martes, 30 de noviembre de 2010

2182.- AMADOR PALACIOS


AMADOR PALACIOS nació en Albacete en 1954. Es licenciado en Filología Española y está en posesión del Diploma de Estudios Avanzados (DEA) por sus trabajos de investigación sobre la poesía española del Medio Siglo. Ha publicado varios libros, entre poesía, ensayo sobre poesía española y traducción de la literatura en lengua portuguesa. Es asiduo comentarista del movimiento postista. Colaborador en medios españoles, portugueses, americanos y centroeuropeos, ha sido fundador, director o consejero de diversas publicaciones. Participa como ponente en cursos sobre literatura y actúa con frecuencia como conferenciante en encuentros y congresos sobre poesía, literatura y traducción. Ha ejercido profusamente el periodismo como columnista y actualmente como crítico literario. Asimismo, tiene en su poder algunos galardones y distinciones literarias. Ha sido becado en varias ocasiones por la Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, en razón de su interés por la literatura portuguesa, cumpliendo estancias, por este motivo, en Portugal y el Reino Unido.
Ha sido becado por la Fundación Olifante, de Zaragoza, residiendo en el verano de 2009 en la Casa del Poeta de Trasmoz con el objeto de preparar un trabajo panorámico sobre la poesía del poeta aragonés Miguel Labordeta

Libros publicados.-
* RITO AMOROSO -poesía-. Toledo. Biblioteca Toledo, 1972
* NOTAS COTIDIANAS -poesía-. Toledo. Solano, 1978
* EJERCICIOS DE VERSIFICACIÓN -poesía-. Cuenca. El Toro de Barro, 1979
* POETAS TOLEDANOS VIVOS -estudio y antología-.Toledo. IPIET. Diputación Provincial, 1981
* GABINO-ALEJANDRO CARRIEDO, SU CONTINENTE Y SU CONTENIDO -biografía-. Palencia. Caja España, 1984
* BILLETE HETERÓNIMO -poesía-. Talavera de la Reina. Melibea, 1985
* LA CÚSPIDE Y LA SIMA -poesía-. Madrid. Adonais, 1987
* LEMBRANÇAS E DESLEMBRANÇAS, de G.A. Carriedo -traducción-. Cáceres. Palinodia, 1988
* DÓNDE SE ACUMULA EL POLVO?, de Casimiro de Brito -traducción-. Madrid. Cuaderna de Poesía Portuguesa, 1989
* LOS ÚLTIMOS DÍAS DE KANT, de Thomas de Quincey -edición e introducción-. Madrid. Júcar, 1989
* LA MONEDA PERDIDA (ANTOLOGÍA), de Lêdo Ivo -traducción y edición-. Zaragoza. Olifante, 1990
* JUEVES POSTISTA -ensayo-. Ciudad Real. Biblioteca de Autores y Temas Manchegos. Diputación Provincial, 1991
* DONDE EL CUERPO ACABA, de Casimiro de Brito -traducción-. Cuenca. Menú, 1991
* ENEMIGO ADMIRABLE -poesía-. Albacete. La Joven Poesía. Diputación Provincial, 1994
* EXARCONTE DE UN CORO -poesía-. Toluca, México. La Hoja Murmurante, 1994
* CLEPSIDRA, de Camilo Pesanha -traducción y prólogo-. Madrid. Hiperión, 1995
* EL LIBRO DE CESÁRIO VERDE, de Cesário Verde -traduccción, prólogo y notas-. Madrid. Hiperión, 1997
* SUITE DE LA CASA EN EL CAMPO -poesía-. Alcázar de San Juan. Col. Tesela, 1998
* TRAGEDIAS SÓLO SUBJETIVAS -poesía-. Albacete. Col. Barcarola, 1998
* PAJARITO BAÑÁNDOSE EN UN CHARCO -antología poética-. Prólogo de Antonio Lázaro. Cuenca. El Toro de Barro, 2001
* ESTANCIAS (13 POEMAS) -poesía-. Cuenca. El Toro de Barro, 2005
* CANTA Y NO LLORES –poesía-. Madrid. El Sombrero de Ala Ancha, 2006
* EL PIE EN LA ALIMAÑA (Castilla-La Mancha y la literatura de vanguardia) –ensayo-. Toledo. Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, 2007.
* LICENCIAS DE PASAJE –poesía-. Ciudad Real. Biblioteca de Autores Manchegos, 2007.





DE VANITATE DEI

rem tene, verba sequentur

El dios, si existe Dios, ¿es un dios vanidoso
o es un dios inocente?, heme aquí preguntando,
sin cesar indagando, la duda cosechando,
rondando las certezas de un no saber ansioso.

¿Lo hizo Dios todo en una semana presurosa
y ha estado todo el tiempo su obra reteniendo
con mezquindad, ¡su Obra!?, ¿o pensó en ir cediéndo-
la a los hombres ingratos en cesión espinosa?

¿Ese Dios es un dios al que mucho le place
jugar con los planetas como en un videojuego
y absolver la partida como guerra trucada?

¿O ese Dios es un dios que, omnipotente, luego
renunció a su poder —de parcos hombres nace—
y asumió su destino en la muerte y la nada?

(inédito)








LA CASA DEL PONIENTE

Siguiendo las rodadas,
y tomando el camino de la izquierda,
se llega hasta la Casa del Poniente

iluminada por el sol naciente.

Un cortejo de pájaros amaga
la aguerrida techumbre
precipitada en las erguidas hierbas
del arruinado patio.

Lienzos y contrafuertes
de adobe carcomido, cal endémica,
que nacen de la tierra pedregosa,
evocan esa imagen cézanniana
en rotundos contornos, superficies durmientes.

El himno que la Casa del Poniente
entona, solitaria, es una calma inmensa.
Asomada al vacío
untado en horizontes circulares,
un cielo pétreo sigue
fijando sus cimientos.

(inédito)







SONO

Soñé que fabricaba esperma en una playa
poniéndolo en el mar cual espuma de Venus;
de ella y el movimiento del mar nació una virgen.
Mi compañera y yo le pusimos por nombre simbólico Lourida,
obviando su morada, pensándola en el mito.

Al cabo de los años la vimos convertida
en hermosa muchacha de edad adolescente y figura inmutable
que se baña desnuda nas caldeiras do Castro
y que toca la gaita en fiestas marineras
y que tiene prestigio entre sus convecinos
por su origen ignoto y que nada de perlas:
encontrada impoluta y serena en la orilla.

A veces nos cruzamos con ella: no saluda
mas fija, con su gracia perpetua y ojos grandes
nuestra faz complaciente.

Apurando este sueño me despierto empalmado.


(de Canta y no llores)






Suite atonal
(Cirlot)


La nieve, al caer,
crea una atmósfera de silencio
que envuelve al tráfago
cegado por los copos.
El cerro se cubre de blanco
y en la casa la luz reverberada
entra.
Sólo unas pocas horas. Sigue el frío
sin nieve, mostrándose en los árboles
desnudos.
Cae la tarde, surge la sombra desde el suelo
que oscurece el parterre que mostraba
muy ufano aún la nieve,
umbrío.
Humilde noche,
continuada,
convaleciente en el regazo
de las velas y los pianos,
indemne de la, afuera, noche hirsuta.









Cariño, estoy borracho.

Cariño, estoy borracho,
siento los vinos y la música,
la ilustración del músico midiendo los secretos de la música,
y soy feliz.
Presiento que algo malo pudiera sucederme
y temo que algún día quizás pueda morirme;
no lo quiero aceptar, y mientras tanto el humo
se mantiene en el agua que disipa la angustia.
Todos terminamos en esa mesa
donde discurren los viejos vinos y una charla olvidadiza,
todos sentimos frío
al marcharnos.
El eco de la guerra está en el viento,
el viento que ahora ulula dando vueltas
alrededor de los edificios.






Hay eses en la vida

Hay eses en la vida que reclaman fumar.
Hay pensamientos burdos con ropaje terrible
y propensión fatal en la tarde poniente
donde vale decir que es tibia pero guarda
tubos sordos que expelen el viento del averno.

Rumores, percusión, para reconfortarme
se asoman al abismo adonde voy cayendo.
Uno quiere y no puede. No puede alucinar
sino estar embebido en realidad terrosa
que no logra elevarse sobre la vil materia.

Y uno pierde la vista sobre el poema y fuma,
deja vitrea ad legendum, fuma infinitamente
junto al tono lejano de una computadora
y un aluvión espeso de madeja sonora,
gusto del sinsabor del que se impregna el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada