miércoles, 13 de julio de 2011

4157.- MELIZA ORTIZ


Meliza Ortiz. Seudónimo de María Elizabeth Ortiz, es una poeta argentina nacida en Jujuy en 1982. Ha publicado dos libros de poesía: Poemas para sacármelos de encima (Ed. Perro Pila, Jujuy, 2006) y Quinotos al whisky (Ed. Intravenosa, Jujuy, 2008); poemas, cuentos y notas en revistas y diarios; y poemas en Diario de Poesía Nº 75. Es integrante de la antología Poesía Joven del Noroeste Argentino (Fondo Nacional de las Artes, 2008).
Obras teatrales de su autoría son puestas en escena por grupos de teatro independiente de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Participa como actriz en teatro y en cortos de realización independiente. Estudia Letras en la Universidad Nacional de Jujuy. Desde el invierno pasado, lleva el blog http://www.galletitassurtidas.blogspot.com.





Y no sé...
Me habré echado encima alguna culpa impalpable
y después me habré metido en alguna batidora prendida
sin darme cuenta.
Y entonces se me habrá puesto todo a dar vueltas adentro
hasta espesárseme bien.
(Ya me estoy imaginando: con la nariz pegada
a la pared transparente
sin hacer nada por dejar de batirme).
Y, claro, el golpe de horno que me falta me lo vas a dar vos
ahora cuando llegués.

Para tu deleite, voy a ser la galleta con forma de muñequito
que te vas a comer con tu té de naranja
a las seis de la tarde.



Ya me comí todos los sugus.
(¿Valdrá la pena esperarte tanto?)



Ella siente que se desarma.
(Nadie va a venir a juntar los pedacitos).
Ella en un lugar donde la gente va para meterse ruido.
(El cuerpo lleno.
(De gente. De ruido)).
Y ella en el medio,
calladita,
desarmándose ahí.
(Y nadie va a venir a juntar los pedacitos).

(Ella soy yo).






Y ni siquiera así...

Todas las elegías hacen
que me acuerde de vos.
Muchas veces imaginé tu velorio.
Imaginé el momento de saludar a tu madre y a tu hermano.
Imaginé tu cajón.
Imaginé las coronas.
Imaginé una por una las personas presentes.
A mí misma en relación con ellas.
Me imaginé buscando un rincón para llorar.
Para esconderme de una mirada.
Para quedarme. Para no irme.
Imaginé a un amigo tuyo acercándose para hablar.
Para preguntarme si yo era yo. Para decirme. Para verme.
Lo imaginé varías veces.
Me imaginé leyendo la noticia en el diario.
Y ni siquiera así
fui capaz de llamarte






LEJOS

(Fragmento)

Y no sé...
Me habré echado encima alguna culpa impalpable
y después me habré metido en alguna batidora prendida sin darme cuenta.
Y entonces se me habrá puesto todo a dar vueltas adentro hasta espesárseme
bien.
(Ya me estoy imaginando: con la nariz pegada a la pared transparente
sin hacer nada por dejar de batirme).
Y, claro, el golpe de horno que me falta me lo vas a dar vos ahora cuando
llegués.

Para tu deleite, voy a ser la galleta con forma de muñequito
que te vas a comer con tu té de naranja
a las seis de la tarde.






MAYO

Escaleras.
Tertulia.
Jazz.
Me puso la mano en la espalda y me tamborileó el ritmo con los dedos.

(Como si me hubieran vuelto del coma).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada