domingo, 26 de diciembre de 2010

BEATRIZ VANEGAS ATHÍAS [2.672]


Beatriz Vanegas Athías 

Nació en Majagual, Sucre, Colombia, en 1970. Poeta y cronista. Premio Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia (1993); Premio Internacional de Poesía Pilar Paz Pasamar de Jerez, España (2010); Premio Nacional de Poesía Casa Silva (2012). Ha publicado Galería de perdedores (2000); Los Lugares comunes (2006 syc Editores);  (2011, crónicas y reportajes, Ediciones UIS); Con tres heridas yo (2012, poemario Ediciones Caza de Poesía); De la A la Z Colombia (2012, poemario infantil, Editorial Everest); Ahora mi patria es tu cuerpo( 2013, antología personal de su poesía, Ediciones UIS) y el ensayo El canto de las moscas y la predicación sobre la violencia ocultada(Ediciones UIS)



EN LA PUERTA

Cuando abres la puerta de tu casa,
es posible que halles la síntesis de tu vida.
Es todo un evento desplegar la puerta.
Aunque pasen los años y el hastío apolille
tus sueños de aventura, allí, en la puerta,
encontrarás las piezas
para completar el rompecabezas de tu ser.
Hallarás la alegría en la carta
que te anuncia el fin de la ausencia.
La desazón y las sin salidas
en los recibos incalculables.
El aburrimiento en la visita indeseada.
La ilusión en la invitación anhelada.
La zozobra en los golpes a la medianoche.
Abres la puerta para salir de la jaula.
Cierras la puerta para proteger el amor
y desbordar la ternura.
Al pie de la puerta añoras a quien se fue.
Al pie de la puerta ocurre el regreso.
La tarde entra por ella
y el alba y su soledad también.
Es todo un evento desplegar la puerta;
aunque pasen los años y el hastío apolille
tus sueños de aventura, allí, en la puerta,
encontrarás las piezas
para completar el rompecabezas de tu ser.



CRÓNICA DEL PATIO

Se alza en el corazón del patio,
un palo de mango de azúcar
habitable como catedral del sabor.
Se trata del mango que le ganó
la guerra al calor sofocante de la infancia.
Se trata del mismo árbol alegre
que le sonrió a la creciente
y nos enseñó la geometría de la luz.
Vuela en el patio
una brisa entrenada
en corregir el rumbo de los pájaros,
una brisa dueña del agua
de las tres tinajas
que guardan en su vientre
tres tristes ranas
para mayor dulzura de la sed.
Vive en el patio un silencio de tres de la tarde
que acompaña la melodía
de un acordeón agonizante;
persiste el lirio
de hojas como espadas que dan risa,
y están las noches en que la luna
se troca en sol,
y otras en que estalla y se desgaja
como chubasco de estrellas
encantada con su oficio de farola.
Crecen en el patio unas piedras
que poseen la nocturna virtud
de convertirse en sapos,
y hay un olor a limonero
y una paloma tierrera que
aprueba la tarde bulliciosa,
y también están tus ojos inefables
que siempre miran conmigo
aunque habiten otros patios.



EL GRAN AMOR EN VILO

Yo sé  bien cuando me sueñas.
Siento tus sobresaltos
en la escena agónica
donde el beso no pudo ser.
Sé si tu sueño conmigo
es territorio para el golpe seco
o si en tu mundo han florecido
los girasoles que comienzan a caer
como ángeles maduros.
Yo sé bien cuando me sueñas,
pende mi vida del hilo de tu sueño.
Y cuando cansada te ofreces al día,
empiezo yo a soñarte,
y tú sabes bien cuando te sueño.




VARIACIONES SOBRE LA MESA


Mesas hay que pacientes dejan caer sobre ellas
la inocencia de la noche y el amanecer desbocado.
Otras que como altares soportan codos místicos
y se solazan sobre ellas los olores y sabores
para algarabía de las entrañas.


2

Están las mesas tristes, anónimas,
mesas que languidecen como sombras
por los pasillos de la elegancia;
siervas del polvo que embellece
el recuerdo traído de la Arabia.



Las hay también poderosas:
se abre y se cierra sobre ellas
la firma que ordena el desalojo.


4

He visto mesas cínicas: destilan sangre,
escamas, vísceras, huesos perforados
sobre ellas inmolan al galápago,
y se acostumbran… 



Las hay como camas:
como fantasma entra y sale de ellas el amor,
como fantasma se aposenta la soledad;
todo es escurrir sobre estas mesas. 



Mesas como sagrarios,
son moradas para los fetiches:
esos bálsamos que apaciguan la añoranza.
guardan también la carta que
es la perdición para el infiel. 



He visto mesas como cementerios
habitadas por imágenes de ausentes
ante las que gotea monótona
la madre resignada. 



He padecido la mesa frugal de la infancia.
Mesa como tierra cuarteada
mesa con arrugas nuevas
donde reina extendida la ternura del bijao
y se aprende a no olvidar la textura
y el color de las manos del hermano. 



Y está la que soporta el ataúd:
solidaria como andén
cuando cae la lluvia,
ve caer el llanto y aguarda insomne
a que sea de nuevo el silencio
para recibir al siguiente.

Premio Nacional de Poesía
Casa Silva, 2012



CRÓNICA DEL DOLOR

1

Rebosante de salud
me despedí del día
pero llegó la noche
con sus pasos furtivos
y me trajo su dádiva
puntual y certera:
una caja de Pandora.


2

Bajó la tarde sin dueña
y habita el dolor en mis ojos,
estas tardes perdidas
en llantos que no alivian,
estas  tardes de noviembre
cuando el rostro
no desea habitar el cuerpo
y la  mirada sueña ser
un tatuaje impasible.


3

Con el paso de las tardes
¿Quién habla del  placer?
Yo quiero ser diciembre,
y alejar este temblor misterioso
que habita mis sienes.
Yo quiero ser diciembre,
y dormir tan sólo una noche
sin este barco anclado
en mi mirada. 


4

Señor Dolor:  
no el de la ausencia
no el del desamor
no el de la crueldad.
Señor Dolor
de mis noches diurnas,
si decides marcharte
que la luna disponga
una almohada serena.
Si decides marcharte
hazlo tibiamente y sin afán
y que sea larga tu ausencia
mientras me acostumbro
al don desconocido de la paz.


5

Hay un río de fuego
Que atraviesa mi mejilla,
Hay un río de fuego
Que borra el mapa
Del recuerdo.
Cuando exhausta
Siento cercana
La orilla deseada
No puede la sonrisa sonreír:
El mar del insomnio
Inicia su reto
Lento y acompasado
Hasta convertir mi rostro
En un puñado
 De ceniza enloquecida.



INVOCACIÓN

Impídeme
recurrir al sueño
para corregir
la fatalidad
de no tenerte.



EN EL RÍO

Sucede la tarulla
anhelo del río
de ser llanura.
Sucede la garza
pincelada elegante
sobre la llanura flotante.
Y sucede también
la mano que surca el agua
y los ojos que se cierran
para habitar la eternidad
por un instante.



CONSEJOS DEL FRACASADO

Sin nosotros, no serían excepcionales,
    ¡Oh triunfadores! Sin nosotros, vuestro mundo
    victorioso, resultaría monótono y frío.
Germán Espinosa


Asegúrate siempre de ser el mejor perdedor.
Asegúrate                  
y nadie demandará tu sabiduría
ni reclamarán urgidos tu amparo.
Asegúrate siempre de ser el mejor perdedor
y evitarás convertirte
en el ejemplo digno de imitar.

Si fracasas
eludirás los incómodos escrúpulos.
Serás siempre falible
ahorrándote la excomunión del aprendiz.
Si fracasas no conocerás la máscara
ni la servil lisonja.

Cuestiona con escarnio,
nunca fabriques ni siembres nada:
ni un cariño, ni una sonrisa,
ni un hijo, ni un árbol
mucho menos un libro.
Y no dejes de disfrutar descaradamente
si una gallina se traga en dos bocados
al gusano inerme.

Se pusilánime.
Prostérnate ante este
y también ante aquel.
Erige gesto a gesto
un monumento al ridículo.
Apuesta siempre al gallo tuerto y cojo
al boxeador más desnutrido
al jíbaro de saco y corbata
al bacán que cambió su vida
por un trago de aguardiente
a la puta vientre de llanta
al desesperado que huye en la moto
dejando a sus espaldas
un reguero de amargura
al traficante de esperanzas
que nunca dice lo que piensa
al sepulturero feliz entre los infelices
al mercader de calificaciones
—él te garantiza la inutilidad humana—
al ángel negro y aterido
guardián de la noche en los pretiles
al desgraciado que aplaza
desde una sonrisa
hasta una cópula con ternura.
Sácale el cuerpo a la alegría.
Que sea tu única ley la anarquía.
Nada más honesto
seguro y confortable que el fracaso.



LA HERIDA DE LA HIENA    

“No tengo miedo de los espectros.
Sólo son terribles los vivos, porque poseen un cuerpo.”
Marguerite Yourcenar



6

Profunda, ancha, casi tibia,
extensa como la esperanza,
la zanja: un vientre de la tierra
de simetría exacta
para la comodidad de la muerte.
Si había alguno vivo
-pues la puntería también
se hastía-
había que bajar
y rematarlo,
a pesar del cansancio.


7

En la rodilla desnuda que besa la nieve
En la patada que confirma el rastrero destino
En la turbulencia de las manos
En la imprudencia de los fémures que aún aguardan
En la piel que se desprende sin perdón
En la gota que no alcanza la boca
En los párpados que olvidaron el sueño
En las pulgas que saborean  la orgía de la herida
En la nariz que inhala la muerte disfrazada
En la carrera hacia el escondite inexistente
En el grito inaudible
Donde Joseph Goebbels consigue
El  sublime instante del  placer.



Indiana Jones

Frente al desamparo del abismo,
la mano de garra protectora.
Ante la bala certera del enemigo,
el sombrero como yelmo impecable
y el salto imposible.
Dentro de la cueva asfixiante,
el hallazgo puntual de la ranura
que abre todas las puertas.
Ante los misterios insondables,
la lógica simple y pura
de un rostro preocupado.
Frente a la superioridad del atacante,
la complicidad del caballo
y del amigo resucitado.

Ante la traición del puente colgante,
la voltereta mágica
la caída en picada
el río como colchón
la balsa desprevenida
pero cómplice.
Cuando mi madre me enseñaba
que para Dios no había nada imposible.
Yo pensaba en ti, Indi.



Thelma y Louise
(A la manera de Ítaca de C.P.Kavafis)

Cuando partas hacia  tu abismo
pide que el asfalto arda
con soles candentes sobre la herida
que llevas en carne viva
en tu ultrajado corazón.
Pide hallar el engaño en cada sonrisa
de aquellos que te invitan
a libar la noche y las estrellas.
Persigue tu abismo en todo príncipe
que, llegado el amanecer,
termina convertido en sapo.
Pide que el mapa que extiendes
en la cama del hotelito de paso
esté lleno de incertidumbres.
Y que la duda sea tu brújula.
No des crédito al amor:
él es solo un pretexto
para que tu cabellera ondee libre
perseguida por el purísimo dolor.
Y cuando tengas ante ti el abismo,
amada Thelma,
sabrás entonces
que desde el oscuro país de los hombres
han venido a mirar consternados,
tu alto, desnudo y encumbrado vuelo.



Cinema Paradiso

I

Fundaron el amor los dioses.
Y el amor fue
una muchedumbre de recuerdos
para sostener el día.


II

Luego ordenaron:
hágase el placer
y el placer emergió
como una humareda sonora
de las fauces de un león.
  

III

Después dijeron:
hágase la felicidad.
Entonces  la felicidad fue
una antología de besos censurados.


RASTRO DEL HORROR

Aquí estuvieron dos meses,
Con ellos compartieron
Desde el tinto aliviador
Hasta los hijos luminosos.
Desde la noche culebrera
Hasta el amanecer sin sol
Y también la hamaca bondadosa.
Un día se fueron.
Una madrugada regresaron
Porque suponían que esa generosidad
No era exclusiva para ellos.
La tarde del día que volvieron
Fue una tarde arrogante
Y el crepúsculo conejero
Ayudó a un mayor desamparo
Regando su esplendor púrpura
Sobre los matorrales.
Y no fue con bala. No lo merecían:
La mano que un día quebró cimientos
Y edificó hogares fue la encargada.
Entonces pasaron adelante
Acomodaron el rostro sobre la piedra:
Una mano sostenía, otra asestaba.
Luego fueron los golpes secos de la mona:
Veintisiete exactos golpes
Sobre la piedra que mató a Chengue.


FUGA

He de fugarme de este barrio:
Iguana gigantesca y burlona
Que conoce
Hasta el color de mi pijama.



MEMORIA DEL TRASTEO

Cada vez que sucede el trasteo
Coleccionas un incendio en tu vida.
Nada queda:
Sólo una galería de recuerdos enfermos
Que no tuvieron tiempo de sanar.
Cansancios que no alcanzaron a descansar.
Amores mal hechos, comedor sin calor.
Habitación decorada a medias.
Intentos de biblioteca, cocina sin olor propio.
Puerta en la que no encontraste
Las piezas para completar
El rompecabezas de tu ser.
Nada queda:
Ventanas anhelantes y bocina desesperada
Que anuncia tu única compañía:
El viento de la carretera
Azotando sin pudor tu mirada.


BINOMIOS

El arma blanca y el arma de fuego.
La súplica y el silencio.
La viuda y las declaraciones.
La ciudad engorda.
El poder también.



MEMORIA DEL REGRESO

Habitas el día como leona encarcelada.
No hay parque, poema, bar o conversación
que apacigüe al ejército de hormigas
que marcha por tu sangre.
La tarde es una sentencia a muerte.
La ventana un altar
ante el cual suplicas el milagro.
Cuando la noche llega y quien esperas no,
sucumbes a la ira
y las paredes y los fetiches
soportan tu rabia.
Cuando la noche llega y quien esperas no,
desciendes por el agujero de la inquietud
hasta caer en un sueño turbio y expectante
Hasta que unos golpes a la madrugada
te anuncian ésa sonrisa, ésos ojos,
unos brazos que se abren
y ante los que no tienes más remedio
que desbordar una buena bienvenida.



VICTORIAS DE JOSEPH

Los judíos dejan el rostro
En las barracas.
Los judíos pronuncian silencios.
Con su andar de topos
Ya no acuden a la piedad.

Un judío,
Un fantasma.



CONSUELO

Por las huellas
que no dejaste
me aproximo al recuerdo
que no fundamos.

Sólo la lluvia
cortina transparente
e imprescindible al poema
te reivindica.


ESPERANZA

No espera más
Que la visita de la noche
Y de la culpa.


TODO LO QUE QUIERO ES UN BALCÓN PROPIO

Un balcón propio
Con persianas de madera
Y cortinas fragantes
Para ver a las mujeres lindas
Pasear su tristeza maquillada
Y a las mujeres feas
Conformes con su andar
Y amargadas con su sal.
Un balcón con persianas de madera
Para ver a los hombres cansados
Con el peso del amor inexpresado.
Un balcón propio
Para ver la mecedora balancearse en la luna
Y las redes aferrarse al azulejo
Y al asesino pasear con los bolsillos
Plenos de dinero adolorido.
Todo lo que quiero es un balcón propio
Para descorrer la lluvia
Y encarcelar al aire
Y acariciar la gota que se amañó
En la hoja del almendro
Y soportar a distancia
La lucha del hombre con el ancla;
Y sonreír con la dejadez
Del que sólo espera la noche y el bocado.
Y una tarde sin premura
Tomar tu dulce mano pequeña
Tocar como ciega tus ojos punzantes
Saborear tu sonrisa confiable
Y dibujarle a la noche
Los colores del escándalo.


MEMORIA DEL TRASTEO

Cada vez que sucede el trasteo
Coleccionas un incendio en tu vida.
Nada queda:
Sólo una galería de recuerdos enfermos
Que no tuvieron tiempo de sanar.
Cansancios que no alcanzaron a descansar.
Amores mal hechos, comedor sin calor.
Habitación decorada a medias.
Intentos de biblioteca, cocina sin olor propio.
Puerta en la que no encontraste
Las piezas para completar
El rompecabezas de tu ser.
Nada queda:
Ventanas anhelantes y bocina desesperada
Que anuncia tu única compañía:
El viento de la carretera
Azotando sin pudor tu desarraigada mirada.


EN EL PASILLO

En el pasillo ocurre el azulejo: ojo azul que
parpadea
Feliz ante el hallazgo del grano de azúcar.
Ocurre el aroma mensual del lirio color
ladrillo.
En el pasillo ocurre el rebote del balón
que suspende la siesta.
Ocurre la impaciencia por recoger la ropa
seca
Que la lluvia amenaza con empapar y la
carrera
hacia la cocina para intentar salvar la leche
que ya no es de este mundo.
En el pasillo ocurre la hamaca: balanceante
paraíso
para el encuentro con Sabines y Alejandra.
Y ocurre la noche: cuando el mirto
emborracha al aire
Y los bonches son estrellas rojas
que encienden el cielo verde del jardín.
y ocurre también, ni más faltaba,
el despiadado dolor de tu ausencia.


MEMORIA DE LA AUSENCIA

La ausencia es una porción adelantada de
muerte.
Es no estar afuera ni adentro.
Es una cárcel fétida
signada por la condena de la nostalgia.
Es una calle plena de máscaras.
Es estar de rodillas
sobre las huellas del amor
como esa pordiosera
que ayer en el parque aguardaba su
limosna…
Días y días de rodillas,
como la pordiosera
sobre el duro y frío asfalto del recuerdo







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada