se celebró el 22 de marzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada