viernes, 11 de febrero de 2011

2992.- BETTY BADAUI

BETTY BADAUI
Nací y resido en Rosario, Santa Fe, Argentina. Dediqué mi aliento mayor a mi familia. Casi como un juego comencé a escribir hasta iniciar el trabajo exploratorio; es así como realicé breves cursos de Filosofía, Mitología , Literatura... No tengo títulos universitarios. En el año 1979 publiqué mi primer cuento en la revista Vosotras, de Buenos Aires, en ese mismo año gané mi primera Mención, en la actualidad poseo alrededor de un centenar de Premios y Menciones. Asistí, becada, al Taller Literario de la escritora Alma Maritano, fue tan provechoso para mí que después del año de Beca continué asistiendo particularmente. Paralelamente fui a la Escuela Literaria que auspiciaba la SADE de Rosario y dirigía el escritor Raúl A. Rossi. Me desempeñé como Jurado Literario en diversas instituciones de mi país. Prologué y presenté libros, compartí espacios culturales, organicé Mesas de Lectura. Fui miembro de la S.A.D.E. filial Rosario y en la actualidad de la Asociación Literaria NOSOTRAS. En el Conservatorio Literario figuro como Sub Directora Honoraria. Integro el diccionario de mujeres santafesinas “Quién es Ella en Santa Fe”, compilado y publicado por la Periodista y Escritora, Gloria de Bertero. A nivel intimista vale decir que en mi vida tienen prioridad mis hijos y nietos. Vivo sola pero no en soledad. No sobresalgo en nada pero disfruto lo que hago.-
Libros: Los oficios del milagro; publicación compartida con los escritores Alicia Cámpora, Carmen Landaburu y Armando Del fabro.-
Entre las cinco y las seis tiene que parir el sol; cuentos y poesías, Ediciones Eneybe, año 1993.-
Ivo; libro de cuentos, UNR Editora, año 1998.-

Publico en sitios de internet.
Mi blog de difusión: http://deliteraturayalgomas.blogia.com






MÁSCARAS

Después de tantas vertientes
bebidas y vividas
reclamé a Locky
que me liberara de la máscara.

Y desnuda por la vida
disfruté la liviandad
de mi alma.

La vida continúa
y al contemplar algunas máscaras
- ajenas-
casi extraño la mía.








HEBE

Desde mi circunstancial espacio
recuerdo
fábula abierta a mi imaginación
escancia tu néctar primitivo
que ya Ganímedes te reemplaza.
Diosa,
púber
¿en qué cenáculo reposa
el néctar prometido?

Desde mi circunstancial espacio
recuerdo
el néctar de una flor tan simple
que murió a carcajadas
en mi corazón.









SAGITARIO

Los pájaros dijeron "vuela"
la mesa les tendió su pan
la piel dijo "ahora
es el momento inicial".
De instinto somos, Arquero;
de espíritu también, Centauro;
aunque Apolo y Artemisa
nunca pudieron danzar
con fiestas en los cabellos
y con fuego en el cantar..








LIBERTAD
(a Trilce)

Porque observar trampas
consume las fascinaciones diarias.
Porque ser gregario
puede convertirte en un mentecato.
Porque dimensionar
el ruido del trueno
te impide disfrutar las alamedas...

¿Por eso fuimos a la zaga,
tan persistentes?
¿Para no pisar el barro
ni sufrir el desarraigo
de los que amamos?

Yo conozco un puente,
te lo cuento desde mi soledad
siempre acompañada
por...
Conozco un puente
que atraviesa un río
abre sus alas, te abraza
y no te deja volver.
Y todos pueden cruzarlo
menos yo
que conozco el puente.









SUSTITUCIONES

Sustituíamos las lámparas
con la luz de las velas...
Cuando las manos se buscaban
un engrandecimiento de corazones
multiplicaba caricias
y el júbilo de los candiles
ofrecía llamativas figuras
que enloquecían a las sombras.
A la sombra de los otros
y de mí misma
me reinvento cada día
-nuevos focos de luz-
que amordazan tinieblas
y convergen hacia el amor.










DESVELADA

Voy trepando el sueño
luego la vigilia
y una luz en el horizonte
promete regresar.
Dimensiono añoranzas
buscándote en el silencio,
en las teclas de Gerber,
en la cicatriz del árbol
y en el cristal de una copa.

Amanece,
el sol me descubre
que frutece la arquitectura
de Dios
en todos los horarios.

Indiferente,
la tierra, sigue su curso
de raíces perdidas
junto a las que van naciendo.

Y las teclas de Gerber
vigorizan distancias.










IMPERMANENCIA

Un templo budista
y las huellas de mis pies
siguen siendo testigos
de lo que fue y no es.









TANGO

Polleras de escasa tela...
Talones elevados en la arrogancia
sin par
del par de tacos altos.
Un estremecimiento
en las curvaturas.
Y las estrellas se encienden.









ADOLESCENCIA

Agua, jabón,
peine y cepillo.
Pocos años
y mucho sol.
Pájaro en vuelo
que insinúa
el temblor de su corpiño.









SONETO PARA UN FINAL

Apostaré de nuevo a la esperanza
de vivir sin geométrica postura,
midiendo, cuidadosa, mi estructura
sin perder, en la vida, la confianza.

La leyenda del hombre y la balanza
marcó un hito en el juego que perdura,
con un dios que desarma la cordura
y sonriente nos deja otra enseñanza.

Tantos mitos llevamos en la arcilla
que resulta difícil ver la historia
sin un poco de magia en la semilla;

aún así, al tocar la tierra-vida,
rememoro la guerra sin la gloria
y recibo en la paz la fe encendida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada