miércoles, 29 de diciembre de 2010

2718.- CHARLOTTE GRASNICK


Charlotte Grasnick, nació en Berlín en 1939 y falleció en 2009. La poeta creció en Turingia/Alemania, en 1959 y trabajó de practicante de radiografías, después hizo estudios de música en Dresde. Posteriormente se trasladó de Pirna a Berlín. Fue cantante en la Opera Cómica de Berlín y en el coro de la radio berlinesa, profesora de música en un colegio.
Charlotte Grasnick es una reconocida poetisa que cuenta con diversas obras publicadas como: “Flugfeld für Träume“ (Campo de los sueños), conjuntamente con Ulrich Grasnick, “Zwei Ufer hat der Strom“ (Dos orillas tiene el río), antología sobre Polonia, “Blutreizker“ (Níscalo, Hongos lactarios, Lactarius desliciosus (latín), “Berlin, ein Ort zum Schreiben“ (Berlín, un lugar para escribir), editado por la Academia de las Artes en 1998, “Nach diesem langer Winter“ (Después de este largo invierno), edición Un Art IG 2003, Aschersleben.
Sus poesías también han sido publicadas en varias antologías como “Vogelbühne“ (1983), “Spuren im Spiegellicht“ (1983), “Auswahl 88“ (1988), “Buchenswert. Notizen über das Büchermachen“ (1988). “Frauenliteratur“ (Buchners Verlag), 1991, “Frauenfrühling“, “Gedichte in der Berliner U-Bahn“.

En 2002, sus poesías fueron editadas en la antología, JOJAI PAGRA, edición castellano - alemana, conjuntamente con Harold Alvarado Tenorio (Colombia), Eduardo Dalter (Argentina), Jaime de la Gracia (Colombia), José Pablo Quevedo (Perú) y Santiago Risso (Perú), en Alejo Ediciones, Lima, Peru.




Autorretrato
de frente y de perfil

Dos yoes
hacen dos sombras
dos yoes
son dos sueños
los ojos dos espejos
van empañándose
de la respiración del tiempo.

Yo me miro
un monólogo silencioso
dibujo mi oreja
olvidándo que tengo ojos
y en la garganta
un cantar,
el sonido dura
en mi sangre
circulan
como prisioneros
dos cuadros
dos sombras
dos sueños.






Hay ortigas delante de mi ventana

Hay ortigas delante de mi ventana,
no son bellas ni feas,
queman y curan,
yo las dejo crecer,
hasta que llega el otoño
y desaparecen.

Yo confío
en esperar un mes o más,
siempre se necesita valor
para amar,
aunque duela
como si la noche pasara
a través de un campo de ortigas.








Mi tío Hans-Georg

Fue el recuerdo
de un cumpleaños de infancia,
fue mi asombro
que fui yo
la que estaba invitada.

Su risa fue la manzana,
que cayó sobre la yerba para mí,
fue la escalera,
en la que subí al árbol.

Mi tío Hans-Georg
vivía ausente
de la pregunta:
¿Me has traído algo?.

En mi país sin paciencia
su sonrisa fue mi muda timidez,
cuando su mujer lactaba a su hijo.

Mi tío Hans-Georg
es la cabeza en la boca del león,
es mi temprana declaración de amor
que pensaba haber olvidado hace tiempo.






VI

Soñé con mi madre joven
como si fuera su casa
en otro continente
tan morena era su cara
su cabeza adornada
con un turbante de seda azul

Su imagen ante mis ojos
me acerqué al continente desconocido
mis manos son negras
finas y adultas.






Cada vez como un regalo

Cada vez como un regalo
suave por mi sola
cerca del lago
empiezo después de años
a cantar de nuevo.

Canto para mis hijos
en mi viaje,
el descubrimiento de blanco, de azul,
el descubrimiento de amarillo para su día,
tatareo el silencio de los colores
para que duerman,
el desenredo de los hilos
para su sueño.

Canto las prohibiciones fuera de mis manos,
los visibles e invisibles,
las ordenes fuera de mi cabeza,
las audibles e inaudibles.

Yo no dejo que me arrebaten
la madeja de lana multicolor
de la mano,
canto para alejar al ladrón de colores,
dentro de mi anhelo de una conversación,
canto para atraer
los hilos rojos y verdes,
cerca del lago
empiezo después de años
a cantar de nuevo.



Selección y traducción de sus poemas
por José Pablo Quevedo





Modelo

Estoy sentada
en el corredor visual
de tus preguntas.

Cuando respiro
sin poder moverme
me atormenta
esta inmovilidad.
Y deseo entender
por qué me pongo
en esa prisión
voluntariamente.

Ahora pintas mis ojos,
de pronto mi boca...
allá se eleva un pájaro,
el gato salta maullando
de la ventana al suelo.





Pedidos a un modelo

Nutre
con tu presencia
mi color
mezcla en él tu aliento
transfórmate
en claro y oscuro
en rojo y negro
en lila y blanco.

Cúbrete
desnúdate
abre tus cabellos
forma un moño
despiértate en tu cansancio
sé tu misma
sé otra

No te sonrías
deja de respirar
sé la amada
húye de mí
que no olvide yo:
que te quería pintar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada