domingo, 2 de enero de 2011

2748.- ACHOUR FENNI


Achour Fenni nació en Sétif, Argelia, en 1957. Enseña Economía Política y Economía de la Información en la Universidad de Argel. Es miembro de la Unión de Escritores Argelinos desde 1994, Miembro de la Unión de Escritores Árabes desde 1995 y Miembro Fundador de la Asociación de Creadores Argelinos desde 1992. Ha publicado los libros de poesía Zahratou dounia (La flor de la vida), Argel, 1994: obra traducida al francés por Abdecelem Ikhlef y publicada por la Unión de Escritores Argelinos. También publicó el libro Un homme de opusiere (Un hombre de polvo), Argel, 2003. Ha realizado traducciones al árabe de textos escogidos de Rimbaud, Baudelaire, Eluard, Blake, y Whitman, entre otros autores. Próximamente aparecerán sus libros: Un printemps précoce (Primavera precoz), Un été entre les doigts (Un estío entre los dedos), y Poèmes du Monde Entier (Poemas del mundo entero), Traducciones desde el francés y el inglés. Sus poemas han aparecido también en las revistas: Amal (Argelia), El Jeel (Chipre) y Al hayet Ethaqafia (Túnez). Ha realizado antologías de la poesía contemporánea argelina (Por una antología de la poesía moderna en Argelia, L. Ouassini, Argel, 1991; Antología de Poetas Árabes Contemporáneos, S. El-Babtine, Kuwait, 1998 y La Nueva poesía en Argelia, Universidad de Orán (Argelia) y Doha (Qatar), 1999. Participó en el Festival de la Poesía Magrebina y en el Festival de la Poesía Árabe, en Rabat, Marruecos.



Poemas de: Achour Fenni (Argelia, 1957)

Oum El Hili

Oh río de mi memoria
Espérame un poco
Devuélveme los rasgos de mi rostro
Dibújalo como siempre ha sido
Bello y suave.

Encuentra de nuevo la armonía del éter,
Encuentra de nuevo la disposición del color de las estaciones,
El ritmo de las plumas de los pájaros.

Reúne los dedos de mi madre sobre mi frente
Y déjame probar el paso de los segundos.
Devuelve el hormigueo a mis pies
Y permíteme saber dónde estoy.
Un día, me lancé sobre los trazos de tu bruma
En busca de las causas de la tristeza.
Te he dejado en la casa de mi madre
Madurando entre la palma de su mano.
¿Cuál mano es ésta que ha abusado de las flores de tu juventud?
Reune los dedos de mi madre sobre mi frente
Prométeme el ahogamiento en no importa cuál
Canción, escóndeme en no importa cuál espiga
Espárceme sobre un montículo cualquiera
Ah Oum El Hili, permíteme
Borrar cincuenta mil años
Y reconstruir mi memoria de nuevo
Ayúdame a borrar el tiempo
Y la geografía

Porque tú eres mi comienzo y mi fin
Solamente tu rostro me conoce
En ti, he visto el esplendor de la tristeza
En ti, he conocido el secreto de la escritura

Y contigo he aprendido cómo llevar la cabeza sobre mis hombros
Y cómo marchar más allá de tus valles
Tus triunfos me han paralizado
Y me vuelvo a encontrar extranjero
Persiguiendo mi rostro detrás de tu bruma

Reúne los dedos de mi madre sobre mi frente
Prométeme el sofocamiento
Entre no importa qué canción
Haz de mí un extraviado
Sobre no importa cuál montículo en Oum El Hili
Permíteme cubrir mi frente con mis manos
Contemplar mis rasgos de frente
Comprender el secreto de la tristeza
Escribir mi semblante, con los dedos de mi madre
sobre mi frente
Para que la locura de la escritura se libere
De mí para siempre







Cuando pasas de cerca

–Fragmento–

Pasas de cerca,
Plácida al pie mío,
Con la carga de una hormiga
Y la fertilidad de la primavera.
Entre tus pasos se dan prisa mil caminos,
En tu jadeo
Se apresuran mil braseros.
Tú pasas,
Todas mis venas comienzan a sangrar,
Pierdo todos mis costados
Y como un niño de pecho
Comienzo a llorar.

Pasas justamente al lado,
Mientras que entre libros yo estaba disperso
Mi mano encima de la mesa de juego.
Cruzas al lado,
Dejas escapar una sonrisa,
Una perla
Encaramada en medio de tu frente
Como una madre de todos los infantes.
Corro hacia ti,
Te llamo,
Tú, nada escuchas.
Pierdo mis piernas,
Pierdo el juego
Y veo a mis libros devorados por el fuego.

Pasas precisamente al lado,
Con la carga de todos los tiempos pasados
Y aquella de los tiempos por venir.
Veo una perla sobre tu frente,
Sobre los labios has encendido una sonrisa.
Los rasgos de tu rostro
Aquellos de un profeta
Pasas al lado
Y yo fatigado
Caigo de cabeza.
Pasas de cerca,
Tu humo sube como en olas
Todas las fábricas se declaran en quiebra.

Pasas de cerca,
Cortejo de dicha
Hacia ti veo correr un regalo
Este campo de flores.
Toda mi familia ayuda
A abrir las botellas de perfume
Y a quemar todo género de inciensos,
Como lo hacen con toda desposada.

Pasas de cerca,
Haces volver todas las cabezas,
Y como un viejo tonto
Veo volver a mi cabeza.

¡Y después!
Te veo pasar,
Como si jamás hubieras estado fatigada,
Como si no hubieras practicado nunca
El vaivén.
Toma, tu camino te grita en el rostro
Que no tengas miedo.
Yo te había asesinado
Y sin embargo te veo pasar.
A pesar de mis balas
Que te han atravesado,
Te veo pasar.
Todas las heridas que hay
Sobre tus hombros manchados de sangre
Toda ésta que ha corrido de mi hombro
Es mi sangre.
Y luego…
Te veo pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada