domingo, 20 de febrero de 2011

3093.- ÁNGEL GONZÁLEZ GONZÁLEZ

Fotografía de Mari Luz Arregui




Ángel González González
Pintor, poeta y narrador, vecino de Alcalá de Henares, es autor del poemario Muñeca rusa (Ediciones del 4 de Agosto. 2010) y de doce poemarios inéditos, y dos novelas (Tres mil quinientos pollos deshuesados, y El Gobernador de La Cerca) y un libro de relatos (El día que el viento se enredó en nuestras cabezas), también inéditos; pues sólo a partir de 2008 comienza a mostrar parte de su obra escrita, en antologías, como Antología de los premios de poesía Hipálage 2008 (Hipálage), Antología I Premio Algazara de Microrrelato (Hipálage. 2009), Los rincones más oscuros. Antología del miedo (R. Groenlandia. 2010), Con otra voz (Latin Heritage Foundation. 2011); y en revistas y otras publicaciones: La Hamaca de Lona, Iguazú, En Sentido Figurado, Vinalia Trippers: Plan 9 del espacio exterior, etc. Forma parte del Consejo Editorial de la revista “En Sentido Figurado”, y ha realizado trabajos de ilustración para diversas publicaciones, así como varias exposiciones de pintura.




MALOS HÁBITOS
Ya está.
Se acabó.
La noche se abate
mientras despuntan los primeros rayos del Sol
y de repente
no sé qué hacer con este humo;
dónde esconderlo
de las miradas rancias que lo enjuician todo.
Quiero pensar que esos haces de luz
alumbrarán un nuevo amanecer
y que los hombres no estarán cansados
para presidir los nuevos tiempos.
Quiero y deseo imaginar todo eso
aunque, por otra parte, me tema lo peor.
Esto es un horrible hervidero de alambres
donde la más políticamente correcta
de todas las cárceles
imprime temor con su sello de caucho.
Y te digo, ya a salvo, que sé cuál es mi reino
y que en él todavía me dejan fumar.






Con la misma crueldad con la que el cuchillo cercena

Nadie es una serpiente lingüística aquí.
A veces ocurre.
Las palabras caen encima de la mesa
se despatarran
y de repente adquieren su propio significado
con respecto a la vida real, al supermercado, a la
tienda de abajo, etecé, etecé, etecé.
Hoy fue un día poco importante.
porque la deriva
me trajo enquistados
los mismos términos de siempre
en el mismo envoltorio de siempre
y con la misma crueldad
con la que siempre el cuchillo cercena
una aceptable interpretación del sueño.
A veces ocurre, lo sé,
pero es una pena
no contar con la toma de tierra adecuada.








Día Mundial del Lavado de Manos

En el Día Mundial del Lavado de Manos
todos debemos estar orgullosos
y muy compuestos.
Una larga tradición en este sentido
nos va a llevar al éxtasis supino
y millones de manos asépticas
-multiplicado todo ello por dos-
abrirán el grifo de la indiferencia
y volverá
a caer agua.
Las cañerías estarán ahítas
de enfermedad, mientras
-Dios Santo-
los nudos de tantas corbatas
quedarán muy lustrosos
y hasta diría yo, divertidos.
Es un día, éste día
para recordar
todo lo que hemos pasado juntos
Humanidad
compartiendo tantas cosas
en detrimento
de tantas otras.
Es un día festivo.
Para regalarse, y mientras yo...

(A.G.G. Poema inédito)








Y eso que antes no lo eran

Amarán la futilidad del barro
igual que antes lo hicieran con
el exilio o la histeria colectiva.
Sudarán despojos de chatarra
en carros tirados por bueyes,
que ambicionan seamos tú,
yo y algunos más.
Antes decían que no lo eran;
antes de conocerlo,
porque ahora dicen que no
se van a dejar tocar los
cojones otra vez más.
Unos se la venden cortada
a los otros y todos crédulos
no buscan otras vacaciones
que el tachón por el tachón
y ya está.
Es preocupante que este tipo
de rocas porosas y maleables
arrastren alguna bandera
en honor tuyo, mío y de algunos otros.
Tarde o temprano van a querer más
..., otro tocón más grande
para que arda bien el fuego.
Y ahí volvemos a estar nosotros
(tú, yo y algunos más)
quemados por dentro.








SOLO ENTRE LA MULTITUD

POR PUERTO GÓMEZ CORREDERA


Título: Muñeca rusa
Autor: Ángel González González
Editorial: 4 de agosto (Colección Planeta Clandestino)

Rodeado por un mundo regido por el consumismo, el hedonismo, la falta de valores, encarcelado en una sociedad del bienestar, apática y a la deriva, el poeta Ángel González González (Navalmoral de la Mata, 1974) presenta su primer poemario Muñeca rusa1. Un libro que se compone de treinta y dos poemas en los que el artista mezcla una poesía de corte intimista como “Algo, dentro de mí mismo” donde revela el carácter dual al que el hombre está fatalmente relegado, fruto de una sociedad aletargada bajo el peso de la rutina como en “Tantas otras cosas”.
En esta obra, construida a partir de sus numerosos poemarios inéditos2, expone una visión existencialista de la vida en la que, como él mismo reconoce, “habla de lo cotidiano, y sobre todo es triste”. En efecto, Ángel González reflexiona sobre el paso de la vida, el espectro del pasado, la pareja, el individuo y la pasividad de un mundo que ha olvidado las cuestiones vitales. Su poesía llena de ironía y pesimismo es fundamentalmente humanista ya que se centra en el ser humano de una sociedad moderna indagando constantemente su problemática, como lo prueban los títulos de los poemas “El ocio” o “Consumismo” entre muchos otros.
Cada poema es una infructuosa búsqueda de identidad frente al estado volátil y cambiante de la sociedad en la que le toca vivir. Un mundo sin valores sólidos yen la que los constantes y vertiginosos cambios provocan un desgarro permanente y artificial.

“El asfalto,
casi siempre parece imperecedero
hasta que empiezan los parches,
las fisuras
y al final, el firme necesita de ser
nuevamente planteado.
Otro baño de alquitrán
y acabaremos amándonos
empavonados.” (21)

Es precisamente esta sociedad la causante de estas múltiples identidades que aunque parecen duraderas, si se miran desde un punto de vista externo, se vuelven frágiles al ser miradas desde el interior. Esa costra endurecida bajo la cual se ha sepultado la fragilidad del individuo provoca un encarcelamiento del ser.

“Todo obstruido, atascado, ocluido
dentro de la caja claustrofóbica” (14)

Un enclaustramiento que se refuerza por la “soledad descomunal” (24) a la que el individuo está condenado, sin poder pararse a reflexionar, al ser engullido por el desenfrenado ritmo de la rutina o lo que el artista llama el “círculo evolutivo” (19). Los sueños, las esperanzas, los deseos son convertidos en “espantapájaros” (10) en los que el hombre se refugia para no tener que afrontar el futuro incierto. De esta manera, varios de sus poemas denuncian un mundo aletargado en el que la sociedad de consumo y el materialismo adormecen los espíritus, desposeyendo a los seres de su esencia para convertirlos en sombras que se esquivan unas a otras.

“En posición de letargo,
los animales
sometidos continuamente
a la enfermedad
pueden llegar a acostumbrarse a ella” (6)

Sólo en la imaginación, en la poesía, Ángel González parece encontrar refugio a pesar de saber que no es más que un espejismo y una vuelta hacia sí mismo. El pesimismo que destila su penúltimo poema, “Esclavitud” (38), es confirmado por sus versos finales: “Millones de criaturas microscópicas/ buscan una solución/ mientras disfrutan de esa enorme abundancia”
Una línea a la que ya nos había acostumbrado con su obra pictórica, en la que utiliza técnicas mixtas donde mezcla el óleo con otro tipo de materiales para obtener un “expresionismo poético de raíz figurativa que enlaza con suspreocupaciones existenciales, composiciones abstractas con elementos e iconismos, autorretratos, retratos de pensadores y filósofos como Friedrich Nietzsche, entre otros, buceando en los paradigmas de la existencia”3.
Ángel González es un artista singular, que a pesar de definirse como pintor, poeta y narrador “caótico”, muestra una clara línea directriz en sus obras y una profunda reflexión sobre la existencia humana, alzando su voz y sus obras plásticas, con la esperanza de que hagamos un alto en el camino para pensar.


Referencias
1. Hasta ahora sólo se podía disfrutar de su poesía en su blog:
angelgonzalezgonzalezpoeta.blogspot.com y en las numerosas obras colectivas y blogs en los que ha participado como Antología de los premios de poesía Hipalage, 2008; Antología I Premio Algazara de Microrrelato, Catálogo Solidario con Alcer, Diputación de Soria; La Hamaca de Lona, nº 25, noviembre 2009; La Fanzine, nº 1; 2000 mgs (delsateliteediciones); Iguazú, nº 24, Los rincones más oscuros. Antología del miedo, Córdoba 2010; Vinalia Trippers; Plan 9 del espacio exterior; Encuentro de poetas en Moguer (Huelva) “Voces del Extremo” con el lema “Poesía y anarquía” celebrado del 29 al 31 de julio del 2010; exposición de pintura en el Centro cultural Ababe sirio en julio 2010-09-27 o en la revista En Sentido Figurado de la que es editor.
2. El cuaderno rojo, Flores secas y sueños del olvido, Memoria de los versos sepultados, Diálogos con el muerto, El camino equivocado, Voces descontroladas, Un abrevadero de actos cotidianos, Poemas acuáticos, Por los cuatro costados, Lejos de los polos, a las hojas más bajas, antes de que se extinga, El trash Metal de Ilabi, Vivir como ahora.
3. Joan Lluís Montané. De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA).

Puerto Gómez Corredera
Francia, 2010




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada