domingo, 1 de noviembre de 2015

RAQUEL VERDESOTO [17.321] Poeta de Ecuador


Raquel Verdesoto

Raquel Verdesoto de Romo Dávila (Ambato, Ecuador 16 de noviembre de 1910 - Quito, 27 de mayo de 1999) fue una educadora, pedagoga, escritora, feminista y activista ecuatoriana que incursionó tanto en la poesía como en el género biográfico.

Hija de Francisco Verdesoto Murillo y Lucila Salgado Hidalgo, egresó como maestra desde la Escuela normal Manuela Cañizares. Debutó en el ámbito literario con el poemario Sin mandamientos en 1935, trabajo con el que se la circunscribió dentro de la poesía decadente moderna.

Como activista feminista, fue parte de las fundadoras de la Alianza Femenina Ecuatoriana en 1938 junto a Virgina Larenas, Luisa Gómez de la Torre, Matilde Hidalgo de Prócel y Nela Martínez.

Obras

Poesía

Sin Mandamientos (1934).
Labios en Llamas (1936).
Recogí de la Tierra (1977).
Ésta Fábula (inédito).
Del Profundo Regreso (inédito).
Patio de Recreo (inédito).

Otros

Serie de Microbiografías de Ecuatorianos Ilustres (Ambato: Imprenta Municipal, 1949).
Juan Montalvo, fusta de las tiranías, 1832-1889 (1949).
Atahualpa: Raíz auténtica de la nacionalidad ecuatoriana, 1497-1533 (1949).
Rumiñahui: El defensor heroico del reino (1949).
Juan Pio Montúfar, marqués de Selva Alegre, primer presidente de la Junta Revolucionaria de Quito 1762-1822 (1949).
Manuela Sáenz Tomo I y II (Quito: Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1963).



HIROSHIMA

Por el delirio del fuego
habíase desordenado el calendario de la guerra
una luz –embajadora del incendio-
deshizo la tregua.
Nadie pudo escapar
atrapadas las aves con su vuelo y su canto
el terciopelo vegetal de la montaña en humo
perdido el colibrí de una ternura.

La cresta de relumbre
el garfio de la llama
esa señal de seta…

.

Cuando la noche hirviente  descendió de su torre
junto al reloj la sangre coagulada
en la cartilla de oración un grito
asfixia de la sombra en el aljibe.

Hubo estampa de niño
junto al ala más dulce que  cobija la vida
un beso entre clamores, púrpura de agonía
un amigo en la noche de carbón y amapola.
cadáveres de flores,
la furia de la bomba sobre candor de nido,
esa noche caída en Hiroshima no trajo al hombre
sino el relincho de su bestia.

Sacado de “Recogí de la Tierra” – 1976




DEL FUTURO SILENCIO

¡Señor! Le han fastidiado mis amores enfermos
y no quiere que sea la luz de su camino
volverá mi salvaje planta de peregrino
e iré por otras rutas, con mis cantares yermos.

Mi canción escarlata se hará melancolía
tengo un presentimiento sin lagrimas y vago,
no charlarán ya luego las ondas de mi lago
y el perfil de tu historia se borrará en un día

Quizás como ironía, cuando la luz se zarca
en busca de un marino, yo embarcaré mi nave,
con las pupilas lánguidas, desengañado, grave
el regrese en mi barca..

 Poemario Sin Mandamientos.- 1934




PROMESA

A veces imagino que el tiempo se detiene
escucho su silencio
luego una voz muy leve
que viene desde lejos
¿Estas entre nosotros
y llegas cada noche
a rondar el refugio
donde anida mi pena...?

Recuerda que algún día
hicimos la promesa de acompañarnos siempre?
aún en el misterio, más allá de la tierra.






.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada