jueves, 23 de diciembre de 2010

2607.- EKATERINA YOSIFOVA


Ekaterina Yosifova (Kiustendil, Bulgaria, 1941)




LA NUBE

Oscurece y hace frío,
la gran nube se interpone entre el sol y yo.
Viaja rápido, en breve te tocará
el otro extremo de su sombra.
¿Qué haces ahora? ¿Qué harás mañana?
Los días se deshacen como nubes.
Pensaba que envejecería
con la frente sobre tu hombro.
Podría soñarte, dormir un rato
despreocupada junto a tu vasto cuerpo,
despreocupada junto a tu alma sonriente
(lo digo con una sonrisa).
Aquí todo es amplio y sereno, nadie altera su vida.
La nube
pasará.
Nada hay en el horizonte, salvo la noche que se cierne.

Traducción: Juan Antonio Bernier







UN HOGAR, CASI

Cuando me pregunte: ¿qué has hecho hoy?,
le contestaré: todo el día
he estado pensando en un poema. No he hecho nada más,
no he preparado la comida, no he planchado,
sólo he cosido tu botón,
he pensado en un poema sobre un botón y he reído.
Ha sido un día bonito.
Preguntará: ¿y qué has pensado?
E incluso: ¿y qué has escrito?
Por supuesto que lo va a preguntar: es
parte de la intimidad.
Entrará, se quitará los zapatos y la chaqueta.
Se lavará las manos. Preguntará: ¿qué has hecho hoy?
Nada, contestaré.
Nada.


(Poema tomado de la antología UN SILENCIO RADIANTE:
OCHO POETAS BÚLGAROS CONTEMPORÁNEOS.
Edición bilingüe con traducción de Liliana Tabákova,
Rada Panchovska y Juan Antonio Bernier,
Colección Cosmopoética, 2010)









Llanto dulce….

Llanto dulce, incesante, continua gota de sudor
calando la epidermis de la Tierra,
jugo sin fin.
Densa hierba, cercana de nosotros,
donde insectos de largas patas
espejean su piel brillante.
Labrado lecho, continuación del día
para esa noche de multitudes
con sabor de alguien desconocido.
Diurnas mariposas, efímeras abejas,
que una mujer batea
entre nubes de espuma.
El pulso se hace canto
como una melodía
sin nombre conocido.
Nombres llenos de agua,
pero sólo tu nombre
es canción única.
Cuando el barco zarpaba se ahogó el nombre,
ahora la canción es diferente
y la verdad distinta.

Ekaterina Yosifoba (Kiustendil, Bulgaria, 1941) El manantial





Сладък плач неспирно, капка сладка пот неспирно
по кожата дълбока на земята,
сок неспирен.
Завъртат се край теб треви нагъсто,
отражения и дългокраки буболечки
по ципата ти бляскава и кратка.
Корито издълбано по-надолу,
денем за стадото,
нощем незнайно за кого.
Денем пеперуди и пчели,
жена с бухалка,
облаците пяна.
Песента е
като пулс,
без име.
Ще носи после имена водата,
но ти без име ще останеш,
певецо пръв.
Когато лодки и удавници заплуват,
песента е друга.
И друга истината.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada