sábado, 25 de diciembre de 2010

2651.- ALEJANDRA PULTRONE


Alejandra Pultrone nació en Buenos Aires (Argentina) en 1964.
Graduada en Letras.
Codirigió con el escritor argentino Daniel Rubén Mourelle el sello editorial de poesía Libros del Empedrado (1990-2003).
Fue asistente de dirección de la revista literaria Sr. Neón.
Libros publicados en papel: La cuerda del silencio ( L.del Empedrado,1990), Hopper ( L.del Empedrado,1995, 2006 en edición caja-libro)
Libros electrónicos: Hopper ( Nostromo Editores, 2003) Restos de poda (Revista Teína, 2004), Ciudad demolida ( Nostromo Editores, 2006)
Textos de su autoría fueron publicados en diversas revistas y antologías.





I

Caminaba
por los cuartos
de los niños


a media voz
a media asta

como una débil
luz ceñida

una llama
parpadeante

encendida
con un fuego


arrebatado
de otro
fuego







II

no
pudo
juntar

las cenizas
los leños del hogar
aún ardían
prendidos
a su antojo

espaldas al fuego

sin excesos
que lamentar
sólo
abrigo y somnolencia

sin esparcir
en el mar cercado

revuelto
de palabras domadas
a flor de tiempo
extinguido en la boca

caracoles
rosas
partidos
antes de detenerse
en la última orilla

(de la serie Seca palabra)








Voló la telaraña y flotó lejos;
El espejo se rajó de parte a parte;
-La maldición ha caído sobre mí- exclamó
La dama de Shalott.


I
Alfred Tennyson
la dama
es dragón

una advertencia
en lirio y terciopelo

espejo rojo
estandarte empañado
de lado a lado

cuando

la mirada
torció
su rumbo
cierto
preciso

su destino
sin barca
ni orillas
dibujadas

(de la serie La dama de Shalott)









Unico

Para Agustín


de qué nos hablan
estas hormigas
mientras dibujan
un rincón de domingo en el parque

sentarnos a mirar
impulsó
este desfile de empeño y acopio
una linealidad tan concreta
como definitiva

mucho sol
hoy nos gobierna
y a nuestra espalda intuyo
una lucidez de hoja desprendida
a mordiscones

la fila negra
danzando
su único instinto






Pintura

Para Lucas

la tarea
remover
esos clavos fusilados en la terraza

hablamos de extraer
de los huecos aparecidos

de tapar
dejar liso
espátulas no tan brillantes

mientras

el hombre
se acomodaba
muerto
a un costado

sin saber

parte de algo
avanza
al observar nuestra pared
vacía







Hoffner

para Gabriel, quien finalmente
encontró un saxo del mismo brillo


volvamos al principio

dos chicos

leen el aviso en un diario


dos chicos
colgados de los fabulosos cuatro

las tapas de los discos
arrinconadas
en las habitaciones sencillas

dos chicos
cuando las calles se ofrecen
como afiches de películas

el bajo de Paul
como el de Paul

mítica visión
tarde expandida

botín de la memoria
amontonado
en aquel brillo







Diciembre de 1887

permanecen
estos chicos
tan vestidos para la arena

buscadores de tesoros
enterrados
la noche previa

latas de galletas
hundidas a su borde escaso

y los vestidos finos
hilo lino

bajo ese sol
los cuerpos se reparten
con simetría

cuando el mar
o un vértigo tardío

disminuye








Romano Hotel

cuatro somos
en escala
deseos reservados

una dos
tres cuatro

no hay mirada
no existe
la escena venidera

soy la menor
de este grupo armado
para el futuro

la cuarta
contemplando
este papel
los pasos del verano







Vieja Rambla Bristol (1915)

marinerito:

¿y qué será de esas botitas
colgadas
tras la puerta del hotel
cuando las décadas
se posicionen?







Parada de taxis

bajar del auto
lentitud
de estatua

así la foto
no saldrá movida

vidrios
para cierta melancolía

quizás sea 1900
años alojados
en la próxima foto

coche tras coche
estas mujeres paseanderas

los ojos extraviados
para siempre:

igualdad ante la ley







Bañistas de 1904

los niños marineros
revisten la playa
donde no hay piel
para zozobrar

la imagen de este rostro
invadido
por la infancia
no cede

juegos de arena
encuentros del azar

vuelvo por un par
de ojos

un aviso de retorno
que asegure

pero las olas
se desatan
borrando








Playa de los Pescadores (1915)

las sogas
apuntalan
a los bañistas de las buenas costumbres

extendidos por el mar
se afianzan

apoyo
lugares firmes
donde la arena
hunde








Escalinata Norte

otra vez
París
o sus reflejos proyectados

la cúpula
intenta
su vertical posesión
del mundo

aunque la eternidad
no prospere
en estos caminantes de la tarde





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada