viernes, 29 de julio de 2016

ALMA PAGÈS [18.994]


ALMA PAGÈS
         
Alma Pagès (Madrid 1949) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado poemas y relatos en varias revistas literarias de España (Alba Literaria, La Hamaca de Lona, Ágora, papeles de arte gramático, Contrapartida, El Alambique, Mester de Vandalia) y México (La Palabra y el Hombre, Contrapunto). Ha sido antologada en Relato español actual (Fondo de Cultura Económica, 2003) y en la antología poética Donde el olvido no habite (Legado Ediciones, 2011).
         
En poesía, es autora de los libros Cuaderno de Aro / Trobar clus (Caliban Ed., 2007) y Laietana / Poemas que olvidé escribir de joven (Ed. Crusoe, 2011), una colección que recoge dos series poemáticas diferentes y complementarias. También ha participado en el libro colectivo Madrid a Miguel Hernández (desde el Café Gijón), Ed. De la torre, 2012.
      
Ha publicado la novela A la manera de James (Ed. Poeta de Cabra, 2012) y  ha  colaborado en el volumen Vivir el cine (PIGMALION EDYPRO, 2013).
    
Ha participado con lecturas poéticas en distintas tertulias madrileñas, como la del Círculo de Bellas Artes, la tertulia Gerardo Diego del Café de Oriente y la Tertulia Literaria Hispanoamericana Rafael Montesinos y actualmente en la Tertulia Rascamán.

Socia del Ateneo de Madrid desde hace años, ha organizado, presentado y participado en diversos actos culturales, presentaciones de libros, recitales poéticos y conferencias. Ha sido Vicepresidenta de la Sección de Información y Comunicación y ha formado parte de las de Artes Plásticas y Medio Ambiente.


                   
El viento va enfriando la ciudad y sus miedos                  
en un otoño largo, cargado de palabras,                   
traídas por la vida en milagroso frescor                   
a pesar del tiempo y sus silencios                          
Es un otoño cálido       
donde el amor se aferra y te construye                       
Indómito, inopinado, inextinguible


                                             
MENSTRUACIÓN
                             
Son esos días con sabor a lana y a lluvia      
limpios como el aire después de la tormenta
                     
De mi vientre liberado mana sangre de vida                                   
despertando un saber antiguo                                    
que pervive oculto, extraviado
                                           
En la habitación vacía                        
recupero la memoria primigenia                                                
de mi cuerpo                                 
y me fundo en la esencia misma                                                
de la Tierra
                                        
Nuevamente Una                            
purificada en mi integridad                            
exhalo la energía total del Universo                       
y me cierro, como un loto, en oración



AMAR

Sentir la plenitud del pájaro en su nido.
Escribir en el pálpito de la vida
Con la caligrafía de la muerte




¿Por qué en este momento las palabras pugnan
por tejer un tapiz sin propósito?
¿Qué corriente extraña las impulsa,                                                               
obliga a la mano a realizar                                                                               
un alocado ir y venir sobre la hoja,
turbando su impasible blancura?                                                                       
Ya nada será igual.                                                                                             
Lo escrito ha alterado el orden de las cosas.                                                         
El despertar traerá de nuevo                                                                             
el rítmico fluir de la existencia                                                                    
y querrá olvidar la irrupción de otros mundos                                                     
que han habitado, a su pesar, la página.             

            
               
BANDERA REPUBLICANA

Eres el sueño tricolor y amado
de un país que no dejaron ser
Roja fuente de sangre viva
para detener una agonía de siglos
Oro de inteligencia en libertad
que deshaga infiernos de ignorancia.
Morado de transformación,
ley incumplida en una tierra
gangrenada de sí misma.
Ondeaste brevemente
Pero llevas en tu esencia
la dignidad de este pueblo.



Visió

Veig fugir la flama
Cap a l’absència.
La veu tranquil·la de l’aigua
Entona un càntic virolat
Mentre la mort fa el mandra
I fou aleshores que
Es va sentir una rialla
Per sobre el llit de riu
Sedegós de somnis



Visión

Veo la llama huir
Hacia la ausencia.
La voz tranquila del agua
Entona un canto chillón
Mientras la muerte holgazanea
Y fue entonces cuando
Se escuchó una carcajada
Sobre el cauce del río
Sediento de sueños




                            Com podria dir-te les raons de l’aigua?
                            Veus que tinc les mans mullades
                            Voldria tant agafar les teves!
                            La teva pell ardent i tremolosa
                            Beu. Com beu la terra

                  


                            ¿Cómo decirte las razones del agua?
                            Ves que tengo las manos mojadas
                            ¡Querría tanto agarrar las tuyas!
                            Tu piel ardiente y temblorosa
                            Bebe. Como bebe la tierra

                                                


POEMAS PUBLICADOS EN LIBRO

de Laietana


                                 
Desde el borde la locura te hablo
a ti, huida en sus oquedades
Hemos nadado en el terror de
los monstruos del abismo
y en lavas sangrientas
doloridas
donde la razón agonizaba
Oigo tu voz, tu grito
Acero despiadado
que secciona mi rostro
Siento estallar tu mirada
espejo salvaje
desgarrando mis palabras
Mi silencio se pregunta
en qué lado
de tan perdida frontera
puedo encontrarme




de Poemas que olvidé escribir de joven



Hoy daría mi vida por la Vida
Por la dignidad en el mirar de las mujeres
Por la ternura en las manos de los hombres
Por el eterno reír de la infancia




ATALANTA

Tres bolas de oro marcaron el ritmo de mi carrera. Invicta, las cimas coronaron mi subida, los valles acogieron mi descenso. Pasé por pueblos donde el aedo cantaba tu victoria, tu conquista de algún trono y de su reina. Seguí mi marcha, iluminada por el claror de tu engaño. Vadeé ríos. La hierba me acarició los pies. Las esferas refulgieron contra el plácido sestear del lago. Sudorosa, jadeante, me detuvo el dulce sonar de un caramillo. Con sigilo de leona me deslicé por el boscaje. Divisé a un joven amado por el sol. Bebí el azoramiento de sus ojos. Reí el asombro de su boca. Lo tomé de la mano. Nos zambullimos en el áureo y triple resplandor del agua.



de Cuaderno de Aro



Cementeri vell
a la vora del mar
tot ple de records
Ara es la nit
i somniem
els meus morts i jo



Cementerio Viejo
a la orilla del mar
lleno de recuerdos
Ahora es de noche
y soñamos
mis muertos y yo




de Poemas que olvidé escribir de joven


Ferit, com el drac
D’un conte amb lletres tancades
Cançó de bressol en la veu del vent

Sedegós, com el drac
A la vora del riu
Sense dones d’aigua
Boca oberta a la buidor

Rendit, com el drac
Davant la cova amagada
El meu amor te’n dona
El seu tresor de llum



Herido, como el dragón
de un cuento con letras cerradas
Canción de cuna en la voz del viento.

Sediento, como el dragón
a la orilla del río
sin ninfas
Boca abierta al vacío.

Rendido, como el dragón
ante la cueva oculta
mi amor te da
su tesoro de luz




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada