lunes, 6 de febrero de 2017

AURELIAN TITU DUMITRESCU [19.914]


Aurelian Titu DUMITRESCU
     
Aurelian Titu Dumitrescu (nacido el 15 de febrero de 1956, en la ciudad de Caracal, condado de Olt) es poeta, ensayista, periodista rumano; el discípulo más apreciado de Nichita Stănescu. Escribió y publicó más de 50 volúmenes de poesía, ensayos sobre la literatura y bellas artes, así como publicística.

Graduado de la Facultad de periodismo. Trabajó en las revistas: „Flacăra”/ „La Llama”, „Rebus”/ „Jeroglífico”, „Viața Românească”/ „La Vida Rumana”, entre otras.

Entre 2000 y 2013 fue asesor en el Departamento de Asistencia Religiosa dentro del Ministerio del Interior. 
A partir de 2013, es inspector en los Archivos Nacionales.

OBRA PUBLICADA:

1. Iubire de pietrar, Editura “Scrisul Românesc”, 1982
2. Antumele, Editura “Litera”, 1985
3. Antimetafizica, Nichita Stănescu însoțit de Aurelian Titu Dumitrescu, editura „Cartea Românească”, 1985 (lucrarea a apărut în întregime în suplimentul literar al Scânteii Tineretului, în 1983)
4. Antumele 4,5, Editura “Litera”, 1986
5. Quasimodo, Editura “Litera”, 1987
6. Antimetafizika, Nichita Stănescu válaszol Aurelian Titu Dumitrescu, kérdéseire, Editura Kriterion, 1987
7. Nichita Stănescu, atît cît mai știm noi, Editura “Litera”, 1989
8. Poeme, Editura “Cartea Românească”, 1989
9. Încercare de înșurubare în real, Editura “Litera”, 1991
10. Monologuri, Editura “A.M.B.”, 1991
11. Mi s-a culcat moartea pe inimă, Editura “Vinea”, 1992
12. Aproape tac, aproape plîng, aproape sînt, Editura “Vinea”, 1995
13. “Melanholia deșertăciunilor”, Editura “Vinea”, 1996
14. Deșertăciunea șterge fața morții, Editura “Cartea Românească”, 1996
15. Acolo unde plînsul nu atinge moartea, Editura “Semne”, 1997
16. Trei tipare, Editura “Semne”, 1998
17. Antumele (antologie), Editura “Vinea”, 1998
18. Antimetafizica, ediția a II-a, Editura “Allfa”, 1998
19. Îngerul poverii, Editura “Cartea Românească”, 1998
20. Sfînt îndîrjit, Editura “Semne” și Editura “Vinea”, 1999
21. Scrisori către părintele Niculae, Editura Ministerului de Interne, 2001
22. LIMBĂ, LITERATURĂ, STIL - opinii culese de Aurelian Titu Dumitrescu (1987 - 1989), Editura Ministerului de Interne, 2001
23. Maranatha, Editura Ministerului de Interne, 2001
24. Convorbiri cu Aurelian Titu Dumitrescu - Motivarea sinelui de Preot Niculae Constantin, Editura Ministerului de Interne, 2001
25. Capul și pajura, Editura “Axa”, 2001
26. Ceremonii nocturne, Editura “Regent House Printing&Publishing”, 2002
27. Ateliere în paragină – 24 de ore și miezul nopții cu Aurelian Titu Dumitrescu de Ciprian Chirvasiu, Editura “Carte de suflet”, 2002
28. Ghiaurele, Editura “Semne”, 2002
29. Îngerii îndepărtați, Editura “Semne”, 2002
30. Puntea suspinelor și închisoarea, Editura Fundației “Universitatea pentru toți”, 2003
31. Viața la zi, Editura “Semne”, 2003
32. Epistolar târziu, Editura “Fundația Revistei Jandarmeriei”, 2003
33. Forme de liniște, Editura Fundației “Universitatea pentru toți”, 2003
34. Sânge de sacerdot, Editura Ministerului de Interne, 2004
35. Nichita STĂNESCU, Nicolae LABIȘ, Mihai EMINESCU, Cristian POPESCU – Dialoguri cu Aurelian Titu Dumitrescu de Nicolae Țone, Editura “Vinea”, 2004
36. Parada (Autobiografie), Editura “Semne”, 2005
37. Viata la zi (II), Editura “Semne”, 2006
38. Antumele I si II (antologie), Editura “Vinea”, 2006
39. MILTIADE, Editura “Badea”, 2006
40. NOAPTEA DE APOI, Editura “Vinea”, 2006
41. BAUDELAIRE, VERLAINE, RIMPBAUD, MALLARME modele pentru scriitorii români contemporani o anchetă literară de Simona-Grazia Dima și Aurelian Titu Dumitrescu, Editura Ministerului Administrației și Internelor, 2006
42. LIMBĂ, LITERATURĂ, STIL - opinii culese între 1987 - 1989. Ediția a 2-a revizuită și adăugită, Editura AGERPRESS, 2007
43. MUTUL - Ion Gheorghe într-o convorbire literară cu Aurelian Titu Dumitrescu, Editura “Vinea”, 2008. Manuscrisul original, format din două caiete care au pe fiecare pagină semnătura maestrului Ion Gheorghe peste scrisul lui Aurelian Titu Dumitrescu, pentru ca acesta să nu fie falsificat sau denaturat, a așteptat lumina tiparului timp de 21 de ani, fiind păstrat la Biblioteca Județeană „Vasile Voiculescu” Buzău.
44. ZĂBAVA, Editura AGERPRESS, 2009. Poem în 45 de cânturi scris în perioada 9 - 28 octobrie 2007.
45. Lupta daimonului cu demonii - o sută șapte întrebări despre femeia creștină pentru Aurelian Titu Dumitrescu, de Preot Niculae Constantin, Editura Semne și Editura Vinea, 2009
46. Viata la zi III, Editura Dacia, 2011
47. Unirea în Duh, de Aurelian Titu Dumitrescu, coautori Ciprian Chirvasiu, preot Niculae Constantin, preot Alexandru Morariu, Editura Ideea Europeana, 2011
48. Noapte de ianuarie, Editura AGERPRESS, 2013
49. Antimetafizica, Nichita Stănescu însoțit de Aurelian Titu Dumitrescu, cu o prefață de Academician Sorin Dumitrescu, Editura Fundației Anastasia, 2014
50. Cartea regăsirii, Editura Semne, 2014
51. Egrete la sol, Editura Semne, 2015
52. Cartea reculegerii – Teodor Sandu într-o convorbire cu Aurelian Titu Dumitrescu, Editura Eikon, 2015
53. Cartea singurătății (poeme), Editura Semne, 2015
54. Cirica (Mici eseuri despre arte), Editura Semne, 2016
55. Cartea rememorării - Anchete sociale de altcândva, Editura Semne, 2016



Traducción al español: Costel DREJOI


ESTACIÓN

mi madre pone la ropa lavada – más blanca, más negra (como los días) – a secar
la veo voltearse – ama de casa – entre las flores de los albaricoques
„los años se alojan en nosotros como la gente en una nueva aldea”




LA  SOMBRA  HA  RODEADO  COMO  UNA  SERPIENTE
EL  HUEVO  DESLIZADO  EN  EL  VIENTO

                                                                       Ha 
                                                                 agrietado
                                                     el campo del caminar 
                                                            de las manadas,
                                                    los animales son nubes
                                            buscando su equilibrio en el cielo
                                                             como la muerte
                                                                en el cuerpo




UNA  VEZ  SIENDO  Y  CON  MIRADAS  MUERTAS

un viento dilataba y contraía rítmicamente
la cara del anciano que tenía sus manos entre los peces ensangrentados
el agua pasó inconsciente y tranquila
debajo de la mesa
hasta el momento que el mar olvidó moverse
sin el blanco demonio del color
todas las cosas se convirtieron en cosas ordinarias
raramente, sentado en una piedra, en la orilla,
el anciano podía ser visto
esperando a volver
para siempre
su imagen


                                  
                                   
LA  MEMORIA  DE  LA  VIDA,  OLIENDO  
A  MUJER PURA Y EMBARAZADA

                        Cada brizna de hierba habría vuelto a las estrellas,
      la piedra grande y blanca en medio del campo traía las estrellas a ella,
               el trigo se mecía como las caderas de una mujer que se aleja,
                                      llevando con sí las líneas verticales
                                                            y la grandeza
                                                              de la piedra




HORIZONTE  PARA  CADA  UNO  EL  CUERPO  DEL  OTRO

                                                           Donde
                                           las piedras son noticias
                                        y nadie de nadie se separa,
                     aquí está aquel hombre decidido en sus viajes:
                                          sus hombros anochecen,
                  ¡darle una camiseta cuando me quedaré dormido,
                                si tendrás tiempo para conseguirlo!
                              ¡también una huida azul de aire darle!
                                para borrar las lágrimas de sus ojos
                                                          si llorará
                                                          algún día


Traducción al español: Costel DREJOI


SOBRE  MI  VIDA  Y  LA  VIDA  DE  MI  PADRE

Lo que me aterró es que mi alma no creció nunca.

Recientemente mi padre desenterró un muerto de nuestro linaje.
Lo sacó de su ataúd y lo apoyó sobre el muro de la tumba.
Metió la mano en el bolsillo, sacó y encendió un cigarro.

Mi padre fumaba tranquilo y feliz.
La gente lo miraba con vergüenza y agradecimiento,
la gente, en aquel momento, le permitía vivir.

Mi padre siempre tuvo razón y no lo supo.
Ni mi mamá lo supo.
Ella estaba contenta porque él podía ser tan culpable de manera que ellos dos podían vivir juntos.
Él dijo a cada hombre que era como él mismo cuando la gente respetaba a mi padre. 
Cuando la gente lo despreció, nadie dijo a mi padre que era como él mismo. 
Mi padre se aburría muy rápido.

A veces o cuando quería ser perdonado por aquel algo que lo alejaba de la gente,
mi padre les daba razón a todos.
Luego, cansado, se sentaba en una esquina de la mesa y bebía.
Mi padre desenterró aquel hombre
para poner en su lugar a la esposa del hombre.
Cuando estaba a punto de morir, aquella mujer fue cuidada por mi padre.
Él la lavó antes de morir y después de su muerte.
Él con su propia mano la vistió.
Él cuidó que todo ocurra de manera que la gente creyera que era la mejor.
Mientras sucedía todo eso,
mi padre ya no bebió.

Yo nunca pude hablar con mi padre.
Cada uno conoce todo sobre el otro.
Después de mirarme por mucho tiempo, mi padre me decía que yo tenía que beber.
Luego él comenzaba a cantar una triste canción que cantaba cuando estaba alegre.
Al principio, cuando no la cantaba él, la cantaba yo.
Desde hace tiempo canta sólo él.

Una vez escribí este poema:

Recogían sus propias imágenes entre las cosas que el mar abandonaba en la orilla.
Llegaban con sus grandes manos, arrastraban de las olas
y ponían todo en la arena, al azar.
Quien era el primero que veía su propia imagen ya no se atrevía a aparecer de otra manera. 
Esa imagen volvía para liberar a su amo antes de dormir, junto con la oscuridad.

Una vez yo escribí:

Él es el pintor que hace su autorretrato utilizando, en lugar de pincel, la mirada.

Una vez ya escribí:

Ese algo tiene la fuerza de los muertos desde tiempos inmemoriales, su serenidad y razón,
ese algo quema la llanura hasta la flor, quema la montaña hasta el lago,
ese algo está por encima de todas las cosas fijadas.

Una vez ya escribí:

¡Mira lo sereno de los ojos del niño despertado en la madrugada y su tranquilidad!
Nada desde el exterior puede hacerlo dejar de llorar.
Una vez un amigo me dijo:
Tus caminos ya no tienen retorno.
Ahora recuerdo que un par de veces quise aplastar personas.
Los mejores amigos los tuve de niño. Ellos fueron perros.
Ellos fueron mis únicos amigos.
Un día de invierno, salí con uno de ellos a la caza.
Yo tenía nueve años y la altura del perro llegaba hasta el nivel de mi cuello.
Mi única arma era el aire frío que obligaba a todos a permanecer en los hogares.
Dos perros atacaron a mi perro,
dos perros más altos que él y que yo.
No pude defenderlo. El perro llegó a ser temeroso.

Una vez ya escribí:

El ángel había muerto sobre cada cosa.

Una vez ya escribí:

Tú, que no esperas antes de la luz.

Cuando yo tenía quince años, aún tenía miedo a los perros, la oscuridad y las tumbas.
Entré a la medianoche en un cementerio y permanecí allí hasta en la mañana.

Una vez ya escribí:

Su mirada ponía en equilibrio la luz,
su mano se movía lentamente, el tiempo pasaba.

Una vez ya escribí:
¡Oh, el sueño de los niños, oliendo a ángeles muertos!

Una vez ya escribí:

Cualquier palabra me pareció ser un vendaje en una herida.
Por eso desprecié cualquier palabra.
Dejé no curadas mis heridas, delante de todos.
Me gustó mirar mis heridas.
Su honestidad me calmó siempre.

Una vez ya escribí:

Cuando un hombre lloraba en una casa,
en él se miraban todos sus familiares, como las estrellas en el cielo de la noche. 
En la ciudad ya no vive ninguno de los que le tenían miedo a mi padre.
Al último que le tenía miedo a mi padre lo encontré en un hospital.
Reía con incredulidad y se alejaba.
Si quisiera describirlo, no sería posible. Era semejante a los animales de corral,
a las bestias domesticadas definitivamente por la edad y pereza,
se asemejaba a aquellas bestias domesticadas para las cuales nunca tuve comprensión.
El olvido se había colocado en su cuerpo como una segunda edad.
Las personas con las cuales mi padre se entendía mejor
tenían oficios insignificantes e inestables:
hoy – barrenderos, mañana – pintores de casas,
el pasado mañana cavaban en los jardines, como trabajadores estacionales.
Mi padre tenía una casa heredada que reparaba siempre para discutir con ellos.
Hacia la vejez, mi padre empezó a gritar
y esos hombres se alejaron.

El hombre que amaba más a mi padre llevaba las banderas en las procesiones fúnebres.
La gente decía que era loco.
Mucho tiempo incluso yo lo pensé.
Él nunca pidió nada a mi padre.
De vez en cuando nos encontrábamos en la taberna y discutíamos.
Cuando mi padre era joven y bello, parecía ser fuerte.
Nadie entendía sobre qué podía hablar él con el que llevaba las banderas en las procesiones fúnebres.
Pero a mi padre eso no lo interesaba y estuvo todo el domingo discutiendo con aquel hombre.

Cuando yo era niño, aquel hombre huía de mí.
Creo que él me amaba porque yo era el hijo de mi padre.
Un día yo estaba muy triste. No había perdido nada. No había sido despojado de nada.
Aquel hombre me vio en el mercado, entre los puestos, mirando las flores.
Sacó de bolsillo algo de dinero en metálico y empezó a pasarlo de una mano a otra.
Nos quedamos así más tiempo.
El hombre que llevaba las banderas en las procesiones funerales
me hizo entender que me amaba y que estaba a mi lado.

Un día, una vecina rica me mandó al mismo mercado
a comprar una sorcova* para su niña.
Era antes del Año Nuevo.
No encontré sorcova y compré un pequeño Abuelo del Frío.
Le dije a mi madre dónde y cómo lo había obtenido.
Se lo dije y no estuvo avergonzada.

El primer hombre a quien quise semejarme fue el hombre en zancos.
En los días con nombres de santos, él dejaba el circo y paseaba por el enorme parque de atracciones,
caminando con las piernas de madera ligadas a sus propios pies.
El hombre en zancos tenía la camisa amarilleada por el polvo
y paseaba por encima de nosotros indiferente,
comiendo semillas de girasol y lanzando las cáscaras.
Nunca tuve miedo al hombre en zancos.
Cuando él pasaba, mi padre le sonreía con complicidad
y me daba dinero para comprarme algo.

Yo nunca obtuve algo sin trabajo.
En el parque de atracciones había una rueda que estaba girando rápidamente.
Delante de mí había una mesa de madera con juguetes de muchas clases y con caramelos.
No importa cuánto disparé a la rueda de madera,
pero nunca gané más de un caramelo.
Quizás también por eso aprendí a pagar mis deudas a su debido tiempo
y no pude pensar tranquilamente en mis problemas
cuando no mantuve la palabra dada.
La palabra de honor fue y es mi única riqueza.
No la compartí con nadie, nunca.
Durante la noche camino tranquilamente por ella:
las estrellas no sienten y no lloran con nadie,
pero su luz destierra mi soledad.

Una vez ya escribí:

Como entre las hojas de un árbol se puede ver el cielo,
así entre mis días se puede ver mi vida.

Cuando yo estaba en la escuela, un colega mío había muerto. Era pequeño y malo.
Hablaba contra mí y decía cosas falsas.
Murió quemado por un soplete que había explotado.
Fui a enterrarlo.
No tuve miedo a él, sino a las velas, sábanas blancas
y olores a comida.
Cuando lo enterramos, tuve que hablar.
Mi voz tembló y las palabras se perdieron.
Pero lo que era cierto entre las palabras, eso quedó.
Había empezado a amarlo. Ya había empezado a no sentirlo ajeno.
Muchas veces, el domingo me iba a cargar las botellas de soda.
Algunos domingos, veía al amigo de mi padre
llevar la bandera en la procesión fúnebre.
Marchaba a cincuenta metros delante de la comitiva.
Nada de lo que pensaba la gente tenía alguna conexión con él.

Una vez escribí:

Soy el aire del pecho del universo.

Una vez escribí:

¿Observaste que tu postración se asemeja al pájaro con los pies pegados al pecho mientras vuela?

Una vez escribiré:

Era domingo y yo estaba hambriento.
Tendí la mano y tomé del alféizar de la ventana
un pedazo de pan.
Era domingo y estaba hambriento
y veía siempre aquel blanco amanecer que había tomado mi edad.

Una vez escribí:

Soy limpio como el luto del pobre.

Una vez escribí:

Los ojos se abren sin razón, la mañana puede comenzar en cualquier momento.

*sorcova – ramita o palo pequeño adornada/o con flores artificiales de varios colores y con la/el que los niños rumanos golpean, en la mañana del Año Nuevo, a los padres, familiares, conocidos y les desean, en versos especiales, buena suerte y salud.


Traducción al español: Costel DREJOI




-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada