jueves, 2 de diciembre de 2010

GUSTAF MUNCH PETERSEN [2.234]


Gustaf Munch-Petersen

Gustav Munch-Petersen (nacido en Copenhague, Dinamarca el 18 de febrero de 1912 - Murió en la Batalla del Ebro, 2 de abril de 1938), escritor vanguardista y pintor danés.

Gustaf Munch-Petersen se críó en un hogar adinerado y honorable. Fue hijo de Valfrid Palmgren, sueca de nacimiento, profesora asociada de sueco en la Universidad de Copenhague, y Jon Julius Munch-Petersen, profesor en investigación de Ingeniería en la Escuela Politécnica, de la capital danesa. Gustaf se graduó del Gimnasio (escuela secundaria en los países nórdicos, comparable a las escuelas inglesas de gramática y a las High Schools de Estados Unidos) en 1930, iniciando después varios cursos académicos -ninguno que lograra captar su interés más allá de un corto período.

En su lugar, se enfocó en el arte (apoyado económicamente por sus padres), consiguiendo debutar como escritor con Det nøgne menneske (El ser humano desnudo), en 1932. También logró exhibir sus cuadros en diversas exposiciones en 1932. En 1935 se trasladó a la isla danesa de Bornholm, en donde se casó con Lise Hjort.

En 1937 se unió a las Brigadas Internacionales y peleó en la Guerra Civil Española, donde, al año siguiente, murió en la Batalla del Ebro. Algunos le acreditan el grito: «¡No pasarán!», de la Resistencia antifascista. Gustaf dejó a su mujer, un hijo y familia en Dinamarca. Acaso morir sin temor haya sido la última ofrenda poética de su vida.

Su primo, Arne Munch-Petersen, era un connotado comunista que murió en los años 40 en Moscú, durante las purgas estalinistas.


El país más bajo 
 
                                   (A Fannie Hurst)
 
Oh gran dicha,
gran dicha han tenido ellos
que nacieron en el país más bajo -
por todas partes los veréis,
marchando,
amando,
llorando -
por todas partes andan,
pero en sus manos traen cosas pequeñas
del país más bajo -
 
¡ah! más grande que todos los países,
más glorioso,
es el más bajo -
hacia arriba se retuerce la tierra
en una punta -
y hacia abajo,
hacia fuera cae la sangre pesada,
viva,
en el país más bajo.
 
Pies estrechos, cautelosos
y extremidades flacas;
el aire es puro
sobre los caminos abiertos que suben -
en venas cerradas
la añoranza arde en aquellos
que han nacido arriba, bajo el cielo -,
pero, ¡ah!
deberíais ir al país más bajo,
veríais al pueblo del país más bajo
donde la sangre corre entre todos
hombres -
mujeres -
niños -
donde la alegría y la desesperación y el amor,
pesados y maduros,
relucen en todos los colores sobre la tierra,
¡ah! la tierra misteriosa como una frente
en el país más bajo -
 
por todas partes podéis verlos
marchando,
amando llorando -
sus caras están cerradas,
y en el interior de sus almas queda tierra
del país más bajo.
  
                       

Otras noches
 
poníamos nuestras redes y anzuelos
en el agua calma, lisa -
los recogíamos por la mañana -
entonces el agua podía ser
como verdes, oblicuas paredes
que en polvo se deshacen -
 
algunas noches teníamos buena pesca -
las redes parecían
vientres de mujeres encintas -
como grandes, relucientes castañas locas
en un hilo
los anzuelos con peces gordos, batientes,
se arrastraban lentos
por el agua
siempre lisa, calma -
otras noches perdíamos las redes.
 
  poníamos redes y anzuelos
  por la tarde -
  por la noche nos íbamos con los ojos húmedos
  a la ciudad -
  recién lavados y con traje azul -
  las mozas paseaban
  con las mejillas rojas, ardientes,
  como fruto maduro -
 
  por la mañana
había sitios fuera de la ciudad
donde la hierba aparecía
como si grandes animales  hubieran luchado en ella
aquella noche -
- otras noches perdíamos las redes -
 
(Traducción de Ole Østergaard y Francisco Álvarez Velasco.
Publicado en Claraboya, núm. 1 y 2)
 
det underste land, 1933



INVIERNO

Braman las tormentas -
el invierno hace su guerra -
el mar vagabundea
a lo largo de las costas -
el cielo lo sigue
desde las alturas -
las casitas se acurrucan
asustadas contra la tierra -
el gélido ojo de la luna
mira fijamente a través del muro de la noche
a hombres que andan recogiendo carbón -

19 digte, 1937



EL MILAGRO ESPECIAL

Todas las noches estaba cansado,
y todos los días hacía lo que le decían -
y sin armar escándalo
llegó a los treinta años -
y bastante solo -

y una noche no tenía sueño,
y aquella noche pensó
que algo
podría ocurrirle a él -
especialmente-

y temprano por la mañana
robó cinco libras
y agarró una buena borrachera
con una mujer a la que conocía -
el día, la noche y el día siguiente

y tarde aquella noche
lo detuvieron-
en silencio, sin escándalo -
y después de un tiempo volvió -
pero ¡oh-!

todas las noches dormía
y por el día hacía lo que le decían -
y junto con la mujer a la que conocía
llegó sin escándalo a los
sesenta años-
cuando se hablaba de la vida,
sonreía-

Samlede skrifter 11, 1967

Selección de poesías extraída del libro Poesía Nórdica. Antología preparada por Francisco J. Uriz y editada por Ediciones de la Torre / Biblioteca Nórdica:



A OJOS CERRADOS

Esto es, exactamente,
como si no hubiera riada que me ahogase
ni pena que profunda me doliese
del todo.
Esto es, exactamente,
como si el amor se llegara hasta mí
sobre todos los mares,
como si a él siempre me amarraran
sus blandísimos cabos.

Varios Autores. Antología de la Poesía Danesa ConteTramporánea (1890-1978). Ediciones Rialp, 1980.
Traducción de Jesus Riosalido.



UNA PEQUEÑA CANCIÓN

He matado al dios de mary ann -
mary ann teme a mi dios -
amor a mary ann -
cuando la ardiente negrura se me pone delante
dejo a mary ann
a su amor por mí -

cuando sale el pálido sol
con sus ojos azules matinalmente húmedos,
vuelvo a mary ann
con mi amor por ella -
pobre mary ann -
y pobre de mí -
pero tenemos un gran corazón
juntos -
mary ann y yo -

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.
Traducción de Francisco J. Uriz.


(Cerca del Ebro)

Con ojos vivos
veo la pared de una casa
tatuada por la guerra.

La casa ha desaparecido.
Pero envuelta en la polvareda de los coches
la pared queda en pie:

Un monumento
solitario, garabateado,
en honor de aquellos cuyos ojos son barro.

Traducción de: Marina Torres
    



Noche

Silenciosa cae la lluvia
a través de la noche;
sobre la otra costa
silba la tormenta.
Aquí, la lluvia cae silenciosa.
Desde un cielo gris,
invisible en la noche,
caen las gotas de lluvia
en casas, campos y barcos,
y en las rocas junto al mar.
Y todo se humedece
en la quietud de la noche.
Del otro lado de la isla se oye 
débilmente
el silbido de la tormenta.


Nat

Stille Regn falder 
gennem Natten –
Over den anden Kyst
hviner Stormen –
Her falder Regnen stille –
Fra en graa Himmel
usynlig i Natten
falder Regndraaberne
paa Huse og Marker og Baade,
og paa Klipperne ved Havet –
Og gør alting vaadt
i Nattens Stilhed –
Fra den anden Side Øen
høres Stormens Hvinen
svagt –

Poetas de Escandinavia 
(Traducciones de Osvaldo Rocha) 




POEMAS DE GUSTAF MUNCH-PETERSEN


O PAÍS DE MAIS ABAIXO

                        Para fannie hurst

Oh que grande sorte
que grande sorte têm
os que nasceram no país de mais abaixo –
vê-los-eis em toda a parte
vagar
amar
chorar –
vão a toda a parte
mas nas suas mãos levam pequenas coisas
do país de mais abaixo –

- - -

oh maior que qualquer outro país
mais fabuloso
é o país de mais abaixo –
a terra torce-se para cima
em ponta –
e para baixo
para fora vai caindo
o sangue pesado e vivo
e penetra no país de mais abaixo

- - -

delgados pés prudentes
e membros raquíticos
e o ar é puro
pelos ascendentes caminhos abertos –
nas veias fechadas
arde o anseio daqueles
que nasceram lá em cima sob o céu

mas oh
deveríeis ir ao país de mais abaixo –!
oh deveríeis conhecer a gente do país de mais abaixo,
onde o sangue corre livremente entre todos –
homens –
mulheres –
crianças –
onde a alegria e o desespero e o amor
pesados e maduros
resplandecem em todas as suas cores sobre a terra
oh a terra é misteriosa como uma face
no país de mais abaixo –

- - -

vede-os por toda a parte
vagar
amar
chorar –
os seus rostos estão fechados
e dentro das suas almas há terra
do país de mais abaixo –

det inderste land, 1933



INVERNO

Bramam as tormentas –
o inverno faz a sua guerra –
o mar vagabundeia
ao largo das costas –
o céu segue-o
das alturas –
as casinhas amontoam-se
assustadas contra a terra –
o gélido olho da lua
olha fixamente através do muro da noite
os homens que andam a recolher carvão –

19 digit, 193



NÃO ME FALEIS

Silêncio
silêncio –
não me faleis –!

muito muito prudentemente
devo andar,
se quero encontrar algo –
e devo andar só
se quero encontrar algo –
não encontrei nada no entanto –
não encontrei
a minha casa
o meu amor
nem os meus campos –
devem estar
lá onde eu não estive no entanto –
já caminhei muito tempo –
talvez me reste muito caminho
por andar no entanto –

e tenho que andar só
e com terrível cuidado
tenho que andar
se quero encontrar algo –
mas tenho que encontrar
um lugar onde estar –

tenho que ter um lar em algum sítio
pois sei
que tenho a minha casa
e os meus campos em alguma parte –
o meu amor não pode estar a esperar-me até sempre
já caminhei muito tempo
não me faleis –
se ainda tenho que seguir andando muito tempo
talvez seja demasiado tarde –

silêncio – silêncio!
tenho que
encontrar o meu lar –

Samlede skrifter II, 1967



UMA PEQUENA CANÇÃO

Matei o deus de mary ann –
mary ann teme o meu deus –
amo mary ann –
quando a ardente negrura me aparece defronte
deixo mary ann
ao seu amor por mim –

quando sobe o pálido sol
com os seus olhos azuis matinalmente húmidos,
volto para mary ann
com o meu amor por ela –
pobre mary ann –
e pobre de mim –
mas temos um grande coração
juntos –
mary ann e eu –

Samlede skrifter II, 1967



O MILAGRE ESPECIAL

Todas as noites estava cansado,
e todos os dias fazia o que lhe diziam –
e sem armar escândalo
chegou aos trinta anos –
e bastante só –

e uma noite não tinha sono,
e naquela noite pensou
que algo
poderia acontecer-lhe –
especialmente –

e cedo na manhã
roubou cinco libras
e apanhou uma boa borracheira
com uma mulher que conhecia –
o dia, a noite e o dia seguinte

e tarde aquela noite
detiveram-no –
em silêncio, sem escândalo –
e depois de um tempo voltou –
mas oh –!

todas as noites dormia
e durante o dia fazia o que lhe diziam –
e junto com a mulher que conhecia
chegou sem escândalo aos
sessenta anos –
quando se falava da vida,
sorria –

Samlede skrifter II, 1967

Versão minha -  Amadeu Baptista
 
 
 



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada