lunes, 27 de diciembre de 2010

2684.- ALEJANDRO FÉLIX RAIMUNDO


Alejandro Félix Raimundo nació en Pergamino, (Provincia de Buenos Aires, República Argentina) en 1967. Es Licenciado en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado cuatro libros de poemas: Baile de Máscaras (Editorial Urano 2001) 1992. El Cansancio del Ser (Editorial Vinciguerra 1995) , La Piel de la Serpiente (Talleres Gráficos Grafiper, Pergamino 1999) y
Más Sabe el Agua , el cual puede adquirirse en papel tanto como en formato electrónico , tanto en la tienda editorial Bubok, como en la tienda Lulú.com .
Como poeta obtuvo numerosos premios y distinciones, entre ellos el primer premio de la Editorial Urano (2001) por su poema La comarca infinita. Ha publicado también ensayos de filosofía, entre ellos: Hacia una interpretación antropo-ontológica del pensamiento nietzscheano, en la revista Perspectivas Nietzscheanas.

PÁGINA WEB DEL AUTOR:

http://www.filopoietico.com.ar/




SEIS POEMAS DE ESTILO CLÁSICO


La letra muda

Dicen que después de haber terminado su obra
Dios vio escrita en algún lado la palabra orror
entonces, para disimular la inquietud que ésta le causaba
decidió inventar la h
pero, al llegar la primera noche en la que
se sentó a considerar algunos detalles de su obra
su conciencia, que recién comenzaba a desdoblarse
no pudo esa letra pronunciar.









Variaciones sobre
un tema oculto

Tan fuerte es el deseo de las almas
que ningún pensamiento les conforma
que ningún cuerpo logra contenerles,
como regresa el mar hacia la arena
La enfermiza inquietud al hombre vuelve
Sin conocer la calma ni el cansancio.
Circular como el paso de la horas
resulta nuestro esfuerzo indomeñado
que gira en torno a un centro misterioso
al cual llegar en vano ambicionamos.
Y sin embargo el tiempo en su transcurso
parece a cada instante agregar algo
una forma más bella una manera
mejor de realizar los mismos actos.
Ese es quizás el único sentido
que tiene este monótono fracaso,
tratar con el transcurso de los siglos
de realizar lo mismo y superarlo
soportar la embestida del destino
que ataca como un toro enfurecido
sin perder el valor al enfrentarlo
y si uno de esos golpes nos derriba,
allí donde terminen nuestros pasos,
en el límite mismo de la vida
mirar al horizonte y abrazarlo.







El espectador

Nació para estar solo solamente
para sentir que nadie lo reclama
y ver el mundo entero en panorama
como se observa un río desde un puente

Y se fue distanciando de la gente
de su afán de dineros y de fama
al tiempo que en su espíritu la fama
se tornaba más viva y más potente .

Alberga pensamientos que lo ubican
más allá del sinuoso recorrido
de este río de pálidos reflejos.

Pero cuando sus olas lo salpican
suele a veces sentirse conmovido
y lamenta que el mundo esté tan lejos .







Hombre entre dos espejos

Esta búsqueda ciega e infinita
a la que nos conduce el pensamiento
hace de nuestra vida un vano intento
que al fin toda esperanza debilita.

Pero la otra vida , la gratuita,
la que sólo es acción y movimiento
aunque a veces no llene de contento
al fin nos empobrece y nos limita .

Ni la potente luz de las razones
ni el destellos primario del instinto
pueden iluminar toda la vida

En nuestros intrincados corazones
hay siempre un serpenteante laberinto
del cual muy pocos hallan la salida .







Hace falta un poeta

A veces los poetas llegan al mundo tarde
cuando ya están los hechos consumados
cuando ya están los seres más nobles de rodillas
y las bestias alegres festejando,
pero hasta en esos casos son necesarios ellos
porque incluso en la aciaga morada de las sombras.
hace falta un poeta
alguien que haciendo a un lado la angustia y la tristeza
haga escuchar su voz en el infierno .
Cantar hasta el final es la tarea
para la que el poeta es destinado
hasta que el Dios que teje
con sus manos los hilos de la humana comedia
olvide los absurdos errores cometidos
Y vuelva a entusiasmarse así la tierra .








De Los hombres con alma

A los que nos dedican grandes obras
Que aumentan el espacio de la vida
a menudo la suerte los convida
en sus falsos festines con las sobras

Pero ellos continúan sin zozobras
Porque saben que el alma no se oxida
y que al final la suerte seducida
ha de ser por sus mágicas maniobras.

Ellos saben que el alma es una ola
que por su propio impulso se levanta
un fuego en el que el hombre no se inmola

Y que el alma no es libre si no canta
aunque deba a menudo cantar sola
…o teniendo un puñal en la garganta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada