sábado, 13 de noviembre de 2010

1852.- MAURO MORGAN


Mauro Morgan. Poeta argentino nacido en Rosario en 1988. Han sido publicado diversos poemas en Poesía Viva (Rosario, Argentina 2009.) en la revista Viva la Palabra (México 2009.) y Cinosargo (Chile 2009.) Este año fue galardonado en el concurso de Varadero, Cuba “Poesía de amor varadero”. Actualmente está trabajando en un libro inédito que tendrá el titulo de Drama.

E-mail : mauro_morgan@hotmail.com


Credo in un Dio crudel che m´ha creato
Othello

En el poema
las tijeras indagan lo inverosímil
del cristal que emboza el verso

el filo proyecta imágenes y solloza
el cristal que cae de sí mismo

cuchillos
se afilan a medianoche
pronto a desnucar el poema
lapidando las palabras
de un Dios crudo que me ha creado.






La musa chillona

ya no sos
el que llama
el que recibe
la correspondencia
de tu ropa/mi ropa

ni el grito

ya no sos
ni siquiera la oreja
que llora
crea/recrea
letras
versos/verbos
palabras/conjuras
ya no
te encuentro
con una botella de ginebra
que te delate
ni con el rumor de tus labios
cuando el agua te quedaba chica

¿adónde te perdiste?
¿en qué mal paso
te quité
la vida/la sombra?

y ahora que ya nada queda
más que la irremediable pregunta
de qué sustancia
corre por mi sangre/por mis venas
y quiere tomar posesión de cada tecla
de cada palabra

de qué sustancia
corre por mi sangre/por mis venas
el zumbido/la voz en off que sangra
y sangra
y
se pasea por mis ojos
por mi cara/por mis uñas en las páginas/en los sobres.





A Chica desde el Psiquiátrico

Necesito a Chica en mi vida.
Pero qué sabe Chica del naufragio \con el que se vive acá adentro.
De todos los declives de la zona \los marsupiales \las arañas en los candelabros.
Ésta cama obligada \como en penitencia \y la otra habitación que también tiene cama
Y vive Bob \o vivía. Qué sabe Chica de lo que le pasó a Bob \el día que le suministraron
unas cuantas dosis \más altas \porque el médico dijo que Bob gritaba \acá están todos locos, menos yo.

Mi corazón ya no es un \corazón. Eso tampoco lo sabe Chica. Ni la breve causa \o diagnóstico \de que esto es \irreparable. Y aunque me visiten \los días sábados a las \4 PM \mi corazón ya no es un \corazón.
Ella deberá comprender que \vivo \que no vivo \que acá siempre es de \noche. Que me \babeo \la mayoría de las veces. Que el \Alopidol \hizo que mis ojos sean \opacos como el \mármol.
Opacos y \negros \como cuando ya no se tiene \corazón.






Paranoia

Y siguen las voces
las figuras después
de la mansalva.

Me persiguen las cosas cotidianas
y huyo por el camino más estrecho.

La guarida de mi memoria
se espanta de lo que somos:
una aritmética nula de lo que
queda de un hombre.






Poema Social

“todo me obliga a trabajar con las palabras, con la sangre.”
Juan Gelman

El gallo cantor fue encontrado en un baldío con una rabia que le impusieron, infame.
Un viernes gris ha colgado sus prendas…
(Ahora -dicen- el gallo cantor asomó su pico y lleva sangre arrebatada)
Ahora -digo- el gallo cantor asomó su pico
¿En qué fusil será callado?






Recuerdos

qué inocencia y fierros gastados
habían en un recuerdo:

un subibajas
una tarde de Julio
un alcohol vencido

una lápida que decía: aquí nace lo que se va

una viuda vestida con sombras
(que no eran negras exactamente)

un pantalón
un soldado con memoria
un Mauro
un gato
un silencio de palabras rotas
ella que eran muchas
y muchas que eran ella

y cuando volví a casa
la muerte reposando en mis espaldas
(¿Adonde iré a parar esta noche del otro día?)






Poema 2

qué estarán haciendo ahora
que les confesé
que dios es hueso
entre el letargo
de las espinas de cristo




ESA NIÑA

I

Esa niña tiene un rosario negro entre sus piernas.
Es el infierno; devora.
La interrumpió mi noche con sus tres rayos.
Sus animales dolidos se echaron a cantar.
Vení vení. Le dije. Abrí las piernas que te entro
a Jesucristo y dios te libre de todos los males.
Me agredió con palas.
Abrió la ala izquierda y por la alta niebla
volaba en círculos.
Y yo que soy mano negra de látigo y crucifijos
huí por los suaves pasillos de su dormitorio.
No antes sin tragar su sexo de iglesia dormida.
Y aunque no quise el regreso
siempre se vuelve al primer amor.

II

Esa niña tiene forma humana.
De su clavícula sale un lobo.
De la boca del lobo sale la niña.
Tiene piel blanca suave como el agua.
Seguro es ciega.
Ah, la ofrenda del viento
cosas con palabras que te haría
niña santa mandada a hacerme humano.
Le pintaría los labios.
Seguro es ciega.

III

Esa niña es el horizonte.
Todo tiene que ver con ella.

(estoy en una montaña
entre ríos mares escombros
altura interminable
el día no está gris
sino verde
y veo todo
con ojos de funeral)

Esa niña tiene una costilla de infierno.
Esa niña toca la mano de los muertos
que hospedan en los pasillos
de un hospital cualquiera.
Esa niña sé que sabe
que podemos morir con solo amar.

(estoy en un montaña
entre ríos mares escombros
altura interminable
tengo la vida en la mano
más ¿qué hago? ¿qué hago?
exijo un encierro
exijo suspender mi vida
como un papel
aniquilado por el fuego)

VI

Esa niña en el poema o en el papel
tiene bulimia.
Llora dice que por qué romper el orden
perfecto. Su llanto es lluvia llave
probablemente llueve o nieve
qué llave qué amuleto sagrado en garganta
para saber que la muerte se aloja
en la sombra de las muelas.
Yo la comprendo le toco el hombro
la llamo la desllamo se me muere
mi ángel la lluvia de grande
me da miedo las llaves.
No se equivoca. ¿Para qué nombrar
lo que siempre estará ausente?

V
a Gabriel

Esa niña hoy es
un té
de sus piernas aborta
hijos como cangrejos
que magullan al cuerpo humano, etc.

Es decir todos tienen espejos
pero no todos comprenden
que el espejo
es incomprensión.
Que a la mano abierta no le alcanza
la palma de la mano
para llenar el vacío de la mano.

Que el poeta también paga impuestos, etc.






LO QUE NACE

Si muevo los labios
viene el gesto
nace la palabra.
Si callo los labios
viene el olvido
nace el lenguaje.
O lo que es peor:
la tiniebla del lenguaje.






POEMA 9

del dentelleo que abruma la sal consumida
pliega los papeles y consume el carbón
es la hora y tengo que acostarme -escribe
acá, el color es marrón o amarillo en una pared blanca:
es la lámpara -escribe
hay desesperación
hay olor a agua oxigenada
y pelos de una antigua quimioterapia
me ahogo con la almohada -escribe
prende la lámpara no por miedo
no por rescate
algo sigiloso brilla en el rincón
una marea me traga es de noche
y es tormenta -escribe

toco sus pelos
toco sus piernas
y pregunto cuánto hace que me acosté a dormir.






POEMA 11

Soy la insidia
me atraviesa el cristal desde el ángulo
hacia la angustia
preveo que ya estaba
el tirano ante el vapor de la sangre





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada