jueves, 2 de diciembre de 2010

2230.- ULRIKE DRAESNER


Ulrike Draesner nació en 1962 en Munich (Alemania). Estudió derecho, filología alemana, inglesa y filosofía en Munich, Salamanca y Oxford. Durante cuatro años trabajó en la Universidad de Munich. En 1992 finalizó su tesis doctoral sobre la obra de Wolfram von Eschenbach, Parzival. En 1993 dejó la carrera universitaria para dedicarse por completo a la escritura. La autora vive en Berlín.

Los poemas y la prosa de Ulrike Draesner destacan por su precisión lingüística y el uso de elementos de la observación o de la memoria. Con ello, por un lado fija emociones de manera exagerada y por el otro lado desorienta el lector intencionadamente. Acerca de esto dice: “La literatura y el conocimiento que transporta, para mí, en gran parte consiste en mostrar relaciones, relaciones que no son visibles porque son típicas o por su cliché, y que tal vez son nuevas. Son momentos en que dos chispas se encuentran, creando algo nuevo. Estos momentos asombrosos, estimulantes, crean una idea a través de una imagen; yo lo llamaría el centro de mi escritura y —por otra parte— también de mi placer en la lectura”.
Ulrike Draesner en una entrevista con Rolf Bernhard Essig en la revista Neue Deutsche Literatur, No. 6/2003

En 1995 gana el premio Leonce-und-Lena por su libro de poesía gedächtnisschleifen, en 1997 el premio del estado de Baviera de las letras, en 2001 el premio Hölderlin y en 2002 el premio de las Literaturhäuser.

Novelas
Spiele
Luchterhand Literaturverlag, München 2005
Mitgift
Luchterhand Literaturverlag, München 2002
Reise unter denAugenlidern
Narrativa, Ritter, Klagenfurt - Wien 1999
Lichtpause
Volk & Welt, Berlin 1998

Libros de poemas
berührte orte
Luchterhand Literaturverlag, München 2008
Kugelblitz
Luchterhand Literaturverlag, München 2005
für die nacht geheuerte zellen
Sammlung Luchterhand, München 2001
: to change the subject
Radikalübersetzungen
Wallstein Verlag, Göttingen 2000
anis-o-trop
Sonettkranz, Rospo Verlag, Hamburg 1997
Gedächtnisschleifen
Suhrkamp, Frankfurt/M. 1995

Ensayo
Schöne Frauen lesen
Über Ingeborg Bachmann, Annette von Droste-Hülshoff,
Friederike Mayröcker, Virginia Woolf u.v.a.
Luchterhand Literaturverlag, München 2007
Zauber im Zoo
Vier Reden von Herkunft und Literatur
Wallstein Verlag, Göttingen 2007

Narrativa
Hot Dogs
Luchterhand Literaturverlag, München 2004







Noche de invierno

el pabilo parecía lo mismo
que un ojo de cigarra
semicalcinado cuando pasamos
la llama como un pincel sobre la nieve

(lo que quedaba de ella) una vieja muela de molino
con el varillaje se podía escuchar
el crujir al cerrar los ojos
al levantar las faldas (allá en

la pradera) me soplaba casi en el trasero
ningún molino sin viento
una estrella de metal giraba en la ventana
en la cocina trepaban dos

chinchetas de fuego una sobre la otra negro
cáliz de azucena sobre una concha naranja
¿qué patrón seguían los repujados
de la estrella? (dijiste tú

la llave abovedaba ligeramente
tu bolsillo

De: Kugelblitz, trad. de Jorge Seca
© Luchterhand Literaturverlag, München






el tranvía sobre un arco
(savignyplatz, berlin)

parpadea
bar y pechos
parpadea
una dominatriz brillantemente rayada
se pone de
pie: las

calles inmóviles, rodando
los labios, lamiendo, rodando
unas medias negras sobre
las caderas, los labios

esperando inmóvilmente, las calles,
lamiendo las cortezas completamente
en una media semipermeable
unas líneas negras

parpadea
lo que una cara era
dos pechos
parpadea bar y
código: ella

cambia de pierna
silenciosamente los caminantes deslizan
las miradas, traquetea
sobre un arco un tranvía

un cojín, peluche de al lado
café hegel, happy hour
habla bruscamente el camarero
rubor y desencanto

un soldado estadounidense balbucea
confundido por glimpses y glücks
ella, las botas
altas las caderas

afuera: los
taxistas con el acento del este
un hecho es un hecho
un take-out en la esquina

huele a papel humado
un sacerdote con los ojos cerrados
está de pie, glorificado
hasta más no poder

traquetea sobre un arco un tranvía
un guante, suave, blanco, señala
a los arbustos llenos de cámaras
balanceando chasqueando

en la dirección de
kant-straße
rodea
el espíritu infantil
del profesor savigny

silenciosamente riéndose porque
él ha olvidado algo

el hambre lo que
la historia era
crudamente tragando tranvías
(y cómo se ríe él de ello)

parpadea
del plato de papel
en su mano
ilegible
parpadea
un signo
chino.

• Traducción al castellano a cargo de
Martha Kosir-Widenbauer





él
ya andaba con un bastón cuando llegué
a conocerlo
no sé por qué viene a mi memoria ahora mi abuelo
tan lejos que estaba.
a él le hubiera gustado aquella palabra
yo no nací para escribir en inglés lamiendo
rodando mi lengua de hipopótamo alemana
al compás de una imitación lola de un sonido
zigzagueante – y aquí en la india
¡de todos los sitios! nunca la vio
pero lo que de ella hubiera podido oír cabalgando
por polonia en el otoño de 39 bajo un casco fatigado
pesado sobre la cabeza de un calvo de 50 años
delgado magro volvió 10 años
más tarde lo que hubiera podido
oír de sus compañeros soldados
sobre la caza de los tigres en rajasthan
el zumbido de los bazares orientales inimaginables
¿o fueron esos los sueños del otro
lado? mi abuelo en polonia (cuando fusilaron
a algunos)
años después un hombre encorvado diminuto
en un campo siberiano. recuerdo su vientre grande
y el arbusto salvaje amarillo creciendo
sobre la pared de la mini-casa alquilada de mis padres
los aviones pasando de prisa, arriba. su bastón
recostado sobre la hierba una raíz seca. estaba
cortando él una rosa (sentía algo tan íntimo
- algo que hacía tiempo que yo sabía - las tijeras
me hicieron daño) sus viejas coyunturas
crujiendo bajo el esfuerzo de hacer
lo mejor posible, el anciano al que nunca conocí.
no tengo idea del por qué esto se me pasa
por la mente ahora
entre los arrozales de la india algunos
brotes de magnolia blancos caminan
caminan por el aire.

• en el tren que conduce de Bombay a Puna,
11 de marzo de 2001 (escrito en inglés)

• Traducción al castellano a cargo
de Martha Kosir-Widenbauer


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada