viernes, 3 de septiembre de 2010

860.- ALAA KHALED


ALAA KHALED. Poeta egipcio.




Duras labores del hogar

Las asistentas domésticas,probablemente,
tengan una parte muerta en sus cuerpos,
un fósil que flot.
Se puede medir la edad vieja del cansancio
con el núnero de las líneas negras
de los calcetínes que cuyos hilos gimen
y se deshacen
bajo la presión de ese tobillo muerto.

A causa de esa parte muerta
el cuerpo entero recibe sobredosis
de las pesadas labores domésticas,
se retira en la sombra
y precede en su viaje a la extinción.

Ella andaba por la calle
y su cabello tintado volaba en el aire
de los veinte,
mientras sus pies nadaban en otro tiempo.









Calle Qurdahi número 9

Cada vez,
que se apaga en su armario el fulgor del recuerdo
prepara la maleta, se apoya en su bastón metálico
y viene a Alexandría,
a la casa donde vivió con sus padres, C/Qurdahi 9.

La mansión aun sigue en pie.
Quizás para que no la decepcione nada en esta vida.
A paso lento acaricia
cada detalle que se ausentó de sus ojos
y recupera todos los metales del recuerdo.

Se detiene debajo de la casa
y mira la ventana por la que se asumaba de niña
y contempla todos los hilos de la conspiración
reunídos en el jardín:
el nuevo propietario estaba midiendo
con los metros el terreno de su infancia.

Entonces, lloró,
llanto de hija única.
Era tan pequeña que no pudo
cerrar la ventana a sus lágrimas,
ni vagar por el recuerdo,
ni crecer con él como si fuera un fiel hermano.

Todos los vecions de la calle la conocen
y ceden espacio a su llanto.
He sido yo el forastero de sus recuerdos,
de la ventana de lágrimas
que nunca se cerró en su mente
desde que dejó Alexandría por otra ventana
incrustada con nieve en Suiza.









Salmodia silenciosa

Alrededor de las siete de la tarde
espero a verlo pasar por delante de la tienda.
Su cuerpo robusto,
sus treinta años.
Y entre sus manos la Biblia, va leyendola
y vacilando de derecha a izquierda
como equilibrando el aire
entre los dos platillos de la balanza.

En invierno, él y la Biblia
anadaban bajo un enormee paraguas
sobre una reluciente capa de agua.







Dos sillas enfrentadas

Durante muchos años
el sueño le abandonaba a las seis de la mañana.
Se levantaba a persiguirlo por las colinas,
y por los tejados del vecindario.

Se rinde a la ventana,
a la taza del té puro,
al primer cigarillo cuya aroma saborea,
al periódico cuya tinta no ha terminado de secar,
a la calle despejada de recuerdos.

Todo brilla,
no hay polvo encima del alféizar
no hay quien venga después de él
a dar comida a las hormigas.

Su madre ya había muerto
y él se quedó para seguir sus huellas
en la brisa de la madrugada,
en el cariño del té,
en las galletas que se llevaba a la boca
mientras las migajas caen al suelo,
en sus conversaciones sosegadas.
Dos sillas enfrentadas,
el amor es inevitable,
incluso si una de ellas está vacía
y la otra es un soltero de sesenta años.
Cuando el sol alcanza el borde del alféizar,
cambia el aire maternal,
y se revela esta capa triste de volvo.
Entonces él se levanta en la desembocadura
de la trsiteza matinal
que no resiste la nostalgia.







La chica de la limpieza

En cualquier hotel en el que me alojo,
pienso solamente en la chica de la limpieza.
Que viene cuando no estoy
a revelar mi vida íntima.

Seguro que ella dibuja un retrato a cada cliente
y quizás guarde una huella invesible
de todos sus amigos ausentes.

Evito verla,
a ella y a todos los que son capaces
de verme por dentro
aunque sea una vez.

No hay secretos
pero la vida íntima es demasiado transparente.

Poemas escogidos del poemario Korseyyan
motakabelan (Dos sillas enfrentadas) EL Cairo 2006

Traducción del árabe por: Ahmad Yamani



http://www.jehat.com/Jehaat/Sp/Poets/Alaa-Khaled.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada