lunes, 22 de noviembre de 2010

2052.- PATRICIA DÍAZ BIALET


Patricia Díaz Bialet (1962, Buenos Aires, Argentina) egresó del Instituto Nacional Superior del Profesorado “Joaquín V. González” con el título de Profesora Nacional en Idioma Inglés. Ha ejercido su profesión en diversos institutos de idioma y hasta la fecha se desempeña como docente de adultos en empresas y en forma privada. Actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Actuación en el Instituto Universitario Nacional de Arte. Fue alumna de los talleres literarios de poesía de la SADE (1980 – 1984). En 1987 su libro inédito Destierros de Arena recibió el Primer Premio en el Concurso Nacional Pablo Piva, otorgado por la Fundación Argentina para la Poesía. Publicó los siguientes libros de poesía: Los Despojos del Diluvio, Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes 1989, Editorial Vinciguerra (1990). Testigo de la Bruma, Mención Honorífica en el Premio Bienal de Poesía Argentina de la Secretaría de la Función Pública de la Nación y el Fondo Nacional de las Artes 1991, Editorial Vinciguerra (1991). La Penumbra de la Luna Llena, Segundo Premio en el Concurso Fundación Inca Seguros 1992, Editorial Vinciguerra (1993). La Dueña de la Ebriedad de la Rosa, Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes 1993, Editorial Vinciguerra (1994). Los Sonidos Secretos de la Lluvia, Mención Honorífica en el Primer Certamen Nacional de Poesía Papiros del Siglo XX, Editorial Plus Ultra (1994). El Hombre del Sombrero Azul, Editorial Dunken, primera edición (1996), segunda edición (1998). Papeles de Resurrección, versión en castellano de Resurrection Papers, de la poeta estadounidense Heather Thomas, Editorial Vinciguerra (2004). El amor es una pluma de mercurio, Las Otras Palabras (2007). De próxima aparición: Agualava. (2009). También ha formado parte de diversas antologías de poesía y sus poemas se han publicado en diarios y revistas literarias del país y del exterior (en castellano y traducidos al inglés, portugués y catalán). Poemas suyos fueron incluidos en la película “El Lado Oscuro del Corazón II”, dirigida por Eliseo Subiela. Participó como columnista de poesía en el programa de radio La Palabra, El Deseo, La Locura (emitido en 1994, 1995, 1996 de lunes a viernes por FM Libertador) y en Subte (emitido en 1999, 2000 los viernes por FM Cultura). Fue jurado en prestigiosos certámenes nacionales de poesía; algunos de ellos fueron: 1994 Corona Nacional del Eisteddfod, Trelew, Provincia de Chubut; 1995 Concurso Nacional de Poesía Medalla de Oro, Gaiman, Provincia del Chubut; 1998 Concurso Nacional de Poesía y Cuento Nueva Generación; 1998 VI Certamen Nacional de Poesía, Narrativa y Ensayo Horizonte de Cultura, Junín, Provincia de Buenos Aires; 1998 Primer Concurso Nacional de Poesía Alfonsina Storni, Municipalidad de Olavarría, Provincia de Buenos Aires; 1999 Segundo Concurso Nacional de Poesía Alfonsina Storni, Municipalidad de Olavarría, Provincia de Buenos Aires; 2004 VII Certamen Internacional de Poesía, Municipalidad de Patagones, Provincia de Buenos Aires, realizado en el marco del VII Encuentro Bienal e Internacional de Escritores; 2005 Tercer Concurso Regional de Cuento y Poesía Alfonsina Storni, Municipalidad de Olavarría, Provincia de Buenos Aires; 2006 Certamen Nacional de Poesía A Treinta Años del Golpe, organizado por la Dirección Nacional de Cultura de la Central de Trabajadores del Estado CTA; 2007 I Juegos Florales de Poesía en Villa Ocampo, organizados por la Dirección General de Cultura de la Municipalidad de San Isidro, Provincia de Buenos Aires. Fue Secretaria de la Asociación de Poetas Argentinos, donde diseñó y coordinó durante seis años consecutivos (2000 – 2005) las Olimpíadas Colegiales de Poesía, llevadas a cabo en el Centro Cultural Gral. San Martín y en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Renunció a APOA en abril del año 2006. También en el año 2006 organizó y coordinó el Primer Certamen Literario Oma Escolar Poesía 2006, para alumnos de todos los niveles de colegios de los partidos de Alte. Brown, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, de la Provincia de Buenos Aires. En 2007 organizó y coordinó el Segundo Certamen Literario Oma Escolar Cuento Breve 2007, para alumnos y docentes de todos los niveles de colegios de los partidos de Alte. Brown, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, de la Provincia de Buenos Aires. En 2008 coordinó el Tercer Certamen Literario OMA Escolar Cuento Breve 2008 para alumnos, padres y docentes de colegios de los partidos de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes. En 1995 y 1996 participó con lectura de poemas de poetas argentinos en micros televisivos para el Canal de la Mujer -emisora de televisión por cable-. En 1996 fue invitada al estado de Pennsylvania, Estados Unidos, a leer su poesía en diversos ámbitos (escuelas, bibliotecas, radio, televisión). En 1997 poemas suyos fueron incluidos en el espectáculo de poesía titulado Las Voces de los Poetas interpretado por la actriz Alicia Berdaxagar, entre otros lugares, en el Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires. En agosto de 2003 su obra formó parte del material para la conferencia Conociendo la Vida y Obra de Storni, Orozco, Pizarnik, Díaz Bialet y Piña ofrecida por Cristina Piña en el Café Tortoni, Ciudad de Buenos Aires. Es miembro fundadora del Movimiento Poesía (Junín, Provincia de Buenos Aires) y participó en la organización del I, II, III, IV y V Encuentro de Poetas en Junín (2001, 2002, 2003, 2004 y 2005). En el mes de septiembre del año 2003 organizó en Buenos Aires y Junín doce encuentros y lecturas bilingües de poesía junto a los poetas Heather Thomas y Craig Czury. En febrero de 2005 leyó poemas suyos en la Feria Internacional del Libro de la Habana, Cuba. También viajó dentro de la Argentina en calidad de invitada a diversos encuentros de escritores, entre ellos el V Encuentro Nacional de Poetas en el Sur de Santa Fe / III Salón Nacional del Poema Ilustrado Premio Amelia Biagioni en las localidades de Villa Cañás, Teodelina y Santa Isabel, Prov. de Sta Fe (2005) y el III Encuentro de Escritores “Letras y Río” organizado por la Dirección de Cultura de Diamante, Entre Ríos, Argentina (junio 2007). Durante todo el 2007 tuvo a su cargo una columna radial de literatura en el programa “La Mar en Coche”, que se emite por FM La Tribu de lunes a viernes de 09.00 hs. a 12.00. Actualmente conduce, junto a Jorge Dubatti y Juano Villafañe, el programa “El Descubrimiento” los sábados de 15.00 hs. a 17.00 hs. por FM 88.7 La Tribu. Su obra puede también encontrarse en múltiples sitios de Internet del país y del exterior.






ESPERPENTO DE PAJA


Todo es posible entonces,
todo, menos yo.
Olga Orozco

Esperpento de paja es mi atrevida colmena:
desea más amor del que hay en el mundo,
me pone en ridículo frente a todos,
se hace llamar Patricia y arremete en Año Nuevo con una fuerza inusitada.

Piensa entonces Patricia:
Si todo finalmente tumba hacia la tierra,
¿con qué derecho han de quitarme el alma antes de tiempo?

La llaman esperpento de paja
o insecto con aire en vez de sangre
o ademán grandilocuente y sin futuro.

Y ella canta secretamente su aria de nupcias con la vida
porque tiene la certeza de que todo finalmente tumba hacia la tierra.

Ya la Biblia y el polvo sostienen su teoría.
Pero hay algo en ella
-en todas, seguramente-,
hecho de pulso de intuición apresurada,
hecho de inocente pensamiento casi etéreo,
algo con capacidades angélicas más unidas al espíritu que a los libros.

Es entonces que la llaman ladrona vehemente,
merecedora de nadie.
La nombran boya cínica en la sabana,
roca a pulir lo antes posible.

Y sin embargo ella insiste en merecer su cuota de paz,
imagina prole saliéndole del pecho como una guirnalda en su sorpresa.

Patricia pedirá,
demandará,
ahondará en su condición de poeta transparente,
cortará las lunas de su invierno,
mecerá la lengua en canción de cuna permanente.
Patricia embestirá su tiempo aunque le caiga el cielo encima,
modelará polleras de alegría,
inundará de espejos su ceguera como en la calle de los gatos.
En días de una sola nube ella inundará su casa,
su vientre,
su bienestar de burguesa arrepentida.
Pretenderá su profunda malla de cicatriz infranqueable
aunque la imaginen pájaro sucio en la tormenta,
le adjudiquen reacciones primitivas,
y la destrocen por fin y para el bien de todos
en la ladera última de la ciudad donde recuerda.


Posted by Gustavo Tisocco in
mispoetascontemporaneos







NO SOY MUJER DE ESTAR ENTRE LAS OLLAS

... y la obligo a reinar,
a avanzar segura y espléndida
a apresar bravamente
las palabras amantes o guerreras
y a desdeñar las otras.
Amelia Biagioni



No soy mujer de estar entre las ollas
Ni siquiera incipiente prostituta
Convivo con el hombre hasta que aguanto
Hilvano pesadillas de trabajo en ésta mi ciudad ambivalente
Mi perra es el alma que se cuela entre la nube en plenilunio
El río, mi más perverso compañero
-cada mañana recuerdo cómo fue lanzado el cubo de agua en los que ya no regresan-

Rindo homenaje a mi hartazgo ante la utilidad de las cosas
Hago lo opuesto de lo que necesito
No sirvo para las tretas de la vida
Ni para la tediosa albúmina que abreva en mi pena
No sirvo para tamaña procesión de guerra
Para la locuaz enmienda del dinero
Para la sobrevida
Los lujos
O la madeja de pánico que se entromete en mi sueño

Entonces creo que el abrirme a vos es necesario
Pero nunca suficiente
Yo necesitaría un hombre ángel
Alguien que amordace el tiempo subterráneo que me nace
El palmo de frescor que me regrese al revés de la noche
Y finalmente un lugar esponjoso en donde hundirme para siempre







DE CUANDO APRENDÍ A NO AMAR

Ya no estoy aquí
No he cambiado de lugar
Pero ya no estoy aquí
Vasko Popa


y entonces los demás me atraen me cobijan me gobiernan
pero bien internado en mi muslo hay algo de avestruz que huye
algo de vértigo profundo de malabar equivocado

por eso algo de mí
no todo
algo de mí se despedaza se quiebra se anquilosa
y regresa serenamente con sus escombros a su lugar de animal doméstico

y también algo de mí se yergue en caja de bestia
y me lanza estrepitosa hacia tu cuello erguido
hacia tu siemprenunca transparente en la promesa
algo de mí se evapora cuando me atraen me cobijan me gobiernan
cuando en este mismo sillón el dedo infame me corrompe
cuando justo debajo de tus glúteos se desenvuelve la parsimonia exacta
cuando entreveo vellos en septiembre
hombres duchas jabones diezmados en fricción tremebunda

por eso declaro que algo de mí
no todo
se repone a sí mismo el coto de ciervos malheridos

algo de mí se fuga envuelto en palabras
mientras miento felizmente en descaro de ahogo
y vuelvo a abofetear el aire
y me elevo desierta de mí
como se eleva el alma de celofán de los niños cuando mueren







Poemas de: LOS SONIDOS SECRETOS DE LA LLUVIA
Buenos Aires, Plus Ultra, 1994


EL MOVIMIENTO EXTERIOR

Entran por la ventana las desoladas cumbres de la nieve
y el negro vestido del mar.

Nos encuentran desnudos.
El uno sobre le otro.

Sin más poder que nuestras manos quietas
bajo la sábana de seda de la mañana.

Porque nosotros calentamos nuestros pies junto al fuego de la poesía.
Y nada más hace falta.

Nos parecemos a los juncos eternos del paraíso
que nadie ha visto nunca.





FRANZ SCHUBERT (EL COFRE DE ORO)

A sus pies yacen los aspirantes de la música
y de sus brazos disparan los rutinarios trabajadores de los conservatorios.

Schubert habrá sido una piedra preciosa.

Por su venas corrían los cristales de la desesperación.
Y en el lugar más oculto de sus piernas se gestaron los secretos del revés de las palabras.

Shubert habrá sido la otra cara de la magia.





GEORG FRIEDICH HAENDEL (LAS DUDAS DE LA EXISTENCIA)

Qué haremos con Haendel antes de escucharlo.

Lavaré mis oídos con el jabón más exquisito y secaré mis pies para que nada lo entorpezca.

Pero qué haremos después de recibir los dones de la pobreza
y la claridad de las cuerdas que caen sobre nuestra piel como un perfume antiguo.

Qué haremos con la fugacidad de las flautas sobrevolando nuestra soledad
y los rítmicos vaivenes del corazón.

Qué haremos después de atesorar las grabaciones en cajas tan pulcras como la vergüenza.
Y después de ascender a las alturas
qué haremos con los cortesanos reunidos para el aniversario
y los vestidos bordados con las piedras de la nostalgia.

Qué haremos con el contorneo de las cinturas aprisionadas por la lluvia
y las manos de mármol
y los sillones de terciopelo.

Haendel me desarma en medio de la poesía que me atormenta.

Viran mis ojos hacia sus manos de carpintero erguido
y extasiada contemplo cómo escribe frente a sus páginas preciosas.

Qué haremos con la ofrenda de los violines frecuentando nuestra sed
o con las pisadas del clave que santifica nuestra mediocridad.

Haendel me emociona hasta la hospitalidad de mi corazón ya sobrecargado de
ambiciones.

Me prepara las botas para el infierno de la travesía
y lustra mi cabellera negra con cepillos de seda con olor a rapé.

Qué haremos con la felicidad que se nos presenta sin haberla llamado
y con el espacio inconmensurable de la delicadeza.

Haendel agiganta mis sospechas.

Habrá existido un hombre tan hermoso.
Habrán sucedido verdaderamente los cuervos en la noche
descansando en la esclavitud de las torres.

Pero tengo que regresar antes de que sea tarde.

Corro el peligro de quedar atrapada en la lejanía del tiempo.





LAS JOYAS

Cuido cada poema como una reliquia.

Aunque detrás de los papeles
la miseria de mi vida aguarde el momento para atraparme.

Pero yo conozco mis poemas como la contraseña de los fugitivos.





LA BRISA DE OCTUBRE

Nada se compara con la tenacidad de mi fantasía.

El reflejo de la luna sobre la marea de tus piernas.
Y los quilates de tus ojos infatigables encendiendo el atardecer.

Los hombres que amo sobrevuelan la sombra de la noche.

Y el mundo cae de repente hacia las profundidades de mi alma.





NUBLADO

Dentro de tu cuerpo nadie podría detenerme.

Me lo aseguraron los truenos de Escandinavia
lanzándose sobre el placer de la tormenta.




LUDWIG VAN BEETHOVEN (EL HOMBRE DE LOS MIL DEDOS)
(Fragmento)

Beethoven está sentado frente al piano y me sacude la ebriedad de mi sangre.

El hombre de los mil dedos apuntando hacia la eternidad.

Han aparecido las cantantes.
Sobre sus vientres inmensos se reclina la pesadez del aire
mientras los cuerpos aplauden con los cuerpos porque ya no les queda nada más.
Han aparecido las cantantes.
Las ingratas recordadoras de mis limitaciones.

Las que de exponen con el sólo propósito de encantar a los desprevenidos.

Han aparecido las bellas queridas de los músicos con sus cabellos aprisionados
para que nadie las desee
y los pechos ambivalentes en el cortinado de sus vestiduras.

Han aparecido sus cuellos como columnas lánguidas y transparentes.

Y yo permanezco inmóvil ante la sed.

Beethoven me quiere robar la vida.
Se deshace de sus obras con la misma facilidad con que me olvido de tus ojos en la noche.
Y estira sus manos hasta tocarme.

Entonces trato de huir porque no conozco el lugar en donde nacen los dioses.

Trato de zafarme de las ataduras
pero vuelve a galopar sobre los latidos de mi corazón y no deja de mirarme.

(Como cuando era una niña y me atemorizaban los caballos con sus ojos indefensos.)

Él no deja de insinuarme que también ha vivido demasiado.
No suelta su garra de la oscuridad de mi habitación ni dice que está a punto de partir.

Ha decidido conquistarme
hasta la muerte de mis oídos huecos de tantas banalidades de este siglo.

Beethoven se apodera de los restos de mi cuerpo.

(Ya han pasado por aquí los otros
llevándose las pequeñas ofrendas de mi poesía
y yo he tratado de ocultarme bajo los sucios libros que vegetan al costado de mi cama. Pero ha sido inútil.)

Beethoven levanta sus brazos
y yo corro como los sobrevivientes rescatados de la tormenta.

Vuelve su cara hacia mi espalda
y siento se puñal henchido de melancolía
que se clava hasta la médula de mis deseos improbables.

Ya basta de abstinencia.

Hagamos el amor Ludwig van Beethoven.

No sé de dónde provienen los héroes
ni los desvariados insomnios del verano.
Tampoco encuentro la respuesta a las premoniciones
que tantas veces me han echado en cara.

Pero ya deja de cantar y quítate la ropa
que quiero aprehender el momento de la creación como un pájaro herido entre tus manos.
Destrózame con tus brazos blandos como la piel de los exquisitos animales que las mujeres
codician con hambre de desnutridas

Quítate las camisas transparentes de la muerte y rózame las mejillas en silencio.





EL RELOJ DE ARENA

Conservo los cosméticos como si ellos fueran a resucitarme
mientras el tiempo penetra en el abismo de mis cuerpo.

La tentación de la permanencia camina sobre la mortaja de los entierros.




REINO ANIMAL

Estamos de más.
Somos parte del borde de la laguna
y los peces nos espían desde sus aletas como banderas en la lentitud del verano.

Estamos de más.

Los hombres sólo cantaremos a la vida
a través de la muerte.





LA CONSISTENCIA DESEADA

Yo hubiese querido ser la mano izquierda de Joyce

o la seda de los vestidos de una reina
o la sonrisa fugaz que sintió Da Vinci.

Pero soy una mujer.

No conozco la grandeza de los objetos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada