viernes, 21 de enero de 2011

2867.- LEÓN ESTRADA


León Estrada, Santiago de Cuba, Cuba, 1962.
Escritor.


Ha sido editor-director de las Ediciones Santiago, así como editor de las Ediciones Caserón de la UNEAC santiaguera en su segunda etapa y secretario de redacción de las revistas Del Caribe y Del Caribe Arqueológico, de las cuales es en la actualidad Jefe de Redacción.
Ha sido miembro de los consejos editoriales de las revistas Sic, El Caserón y La Letra del Escriba.
Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba desde marzo de 1993.
Miembro correspondiente de la Asociación Prometeo de Poesía con sede en Madrid desde 1994.
Miembro de la Fundación Nicolás Guillén en Santiago de Cuba desde marzo de 2003.
Ha realizado compilaciones valorativas de la obra poética de Marino Wilson Jay, Luis Díaz Oduardo, Efraín Nadereau Maceo y Ernesto Crespo Frutos.

Ha sido reconocido con la Placa José María Heredia, la Distinción Por la Cultura Nacional y el Sello de fundador de la Asociación Hermanos Saíz, de la cual es también miembro de honor. Así como las Medallas Combatiente Internacionalista y Por la victoria Cuba-RPA, la Distinción Majadahonda 1936 y la Medalla XXV Aniversario de la Asociación Prometeo de Poesía.
1988: Premio de Poesía Concurso José María Heredia, por El tiempo de los fieles.
1991: Premio de Poesía Concurso Regino E. Boti, por Fábula del ascensor y la nodriza.
1992: Premio de Poesía Concurso José María Heredia, por En la soberbia de una nosotros lúcido.
1992: Premio de Poesía Concurso Manuel Navarro Luna, por “La oculta plenitud de las heridas” (inédito)
1994: Premio de Poesía Concurso José María Heredia, por Cuaderno del año de la ira.
1995: Premio de Poesía Concurso Santiago, por La propicia estación.
1999: Premio de Poesía Concurso Regino E. Boti, por Desnudo de memoria.
2001: Premio de Poesía Concurso José Manuel Poveda, por Libro de la duda y el deseo.

Bibliografía:
Coautor de las antologías::
Y como somos aquí estamos (1994, con Nadya Lozada)
Hermanos (Brasil, 1997, con Jesús Cos Causse y Goulart Gomes)
Incesante rumor (España, 2002, con Javier Cabrera y Teresa Melo)
Silvio: te debo esta canción (2005, con Teresa Melo y Reynaldo García Blanco)
La poesía contemporánea de Santiago de Cuba (República Dominicana, 2007, con Pedro López Cerviño).
Autor de las antologías:
Epigramas (1994)
La patria de la luz (2003)
Textos suyos aparecen en revistas y antologías de España, Francia, Holanda, México, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Venezuela, Italia, Estados Unidos y Cuba. Y en varias revistas electrónicas y sitios en Internet.
Poemas suyos han sido traducidos al holandés y al italiano.
Aparece también en Nuevo diccionario cubano de seudónimos (2000) e Inventario Relacional de la Poesía en Español 1951-2000. (España, CD)

Libros de poesía:
Circo de barro (Ediciones Caserón, 1989)
El tiempo de los fieles (Editorial Oriente, 1990)
En la soberbia de una nosotros lúcido (España, Copyright Comunicación, 1993)
Fábula del ascensor y la nodriza (Editorial Oriente, 1994)
Los ignorados duelos (España, 1996)
Happening (Ediciones Catedral, 1997)
Cuaderno del año de la ira y La propicia estación (Ediciones Renacimiento, 1999)
Desnudo de memoria (Editorial El Mar y la Montaña, 2001)
Libro de la duda y el deseo (Editorial Oriente, 2002)
Los conjuros del lirio (Ediciones Santiago, 2007)

Plaquettes y plegables de poesía:
El tiempo de los fieles (Ediciones Vigía, 1988)
El signo del peligro (Ediciones Hoguera Roja, 1989)
Tiempo de verano (Ediciones Cúpula, 1992)
Donde los trenes huyen (Ciego de Ávila, 1995)
En el umbral de la herejía (Ateneo Antonio Bravo Correoso, 1997)
Seis variaciones en abril (Ediciones del Sur, 1997)
Sitio de paz (Ediciones del Sur, 1999)
El sonido que muere (Ediciones del Sur, 2000)
El gato rompe el trueno (Ediciones del Sur, 2001)

Diccionario:
Diccionario de escritores santiagueros (Ediciones Santiago, 2005)

Algunas antologías en las que aparece:
Ellos pisan el césped (Ediciones Vigía, 1988)
De transparencia en transparencia (Editorial Letras Cubanas, 1993)
…Y como somos aquí estamos (Editorial Oriente, 1994)
Epigramas (Editorial Oriente, 1994)
Poesía cubana hoy (Madrid, España, 1995)
Poetas cubanos actuales (Venezuela, 1995)
Tren a Palos (España, 1997)
Hermanos. Antología poética Brasil-Cuba (Brasil, 1997)
Novísima poesía cubana (Salamanca, España, 1999)
Heridos por la luz. Muestra de poesía cubana contemporánea (Guadalajara, México, 2001)
Incesante rumor. Antología de poesía cubana contemporánea (Islas Canarias, España, 2002)
Antología de la poesía cósmica cubana. Tomo 3 (México, 2002)
Una mirada. Poesía cubana contemporánea (Ediciones Luminaria, 2003)
La patria de la luz (Ediciones Santiago, 2004)
Antología del arquetipo cósmico amarillo (México, 2004)
La madera sagrada. Antología de poesía (Ediciones Vigía, 2005)
Tejedores de palabras (España. 2005)
Para cantarle a una ciudad: Santiago (Ediciones Santiago, 2005)
Silvio: te debo esta canción (Ediciones Santiago, 2005)
La poesía contemporánea de Santiago de Cuba (República Dominicana, 2007)









PASCAL CRAIG DESTRADES LE DICE A JC

Para Julio Corbea Calzado, más que amigo, hermano

Cansado de la misericordia y de los goznes
mohosos de las puertas de mi mente.
Vi aquellas luces de mi soledad.
Esa apartada angustia que ha llenado mis noches.
¿Por qué pensaba en mi retorno si me cansaba
dedicar los minutos al espanto
a esa otra luz que muerde como solo yo sé?
Ya para mí no existe amanecer
ni nadie me pregunta si prefiero la hierba o el postigo.
Allá esa música que me obliga a lamentar
todas las noches de mi antiguo temblor.
Aquí el temblor exacto que es mi eterno recuerdo
que es mi eterno retorno a la oquedad del alma.
Pero no mientan más los misericordiosos
que suben la cuesta hacia esa virgen
que ya no significa nada para mí.











ROSA DE LA LOCURA

Con Leopoldo María Panero,
Demián Rabilero y Noel Jardines

Comenzar por la imagen. No por el misterio de la imagen.
Desterrar los espejos, que ellos sean el sueño
y no el misterio. Que sean la memoria.
La obscuridad y no la Luz ¿Y la Rosa?
El trazo limpio de la luz se irá engañando Rosa
para que escribas: A ver cómo me engaña la Rosa.
Y porque no eran solamente el olor y lo exacto.
Y sí el pensamiento ¿La certeza? de que aquella noche
era la misma noche, la única noche.
(Nueva York-Madrid-Santiago).
Síncopa en el brillo de las barajas.
Aplausos y abundancia. No la mosca en la flor.
Este es el momento preciso para que se desplomen
esas estrellas que nunca escribirás.
Dónde el sitio para el aroma —trampa—
que la voz no pronuncia ni la mano escribe
tras la maraña del sueño o entre arbustos.
Casi vence la Luz cuando la imagen se reveló.
(Rosa-Nenúfar-Clavel-Azahar).
El rostro de la Rosa no es el de la que olía.
Terminar por la imagen ¿Quién lo puede negar?
La química produce el desencanto.







NO SÉ SI VOLVERÉ

Para Sergio Pereda

Nada me salvará.
Ni siquiera la confusión
de los desesperados
que esperan en el huerto
su resurrección.
Cuento los mosaicos
y me descubren los soldados.
Todos se hacen llamar Alí.
Comienzo este trayecto
y aparezco hechizado
tradicional y confluente.
Ha llovido y es más arduo caminar.
Qué puedo hacer sino mostrarme
húmedo y errante del tanto
hechizo de la lluvia.
Sería inútil conmoverme.
Sería inútil combatir.
De sombra y lodo este
camino desacostumbrado.
No sé si podré volver.
Por eso canto.







Volver

...con al alma aferrada a un dulce recuerdo
que lloro otra vez.
GARDEL Y LE PERA


Volver porque mañana la ciudad ya no será el silencio
que enmascaraba el miedo.
Época de razones en la honda penumbra.

Ibas a por la noche convertido en memoria sombría.
Nadie puede descubrir tu transparencia.

Entonces ya no estabas en el naufragio
no eras la ráfaga de ira ni el ardor en los ojos.
Ni la sal.

Dejas de ser aquel alucinado el de la desconfianza
y de la angustia.
Aquel que preparaba
sino lo efímero de la lámpara y del mar.

Inútilmente náufrago.
Halcón de cetrería que divisa a su presa.
Otra costa opulenta donde saciar antigua sed.

Falsa moneda que acaricia la mano
en el contraste de tus nostalgias
en el silencio de tus memorias.

Sabes que la verdad es dolorosa
y desnaces sin conocer a tu país.

Pedazo tuyo que salvas de tu propio naufragio.
Otro azul de agonía que te rodea sin retorno.

Restos de la esperanza desde donde zarpaste.
Espuma sigilosa donde estaban las aguas
de escapar.

Y Sol/Deudor que en otra orilla
encontrarás después de tantos mares.

Te desencuentras. Te deslumbras y desnaces.

De qué te servirá volver.
De qué te sirve.











Poema de amor y complicidad con Agatha Christie

para Edel y Miladis


No te anules amor no te aniquiles
deja que aquel altivo buitre haga la cena
dolores odios presumir vanidades
vista fija y alante oportunista
droga fácil y alcohol de contrabando.

No es la hora de ver si falta el dedo
si ese metal del monumento es lo importante
o la mano completa del vecino
que duele aún en medio de su historia.

Pueden tocar hoy mismo la puerta de mi casa
y detenerme este poema.

Lo incierto es lo más triste o lo contrario
palabras son y palabras se quedan
unos dicen que no que no nos creen
pero nos vamos a reír un año entero
porque Agatha Christie amor de mis amores

Sólo tú y yo sabemos lo que está pasando.










Profecías: volver a ver

Ave de la memoria. Muerte y vuelo.
Crepúsculo en el ojo de ascender.
Colmar el viento. Apresurarse. Cierran.

Con palabras construyo lágrimas
que sirvan a la fe.
Palabras limpias que olviden la ceniza.
Entonces tú pájaro triste y rodeador
repites la caída inesperadamente amargo.

Nada que pretender. ¿La señal? ¿El destierro?
Celosías del viento. Pájaros. Talismanes.
La paz no la he ganado con palabras de fe.

Invisible. Mordaz. Tarifador del aire.
Vida sostienes y vuelo purificas.
Eres lágrima cruel. Única luz de iluminado día.

Te digo una vez más que en las palabras
se están haciendo lágrimas de relámpago y nieve.
De secreto y cansancio. De pasión.

Tú serás el derrumbe o la mentira.
(Soy un símbolo más. Soy el misterio).
Tú serás el mesías. Yo la cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada