sábado, 20 de noviembre de 2010

1993.- ANDRÉS AJENS


Poeta, ensayista y traductor, Andrés Ajens nació entre Concepción y Santiago (Chile) en 1961. Ha publicado “Conmemoración de inciertas fechas y otro poema” (1992), “La última carta de Rimbaud” (1995) y “MAS INTIMAS MISTURA” (1998). En traducción, del portugués: “Poemas inconjuntos y otros poemas”, de Alberto Caeiro / Fernando Pessoa (1996). Un conjunto de sus ensayos sobre cultura latinoamericana aparecieron bajo el título “Lecturas meridianas” en 1998. Poemas suyos han sido traducidos al inglés y al francés y publicados en revistas de Francia y Canadá (Prétexte, Quaderno, The Globe and Mail); la poeta canadiense Erin Mouré publicó en Inglaterra un volumen con traducciones al inglés de “MAS INTIMAS MISTURA” (Cambridge, 2001). Ha escrito una novela “O Entrevero” que escapa a la definición clásica de este género porque como Joyce o como Lezama no cree en las clasificaciones. Algunos borradores circulan en Bolivia, Argentina, Chile y Francia. Diplomado en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Es el primer escritor latinoamericano en haber sido invitado a participar en la prestigiosa Cambridge Conference of Contemporary Poetry (1999). Además, Ajens al parecer impulsa Intemperie Ediciones (ver www.intemperie.cl) con la que ha editado más de 14 libros y las revistas “Caballo Verde para la Poesía” que dirige Pablo Neruda y la babélica “Creación” que ha registrado el poeta Vicente Huidobro.





huihuacahuín, -kawiñ.

suponga que va a una isla del pácifico sur
suponga que alguien de la isla viene y le pregunta
a dónde va todo esto / suponga que
junto con tout contre on est deux
ustedes se miran al ombligo antropofágico del mundo
cortando el cordón umbilical

supongan que la isla naufraga una noche sin luna
supongan que la palabra isla no sabe nadar
ni la palabra naufraga ni la palabra supongan
la palabra luna se ha estrellado en un roquerío sideral
su situación es incierta, su aire, de veras de ínsula
¿se aproxima a la costa?

¿traspasaría silbando el umbral?




de las tierras bajas, bajas

de las tierras, pagos insulares, confines

de un
condado córneo

-de otro también, de un
guerrero des-
cabezado con La-
moral en la plaza (y otro,
allende quilicura; flandes casi,
casi extremadura)-

al cabo de hornos, en vela, por venir
a lo que no halla nombre -a la tierra
del fuego la vista-,
yo destruyo la rosa que silba, casi.

tú que bajas ahora hacia arriba
no sin cierta fatiga,
ven a estrellarte, ven a flamear....conmigo

sin aire.




playa blanca.

me agenció una mata
de ajenjo ajeno, bueno, una caleta, fue
franco, en el mar del sur,
a quinientos y tanto, el hueco
por escrito -que no
en nombre de dios donde varó
vasco, el castellano-
al norte de la mocha y de lota. fortuna
de masairi arrojado a la arena, leí:
saire..........F 1.000.

aún botaba agua por la boca,
aún pálido, aun
azul.

que llueva -dizque-
caro amigo, carísimo.








y vino,
vino un libro,
vino un libro incrustado de cuentos, uno,
y vinieron
en picada, del este, incurables
curas
de espanto, o descuentos, y habrá
venido
sin astros ni luna, in halaar

en la dura, en la córnea, ala única,
abril a mil,

sairilúlama.




a la Lengua y literatura kunza, de Julio Vilte (inédito).

peter´halaar.

venido de toda vida estrellándose en la cima
de montes y pinares y lagunas
sanpedros,
donde alguien se balancea cabeza abajo
hacia el cielo,
sólo me entremezco
cuando a veces escucho mi voz en un nombre de antaño.

venido de la mocha y de pelleas -"tienes
azules los ojos y las manos
de nieve"-, de bengalas
de simples bengalas lanzadas
al universo de los destinos trágicos,
apretado el ijar, robusto el cuello
el jefe de la tribu que se encuentra solo y llora
de todas esas ruinosas ruinas y cenizas
flameando en la plaza de armas
y en el hospital de la concepción
el mismo día y aún hoy des-
apareciendo
septiembre a septiembre,
once (tenías) noviembres.

venido de toda lágrima congelada
ardiendo
de toda palabra y visiones
de ésas, lágrimas, las
árticas, oreja adentro
del derrumbe en que se derrumba toda cosa
con aires inmutables,
con sordos estruendos.

de un hoyo negro pues
de un hoyo negro negro (negro
colorado),
de un diosmunúsculo anunciando
de todas esas cenizas
puede el azar trazar un astro
nuevo pachakutij
milchschelmgott (lar-
ache).

de abajo abajo, de
no puedo hablarte pero te haré
signos como un sonámbulo
donde aún cuchichean las lilas que te traje del mercado,

de ítaca,
de ítaca ltda.,
de ítaca sita en la city
en la copia feliz
del edén / en adén,
vieux marchand d´identités!

de arriba arriba,
de arriba en ruinas vueltas
hacia arriba,
de ser sed otra vez sursureando
allende el circunnavegar de los cometas.

de
un dado,
un dado no dado
cernido,
un nido, dos
veces una vez,
de tres
de sur a norte
de este
libro,

todo por dentro por fora
di porta in porta
mit dem
Sternwürfel

-quito parlaskta-

drauf!




frente a santiago de huata.

"bueno es reconocerse", relampagueó
en medio de la noche
allá en la isla, inti-
mando entre palabras alcoholes
y mistura, leonardo
kallisäya.

"¿acaso no venimos -atradujo- de lo mismo?"

mi índice partió diestro
hacia orión, las tres
marías,
el bastón de jacob,
uxápu, abajo, cuando
perdimos pie, trastrabrillamos

-la morenada por ahí nos toma a contramano.





al andaluz

parabólica del hijo pródigo, pantalla o, variations sur un sujet, y/o: crise, oui, du verre télevident, versant -salto alto, mi hermano en praga- détour. o, quito, libro, tal lenguage proprio: sermo vernaculus, nebrija -el santero de la islarchpiélago, vezado en Ars enalágenas, giros me echó, prodigios, sí, mal armado, un arsenal ajeno mas versado, diabólica, de caleta, un lenguaje. me echó y no me echó, entrambasaguas, fecho el echizo materno, pater

et filius -data emprestada, de vuelta
en vuelta, fuera,

telémaxx, codata.




temporal solar, o inti mismo.

solidario aactor, crisol errante, antes

de la concepción (y de limache), con soledad y confusión ultra-
selenes, tal
cardo mariano, tal
tunante aguacero,

rumbeó -la máquina
nos traía, qua camélidos íntimos,

un día en que uno moría
y otro, insular -rrecto, "revivía".

a través de los huachis del tiempo,
palabra y palabra, por fresia cruzamos,
frontera y fronteira y la casa vacía.

flor de cactus saludando (echinocereus polycephalus,
selenicereus vagans, ¿dumbling cactus?)
allende la parra, al fondo, en tres aactos:

a la solariega viudez, mistura, y a la dicción estrellada a la "vida".




talcahuano, 20 de febrero

las tierras bajas al fondo de la bahía,
la de la isla de los reyes,cubiertas por las aguas i

masas de piedra se desprendieron de los riscos, de los derrumbaderos, hendiduras i grietas

personas que corrían a caballo se vieron repentinamente retenidas;
unas cayeron, otras se aperon, pero no pudieron tenerse en píe

además del ondulatorio, se sintieron otros; vertical, horizontal y circular. de nueve que estaban reparando lo interior de una iglesia, siete murieron i otros dos recibieron grave daño. una mujer hecho ménos un hijo; i aunque vió que una alta pared inmediata amenazaba ruina, corrió en busca de él i lo sacó. cuando vino la tronadera, toda la calle que esta mujer acababa de atravesar desapareció bajo una parte de los escombros de la cátedral

un pináculo angular dió media vuelta sin caer ni

bandadas de aves marinas sobrevolaron la ciudad, de la costa al interior,

los movimientos convulsivos de la tierra fueron luego tan fuertes que difundieron un espanto universal, i toda la gente salió a refugiarse en parajes descampados

zorros ocasos (isleros) preolieron la
algunos creían que aún no había pasado la crísis, i no querían bajar de los cerros; otros, explorando las ruinas, olían cada movimiento i cada ruido i medraban ver las olas en las orejas

pasando la angostura, las grandes olas habían barrido las playas

pues esos cuerpos se cruzarán, desordenarán su cerco, en presurosa dispersión; dejará de verse la mujer del zorro; atravesará el parque ((lota), solo,
inútil por estar solo, el hombre de más allá- seul vers le seul.

acaso meridional, Chilcatun, / Chile dugnu, otro nombre dEl acoso (1955).




a Mater originalis, de Augusto dos Anjos.

la transición (retórica) de la blanca, inarrendable
pétala narcisa,
al rastro mascullado
de la hojota de un aguayo novidente, la política -editorial:
intemperie comienza lacasa-,

no habrá tenido lugar.

de la virgen, la "mayor",
de la espiga, y de las otras,
inflorescencias marítimas,
siguiendo la eclíptica hasta el perro,
de aguas, el menor,
iluso anular; del dedo dado y/o "sogol". de

concepción a playa blanca,
colectora neolítica, archipolítica, eu

falo de alugar (no) céu.




o exagramanexa.

a una más dura que ésta -a draga-: la quinta.
en la quinta madura la grímpola del tiempo
alba como alba y cataviento de ribatejo.

una grímpola madura: un aguayo cuatrhilado de asenjo.




poema / libro.

la poesía anarrataria -nueva no vela aparte- anoticia en poesía; "escritura" e impremura de "lectura". la narrataria narra raudamente el sucedido (tarda) como si afuera lloviera estrellas, o la autoimpresión grafoscilaria. se es anarra- cuando se es cifra y vice versa (la página blanca acciona lapalanca empalada en el aclimatado (polvoluntarioso aguayo). ahí no hay hermeneia que valga. por eso, por su propio inconmentable peso, la poesía, anarrataria y/o no, aún en sus requiebres y disyunciones, es (palabra) ob-scène. si hay demasiada rosa en la prosa, franco decir orbeceltino, y aún habríamos de recalar la demasía del demasiado, comar del comodín intraduciente, la épica -íntima: tipo el cid, "furioso" o la araucana-, a salvo campana (lettera aperta), no repica más. anarrataria amoraleja: aleja el poema embajada, monta el suceso, desbroza la cosa, la roza no incinera trama.


PROYECTO PATRIMONIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada