martes, 4 de enero de 2011

2767.- JANDEY MARCEL SOLVIYERTE


Jandey Marcel Solviyerte
Nacido en Bello, Antioquia, Colombia en 1974. estudió Teatro en la Escuela Popular de Arte de Medellín y Filosofía en la Universidad de Antioquia. Miembro de la Asociación de Investigaciones Filosóficas [AIF]Ha obtenido los siguientes reconocimientos. II Premio de poesía joven 'La Ciudad Vivida' IPC, Medellín 1997. Premio Andrés Bello de Literatura 2002-2009. Premio 'Los Sueños de Luciano Pulgar' 2005-2006-2008-2009. Premio Nacional de Poesía Casa de Poesía Silva, Bogotá 2009.
solviyerte@yahoo.es




Ola del tiempo

¡Oh estrella, esclava del cielo!
Con la luz de los espejos
devora al mundo de los hombres.

En el pozo del ojo del poeta,
hierbas lavan las heridas.
En la alcoba del cielo, los dioses
anunciaban las calamidades de la tierra.

Escribió cármenes en el agua y en los abismos:
Los enemigos de las almas de la tierra son los dioses.
El poeta, en el caballo de la tempestad,
transitó el profundo y oscuro templo.
Los hombres verdaderos iluminan el camino.

El campo, las rocas y la selva son del pueblo.
El campesino pulsa los aposentos del verdugo,
Porque el orbe, flor del verbo, poema impío,
Con la oreja en las manos de Pedro no abrazó el orden.

Oh estrella, oh astros, arte puro!
La luz del mundo mostrará a la pobreza
la pelea de la fortaleza y de los hijos del trueno;
remedio del oráculo y del viento piadoso.







Advenimiento

Arribará una estampida de aquilones
opacando el véspero de los hombres;
ejércitos de fuego flameando en invierno
y el estremecimiento de las aguas
despertará al orbe, meciéndose en
el sopor de su pesadilla milenaria.
Moribunda la muerte, herida con
la punta de su hoz, encontrará en
su camino un vacío interminable.






17 De Octubre De 1899

'Si Parra no es partidario de la guerra, y me nombra
creyéndome incapaz de hacerla, voy a demostrarle
que se equivoca; y si sinceramente quiere la guerra,
hay que abundar en su intención de ayudarle.'
Paulo Emilio Villar

Han pasado varios años desde que la Regeneración
se ha encumbrado en el poder y entronizada en su odio
levanta día a día un inmenso cadalso para la patria.

El doctor Villar limpia su fusil, ha jurado sin demora
levantarse en armas. Hace caso omiso de un telegrama
que le fue enviado desde Bogotá, el cual le pide desmentir
el plan que habría de ejecutarse el día veinte por la mañana.

'Si Parra cree que soy incapaz de hacer la guerra, está
equivocado y se lo voy a demostrar'. Dijo meses atrás
con la convicción de quien se encuentra ante el patíbulo.
Bucaramanga y Piedecuesta serían el funesto augurio
de la tormentosa tempestad que pronto se avecinaba.

He aquí que el doctor Paulo Emilio Villar, movido
por fuerzas extrañas, difíciles de analizar, adelanta
la fecha convenida y enciende la llama que seguirá
ardiendo un siglo después de que él la iniciara.






Ibagué, 21 De Septiembre De 1901

Mujer, en la acera de tu casa está tu héroe;
no te vayas a afligir, así es la guerra.
Saca pronto una sábana y cúbrele el rostro,
los destrozados miembros para que nadie los vea.

Mujer, mantén altiva la frente como él lo quisiera;
en la acera de tu casa está tu héroe, ábrele la puerta;
qué importa que el vil enemigo ría, mientras adentro,
en tu ser, una oscura ave en tus pensamientos vuela.

Mujer, no vayas a llorar frente a las godas bayonetas;
en la acera de tu casa está tu héroe, rudo en la contienda.
Los guerrilleros del Tolima jamás olvidarán su nombre.
Tulio Varón ha muerto, corre a abrirle la puerta.








17 De Mayo De 1900

¡Empujen para que se acabe esto!
Citado por Joaquín Tamayo en
La Revolución de 1899

Era la voz general de uno y de otro bando.
Siete días con sus noches hacía que peleaban.
Los yermos dantescos cambiaban de dueño
como cambia cada día, cada mañana.

¡Empujen muchachos para que esto se acabe!
y continuaban muriendo tantos jóvenes
con la esperanza en los ojos de volver a casa.

Fiesta de buitres fue Palonegro; y la cena,
lo más hermoso de la juventud colombiana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada