lunes, 27 de diciembre de 2010

2685.- TIMO BERGER


Timo Berger nació en 1974 en Stuttgart, Alemania. Es poeta, productor cultural y traductor. Dirige el Festival Latinale (Berlín) dedicado a la literatura Latino-Americana. Fundó en el 2004 y codirigió hasta el 2007 el Festival de poesia Salida al Mar (Argentina). Tradujo para el alemán autores como Washington Cucurto, Edgardo Cozarinsky, Fabián Casas y Sergio Raimondi (Argentina), tanto como Laura Erber (Brasil) y Kalaf (Angola). En 2008 publicó o libro de poemas "Ferne Quartiere" en la editorial Lyrikedition 2000 (Alemania). Ha colaborado con Eloísa Cartonera y fundado con Ausias Navarro Millèt PapperLaPapp,la primera editorial cartonera en Alemania.
Publicaciones:
Luces Intermitentes. Nueve Poetas Alemanes (Guadalajara/ Mexico, Paraisos Perdidos, 2009)
Enjambre Berlinés. Doce Poetas Latinoamericanos (Bahía Blanca y Buenos Aires/ Argentina, Ediciones VOX y GRUMO, 2008)
A cien cuadras del centros. Poemas (Bahía Blanca/ Argentina, Ediciones VOX, 2006)
Sex and Sound (Buenos Aires/ Argentina, Eloísa Cartonera, 2005)
Literatura Skin (Buenos Aires/ Argentina, Eloísa Cartonera, 2003)
Destino de todos los paraguay y los que quieren ser (Buenos Aires/ Argentina, Casa de la Poesía, 2002)
No soy gay, soy bi (Buenos Aires/ Argentina, Ediciones del Diego, 1999)




CORDÓN UMBILICAL

La madre por una línea alquilada
permanece cableada con su hijo,
recetas, indicaciones para la limpieza
de los muebles y platos, la lavarropas
que falta en el baño, la ignorancia
de cuál planta colocar en plena luz y cuál
en semisombra... A veces también
visitas conjuntas a la autoridad
competente o consejos de cómo llevar
una vida en general, historias sobre
cómo todo había sido una vez...
Una mudanza de varón no es un asunto
que se desarrolla de un día para
el otro, menos aún,
cuando ninguna mujer en primer plano
sirve a la vieja ágil un agua
a temperatura ambiente y sin gas,
por favor, y se van a entregar
sin pedido, de ahora en adelante,
milanesas como sábanas.






Sexo y tiempo

Imaginate que fuera verano y ninguno abandona
la cama, el hombre títere, por ejemplo, sobre mi
estantería de la cocina, ese que se aferra, por lo general,
al oso bebé o se esconde detrás de una caja de velas,
baila, baila, de repente, con la banda sonora
de Mauricio Kagel. Quien será ese Kagel?
La tormenta sobre un lago cercano da la vuelta,
un rayo perdido desvía todavía los mocasines,
más ningún capricho, ninguna granizada bate
en el patio, solo vecinos con unos dados diminutos
tomando caña al son de los gemidos. Pero este verano
debe, debería una vez por todas terminarse, nos vamos
a volver todos padres y madres de hijos que con otro
tiempo hubieran permanecido sobre los estantes;
sus cabezas de pelusa escondidas detrás de una caja
que guarda las velas consumidas en noches de invierno.

(para Martín Solares)






2

Músico emergente

Su banda no se llama Cyber Camus, ni su estilo
Psychedelic Pop, son gemelos falsos
de los nichos de mercado

una teñida, la otra con Piercing
en medias rayadas y en alemán
haciendo el soundcheck

o como decimos nosotros prueba de sonido

y él, el auténtico, al collar de remache
rompe los palillos sobre el bombo
los corazones, el propio, en el camino hondo
entre barrios y boliches

salta, la lengua paseada por los hongos, el tranvía
el combo de Pankow del carril al talento

en el backstage enciende un vaso de vino
y a Los Natas, el día apunta
y cuerpos que se necesitan
van dejando manchas.

(para David Magnus)








3


Coquetería capitalina

Pasea la ciudad hacia el oeste
(está orientada)
estampándose manzana por manzana
en la pampa
una planta siempreviva, clara
como el día, anything goes
en el compás de la
ubanización (la ciudad es
una culebrilla,
su vestido una campera
de corderoy neo-
colonial, el barroco de moda
es hypermodernity
elevado a dos, a tres torres).

La ciudad aprendió nuevos pasos de baile
¿descuido o cálculo?
se podría mirar profundo
en su escote (el más cotizado
terreno de Baires: la
reserva erótologica)
un juncoso abismo más allá de antiguas orillas
acá lo llamaron Bajo
grava y légamo
sellado, obstruido con edificios
desdoblado para la oración:
La ciudad se desenvuelve
sobre una grieta capital –
el embalaje como siempre
lo más costoso.



La Audiosea

Desde que viniste ni un solo día que no nos drogamos.
Yo no traje el problema de las drogas.
Sí, lo admito, pero vos lo fomentaste.
Con tus regalitos en botecitos de film
Con tu música -esa perfecta banda sonora
para salir de viaje, para comerse un bicho-
Con tus pips y trics que escalofríos dan
que corren como hormigas debajo de la piel
que derriten el chocolate lisérgico
en un café de la Schönhauser Allee
En una de tus audioseas
deambulás por barrios desconocidos
captandando con microfono ruidos y sonidos
grabando hasta un film, un labiríntico sinestético
maldito film sobre amigos y enemigos
una cinta de crujidos.
Decís- por ahí
Decís- se me hace
Decís- convengamos que todo gira alrededor de SEXO y SONIDO
sex'n sound, sex'n sound, sex'n sound.
¡Cómo chupan esos pibes, cómo chupan!
¡Tomen ustedes, chicos, yo ya no puedo!
¡Bajá el volúmen, por favor!
vino el vecino de abajo
con el hijo mongo.
Me dice- mi hijo tiene problemas
mentales, la música -tú música-
le provoca convulsión.
Me suena, me suena.
¡Igual es un flash!

para Fabio "Homero" Cirelli





Aquí sí hay glamour

Hay bares franceses para escritores
heladeras en la calle tiradas o a los techos extraviadas
cada refresco kitsch y un grafiti que dice fridge
guerras entre punkeros vecinos y okupas mezquinos
cada disquería para los DJ y para cada chica un DJ
una cumbia lounge en un boliche
se come pescado crudo como el cebiche
un döner kebab a las tres de la mañana
con musiquita de Valderama
un metro que corre toda la noche
gente que te sigue a troche y moche
una gasolinera que a la insominia cura
cuando la baja de alcohol te apura.
balcones, faroles y veredas
un chorro de agua fría cuando de Pessoa recitás poemas
una moza que nunca te va a cobrar-
¿Qué soy puta para que me quieras pagar?

Esto no es un estado de ánimo,
es Berlín, es Santiago.

para Gladys Gonzalez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada