domingo, 26 de septiembre de 2010

1287.- GRACIELA WENCELBLAT


Graciela Wencelblat: escritora argentina, coordinadora grupal, fue presidenta de la Fundación Mayorazgo para las Artes y las Ciencias en Paraná (entre Ríos). Realizó talleres con Inés Malinow y Marta Braier. Trabajó su poesía con Santiago Kovadloff / Cristina Piña y actualmente con Marcos Silver. Tiene Publicados: “El camino” ( ed independiente); “Por disimular que estoy flotando” (Torres AgueroEd); “La que dibuja los bordes de los cuerpos” (Grupo ed. Latinoamericano); “Pasaje del signo” (Ed Vinciguerra) ; “Travesía del Desierto” (Ed. Vinciguerra); “Itinerarios” ( Ed Vinciguerra); “Cotidiana” ( ed.el mono armado). Participó en varias antologías y en congresos en Méjico, Cuba, Uruguay, Chile y Argentina. Fue publicada en diarios y revistas, sus poemas fueron traducidos al francés por el lingüista canadiense Pierre León y al portugués por el poeta Antonio Miranda. Obtuvo diversos premios por su obra. Miembro de APOA. Miembro de SEA. Ha sido invitada a leer sus poesías en diversos lugares de argentina.



PASOS

Pocos para un atajo
uno solo
para la larga marcha
ninguno
para caer.






CÓMPLICES

Rompió los espejos,
buscó cómplices para sonreir
en el atardecer,
mientras el sol cae
vertical
sobre la tierra.






CICATRICES

Tantas cicatrices
en su cuerpo
Por eso
cuando camina NO SABEN
deja en el aire
rayos y truenos.
No saben si perdió la memoria
o entró en un largo bostezo.
Si se quedó mirando el viento
o el incendio de la tarde.
Fueron vanos los intentos
de hacerla respirar ,avanzar.

Hasta que
llegan cuervos desatan sus nudos
-que nadie había visto-
Y ella danza .
Sus pezones alegres iluminan la noche.






VESTIRME DE SILENCIO

Voy a vestirme de silencio
para escuchar lo que dice la
acacia que floreció esta mañana.

Su belleza logra tu ausencia de mí
capullo anhelante bebe tus palabras
captura la mirada .

La pueblas en este hoy
que es tan inquietante
el vacío.







EQUIVOCADA

Era un tiempo donde subía por el arcoiris
tenía la alegría instalada hasta en los botones
de la blusa.

Creía que las rosas no se marchitaban nunca.
Pensaba que después de patalear , gritar y llorar
la tristeza desaparecía.

Y que un día nadie en el mundo iba a sentir
el frío de la luna o el temblor en los ojos
por los pájaros ahogados sin estrenar sus alas.

Hoy en la agenda lo primero que anoté fué :
equivocada.







El perro que ladró toda la noche
enfrió las sabanas
anudó la pasión
provocó mutaciones.

Quiso taparse con la madrugada
sólo encontró temblor.


...


A veces como una extraña
me despido de todo
aún más de las cosas
y me siento exquisitamente
malvada

me largo a los caminos más abruptos
a los rincones más precarios
rodeo mi rubio esqueleto de víboras

que nadie se acerque

desafío a la ciudad
con ojos de tinta
con verduras malolientes
transcurro

que duela si los cocodrilos me siguen
que duela el miedo

no importa que aparezca el diablo
no importa que no perdonen.



...



El plato del día
es tirar el anzuelo
adonde pique
tierra o agua
canto o silencio.

Pero que haya encuentro
de boca y sed.
De lengua que acaricie
que no asuste al paladar.


...





Se reconoce indebida
o luce así.
Hay desconcierto en
las pupilas mientras
el tigre la confunde.
Tanta maraña, tanto pensamiento
entre el bosque de sus trenzas.


....





de “COTIDIANA” (El mondo armado, 2006)



Sostengo donde puedo
las molestias de antaño
cuando caen y resbalan
sobre libros que amo
andan por la noche
destrozando.

Espero abrir la mañana
con anteojos oscuros
tapizar los tajos
sin mirar
inclinarme sobre el aire
cariñoso
escribir unas notas

por si desaparezco

después callar todo pensamiento
y tirar los dados .



...





Por una senda carcomida
bosques deshechos
mandíbulas rotas
ya no hay tertulias
no se encuentran monos en
las praderas
ni virgenes en sábanas de raso.


El poder de la poesía cayó
junto a peras maduras
un pintor joven se cortó la oreja
pero le volvió a crecer.

Sí hay cambios en el aire
ni que decir en el mundo
y aquéllos que trataron de entender
los que siempre buscaron
sentados en el álamo miran el ruido del mar
rodeados de jirafas.



...



La belleza de las manos
reside en su movimiento.
Acariciar niños
doblar la ropa
alzar la herida de un pájaro.


Formar espacios donde la ternura
habite.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada